"Sr. Parolini" (quinta parte)

(Para Gregorio Vella)
23/03/18

Era tarde en la mañana de marzo que todo el personal civil de la planta, con muy poca antelación y sin dar explicaciones, fue convocado al comedor.

Una comisión de inspección que provenía del Ministerio y estaba compuesta por un líder civil, un coronel del ejército y un secretario, se había presentado ante el Director sin ninguna comunicación previa. Tenían la tarea de averiguar, en ese momento, la asistencia y la ausencia del personal, que para esto había sido enviado a la cantina. Las entradas estaban tripuladas por los Carabineros, que también habían sellado tanto la oficina del personal como el reloj de la entrada de la planta. Se llamaba a las personas, una a la vez, y los empleados llamados tenían que identificarse presentando un documento de reconocimiento, después del cual podían irse y reanudar su actividad. Todas las ausencias detectadas y por cualquier motivo, tuvieron que ser motivadas de manera inmediata y formal por la Oficina de Personal.

Me dijeron que no era tan frecuente y que la última visita similar se había realizado no menos de tres años antes, cuando dos empleados, presentes pero imposibles de rastrear, habían sido arrestados durante seis meses.

Parolini estaba sentado en la parte posterior de la sala, me saludó con la mano y se fue a sentar a su lado.

Tardaría al menos una hora, entre los preliminares y la llamada en orden alfabético.

  • Buondì Parolini, ¿cómo estás? Finalmente una diversión. Si me permites aprovechar este tiempo muerto y si quieres hablar, quería preguntar cuál era el trabajo, lo que el otro día llamó "estratégico" y lo que hicieron en Lochi.

  • Bueno, gracias Gregorio y buenos días para ti también. Me habían asignado el departamento donde se llevaban a cabo la fusión y la carga del TNT, en las bombas de profundidad y, sobre todo, en las cabezas de los torpedos.

En ese momento, la Royal Navy estaba consiguiendo el récord de tener una de las flotas submarinas más grandes del mundo, con más de cien barcos, casi todos modernos y buenos. Se necesitaban tantos torpedos; también porque había que armar también el MAS, el aerosiluranti y varias unidades de superficie; tener en cuenta que desde el ingreso a la guerra en los años cuarenta, hasta el ocho de septiembre del cuarenta y tres, habrían consumido casi cuatro mil y el torpedo es un arma compleja y muy delicada, además de costosa. El torpedo también era un arma muy decisiva, pero su efectividad era inversamente proporcional a la distancia desde la que se lanzaba, no era como hoy en día que están guiados por alambre o por cuenta propia. Usted piensa muchas veces a pesar de la experiencia y la osadía de las tripulaciones y con el riesgo de dejar la piel, el torpedo lanzado desde distancias cortas se ocupó de sus asuntos y se perdió o golpeó, pero no explotó.

Sucedió muchas veces. Mal funcionamiento, incluso componentes secundarios, pero quizás también pruebas aproximadas; también escuchó sobre materiales defectuosos o sabotaje en plantas de producción. ¿Crees que a menudo las tripulaciones de los submarinos, tanto para salvar torpedos, ya que la asignación para cada misión no excedió de diez, sino también porque no confiaban en el arma de una manera completa, a menudo preferían surgir y hacer cañoneos, con el pieza de 100 que tenían en la proa.

  • Parolini será así; pero tal vez también fue porque la ciencia del control de calidad en aquellos días todavía estaba en la Edad de Piedra. Hubiera nacido en esos días, pero en Inglaterra, con los primeros papeles de control en las líneas de ensamblaje de Spitfires, cuando los británicos, que fueron bombardeados y aislados por los alemanes, entendieron que si querían sobrevivir, no podrían darse el lujo de prescindir, debido a defectos de fábrica, me falta solo un avión. Entonces habría sido bien desarrollado por los japoneses, cuando en el período de posguerra invadieron el mundo con radios y todo lo que hicieron en Japón. Al principio era de baja calidad, pero más tarde y especialmente en material fotográfico, electrónico y especialmente en la industria automotriz, convirtiendo la calidad casi en una religión, lograron imponerse comercialmente, creando productos verdaderamente confiables.

El concepto es bastante simple. Lo básico es que cuando fabricas cualquier cosa que un cliente comprará, siempre debes tener la idea fija de que el cliente debe estar satisfecho por el dinero que ha gastado, y luego tienes que organizar la producción en consecuencia, verificando y certificando cada fase del proceso. procesar y extender el concepto a los proveedores de materiales o componentes. Parecería un asunto complicado, y al principio lo es, pero una vez que está en pleno funcionamiento, funciona muy bien, creando un automatismo virtuoso de auto-mejora constante y tiende a la condición de que ya no necesitaré la prueba final del producto terminado, porque puedo dar evidencia y trazabilidad de haber controlado bien y haber certificado tanto los materiales como cada fase de procesamiento individual; y por lo tanto, se reduce cada vez más hasta porcentajes aceptables, la probabilidad de que el producto terminado presente algunos defectos.

