¿Ha leído por casualidad en algún lugar que en Italia hay un millón y medio de casos de coronavirus positivos? Ah, no?

(Para David Rossi)
13/09/20

En los últimos días ha tenido poca importancia noticias que hubieran merecido mucha más atención: volvamos a leerlas juntos y luego hagamos algunas reflexiones. Seguro que has visto muchos artículos, todos sin comentarios y sobre todo con conclusiones, sobre el hecho de que solo el 50% del personal docente y no docente de la escuela, el equivalente a medio millón de personas, accedió a hacerse la prueba serológica. para COVID-19: de estos, 13.000, equivalentes al 2,6% de la muestra, dieron positivo. Para decir que no es Defensa en línea, pero la oficina del comisionado para la emergencia, Domenico Arcuri, quien también subraya cómo no tomarán el servicio hasta que el hisopo dé un resultado negativo (v.link).

Es el resultado de la campaña con la distribución de dos millones de pruebas a instituciones educativas. Los datos, transmitidos primero por TG1, no tienen en cuenta otros 200.000 profesores y no profesores relacionados con la región de Lazio, que funciona de forma independiente. Para el 24 de septiembre, la Oficina del Comisionado espera que el porcentaje aumente al 60-70%.

Ahora, los maestros de todos los niveles, desde el básico hasta el bachillerato, no viven en un mundo aparte, sino que son la esposa de Tizio y el esposo de Caia, en fin, son una muestra muy representativa, una instantánea real del país. Por lo tanto, es razonable concluir que al menos el 2,6% de los ciudadanos y residentes de Italia son actualmente positivos para COVID-19. Significa que de los 60,3 millones de habitantes, un millón y medio son portadores de Sars-Cov-2. Como tal, deben ser puestos en cuarentena en su hogar. Sin embargo, nadie se ha puesto las manos en el pelo, porque las cifras que el Gobierno, a través de Protección Civil, nos sigue brindando todas las tardes -y en las que se basan los planes de los ministerios, no menos el de Salud- hablan de 36.767 personas positivas actualmente. Neto del personal de la escuela, estamos hablando de 23-24 mil positivos rastreados.

¿Y los otros? Sí, porque incluso separando los datos del personal docente y no docente de la educación pública e imaginando que el porcentaje de infectados en Lazio y entre los que se negaron a hacer la prueba es siempre del 2,6% (somos optimistas, vamos ... ), el escenario es este:

13.000 (ya se rastreó en toda Italia excepto Lazio) +13.000 (no se rastreó en toda Italia excepto Lazio) + 5.200 (personal de la Región de Lazio) + aproximadamente 24.000 positivos (no relacionados con el mundo de las escuelas) = ​​aproximadamente 55.000 positivos

Faltan un millón y 445 mil positivos. ¿A dónde fueron?

Los lectores de Trinariciuti y terrapiattisti, como siempre los leones del teclado, argumentarán que no se encuentran en ninguna parte simplemente porque no existen: ni el gobierno ni las regiones hablan de eso, por lo que es puro alarmismo de ese discolaccio de David Rossi y Online Defense. Sí, porque a estos señores, casi siempre egresados ​​de la universidad de la vida, les conviene pensar, por su vida tranquila y no echarle la culpa a su vertiente o movimiento político, que la plantilla de la Escuela vive en Marte y solo desciende a la tierra. para dar lecciones. Según estos genes, solo los hijos de padres que se fueron de vacaciones a España o los asquerosamente ricos que tomaron la enfermedad en Cerdeña tienen COVID-19, como ese antipático Briatore y Cav.

