Muerte de la persona asistida y revocación de la transferencia de conformidad con la ley 104 1992: ¿una consecuencia automática?

(Para Av. Francesco Fameli)
23/06/20

Ya en otro artículo publicado en esta publicación hemos tratado el tema de la transferencia de conformidad con la ley no. 104 de 1992v.articolo) Dado que, como es bien sabido, estas son hipótesis de transferencia que dibujan su fundamento justificativo en la necesidad, por parte del trabajador solicitante, de proporcionar asistencia a una persona con discapacidad o discapacidad grave, de conformidad con el art. 33, párrafo 3, del texto reglamentario antes mencionado, es claramente evidente La cuestión de si esta transferencia se revierte automáticamente en caso de fallecimiento de la persona asistida.

Para responder a esta pregunta, que ciertamente es de relevancia práctica, que afecta a todos los militares y miembros de la policía que han sido aceptados en el pasado para solicitar una transferencia de los supuestos anteriores, será necesario definir el marco regulatorio y luego examinar las directrices jurisprudenciales que han madurado con respecto a la interpretación y aplicación de las disposiciones legales pertinentes.

1. El marco regulatorio: los cambios realizados sobre el punto por la ley no. 183/2010 a la ley n. 104/1992

En cuanto a las normas aplicables a la materia, obviamente es necesario hacer referencia al art. 33 de la ley de 5 de febrero de 1992, n. 104. En particular, sin embargo, se debe prestar atención al párrafo 7-bis agregado en la novela a la disposición mencionada anteriormente por el art. 24, párrafo 1, lett. c), de la ley 4 de noviembre de 2010, n. 183. En vista de la regla recién mencionada, de hecho, se establece que "Sin perjuicio de la verificación de las condiciones para determinar la responsabilidad disciplinaria, el trabajador mencionado en el párrafo 3 deja de cumplir con los derechos mencionados en este artículo, si el empleador o el INPS determinan la ausencia o ausencia de las condiciones requeridas para el uso legítimo de los mismos derechos. La implementación de las disposiciones a las que se refiere este párrafo no debe generar cargos nuevos o mayores por las finanzas públicas ".

Solo la mencionada reforma del art. 33 de la ley n. 104/1992 por la ley no. 183/2010 constituye, para la jurisprudencia, el punto de inflexión en materia de revocación por falta de supervisión de las condiciones de la transferencia motivada para fines de bienestar.

Veamos en qué términos y por qué razones, volviendo sobre los pronunciamientos más significativos sobre el tema.

2. La jurisprudencia sobre la revocación de la transferencia de conformidad con la ley n. 104/1992

En el asiento pretoriano, la orientación que afirma se ha cristalizado, precisamente debido al párrafo 7-bis introducido por la ley no. 183/2010 - que la revocación de la transferencia previamente otorgada para fines de bienestar de conformidad con el art. 33, párrafo 3, de la ley no. 104/1992, debería resultar automáticamente en la muerte de la persona con discapacidad severa o discapacidad, para cuyo cuidado se había ordenado la medida.

La orientación desarrollada por el Consejo de Estado sobre el tema es inequívoca y ahora consolidada. Por lo tanto, en Cons. Estado, nn. 4671 y 5125/2017, se ha argumentado a este respecto que "La muerte de la persona discapacitada respeta internamente la función de la disposición de transferencia de conformidad con el art. 33, párrafo 5, de la Ley no. 104 de 1992, privado de su razón constitutiva de ser irremediablemente, y por lo tanto requiere que la Administración revoque el movimiento previamente dispuesto ".

Cabe señalar, sin embargo, que las resoluciones recientes han dejado en claro que este automatismo debe aplicarse estrictamente solo a las transferencias otorgadas de conformidad con la ley no. 104/1992 tras la entrada en vigor de la reforma mencionada. El párrafo 7-bis del art. 33 de la ley n. 104/1992, como se interpretó anteriormente, de hecho, como no es retroactivo en absoluto, solo se puede aplicar a transferencias que se hayan organizado a solicitud de las partes interesadas después del plazo antes mencionado, para ser identificadas precisamente el 24 de noviembre de 2010; esto evidentemente cumple con el art. 11 de los Preleggi, según los cuales "La ley solo prevé el futuro".

Así es como se lee en TAR Campania - Napoli, Sec. VII, 4 de abril de 2018, no. 2191 que "El caso debe estar correctamente enmarcado (...) con respecto a la normativa vigente en el momento de la transferencia del solicitante", Y que "Por lo tanto (...), Si la necesidad de ayudar a los discapacitados cesa, la revocación de la transferencia se puede organizar automáticamente solo para las transferencias organizadas, de conformidad con el art. 33 ln 104/1992, después de la entrada en vigor de ln 183/2010" (en el mismo sentido, TAR Campania - Nápoles, Sección VII, n. 5036/2017).

Con respecto a las transferencias antes del 24 de noviembre de 2010, por lo tanto, la muerte de la persona asistida no puede determinar legalmente la revocación de la disposición previamente ordenada y el regreso del solicitante al hogar, o en cualquier caso su transferencia a otra oficina.

En este sentido, sin perjuicio de la ausencia de automatización, será necesario considerar caso por caso, examinando específicamente las reglas de las fuentes sub-legislativas y regulatorias aplicables sobre la base de la Administración a la que pertenece el empleado público..

Entonces, por ejemplo, en lo que respecta al Ministerio de Justicia, tendrá que referirse a ratione temporis con respecto a la circular no. 3582/6032, de 16 de mayo de 2003, según el cual, en los casos anteriores, la facultad de la administración pública se estableció exclusivamente para reservar el derecho de considerar la (por lo tanto, mera) posibilidad de revocación de la transferencia en función de un peso discrecional entre el puesto ( familia y / o personal) del trabajador previamente transferido y necesidades de servicio. Además, en la misma organización ministerial, las circulares sucesivas establecieron que la transferencia otorgada con fines de asistencia social adquiere un carácter definitivo al final del curso de al menos cinco años a partir de la disposición que la proporciona, después de determinar la efectividad de la relación de asistencia para el conjunto período, con la consiguiente inclusión del empleado en el organigrama estructural, en plena coherencia con las necesidades organizativas dentro de la administración de destino (sobre el tema, ver TAR Puglia - Bari, Bari, Sección III, 7 de julio de 2016, n. 1197; en el mismo sentido, TAR Puglia - Lecce, 22 de junio de 2017, n.1032).

Para las demás Administraciones se tratará de aplicar los mismos criterios, teniendo en cuenta en cualquier caso la aplicación del mencionado principio de derecho mencionado varias veces y, por lo tanto, mejorando la legislación aplicable en el momento en que se había aceptado la solicitud de transferencia.

conclusiones

El resumen conciso de las normas aplicables y las decisiones jurisprudenciales más importantes sobre los efectos de la muerte de la persona asistida en caso de transferencia de conformidad con la ley no. 104/1992, por lo tanto, nos ha permitido llegar a ciertas conclusiones que son suficientes para proporcionar una primera orientación esencial a los sujetos interesados, destacando cómo hay una transferencia automática, en los casos antes mencionados, solo con respecto a las transferencias otorgadas antes de la entrada en vigor del párrafo 7-bis añadido al art. 33 de la ley n. 104/1992 por la ley no. 183/2010 y, por lo tanto, antes del 24 de noviembre de 2010.

En todos los demás casos, por otro lado, por lo tanto, excluyendo cualquier automatización, debe referirse a las disposiciones sublegislativas y regulatorias (incluida la circular) aplicables a la Administración individual a la que pertenece la parte interesada.

Editorial: Fuerza aérea de los EEUU