Libertad duradera, 7 Octubre 2001: una operación naval

(Para Tiziano Ciocchetti)
08/10/19

La característica principal de la guerra liderada por la coalición liderada por Estados Unidos en Afganistán contra el régimen talibán, luego de los ataques 11 de septiembre 2001 en Nueva York y Washington, está representada por el hecho de que fue una operación puramente naval.

Cuando la administración Bush decidió atacar Afganistán, Estados Unidos no tenía bases terrestres en países vecinos. Algunos gobiernos apoyaron la guerra contra el régimen talibán, pero no quisieron permitir que sus territorios fueran utilizados para lanzar ataques. Sin embargo, incluso si hubieran permitido el uso de las bases del área, no habría sido suficiente, ya que los aviones de combate necesitan una logística compleja.

De hecho, para llevar a cabo misiones prolongadas, que incluyen la realización de incluso un pequeño número de salidas, es necesario contar con infraestructura para el mantenimiento y las reparaciones, así como piezas de repuesto. Además, las campañas aéreas prolongadas requieren grandes reservas de sistemas de armas y equipos de apoyo.

Los ávidos defensores del poder aéreo han señalado que los aviones pueden volar directamente desde los Estados Unidos a aeropuertos ubicados a grandes distancias gracias al reabastecimiento en vuelo. Sin embargo, una vez que llegan a su destino, no tienen el apoyo necesario. La proximidad de los puertos y los buques de transporte también lleva tiempo para preparar adecuadamente las infraestructuras de apoyo.

Una excepción podría ser representada por las naciones que poseían los mismos modelos de aviones utilizados por la USAF, como Arabia Saudita con el F-15, aunque las capacidades específicas pueden no ser compatibles.

Las fuerzas navales pueden ayudar a evitar estos problemas. Son autosuficientes, incluidos los necesarios para llevar a cabo operaciones prolongadas (al menos dentro de ciertos límites). Un grupo de batalla de portadores generalmente tiene un proveedor de equipo que puede distribuir sistemas de combustible y armas, extendiendo la duración de las operaciones con el tiempo.

También es cierto que el límite de la autosuficiencia en el caso de un portaaviones está representado por las cantidades de combustible y armamento que pueden cargarse, por lo tanto, las operaciones no pueden realizarse por mucho tiempo sin repostar. Una vez que se ha establecido una base en tierra, tiene la capacidad suficiente para fortalecerse para poder apoyar operaciones duraderas.

Por otro lado, una vez que se ha establecido y suministrado una base, su infraestructura tarda mucho tiempo en satisfacer una necesidad estratégica diferente.

La comparación entre portaaviones y bases terrestres es muy similar a la del Cuerpo de Marines y el Ejército de los EE. UU.

Los primeros se caracterizan por su alta movilidad estratégica. Las unidades anfibias que disponen le dan al Cuerpo autosuficiencia.

Las unidades del ejército son generalmente mucho más pesadas y, por lo tanto, mucho menos móviles, pero tienen una mayor potencia de fuego.

Las Fuerzas Especiales son mucho más ligeras que los Marines y, en consecuencia, tienen menos capacidad para resistir las fuerzas terrestres enemigas y, a menudo, incluso menos móviles una vez que se despliegan.

Ser ligero hace que sea relativamente fácil desplegar fuerzas especiales desde el mar.

Cuando la guerra en Afganistán parecía cercana, un alto funcionario ruso comentó que Estados Unidos estaría en gran dificultad, ya que no tenían bases aéreas cerca de las fronteras de ese país. Por esta razón, creía que las fuerzas estadounidenses no podían atacar de manera masiva, sino solo para llevar a cabo un número limitado de salidas mediante el uso de aviones con base en América o en la isla de Diego García.

El oficial ruso no había considerado una de las principales opciones disponibles para el Pentágono: el Golfo Pérsico. La diferencia fundamental entre la situación típicamente rusa (ex soviética) y estadounidense estaba representada por el poder naval de espectro completo.

Con un número suficiente de aviones de ataque a bordo, Estados Unidos pudo organizar ataques aéreos efectivos. En Afganistán, el problema era identificar correctamente los objetivos. A menudo, el valor de objetivos particulares era evidente solo para aquellos que estaban en el terreno. La mejor solución fue incluir equipos de fuerzas especiales, en profundidad, en las áreas controladas por los talibanes.

Sin embargo, como en el caso de los aviones, los destacamentos de las fuerzas especiales no pudieron ser infiltrados por las naciones que bordean Afganistán.

Siguiendo el ejemplo del ataque aéreo, la solución fue utilizar una unidad naval como base. El portaaviones Kitty Hawk (la foto) fue vaciada por la mayoría de los aviones a bordo, reemplazada por helicópteros de fuerzas especiales (parece que también había asaltantes GOI a bordo). El territorio afgano estaba a punto de operar la autonomía de los helicópteros, y el gobierno paquistaní acordó que se suministraran en sus propias bases aéreas.

Los marines a bordo de grandes unidades anfibias ubicadas en el Golfo Pérsico representaban una fuerza terrestre más pesada (pero aún autosuficiente y móvil) capaz de ser transportada directamente a Afganistán.

Cuando la situación táctica en tierra se hizo lo suficientemente fluida, los marines equiparon una base, llamada Camp Rhino. Desde aquí tuvieron la oportunidad de operar como una fuerza terrestre convencional, tanto de forma independiente como en colaboración con las fuerzas anti-talibanes de la Alianza del Norte, como la batalla de Kandahar.

Todos estos componentes, el avión, las Fuerzas Especiales y los Marines embarcados, han significado que Afganistán era esencialmente una guerra naval, incluso si el país no tiene acceso al mar.

La guerra en Afganistán ha dado muchas lecciones, dos de las cuales son específicas de las operaciones realizadas con los portaaviones.

La primera es que la distancia es importante, y los portaaviones, en muchas situaciones, pueden ser la única herramienta disponible para explotar el poder aéreo estadounidense. En Afganistán, surgió la necesidad de llegar a zonas distantes del mar, independientemente de lo cerca que esté un portaaviones de la costa.

La segunda es que la capacidad de transportar grandes cargas de guerra sigue siendo importante, la precisión no puede reemplazar el bombardeo masivo.

En conclusión, no hay duda de que el éxito de los Estados Unidos (al menos inicial) en la conducción de operaciones en Afganistán se debió a sus capacidades navales.

Foto: US Navy / US Air Force