  • Por supuesto, creo que tiene razón y creo que en Italia sobre este tema todavía estamos muy lejos, incluso con todo nuestro boom económico de los años sesenta; quizás más que cualquier otra cosa es una cuestión de mentalidad y cultura, más que técnica.

  • Estoy de acuerdo Pero volvamos a sus torpedos y a los recuerdos de Lochi.

  • Sí. En esos tiempos de silurifici en Italia había tres; estaba el de Whitehead en Istria, no recuerdo bien si estaba en Pula o Fiume; luego estaba el de Motofides en Livorno, que todavía está en la actualidad y que ahora se llama Whitehead Motofides y el tercero y más grande, que ya no existe pero que en los cuarenta y tres llegó a emplear a casi siete mil empleados, era en Baia cerca de Nápoles. Estuve allí cuando tenía veinte años; era un gran asentamiento de las partes de los Campos Flegreos, con anexos al islote de S. Martino, el siluripedio que en ese momento era el más grande y avanzado del mundo. ¿Crees que cuando la planta se amplió, hacia la llanura de Fusaro, la parte antigua con la nueva estaba conectada por un túnel subterráneo de una milla y media, que además de servir como comunicación y eventual refugio antiaéreo, habría permitido continuar la producción en emergencia, incluso en caso de bombardeo.

  • ¿Pero los torpedos no proporcionaron los torpedos ya completos con su explosiva cabeza nuclear?

  • Casi nunca Con toda la supervisión posible, la Royal Navy no confió en dar el explosivo para ser cargado, incluso por razones de seguridad. Pero también sucedió que en torpedos fallidos y luego recuperados, se descubrió que habían sido cargados con basura. Por supuesto, no había noticias que se encuentran en los periódicos, pero en cuanto a los sabotajes de los rumores, muchos circulaban. Así que la mayoría de las revistas nos fueron encargadas, en los Talleres de Munificación de Valdilochi. En ese departamento trabajé durante casi un año, en el cuarenta y uno. Si me hubiera quedado más tiempo, hubiera muerto. Y no es solo porque sobreviví a un incendio y tres explosiones, lo difícil fue mantenerse vivo, no al tritio que estalla, sino a lo que no explota.

  • Por qué Parolini? No la sigo. Desde que estuve aquí, he tratado muy poco con explosivos explosivos y explosivos detonantes, por lo que sé muy poco de eso, aparte de lo que he leído sobre los libros de química en la escuela. Por ahora estoy instruyendo sobre lanzamiento y propelentes, especialmente en términos de estabilidad química. Problema que los de explosión, como el TNT o la pentrita, me parece que no tienen porque son muy estables. Por lo que yo sé, cuando encuentran bombas sin estallar de la última guerra, aparte de los cebadores, casi siempre las encuentran perfectamente activas.

  • Sí, no quiero enseñarte nada, pero TNT es una bestia fea. Es como un mal monstruo, dormido y con sueño. Los explosivos lo llaman sordo, porque para hacerlo explotar debe "provocar" y generalmente se hace con una pequeña cantidad de otro explosivo, menos "sordo", como el tetril que está en la pluma como un detonador. Sí, porque si se necesita un plato de TNT puro para martillar es difícil que algo suceda; e incluso si lo quema, pero mientras las temperaturas de la masa no sean demasiado altas, arde lentamente como la cera, produciendo solo una llama roja y hollín. Pero si algo se explota en el interior, se "despierta" y se descompone instantáneamente, liberando un poder asombroso y generando un frente de detonación que avanza a ocho mil metros por segundo.

  • ¿Significa esto que si tuviera una vara de tritole de ocho kilómetros y la explotara en un extremo, la explosión llegaría al otro extremo en un segundo? No quiero molestarla, pero no entiendo el hecho de que ella dijo antes, es decir, sobrevivió al TNT que no estalló.

