Denegación y revocación de la licencia de armas de fuego: cómo orientarse y cómo protegerse (según la jurisprudencia)

(Para Av. Francesco Fameli)
14/02/20

Como se sabe, la liberación y el mantenimiento de la propiedad de la licencia de arma de fuego están sujetos a múltiples y rigurosas investigaciones, que tienen en cuenta, entre otras cosas, la personalidad del solicitante, sus antecedentes penales e incluso los de sus convivientes.

Sin embargo, la experiencia obtenida a través de la asistencia diaria brindada al respecto muestra que con demasiada frecuencia la denegación y, en particular, las órdenes de revocación ordenadas por las Administraciones competentes sufren una rigidez excesiva y, a menudo, resultan ser claramente ilegítimas..

Una revisión breve y concisa de casos jurisprudenciales recientes, en los cuales la oposición a la ley del acto ha sido aclarada por la Autoridad judicial, puede ser de ayuda para aquellos que enfrentan determinaciones de este hecho.

1. La negación o revocación, en primer lugar, debe estar adecuadamente motivada

El primer hecho a considerar, una verdadera prueba de fuego, a los efectos de la evaluación correcta de la legitimidad de las medidas negativas de las especies consideradas aquí, es sin duda la idoneidad de la motivación del acto impugnado, que debe evaluarse en términos de integridad. lógico y no contradictorio (interno al acto y externo, es decir con respecto a otras medidas que han involucrado a la parte interesada, así como con respecto a los actos internos del procedimiento definido a través de la adopción de la denegación o revocación).

En TAR Campania - Nápoles, n. 760/2017, por lo que, por ejemplo, la orden de revocación impugnada se consideró ilegítima, ya que no contenía una evaluación específica de la personalidad de la parte interesada. Además, el peligro asociado con el uso de armas debe existir de manera concreta y no en abstracto, y la evaluación de la confiabilidad de la persona involucrada no puede lograrse excepto analizando puntualmente la situación particular que se está probando.

2. La revocación de la licencia de armas de fuego, para estar adecuadamente motivado, debe indicar específicamente el cambio en las condiciones que habían permitido su liberación.

Con respecto a la pantalla a realizar ex post sobre el proceso motivacional que pretende respaldar la disposición negativa, luego, con referencia específica a la hipótesis de revocación de la licencia de armas de fuego, será necesario verificar que la Administración solicitada haya justificado de inmediato por qué razones y bajo qué perfiles debe considerarse modificada en peius La situación asumida, que a su vez había originado originalmente el tema de la calificación.

Esto es lo que el TAR Molise, n. 10/2018, que establece a este respecto que "La Administración ha examinado los mismos hechos que lo habían inducido, en años anteriores, a otorgar la licencia, expresando sin embargo una evaluación opuesta. Las razones de la revocación de la decisión final no se explican, incluso en presencia de la misma situación idéntica ".

3. La investigación debe ser completa y participativa.

Otra línea jurisprudencial ha destacado cómo la investigación procesal, en este asunto más que nunca, debe ser completa y participativa, para permitir que la parte interesada presente sus razones, depositando memorias y documentos. En contra. Estado, Sección III, 5.2.2015, n. 575, por ejemplo, la revocación ordenada sobre la base de un solo precedente criminal, que consiste en un solo episodio de conducir en estado de ebriedad, de conformidad con el art. 186, c. 1, CdS, que fue seguido por análisis de sangre que fueron completamente normales, y esto bajo la suposición de las violaciones de procedimiento establecidas por el procedimiento pa.

En este sentido, se confirma la necesidad, entre otras cosas, de la comunicación que inicia el procedimiento, de conformidad con el art. 7 de la ley n. 241/1990, así como un examen cuidadoso de la documentación producida, así como los recuerdos relacionados archivados por el sujeto instantáneo, también de conformidad con el art. 10-bis, después de la posible comunicación de los motivos que impiden la aceptación de la solicitud (el llamado aviso de rechazo), que la administración que procede debe evaluar necesariamente (ex plurimis, Contras. Estado, Sección V, 16 de junio de 2003, n. 3380).

