Visita al 61 ° Stormo, un centro de formación internacional

(Para Giusy Federici)
27/12/17

Todos los días, en el Ala 61 de la Fuerza Aérea Galatina, se encuentra en entrenamiento y operacional. Con más razón, haber podido ver personalmente lo que para nosotros los laicos es especial y para ellos es rutina, gracias a la gira de medios que la Fuerza Armada organizada el 13 de diciembre fue un valor agregado a una realidad que es en sí misma una excelencia italiana e internacional. Un día especial desde la mañana, cuando un C130 se trasladó desde la base de la 46 Brigada en Pisa para traer a la prensa especializada, sin mencionar la exquisita hospitalidad así como la disponibilidad de todo el personal, comenzando por el comandante del Ala 61, con . Luigi Casali. El Ejército del Aire ha querido dar a conocer la escuela que forma a los pilotos militares en técnicas operativas y de vuelo avanzadas y, sobre todo, la nueva joya que es el T346, el futuro frente al 339CD que ha formado generaciones de pilotos.

La base del Ala 61 de Galatina, con cerca de 1.200 hombres, realiza una actividad que, por sí sola, representa casi el 10% de toda la actividad de vuelo de la Fuerza Aérea, además de una excelencia reconocida internacionalmente. Aquí te conviertes en piloto de combate militar y el proceso dura unos dos años. La novedad, que es importante y debe destacarse, es que personal de otros países además de Italia también participa en el curso Lip (Lead-in to Fighter Training Instructor Pilot), fase 4 para pilotos militares: Estados Unidos, España , Francia y Austria. Las dos últimas naciones ya están presentes en Galatina desde hace algunos años, en base al acuerdo de acuerdo técnico estipulado entre los dos países. Para estos pilotos es un cambio de aeronave. Para los Estados Unidos y España es una novedad y estoy aquí porque la oferta de capacitación de 61esimo Stormo por ahora es el líder mundial.

Otros países enviaron pilotos y estudiantes aquí: Holanda, Polonia, Singapur, Argentina, Grecia y Kuwait. Todos han sido seleccionados para aprender a volar en aviones de muy alto rendimiento. Quién completará el Labio, entre otras cosas, no solo recibirá las águilas con torreón, sino que también podrá enseñar a otros pilotos militares a volar en el T-346. En un futuro muy cercano, en el contexto de la sinergia que ha estado en marcha durante años y cada vez más cerca entre países no solo en Europa, sucederá que los pilotos extranjeros enseñarán el arte de arma superior a estudiantes italianos, tal vez en la misma base de Galatina. Y esta es otra novedad absoluta entre la aeronáutica de los países y amigos aliados.

Hablando del T346, hasta ahora, 61 instructores calificados han salido del ala 15 de los cuales 11 están en servicio en la misma base y 13 en entrenamiento. Para los formadores, hoy hay 32 calificados (entre los cuales 16 instructores polacos que solo asistieron al curso de instructor y no al curso para estudiantes) y 11 en entrenamiento.

Las técnicas avanzadas de vuelo operacional son las aprendidas en Galatina y el T-346 es el avión utilizado para la fase 4.

Para el profano, hay 4 fases en las que se divide la formación de un piloto militar. Ya habíamos tratado el tema hace un par de años aquí arriba Defensa en línea (v.articolo), de nuestro colega Andrea Troncone y nuestra visita resulta ser una actualización efectiva de la última fase del proceso de formación. Ahí fase 4 es el entrenamiento operacional, ahora se lleva a cabo en gran medida en el T346 y es propaedeutic a la línea aerotactic, la de los combatientes, es decir, Eurofighter, de Tornado, de F35.

El nuevo avión habla italiano, ya que está hecho por División de aviones por Leonardo. Doce son los T346 en Galatina, para septiembre del próximo año deberían llegar a 18. Los instructores, incluidos los internacionales, que llegan aquí ya están calificados y, en paralelo con la nueva aeronave, se sigue utilizando el 339: a la fecha, hay 30 instructores en el 339 y 10 sobre 346. En este momento, entre los estudiantes y pilotos en formación para convertirse en instructores, estamos hablando de las fases generales 2, 3 y 4, hay 96 personas, 50 de las cuales son internacionales. "Esta es una base que puede dar diez mil horas de vuelo anual, estamos alrededor del 80% de la capacidad máxima", El comandante Casali señaló.