Pobre engañado. El COVID-19 en Italia está ahora muy extendido tanto en Francia como en España, donde, sin embargo, el número de pruebas realizadas en los últimos tres meses es mayor que en Italia: Madrid, para entenderse, hacía más tampones que nosotros a pesar de tener tres cuartas partes de la población. Por su parte, París está haciendo, a menudo caótico, un enorme esfuerzo para rastrear tantos casos como sea posible y hace no menos de un millón de hisopos a la semana, casi el doble que en Italia.. No es casualidad que cada día se anuncien decenas de miles de nuevos positivos: está cuatro o cinco semanas por delante de nosotros en lo que promete ser una avalancha de más de una segunda ola.

Frente a más de un millón de pruebas, como se mencionó, se han identificado más de 60 mil positivos: en resumen, en un escenario realista, el Hexagon tiene más del 5% de la población infectada por Sars-Cov-2. Si bien los positivos son más del doble, hay muchas más hospitalizaciones en cuidados intensivos: 635 contra 182, el 12 de septiembre. Lo que nos lleva a concluir que el número de casos críticos crece según una progresión acelerada respecto a la de los infectados, quizás también porque con el aumento de casos aumenta también la cantidad de virus a los que se está expuesto, principalmente en el ámbito familiar y en el lugar de trabajo.

Seamos claros: estamos a años luz de las miles de personas hospitalizadas en cuidados intensivos con cuadros clínicos devastadores. Sin embargo, también debe decirse que cuando el 21 de febrero nos dimos cuenta de que el COVID-19 estaba ahora desenfrenado en el norte de Italia, la epidemia estaba cerca de su punto máximo, y luego alcanzó en las siguientes semanas, con los efectos que conocemos bien. Un pico que siguió poco tiempo al de la influenza estacional, que dejó a la población más frágil presa fácil del nuevo patógeno..

Este año, lo más probable es que a un tercio de la población se le administre la vacuna contra la gripe: solo el No-Vax intentará un experimento de selección de especies, hay que decirlo, negándose a cubrirse de la agresión de los virus de la gripe. Hoy, a diferencia del pasado mes de marzo, el caso de Francia parece mostrar que poco más de 15 casos de cada 10 mil acaban en cuidados intensivos, si tenemos razón al estimar uno de cada 20 transalpinos ya infectados. El escenario cambiará, y mucho, si los infectados ya no son 2, 3 o incluso 5 millones, sino más de una sexta parte de la población. Entonces, los sistemas de salud lo harán peligroso prueba de estrés. Es de esperar que los casos no se concentren en territorios limitados, como fue el caso en Lombardía la primavera pasada ...

Aquí los medios de comunicación y los políticos ni siquiera se asombra ante ese 2,6% de la plantilla de la Escuela que actualmente es positivo, ni dicen nada de que en un mes estaremos en la misma condición que los franceses: todos están alineados, porque por una razón o por el otro quieren llegar a toda costa a la jornada electoral del próximo 20-21 de septiembre, cuando 50 millones de italianos se darán cita en los colegios electorales. Un peligro enorme para la población, porque podría acelerar no poco la circulación del Sars-Cov-2: sin embargo, se quiere comparar este riesgo con la oportunidad de ganar o perder el referéndum constitucional o de ganar o perder el control de Regiones importantes?

Luego, después de la votación, nos dirán que la situación es grave, que nos divertimos demasiado durante el verano, que todo es culpa de la apertura de las escuelas, que las cosas han cambiado para peor, que era impredecible, que ya nadie puede excluir a otro lockdown, que no quería sembrar el pánico, etc.. Así, una vez cosechados los frutos del voto, podrán pensar en cómo limitar nuestras libertades para contener lo que hasta ahora están ignorando deliberadamente. ¿Queremos apostar a que decidirán realizar cientos de miles de pruebas al día y evitar la circulación de los infectados (que también son votantes ...) solo cuando estén seguros de que han logrado sus objetivos políticos a costa del país?

Cuando hagas cola para las urnas, piensa que ese millón y medio (luego tal vez dos millones ...) de positivos estarán a tu alrededor y a tus padres ancianos que han estado votando diligentemente durante años. ¡Piensa que la gente piensa!

Foto: Defensa Online