Coronavirus: lo que te arriesgas a salir de casa. Los delitos en los que puede incurrir y algunas sugerencias para "salvar vidas"

(Para Avv. Marco Valerio Verni)
13/03/20

Como se sabe, la emergencia relacionada con la propagación de Covid-19, más conocida en la opinión pública como Coronavirus, es en estos días.

Comenzó en China, por razones que aún no se han aclarado, que no conciernen al tema de este artículo, se extendió gradualmente en diferentes partes del mundo (el 30 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró, a este respecto, el estado de emergencia de salud pública de relevancia internacional, y el 11 de marzo de 2020 la de pandemia), Incluida Italia.

El cual, a través del gobierno Conte, está tratando de manejar la situación a través de algunas medidas, una tras otra rápidamente, por un lado, tal vez, para una subestimación inicial del problema, por otro, por supuesto, para la evolución continua. la situación epidemiológica y la naturaleza particularmente extendida del virus, con el consiguiente aumento de casos también en el territorio nacional.

Frente a las (medidas) antes mencionadas, el aspecto que ciertamente tuvo el mayor impacto en la población es el relativo a la prohibición o limitación de movimientos, en automóvil, a pie o por cualquier otro medio, así como a la suspensión cada vez más estricta de diferentes actividades

Tanta confusión y la sensación de desconcierto de la población, dictada por una serie de factores: ante todo, la comunicación oficial, cuyos defectos ya han sido evidentes desde lo que sucedió desde la noche del 7 de marzo, por ejemplo, cuando, en vísperas de la emisión de la primera medida "restrictiva" real, una multitud asaltó varios trenes de personas que intentan abandonar las áreas que, poco después, se volverían "rojas" (desafortunadamente ignorando el hecho de que, al hacerlo, ponen en riesgo la salud de otras partes de la población).

En secundis, de varios artículos de prensa bastante toscos al informar las medidas planificadas y, sobre todo, al analizar los riesgos derivados de su posible violación.

Entonces, también a la luz de los primeros datos proporcionados por el Ministerio del Interior1 en el "Servicios de control realizados por la policía en todo el país para verificar el cumplimiento de las medidas adoptadas para limitar la propagación del virus COVID-19", Según la cual, solo el día 11 de marzo, Se reportaron 2.162 personas y 113 dueños de negocios, tratamos de hacer un balance de la situación: en particular, en riesgos criminales que, evidentemente, podrían resultar de una interpretación errónea de las numerosas reglas emitidas en tan poco tiempo.

El marco regulatorio

Aunque es una obra que para muchos podría ser aburrida, es necesario, en primer lugar, resumir los decretos que, en pocas semanas, decidieron, de una manera ciertamente drástica pero necesaria (al menos en opinión del escritor), la reorganización forzada de la vida de todo el mundo.

A nivel nacional, por lo tanto, las medidas emitidas son las siguientes:

1) la resolución del Consejo de Ministros de 31 de enero de 2020, con la que se declaró, durante seis meses, el estado de emergencia en el territorio nacional en relación con el riesgo para la salud asociado con la aparición de enfermedades derivadas de agentes virales transmisibles;

2) el decreto del Presidente del Consejo de Ministros de 23 de febrero de 2020, que contiene "Disposiciones de aplicación del decreto ley de 23 de febrero de 2020, no. 6, que contiene medidas urgentes relacionadas con

contención y gestión de la emergencia epidemiológica de COVID-19 ", publicado en la Gaceta Oficial no. 45 de 23 de febrero de 2020;

3) el decreto del Presidente del Consejo de Ministros de 25 de febrero de 2020, que contiene "Disposiciones adicionales de aplicación del decreto ley de 23 de febrero de 2020, no. 6, que contiene medidas urgentes en

asunto de contención y gestión de la emergencia epidemiológica del COVID-19 ", publicado en el Boletín Oficial Nº 47 de 25 de febrero de 2020;

4) el decreto del Presidente del Consejo de Ministros del 1 de marzo de 2020, que contiene "Disposiciones adicionales de implementación del decreto ley 23 de febrero de 2020, n. 6, que contiene medidas urgentes relacionadas con

contención y gestión de la emergencia epidemiológica de COVID-19 ", publicado en la Gaceta Oficial no. 52 del 1 de marzo de 2020;

5) el decreto del Presidente del Consejo de Ministros de 4 de marzo de 2020, que contiene "Disposiciones adicionales de aplicación del decreto ley de 23 de febrero de 2020, n. 6, que contienen medidas urgentes relacionadas con

contención y gestión de la emergencia epidemiológica del COVID-19, aplicable en todo el territorio nacional ", publicado en la Gaceta Oficial no. 55 del 4 de marzo de 2020;

