La Ley Naval 1975: la Armada renace

(Para Francesco Zampieri)
08/10/19

El 22 March 1975 el Parlamento italiano aprobó un préstamo extraordinario de 1.000 billones de liras para el "Construcción y modernización de embarcaciones navales para la Armada".

Fue el último acto de un juicio que comenzó un poco antes, pero que tuvo un giro decisivo y positivo con el nombramiento del almirante del equipo Gino De Giorgi como Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.

A partir del 1970, la Armada sufrió una severa contracción de su instrumento operativo: por razones financieras, el crucero había sido golpeado. Giuseppe Garibaldi - modernizado al final de los años, 50 se convirtió en la primera unidad en el mundo capaz de lanzar misiles balísticos intermedios con ojivas nucleares - y había sido posible construir pequeñas naves modernas, como los dos cazas audacia, el prototipo de futuros hidroalas de misiles (lo gavilán) y comenzar el diseño de las fragatas de clase Lobo y los dos primeros submarinos de la clase Sauro.

En total, la Armada solo podía alinear unidades de combate 125 para un total de toneladas 65.365, a las que se agregaron otras toneladas 30.350 de barcos auxiliares, para un total de toneladas 96.715, lejos de esa cifra (toneladas 200.000 de agua) que era se considera indispensable

Según las previsiones del Estado Mayor (1973), dentro de una década la Armada habría perdido toneladas 65.365 de naves de combate más grandes; Si los tipos de barcos más pequeños también se hubieran considerado, las Fuerzas Armadas habrían tenido que destruir toneladas 95.715 de barcos militares.

Esta increíble cantidad de desinversiones ya había alarmado a los líderes y jefes de la Armada: en los años 50, el almirante Romeo Bernotti, uno de los padres del pensamiento estratégico marítimo italiano, había insistido en el uso del instrumento de la Ley Naval como la única solución para garantizar a la Marina recursos financieros adecuados.

Una década después, el almirante Virgilio Spigai, Jefe de Estado Mayor de la Armada entre el 1968 y el 1970, habría perfeccionado aún más la solicitud de Bernotti, pero nada se materializó hasta que se convirtió en dominus de la Armada el almirante Gino De Giorgi. Tomó el trabajo de Bernotti y Spigai pero, además, tuvo el mérito de releer la situación geoestratégica contemporánea y futura, de comprender qué nuevas responsabilidades se mostraban a las Fuerzas Armadas y de llamar la atención pública de la clase política sobre el tema. urgencia y sobre la necesidad de no extinguir la Armada.

A diferencia de Bernotti o Spigai, que habían escrito y defendido sus ideas "a título personal", El almirante De Giorgi asumió el riesgo y la carga de romper el silencio oficial que hasta entonces había caracterizado la acción de la Marina.. El almirante se expuso mucho: se trataba de "virar" con respecto a una tradición de silencios, de respeto por el equilibrio en las relaciones entre las Fuerzas Armadas y, por el contrario, de organizar una campaña cultural en apoyo de la disposición que se pretendía aprobar.

Sin lugar a dudas, el almirante De Giorgi dio prueba de poseer cualidades gerenciales, energía, coraje y una fe inquebrantable en su propia misión que, después de todo, le permitió alcanzar el resultado deseado.

Inmediatamente después de su nombramiento, De Giorgi comenzó a apoyar las razones y necesidades de la Armada en todos los lugares donde tuvo la oportunidad de intervenir, cambiando el debate de los edificios políticos a cualquier foro donde fuera posible defender la causa de la Armada.

El principal instrumento de acción de De Giorgi fue la publicación del Libro blanco de la Armada o, mejor dicho, del documento titulado Pautas y pautas de la Armada para el período 1974-1984, cuyo primer borrador data de octubre 1973, mientras que el definitivo en noviembre del mismo año. De Giorgi describió hábilmente el escenario estratégico del momento y definió con notable precisión la evolución predecible del mismo.

En resumen, junto con la amenaza tradicional representada por la Unión Soviética, no debe olvidarse que fue en los años de la Guerra Fría, se indicó claramente la creciente importancia de la competencia por la explotación de los recursos marítimos, también en virtud de la gestación de esa legislación internacional que entonces habría resultado en la Convención de Montego Bay, y en el crecimiento de la capacidad y las ambiciones de los marines del norte de África y del Cercano Oriente.

La Armada, por un lado, debería haber continuado garantizando el desempeño de sus tareas dentro del marco de la OTAN, por otro, se le habría llamado cada vez más a operar, incluso fuera de los mecanismos de la alianza, para defender los intereses nacionales. En primer lugar, garantizar la presencia y vigilancia de las áreas de interés.