4. La negación y la revocación deben respetar todos los principios que constituyen tantos límites negativos de discreción administrativa.

Además, las órdenes de denegación o revocación emitidas en materia de armas de fuego no están exentas del respeto necesario de los principios que se establecen como límites externos (o llamados negativos) con respecto al ejercicio de la discreción administrativa. Entre estos hay, sin duda, el de la proporcionalidad (o "menos sacrificio", según la enseñanza de MS Giannini), según el cual la administración pública, en la búsqueda concreta del interés público, no puede perjudicar los intereses legalmente relevantes de los ciudadanos. en mayor medida de lo estrictamente necesario para llevar a cabo esta función y lograr este objetivo. Así, por ejemplo, la disposición de revocación de la orden de armas de fuego contra un cazador que durante una cacería había causado accidentalmente lesiones menores a un compañero de caza se consideró ilegítima por la violación del principio antes mencionado (Estado cons., Sec. III, 14 de marzo de 2014, n. 1303). Asimismo, en aplicación del mismo principio, en TAR Emilia Romagna, n. 445/2015, la revocación resultante de una simple disputa ocasional en la familia, que también fue seguida por una reconciliación, sin haber sido consecuencia judicial, se consideró ilegítima.

5. Una hipótesis específica (y muy recurrente): la denegación y revocación de la licencia de armas de fuego en caso de antecedentes penales de la parte interesada (aplazamiento)

En lo que respecta específicamente a la relevancia de los antecedentes penales, consulte otro artículo que ya hemos publicado en esta misma revista (v.link).

En pocas palabras, mucho dependerá de la naturaleza del presunto delito (o peor aún, determinado, tal vez con un juicio final). De hecho, solo en los casos en que las condenas relacionadas con conductas criminales relacionadas con el uso de armas, o en cualquier caso que denoten un comportamiento violento por parte de la persona en cuestión, se puede configurar una denegación o revocación al menos en el punto legítimo ( en este sentido, TAR Emilia-Romagna - Parma, sección I, 21 de septiembre de 2015, n. ° 253, véase también, ex multis, TAR Abruzzo, 15 de enero de 2015, n. 28; TAR de Cerdeña, 26 de junio de 2015, n. 888). Por lo tanto, por el contrario, no puede tener relevancia a este respecto, es decir, con el fin de justificar válidamente una orden de rechazo o revocación, una sentencia o, en cualquier caso, un proceso penal que involucre delitos que no involucren el uso de armas o sin embargo, no demuestran que el solicitante haya denotado una naturaleza violenta o agresiva (por lo tanto, TAR Tuscany, 27 de mayo de 2016, n. 905, en la que hubo una cuestión de delitos financieros, y todavía vea también TAR Emilia-Romagna - Sección Parma I, 21 de septiembre de 2015, n. 253).

conclusiones

La breve revisión jurisprudencial que se acaba de exponer, en la que las decisiones consideradas a modo de ejemplo se han distinguido por área temática, ya permite destacar que un examen cuidadoso de las órdenes de denegación y revocación emitidas en materia de armas de fuego emitidas por el público Las administraciones competentes con frecuencia pueden presentar pruebas de perfiles de ilegitimidad que, si se valoran adecuadamente, pueden permitir la cancelación del acto negativo durante la autoprotección administrativa o ante la autoridad judicial.

Aquellos que se encuentran receptores de decisiones administrativas similares, por lo tanto, pueden hacer uso, al menos en primera instancia, de las sugerencias y criterios de evaluación antes mencionados para aislar cualquier defecto en la legitimidad de la escritura, a fin de hacer uso de ellos en procedimientos extrajudiciales (a través de la formulación de solicitudes de autodefensa o apelaciones administrativas, incluidas las extraordinarias) o apelaciones judiciales (a través de una apelación que se presentará ante el tribunal administrativo territorialmente competente). Esto se entiende que, también con referencia al asunto en cuestión, en cualquier caso, el instrumento de protección judicial es la solución más rápida, especialmente en los casos en los que se puede afirmar cualquier razón de urgencia, lo que permite el acceso a cualquier forma de protección preventiva.

Foto: US Army