6) el decreto presidencial del Consejo de Ministros de 8 de marzo de 2020, y publicado en el Diario Oficial, en la misma fecha, que contiene "Otras disposiciones de aplicación del decreto ley 23 de febrero de 2020, n. 6, que contiene medidas urgentes en materia de contención y manejo de la emergencia epidemiológica de COVID-19 ";

7) el decreto del Primer Ministro, emitido el 9 de marzo de 2020 y publicado en el Diario Oficial, también en la misma fecha, que contiene "Disposiciones de aplicación adicionales del decreto ley de 23 de febrero de 2020, No. 6, que contiene medidas urgentes sobre la contención y gestión de la emergencia epidemiológica de COVID-19, aplicable en todo el territorio nacional ", también publicado en la misma fecha en el Boletín Oficial, en el que se han establecido las restricciones establecidas por el decreto del 8 de marzo de 2020, según lo especificado en el artículo 1 de la misma: “Para contrarrestar y contener la propagación del virus COVID-19, las medidas a que se refiere el art. 1 del decreto del Primer Ministro de 8 de marzo de 2020 se extiende a todo el territorio nacional ";

8) por último, el decreto presidencial del Consejo de Ministros, emitido el 11 de marzo de 2020 y publicado en el Diario Oficial en la misma fecha, que contiene: "Disposiciones de aplicación adicionales del decreto ley 23 de febrero de 2020, n. 6, que contienen medidas urgentes sobre la contención y gestión de la emergencia epidemiológica del COVID-19, aplicable en todo el territorio nacional ".

Por supuesto, no se excluyen nuevas intervenciones, pero lo que se analizará en breve probablemente seguirá siendo válido independientemente.

Limitación de movimiento.

Es el Decreto del Primer Ministro del 8 de marzo de 2020 que introdujo las primeras reglas, luego se extendió a todo el territorio nacional, desde el Día del Primer Ministro del día siguiente, válido hasta el 3 de abril de 2020, y modificado por el 11 de marzo de 2020 (también válido hasta el 3 de abril de 2020), cuyo objetivo es prohibir cualquier movimiento de personas físicas dentro y fuera de todos los territorios de la Península (incluidas las islas), así como dentro de ellos: una prohibición absoluta para aquellos obligados a poner en cuarentena o infectados con el virus , proporcionar excepciones para aquellos que necesitan mudarse debido a necesidades de trabajo comprobadas, situaciones de necesidad o razones de salud.

Además de la suspensión o limitación sustancial (a través de medidas específicas) de todas las actividades que pueden conducir a una reunión de personas, como fomentar la propagación del virus en cuestión.

Sin embargo, ante estas intervenciones decididamente invasivas, lo que ha suscitado una gran sorpresa y crítica es el uso de la herramienta de autocertificación, para demostrar, por parte de quienes deben ser detenidos fuera del hogar, que pueden hacerlo como "discriminados" de uno de los casos mencionados anteriormente.

¿Por qué todo esto? Básicamente, existe el hecho de que una autodeclaración, mientras tanto, presupondría el conocimiento exacto de los datos normativos dentro de los cuales nos movemos y para los cuales se requieren.

Aunque en nuestro sistema legal, como en otros, el principio según el cual la ignorancia de la ley no es una justificación, sería utópico pensar que todos pueden estar bien informados sobre las reglas y, sobre todo, sobre su interpretación correcta.

En segundo lugar, despejando el campo de cualquier moralismo falso e hipocresía, una autodeclaración presupondría honestidad por parte de quienes lo llevan a cabo, pero la realidad a menudo nos ha acostumbrado a lo contrario.

Imagínese, entonces, si, para ingresar al juego, asuma componentes como la sensación de verse obligado a quedarse en casa, tal vez no ver a un amigo, pariente, novio o no poder hacer qué, hasta unas pocas horas Hace, generalmente se hacía. Esto está en riesgo no solo de la persona que sale de la casa sin una razón válida, sino también de aquellos que entran en contacto con ella, aumentando el riesgo de contagio recíprocamente, ya que, tal vez, uno también puede infectarse sin saberlo.

Con el consiguiente deseo de buscar un táctica interpretativa, o, más simplemente, para "arriesgarse", en lugar de satisfacer lo que el propio impulso, en ese momento, impulsa irremediablemente a lograr.

