Karate en su aplicación militar

11/12/20

Antes de abordar el que sin duda es uno de los aspectos menos conocidos del Karate, es necesario recordar el hecho de que la pronunciación correcta de la palabra karate es kárate (con acento en la "e", incluso si el idioma japonés es esencialmente monótono). La pronunciación kárate (con el acento en la segunda "a"), que también es muy común entre los profesionales calificados, es totalmente erróneo, como dice el sistema oficial de transliteración de ideogramas y pronunciación "Hebon-shiki romaji.

Este hecho se debe a la creciente influencia fonética que tiene el idioma inglés en otros idiomas, incluido el italiano.

Sin embargo, para comprender completamente la naturaleza del karate, es necesario hacer una breve pista histórica para comprender su origen remoto y determinar su evolución específica, incluida la militar, que ha tenido lugar a lo largo del tiempo.

Su nacimiento en la isla de Okinawa, en el contexto de una sociedad rural y campesina, es sin duda el aspecto más conocido, pero en realidad representa solo un período, aunque muy significativo, en la evolución del mismo Karate. Su historia completa es muy compleja, a veces contradictoria, y muchas veces es difícil enmarcar su evolución de forma lineal, incluso por los numerosos historiadores y estudiosos del tema. De hecho, las circunstancias, hechos, fechas y lugares no siempre son ciertos ... principalmente por la falta de documentos oficiales, referencias precisas, testimonios fidedignos, traducciones veraces y, quizás, también por el deseo de no revelar información fuera del de un contexto específico y restringido.

La isla de Okinawa (Uchinaa, que en lengua nativa significa "la cuerda a la vista", visto desde el mar parece un trozo de cuerda flotando en el agua) es la isla principal del archipiélago de Ryukyu, un archipiélago situado al suroeste de Japón y formado por varios de cien islas.

La historia del Reino de Ryukyu (1400-1800), cuya capital era la ciudad de Shuri (en Okinawa), se desarrolla, con eventos alternos, a partir de un período de plena opulencia y poder bélico (Gusoku - el período de 300 castillos) a un período de declive parcial o cuando, a principios de 1600, el Reino sufrió la invasión japonesa que lo convirtió sustancialmente en un feudo japonés, parcialmente independiente, hasta 1800.

Solo en 1879 Okinawa y su archipiélago se convirtieron oficialmente en una prefectura japonesa (prefectura de Okinawa). En cualquier caso, durante muchos años, el aristocrático y refinado Reino de Ryukyu estuvo en el centro de la atención y los intereses de muchos países del Lejano Oriente, ya que resultó ser un lugar excelente para la intermediación comercial y cultural.

Por tanto, durante mucho tiempo, comerciantes, diplomáticos, hombres de cultura, artistas, escritores, guerreros, marineros y pescadores de China, Formosa, Japón, Corea, Siam (Tailandia), Dai -Viet (Vietnam) y de Indonesia.

Numerosos expertos de diversas disciplinas de combate (incluidos samuráis y marineros), que a menudo pasaban por las islas Ryukyu, proporcionaron una contribución notable al desarrollo de esas antiguas técnicas de lucha preexistentes, técnicas inicialmente transmitidas en secreto solo dentro de las aristocracias locales y posteriormente elaborado por esos mismos nobles que luego decayeron y se convirtieron en campesinos.

El contacto prolongado con los chinos, incluidos los que se trasladaron permanentemente a la isla de Okinawa, así como las prohibiciones de portar armas, influyeron mucho en el desarrollo ulterior de las diversas formas de combate sin armas o "manos desnudas".

Las influencias chinas vinieron principalmente de la escuela de monjes del templo de Shaolin y de la escuela antigua Wushu-Wutang: dos escuelas diferentes que influyeron mucho en el arte marcial que luego se definió Okinawa-te (la "mano de Okinawa"), posteriormente renombrada Muerto (la "mano china") y finalmente se convirtió Karate Do ("El arte de la mano vacía" o "desarmado").

Aunque el karate ya era conocido en Japón, en 1922, por invitación del maestro Jigoro Kano (fundador del Judo "moderno"), el fundador del Karate estilo Shotokan, el okinawense Gichin Funakoshi (siguiente foto), realizó una formidable demostración frente a numerosos dignatarios y notables japoneses en el Kodokan en Tokio, una demostración después de la cual se decidió que el karate debería enseñarse y practicarse en numerosas universidades japonesas.