Aquí vale la pena mencionar que, hasta ese momento, el área de referencia para las operaciones navales italianas era identificable con la parte central del Mediterráneo; Con el documento 1973 comenzó a insinuar la posibilidad de que el interés nacional llamara a la Marina a operar en toda la cuenca del Mediterráneo.

Para hacer esto, era necesario tener un núcleo equilibrado de varios tipos de barcos que, de acuerdo con la tradición de la Armada Republicana, estuvieran equipados con capacidades significativas y modernas en todo el espectro de la guerra marítima: lucha antiaérea, antisubmarina y antibuque, con esto El último que adquirió una urgencia particular, dada la rápida expansión de los misiles antibuque construidos por los soviéticos.

El elemento central de los nuevos programas navales habría sido la creación de un crucero "todo puente", inspirado en los conceptos del Barco de control del mar - entonces en desarrollo en la Marina de los EE. UU. y en la Marina Británica - lo que habría hecho posible la operación de la aeronave, un componente esencial del "sistema de barcos", así como una herramienta indispensable en la guerra moderna en el mar.

Además del barco más grande, la Armada reclamó la construcción de dos destructores más, para colocarlos junto a los dos. audacia - de una nueva clase de fragatas antisubmarinas, derivadas del tipo Loboo la clase futura Mistral, de suministrar unidades para extender el brazo operativo de la Armada, de dos submarinos más de la clase Sauro, de diez buscaminas de fibra de vidrio (la clase futura Lerici), de una unidad anfibia del tipo LPD y de una unidad de rescate (Barco Anteo).

Con fondos ordinarios, habría sido posible completar la adquisición de misiles antibuque (Otomat-Teseo), misiles aire-superficie para helicópteros (Marte), misiles antiaéreos (Albatros) y modernizar el terrier y Tartar a la versión "Estándar", para comprar nuevos sistemas de comando y control SADOC para cruceros de clase Doria y para completar la adquisición de torpedos pesados ​​A-184 y nafta.

Con una disponibilidad de 100 miles de millones de liras al año durante diez años, habría sido posible evitar el declive irremediable de las Fuerzas Armadas y equiparlo con instrumentos capaces de permitirle cumplir con sus tareas institucionales.

El almirante De Giorgi tuvo que enfrentarse, incluso dentro de las Fuerzas Armadas, con aquellos que no entendían la oportunidad de invertir tantos fondos - 1 / 10 del total - en la realización de la nueva Unidad Mayor (el Giuseppe Garibaldi) y tenía dudas sobre la capacidad nacional de operar una fuerza anfibia creíble, para lo cual se había solicitado un buque de desembarco con un muelle inundable, también teniendo en cuenta el tamaño del batallón de San Marco.

De Giorgi tuvo que gastar no poco para dejar en claro que el instrumento militar marítimo debía ser flexible, eficiente y estar equipado con todas las capacidades que se requerían para la guerra naval moderna, sin olvidar que la construcción de barcos tendría que operar durante un largo período de tiempo y que hubiera sido poco práctico no equiparlos con capacidades que, aunque todavía no están presentes, podrían haber sido en el futuro. En este sentido, la posibilidad de adquirir, en el futuro, aviones alados fijos a bordo no podría verse afectada por elecciones de diseño incorrectas o la falta de visión estratégica.

El almirante en realidad fue aún más lejos, soñando no solo con la adquisición de aviones 18 V / STOL (despegue corto y aterrizaje vertical), cuya capacidad para operar desde Garibaldi Era uno de los requisitos para el diseño de ese barco, pero también la introducción en servicio de los aviones 18 Tornado de la Armada italiana, de manera similar a lo que se hizo para el Marineflieger alemán, para ser utilizado en las misiones de combate enemigas en el punto de estrangulamiento del Canal de Otranto y de Sicilia y en el Canal de Cerdeña.

En definitiva, la Ley Naval 1975 constituyó una medida de extraordinaria importancia, no solo porque evitó la desaparición de la Armada sino también porque le dio la capacidad de operar en el Mediterráneo, más o menos "ampliada", que 'he visto al protagonista de eventos internacionales desde la segunda mitad de los años' 80 en adelante.

(Para más información: Francesco Zampieri, 1975 la Marina renace. La ley naval 1975, Vicenza 2014, Inedibus.)

Imágenes: Biblioteca fotográfica de la Oficina Histórica de la Armada / web