Los formularios preparados por el Ministerio del Interior, descargables desde la red, pero también varios otros, a través de los cuales se declaran a sí mismos su propio movimiento y la relativa justificación "discriminatoria", informan una referencia explícita a las violaciones requeridas por la ley, en caso de en el caso de "declaraciones falsas a un funcionario público" (art. 76 DPR 445/2000 y art. 495 del código penal), a las cuales, en este caso, podrían agregarse dos delitos adicionales, a saber, el "Incumplimiento de las disposiciones de la Autoridad" ( 650) y el relativo a los "delitos culpables contra la salud pública" (artículo 452 del Código Penal italiano), que persigue todas las conductas apropiadas para producir un peligro para la comunidad.
Bueno, examinemos, específicamente, qué está en riesgo.

Declaraciones falsas a funcionarios públicos.

En el caso concreto, se refieren a aquellas declaraciones que, hechas oralmente o informadas en el modelo de papel que deben entregarse al operador de la policía en un posible obstáculo, son, de hecho, falsas o falsas.

Este delito está previsto para ambos por el art. 76 del Decreto Presidencial no. 445/2000, que recuerda los delitos de falsificación, incluidos los cometidos contra funcionarios públicos, y su castigo de conformidad con el código penal y las leyes especiales, tanto por el art. 495 del Código Penal italiano (al cual, además, se hace referencia expresa tanto en el modelo descargable desde el sitio web del Ministerio del Interior, como en la mayoría de los que se encuentran en la red), según el cual: "Cualquier persona que declare o certifique falsamente al funcionario público, en un acto público, la identidad o el estado u otras cualidades de la persona de uno u otros se castiga con una pena de prisión de hasta tres años.

Quienes cometan el hecho en una declaración destinada a ser reproducida en un acto público están sujetos a la misma pena. La prisión no es inferior a un año: 1) si se trata de declaraciones en documentos de estado civil; 2) si la declaración falsa sobre la identidad, el estado o las cualidades personales es hecha por un acusado ante la autoridad judicial, o si debido a la declaración falsa, una decisión penal se registra en el registro penal con un nombre falso.

La pena se reduce si la persona que declaró la falsificación pretendía obtener, para sí mismo o para otros, la emisión de certificados o autorizaciones administrativas con un nombre falso o con otras indicaciones falsas ".

Ahora, ya se han dicho los límites del recurso a la institución de la autodeclaración. En un nivel técnico, la pena máxima, si lee bien la regla, es sin duda alguna como un elemento disuasorio, aunque con un rito alternativo y, tal vez, la aplicación de una circunstancia atenuante, podría volver fácilmente al límite establecido para la suspensión. oración condicional
Un discurso que, aún más, vale la pena mínima, que podría ser muy pequeño.

Entre los aspectos disuasivos está el posibilidad de arrestar al falso declarante, si es atrapado en flagranza (incluso si el Decreto del Primer Ministro prevé la posibilidad de realizar controles incluso después de las declaraciones hechas), y / o aplicar medidas de precaución personal. Ciertamente, en la práctica, es legítimo preguntar, si se arresta a un extranjero o, especialmente en estaciones y aeropuertos, se le pide que complete el formulario de autodeclaración, ¿cómo se puede remediar esto inmediatamente, dado que, Si la ignorancia de la ley no excusa, la falta de comprensión de los actos de personas de lengua no italiana es ciertamente un problema grave.

Así como, de hecho, se ordenará la detención de los atrapados en el acto delictivo. Una medida quizás necesaria, en el caso específico, dada la gravedad de la situación.
Otro delito, concurrente o alternativo al mencionado anteriormente, puede verse en el contenido del art. 483 del Código Penal italiano, según el cual: Cualquiera que atestigüe falsamente al funcionario público, en un acto público, cuyos hechos pretenden demostrar la verdad, es castigado con una pena de prisión de hasta dos años. Si se trata de declaraciones falsas en documentos de estado civil, el encarcelamiento no puede ser inferior a tres meses. Un delito leve, para el cual no se prevén arrestos, detenciones o medidas de precaución personal.

Incluso para ello, sanciones muy leves, obviamente, especialmente si se imponen siguiendo ritos alternativos y / o aplicaciones de circunstancias atenuantes.

Incumplimiento de las disposiciones de la Autoridad

El artículo 4 del Decreto del Primer Ministro del 8 de marzo establece, en el párrafo II, que:

"A menos que el hecho constituya un delito más grave, el incumplimiento de las obligaciones establecidas en este decreto se castiga de conformidad con el artículo 650 del código penal, según lo dispuesto por el art. 3, párrafo 4, del decreto ley de 23 de febrero de 2020, n. 6".