  • Eso es correcto El TNT se carga por fusión. Llegó dentro de los barriles de madera, en scagliette, de las plantas de producción de Biazzi, que en ese momento eran, no recuerdo bien si en Cengio en Valbormida en el área de Savona o en Colleferro, de la fábrica de BPD; pusieron el TNT en fusores de doscientos litros, que funcionaban con una camisa de agua tibia. El TNT justo encima de los grados 80 se derrite, volviéndose suave y fluible. Se añadieron nitrato de amonio puro y polvo de aluminio, ya que la combustión de aluminio en la explosión aumentó en gran medida la temperatura y, por lo tanto, prolongó la expansión de los gases y su presión destructiva sobre la lente. La mezcla era tan compuesta que se llamaba "tritolital" y estaba destinada a armas subacuáticas; se mantuvo bajo agitación constante y lenta con mezcladores mecánicos y luego se vertió en las envolturas de las cabezas de los torpedos que se calentaron previamente a una temperatura ligeramente superior a la de la mezcla fundida. Las cabezas después de ser cargadas fueron colocadas en un baño maría o envueltas en varias mantas de lana para permitir que el enfriamiento tenga lugar y luego la solidificación lo más lentamente posible; era para evitar las grietas del material explosivo, que se solidificaba contraído. Todo se hizo en un lugar segregado y eso se convirtió en una especie de bolgia infernal debido a las exhalaciones. En ese momento no era que se prestara tanta atención a la higiene del trabajo y el hecho de estar en guerra justificaba ampliamente el sacrificio de la gente, que durante muchas horas al día respiraba sustancias tóxicas. La entrada de aire nunca fue suficiente, incluso si las temperaturas del proceso no variaron demasiado. Alguien que nos había enseñado a respirar a través de una tela doble húmeda, que até por detrás de la nuca y puse algo de polvo de carbón entre las dos prendas.

  • Por supuesto! es el principio de adsorción con carbón activado. Brillante! Habías previsto al menos veinte años un hallazgo muy útil y que hoy se usa con fluidez; también en las campanas de las cocinas.

  • No sabíamos nada, pero obviamente funcionó y siempre agradezco a quienes me lo enseñaron. Para el carbón siempre tuve una cara negra, como la de los maquinistas, pero al menos me quedé con vida. Muchos compañeros de trabajo se enfermaron y muchos dejaron su piel, incluso después de tantos años que se detuvieron. Comenzó con la piel volviéndose amarilla, luego el cabello, que primero se volvió amarillento y luego cayó.

  • Pero ciertamente Parolini; Recuerdo que en la escuela, se estudió una reacción llamada xantoproteics en química orgánica. El nombre proviene del griego xanthòs, que significa amarillo y el color proviene de las proteínas de la piel y el cabello que reaccionan con los grupos nítricos.

  • Pero no fue solo esto. Llegó al punto de alterar por completo incluso el sentido del gusto. Lo que sea que comiste, incluso un dulce, lo sentiste amargo y lo escupió. Alguien ya no podría comer y descomponerse. Luego el hígado se enfermó, después de los riñones, y se hizo. Es por eso que digo que fue un departamento como un castigo, incluso si trataste de rotar al personal tanto como fuera posible. Pero no podrías prescindir de los trabajadores expertos que fueron tan sacrificados. Como si fueran a perder. Hoy todo esto se ha ido, afortunadamente los procesos son todos automáticos y controlados a distancia. En Italia, no producimos ni siquiera TNT, ya que los estadounidenses, cuando se marcharon después de la guerra, lo dejaron tanto que no sabían dónde ponerlo. Como es bien sabido, el TNT dura casi eternamente; piensas que lo que queda por años bajo el agua, en el fondo del mar también es reutilizable.

  • Pero en Alemania o en las naciones que eran enemigas en ese momento, ¿era lo mismo? ¿Cómo lo hicieron?

  • Creo que por el bien de su país, suppergiù fue lo mismo en todas partes. Tal vez, salvo un poco en Estados Unidos, siempre ha habido un avance en todo. En Inglaterra, entiendo que fue incluso peor. Estaba el fenómeno de las "muchachas canarias", que no es que las llamaran porque podían cantar. Debido a que estas obras, y especialmente durante la Primera Guerra Mundial, las hicieron a las mujeres, ya que los hombres luchaban todas, estas chicas se distinguieron a primera vista porque eran tan amarillas como los canarios y varias incluso medio calvas y con pelucas. Se dijo que darían a luz a niños que también nacieron amarillos. Y luego los británicos, además del TNT, usaron muchos otros explosivos también, que era ácido pícrico e hicieron el mismo daño, pero que quizás fue incluso más dañino. Recuerdo un detalle casi entretenido. Para ir a Lochi en el Establecimiento, todas las mañanas a las siete menos cuarto el tren partía del paseo Morin en Viale Italia, que luego se dirigía a la viale S. Bartolomeo. Al principio vinieron a decir adiós y conversar con nosotros varios ex colegas, jubilados e incluso alguien que era un hombre con licencia; era algo muy hermoso, como si la obra nos uniera nuevamente y mantuviera viva una continuidad y un vínculo de sentimientos, así como de amistad. Sucedió entonces ver a los trabajadores amarillos, que hablaban del trabajo casi siempre con los jubilados amarillos.

  • ¡PAROLINI! ¿HAY PAROLES? - llamó a uno de los controladores en voz alta.

  • Discúlpeme Gregorio, tengo que ir, depende de mí. Nos vemos