El curso en curso, que debe terminar en el medio de 2018, incluye sobre 180 "lecciones" en vuelo y sobre el terreno. De estos, 90 tiene lugar en simuladores con varios niveles de dificultad, sus simuladores (Sistema de entrenamiento integrado), el sistema integrado de entrenamiento vinculado al T346. Los otros 90 son de vuelo real. El sistema es sofisticado y complejo, el que permite que la aviónica simule diversas situaciones y no por casualidad, para entrenar mejor, aquí sobre la base se ha configurado especialmente el edificio Gbts (Sistema de entrenamiento basado en tierra). El simulador T346 tiene comandos de Hotas (Manos en acelerador y palo), varios interruptores montados en cloche y 5 diferentes configuraciones de los comandos de acuerdo con las modalidades que se establecen y sobre las cuales se debe estudiar. Va, por lo tanto, desde un nivel tan fácil como usar una computadora trivialmente para volar en los cielos y realizar maniobras que, incluso si son simuladas, dan una idea muy real del movimiento y de la tierra que corre. Mientras observa al piloto que entrena, quien se mueve leyendo las coordenadas en el monitor, si no se inclina, corre el riesgo de caer durante un turno a casi 360gradi. Se detiene, pero se mueve: es la oportunidad que ofrece el Dispositivo demostrador de entrenamiento basado en tierra, GDD, sistema desarrollado por Finmeccanica - Alenia Aermacchi en el 2015 y que permite, de hecho, permanecer en una cabina sin moverse pero adquiriendo la misma experiencia. Todo completado por ETTS (Sistema de entrenamiento táctico integrado), que es capaz de vincular y mostrar, en las pantallas multifuncionales del plano real (Pantalla multifunción, MFD), desde objetivos localizados hasta amenazas, desde aviones o amigos hostiles hasta todo lo que necesita para crear y observar cualquier tipo de escenario, obviamente operativo.

"Si tengo que hacer una simulación de dos aviones que no se ven, envío solo un avión en vuelo y uno en el simulador", Explicó el comandante. Los datos llegan en tiempo real, al instante te das cuenta de lo que sucede. También es posible ver las grabaciones de audio y video de lo que sucedió en el aire, recrearlas simultáneamente en tiempo real y virtual y analizar todo. "Gracias a la aviónica del T346, el avión también se lleva dentro de los departamentos operativos, que lo requieren"Añadió Casali. Al menos un par de veces al año, los pilotos van a Grosseto para volar con T346 y Eurofighter, donde este último se ve en el mundo virtual del primero. Debido a que una cuenta es el escenario bajo simulación, una cuenta en vuelo, por lo que todo debe ser lo más realista posible.

Continuamos hablando genéricamente de fase 4, pero este sistema de entrenamiento avanzado es un requisito previo para la aeronave de quinta generación.

Otra cosa para enfatizar es que "los gastos no aumentaron, pero se mantuvo muy alto lo estándar ", Destacó Casali con orgullo y este es también otro valor añadido de nuestra Fuerza Aérea y el 61esimo Stormo, en un sistema de entrenamiento avanzado que, por ahora, es único en el mundo.

Hablamos de personas que van a una misión, que es operativa, por lo que se entiende por qué no dan nombres bautismales sino solo nacionalidad. El piloto austriaco que conocimos en la base tiene 38 años. "Ya era instructor, respondí a una llamada de la Fuerza Aérea Austríaca solicitando requisitos y llegué a Galatina en el 2011". Está aquí desde 6 años. Primero voló con 339, ahora con 346. "Es una diferencia notable, otro mundo.

El conductor español de 36 años también es instructor. Está aquí recientemente, gracias a un intercambio.

Wyatt viene de los Estados Unidos, no tiene problemas para decir el nombre y de dónde viene. Con él también hablamos sobre Memphis y el museo dedicado a Elvis Presley, de blues y Mississippi, de su famoso homónimo Wyatt Earp. "Estoy haciendo el curso piloto. Aquí el nivel es excepcional y espero aportar algo a mi país. Solo el pensamiento me emociona. Y la gente también es maravillosa, me sentí como en casa apenas llegué.

Para todos ellos, como para los demás, es importante no solo aprender sino también afrontar otras mentalidades que, aunque europeas, son distintas. Crecemos porque aprendemos a mirar las cosas desde diferentes perspectivas.

Incluso para el comandante Luigi Casali, enfrentarse a diferentes experiencias y mentalidades es un aumento, al igual que el territorio que alberga la base del 61esimo Stormo tiene su importancia. "Estamos orgullosos de recibir a riders de realidades diferentes a la nuestra, esto nos permite aprovechar experiencias comunes, y poder tener intercambios continuos y por tanto poder crecer. Además, también es una actualización continua sobre el vehículo utilizado, la aeronave. Debo decir que el lugar donde se ubica la base también es importante: aquí no se nos tolera, aquí se nos da la bienvenida y la diferencia entre las dos condiciones es considerable. Somos considerados un valor agregado. La gente de esta zona se da cuenta de la importancia de esta base, además de ser hospitalaria por su naturaleza. También es gracias a este tipo de acogida que estamos creciendo tanto.

(foto: Aeronautica Militare)