Bueno, en el caso de la emergencia de Coronavirus, este delito podría ocurrir cuando se violaron una o más disposiciones del sistema regulatorio mencionado en la introducción. Por ejemplo, si debe sorprenderse fuera de la casa sin un motivo válido, entre los que figuran en las causas de exclusión de la prohibición de viajar.

Este delito, contemplado por el art. 650 del Código Penal, establece que:

"Cualquier persona que no cumpla con una disposición legalmente dada por la Autoridad por razones de justicia o seguridad pública, o de orden público o higiene, es castigada, si el hecho no constituye un delito más grave, con un arresto de hasta tres meses. o con una multa de hasta doscientos seis euros.

Es un delito penal. El castigo es muy pequeño y ciertamente podría ser evaluado, en un hipotético equilibrio de riesgos de los más prudentes.

Este delito, de hecho, prevé el arresto de hasta tres meses (por lo tanto, como mínimo, podría ser solo de 5 días) o la multa de hasta 206 euros: el proceso penal que resultaría fácilmente podría resultar en un decreto de condena penal ("Reducido" a una mera pena pecuniaria) o, a solicitud del acusado, (también después de su oposición a la disposición mencionada anteriormente, que es el decreto de condena penal) con una solicitud de oblación (que consiste en pagar de una suma de dinero igual, en este caso, a la mitad del máximo previsto) y la consiguiente extinción del delito.

Para ello, entre otras cosas, se aplican las mismas consideraciones que para el delito mencionado en el párrafo anterior: en el peor de los casos, es decir, por medio de un rito alternativo, la multa podría muy bien ser contenida en cantidades muy insignificantes.

El hecho de que el control también se pueda llevar a cabo posteriormente plantea dudas: dados los problemas atávicos que afligen a las administraciones públicas, es razonable dudar de que estas investigaciones se llevarán a cabo, en el futuro, sin embargo, por definir.

Con el obvio corolario de que, más adelante, estos controles deberían llevarse a cabo, mientras tanto, el tiempo necesario para prescribir cualquier delito cometido habría comenzado a correr.

Por supuesto, esta disposición también es aplicable a los administradores de activos para quienes se han ordenado medidas particulares, que de hecho no se siguen,

Entre los crímenes concebibles más graves, a los que se refiere el reglamento en cuestión, el de "Resistencia a un funcionario público.", Previsto por elel arte. 337 del Código Penal (donde, por ejemplo, la persona de turno, para escapar de un control, se resiste a la policía), o, precisamente, lo mencionado en el art. 452 del Código Penal que se discutirá más adelante.

Para el primero de ellos, cuyo artículo dice

Cualquier persona que use violencia o amenazas para oponerse a un funcionario público o una persona a cargo de un servicio público, mientras realiza un acto de oficio o servicio, o para aquellos que, previa solicitud, lo ayuden, se castiga con prisión de seis meses a cinco edad

la pena prevista es, como máximo, bastante alta y, en el caso (probable) de flagrancia, se permite el arresto, así como, independientemente de la aplicación de medidas de precaución personales.

Delitos culpables contra la salud pública

Si, para permanecer en el caso concreto del Coronavirus, la persona atrapada fuera de la casa se encuentra infectada, o tal vez hubo una obligación de quedarse en casa durante la llamada cuarentena, el delito que también podría ser impugnado es que a que se refiere el art. 452 del Código Penal italiano, que castiga una serie de comportamientos, cometidos con negligencia (es decir, con inexperiencia, imprudencia o negligencia), capaces de atacar la salud pública, por lo que se prevé la posibilidad de proceder a la detención en el acto, el arresto de un sospechoso del delito y la aplicación de medidas de precaución personal, entre ellas, la referencia explícita a la causa de una epidemia, dada la referencia explícita al art. 438 del mismo código penal:

"Cualquier persona que sea culpable de cualquiera de los hechos previstos en los artículos. 438 e 439 es castigado

1) con prisión de tres a doce años, en los casos en que estas disposiciones establezcan la pena de muerte;

2) con el reclusione de uno a cinco años, en los casos para los cuales establecencondena perpetua;

3) con prisión de seis meses a tres años, en caso de que el artículo 439 establece la pena de prisión.

Cuando alguno de los hechos previstos en los artículos se comete por culpa 440, 441, 442, 443, 444 e 445 las penalizaciones establecidas allí redujeron respectivamente de un tercio a un sexto.