Finalmente, en 1939, el Dai Nippon Butokukai de Tokio (en este caso en su función particular de Centro de Entrenamiento Militar) decretó la inscripción oficial del Karate en las "Artes Marciales Japonesas" y sancionó oficialmente su enseñanza con las Fuerzas Armadas. dando así nacimiento al karate japonés. Sin embargo, a pesar de que Okinawa ha sido japonesa durante más de un siglo, la diferencia entre "Okinawa Karate" y "Japanese Karate" aún permanece.

En el período inicial de Okinawa, el karate, además de ser ya la síntesis de muchas otras formas de combate, presentaba dos corrientes principales (una cuestión todavía muy debatida): la actual Shorin (lo que dio lugar a los diversos estilos en los que se privilegiaba la agilidad y la velocidad, a pesar de las posiciones de guardia bastante bajas, con las piernas muy flexionadas para asegurar una mayor estabilidad) y la corriente Shorei (lo que dio lugar a los diversos estilos en los que se privilegiaba la fuerza física y la potencia muscular, con posiciones de guardia relativamente altas para asegurar una mayor movilidad y estocada en el ataque).

Los estilos históricos iniciales fueron básicamente 4 (Shotokan, Goju-Ryu, Shito-Ryu e Wado-Ryu) mientras que ahora, siguiendo continuas y diferentes interpretaciones y modificaciones técnicas realizadas por los distintos y sucesivos maestros, son casi un centenar, ciertamente todas válidas. Estos "derivados", algunos de los cuales también son famosos y están muy extendidos, todavía se ven afectados por las numerosas diferencias entre las dos corrientes. Shorin e Shorei (terminología, entrenamiento, desarrollo de energía, tipos de respiración, ejercicios básicos kihon, ejercicios de fitness Kata, entrenamiento de combate kumite, técnicas y tácticas de combate).

Ahora bien, tras esta premisa, es necesario pasar de Budo, que representa la práctica de las artes marciales para alcanzar un estilo de vida equilibrado mediante una rigurosa disciplina interior y un meticuloso e intenso entrenamiento físico, para Bugei, que representa la práctica de artes marciales con el objetivo de lograr capacidades ofensivas letales para uso bélico. Ya no hablamos de estilos o escuelas, que también pueden ser muy diferentes entre sí, sino de su finalidad final, es decir. luchando en la guerra.

Este concepto define el Senjo-Karate, o el "kárate para el campo de batalla", que enmarca el kárate de acuerdo con uno específico Yo, un propósito particular, para el cual siempre se requiere un acondicionamiento "dedicado", tanto físico como mental. En este caso, el punto de partida es el shugyo, la "práctica rigurosa y disciplinada" y la tanren, la “disciplina destinada a la formación del guerrero”: el cuerpo y la mente deben “forjarse” como una espada siempre afilada y lista para el combate.

Partes del cuerpo deben estar acostumbradas, en la medida de lo posible, a recibir golpes (shimè, no confundir con shime-waza, las técnicas de estrangulamiento del Judo) y una o más partes del cuerpo deben estar condicionadas al impacto, es decir golpear, romper ... fracturarse mediante un endurecimiento continuo y constante de aquellos miembros que serán utilizados como armas de defensa y ataque. . Una habilidad fundamental para obtener este resultado es la generación de poder explosivo, propio del kárate y solo de algunas otras disciplinas del Lejano Oriente, llamado kimè (aproximadamente el chinkuchi de las escuelas de Okinawa), que es la capacidad de contracción repentina de todos los músculos y tendones del cuerpo en el momento del impacto sobre el objetivo, aumentando así la potencia del golpe en sí, aumentando su efecto devastador.

El tema es muy complejo y articulado, con algunas diferencias entre los distintos estilos y las distintas escuelas, pero, en pocas palabras, la kimè resulta ser una suma de muchos factores, incluyendo lo zanshin, un estado de ánimo de máxima concentración y máxima alerta, elhakkei, la generación de energía a través de la energía (ki) producido principalmente por la rotación (y vibración) de las caderas (koshino kaiten), Elharagei, el control y orientación del flujo de energía generado por el centro del abdomen (seika-tanden), y el kiai, el típico grito / llanto de karateka (debe evitarse en situaciones de funcionamiento especiales), debido a la expansión de esa energía interna que es comprimida y transportada con fuerza por la contracción abdominal a través de la respiración forzada (ibuki).