Ahora, mientras que en este artículo, como se mencionó, la acción del delincuente se prevé por culpa, como ya se especificó, cuyo castigo, sin embargo, no requiere la creación de un peligro concreto para la hola pubblica, siendo suficiente para que el daño a este último pueda resultar en una conducta que tenga en sí misma la capacidad "simple" de producirlo, la disposición del art. 438 del Código Penal italiano, sin embargo, se refiere al caso en el que alguien, voluntariamente, causan una epidemia. Hipótesis de que esperamos ser residuales, pero que también merece una mención, también por llamar la atención de alguien con intenciones maliciosas. La norma mencionada establece que

"Cualquiera que cause unepidemia a través de la difusión de gérmenes patógenos es castigado con elcondena perpetua.

Es el delito penal más grave, por el cual existe la obligación de suspender el acto y la aplicación de medidas cautelares personales, con la disposición delcondena perpetua que solo pena.

Algunas sugerencias para "salvar vidas"

Naturalmente, las hipótesis en las que elobligación de cuarentena o si está infectado, para lo cual existe la obligación de quedarse en casa, para todos los demás casos, el consejo es, en primer lugar, de no salgas de casa: en caso de que esto se haga, "caiga" en uno de los motivos enumerados anteriormente, trayendo consigo toda la documentación posible que acredite la causa justificante.

Si tuviera que detenerse (incluso a pie), mientras va a trabajar, sería una buena idea tener una copia del contrato de trabajo con usted o cualquier otro documento que pueda demostrar la veracidad de la declaración.
Si iba a realizar deportes al aire libre (lo cual no está prohibido), lleve una copia del decreto del 8 de marzo de 2020 con usted, donde esta posibilidad está expresamente prevista, siempre que se sigan ciertas precauciones (si está solo, nada ; si está en compañía, por ejemplo, mantenga la distancia de al menos un metro entre sí). Esto se debe a que no se dice que quien proceda con el control haya leído, línea por línea, la producción reguladora sustancial sobre el tema, que ha tenido lugar en un período de tiempo tan corto.
Con la previsión, por supuesto, de ser y ser creíble: afirmar que tiene que ir a escalar una montaña a decenas de kilómetros de su hogar, ciertamente no tendría sentido y sería inapropiado.
Lo mismo si fueras a la farmacia o le dieras subsistencia a un pariente enfermo.
En este período es necesario equilibrar los intereses, armarse con tanto sentido común.
Por lo tanto, no se permiten subterfugios o escamoteos de ningún tipo, diseñados para eludir las reglas que, tal vez tarde, y probablemente para integrarse aún más, se emitieron para tratar de salir de una emergencia realmente grande.

Una última nota: para evitar malentendidos, dada la confusión sobre este punto también, es bueno traer una o más copias del formulario de autodeclaración, en caso de que, por ejemplo, haya tenido que enviarlo varias veces, durante el transcurso del mismo día (imagine el ejemplo de alguien que sale a trabajar por la mañana, se detiene para un cheque y, al regresar a casa por la noche, sufre el mismo destino nuevamente.

Recordando que lo que importa es lo que se dice en él.

Entidades de monitoreo

Precisamente con respecto a las personas a cargo del control, el Decreto del Primer Ministro del 8 de marzo de 2020 los identifica en los prefectos territorialmente competentes, a quienes les asigna la tarea específica de garantizar el cumplimiento de los límites y las normas allí establecidos, que pueden hacer uso de las fuerzas policiales, los bomberos y fuerzas armadas (mientras que, en lo que respecta al monitoreo de la tendencia de los aislamientos de viviendas, así como el mapeo y la propagación del virus, el decreto identifica a los trabajadores de la salud). Bueno, aquí también es razonable suponer que, dada la dificultad en la que, incluso en una situación ordinaria, estos sujetos están llamados a operar, el control difícilmente puede extenderse o, al menos, tener una eficacia adecuada. Especialmente entonces, cuando, además, existe la revuelta generalizada de muchas cárceles italianas, que ciertamente desviarán mucha energía a estas fuerzas estatales ya estresadas.

En resumen, usted paga el precio, a todos los niveles, de una política que, desde hace algún tiempo, ha maltratado al país más hermoso del mundo: solo puede tocar, una vez más, al pueblo italiano, que en dificultades siempre se ha recompuesto, mostrando o redescubriendo grandes talentos, resistir y revivir el destino de su nación.