La demostración de la capacidad destructiva de un golpe al impacto está bien expresada en las demostraciones de tameshiwari, donde los karatekas rompen tablas de madera, pilas de tejas, ladrillos, barras de hielo u otros materiales. Esta habilidad es preparatoria para el estudio de Kyusho o Kenketsu, la identificación de los puntos vitales y mortales a golpear y el consiguiente estudio de la atemi-waza, las "técnicas de los golpes infligidos", es decir, de cómo golpear los distintos puntos del cuerpo (en las artes chinas dim-mak, "El toque de la muerte"), en cumplimiento de uno de los primeros dictados del combate bélico, que dice "Ichigeki hissatsu”(Muerte segura de un solo golpe).

Naturalmente, también se desarrolla la metodología de varios golpes infligidos en sucesión muy rápida (shunsoku no renraku, disparos encadenados en velocidad) para la aniquilación inmediata del oponente.

El duro acondicionamiento de combate debe tener lugar en condiciones climáticas particularmente hostiles para fortalecer el cuerpo y la mente y se llama shingitai o tegowai-geiko, y debe tener su máxima expresión en dos períodos del año: en kangeiko, Entrenamiento invernal de 30 días en el mes más frío del año y en las horas más frías del día, y en shokugeiko, el entrenamiento de verano de 30 días en el mes más caluroso del año y en las horas más calurosas del día. Evidentemente, esto no puede ser practicable por una unidad militar que se dedique a una actividad operativa y, por tanto, que disponga de un tiempo muy limitado para dedicarlo a todas aquellas actividades no relacionadas específicamente con la misión asignada: por esta razón, se le da especial énfasis e importancia al entrenamiento inicial. del caza para garantizar un alto nivel de eficiencia y letalidad en el tiempo, con un mínimo de "actividades de mantenimiento".

Dado que las situaciones en las que debe enfrentarse el enemigo pueden ser las más dispares, es aconsejable poder contar con una gran cantidad de técnicas particularmente efectivas, ya verificadas en el campo operacional, que garantizan la plena aplicabilidad en diferentes situaciones tácticas. Como ejemplo se puede citar elIkadazumo Shinden-Ryu, un método militar para luchar en barcos y embarcaciones que se cree que también ha influido en las técnicas que se pueden utilizar en tierra: las técnicas y posiciones particularmente bajas para mantener el equilibrio en un barco en movimiento han sido adquiridas y adoptadas por otros sistemas para otros propósitos adicionales, como ser capaz de reducir la superficie corporal de uno al ataque del oponente mientras se garantiza una mayor estabilidad.

Un concepto fundamental en el Senjo-Karate es la kamae. Kamae significa "asumir una posición física" pero también "asumir una actitud mental".

En kárate, la posición de guardia se define de tres formas: Dachi / Tachi, considerando principalmente la posición de sus piernas y pies, Hanmi, considerando la posición de guardia de uno en relación con la posición de guardia asumida por el oponente, Kamae / Gamae, considerando toda la postura del cuerpo y la actitud mental, alerta y preparada para atacar.

Asume la posición kamae, significa asumir físicamente una "posición propia" funcionalmente óptima desde la que desarrollar de forma inmediata y decidida todas aquellas técnicas de lucha que se dominan plenamente, y al mismo tiempo supone asumir una actitud mental de máxima vigilancia y percepción del entorno circundante, de ahí la percepción de los movimientos, la estimación de la distancia, la velocidad de acción / reacción y la sincronización perfecta de la acción.

En las fracciones de segundo en que se asume el kamae, se debe pasar al "modo combate", como si se cargara un resorte interno listo para desencadenar una acción inmediata de poder explosivo que se concentra en un objetivo específico. Esta capacidad debe garantizarse independientemente de las limitaciones debidas al equipo individual usado, independientemente del grado de visibilidad, independientemente del espacio disponible, independientemente de las condiciones climáticas actuales e independientemente del tipo de superficie en la que se esté moviendo.

Por esta razón, un famoso instructor de kárate de la Armada Imperial Japonesa dijo: "Está con el kamae qué entiendes si estás listo ... si eres solo un abrecartas de escritorio o eres una daga con una hoja afilada ... ¡y aquí solo se forjan dagas! "

Marco Bandioli (Karate - cinturón negro 5 ° Dan)

Foto: web / autor