Renuncia del primer ministro británico Truss: el (des) Reino Unido

(Para Tiziano Ciocchetti)
21/10/22

La primera ministra, Liz Truss, abandona el número 10 de Downing Street tras solo 45 días en el cargo, iba a llegar allí nueva thatcher, en cambio, se le ha comparado con los pasados ​​presidentes de los consejos italianos, con sus ejecutivos “de playa”.

No hay duda de que el Reino Unido está experimentando un período de crisis de liderazgo que tiene pocos precedentes en su historia reciente. Parecería (utilicemos el condicional) que esta debilidad surgió del Brexit de 2016. También vale la pena mencionar cómo Gran Bretaña ingresó a la Unión Europea.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Londres se encontró sin un imperio, por lo tanto, en busca de un papel estratégico que vio al país hacer una alianza particular con los Estados Unidos y, al mismo tiempo, guiñar un ojo a una Europa continental aún no unida. en la Unión Europea. En este período el Reino Unido asegura que, gracias también a la ayuda estadounidense en la construcción de un arsenal nuclear, las fuerzas armadas más eficientes del Viejo Continente y, sobre todo, la voluntad de utilizarlas para garantizar los intereses estratégicos nacionales.

Por otro lado, el vínculo “especial” entre Londres y Washington tiene raíces históricas y lingüísticas, al igual que el que existe con el resto de Europa.

La adhesión del Reino Unido a la CEE (Comunidad Económica Europea) fue fuertemente opuesta por la Francia del general Charles de Gaulle, que aspiraba a una Comunidad dominada por París y una adhesión británica ciertamente habría complicado los planes franceses, como el general The El presidente creía que una vez que se unieran a la CEE, los británicos continuarían con su antigua política (equilibrio de poder) destinada a crear alianzas para contrarrestar las posiciones francesas. En la práctica, no quería una nación que tuviera ideas económicas completamente diferentes a otros países europeos: las finanzas inglesas estaban dominadas por las altas finanzas, con muy poca influencia del estado, la francesa era exactamente lo contrario.

Luego estaban los estadounidenses, De Gaulle quería crear una Unión fuerte también desde un punto de vista político. La presencia británica podría significar la capacidad de Washington para influir en las decisiones colectivas.

Sin embargo, en 1973, los británicos se unieron a la CEE, aunque sin abrazar el proyecto con especial entusiasmo. De hecho, los años siguientes (hasta 2016) los pasó resistiendo cualquier forma de integración europea, oponiéndose intensamente al eje París-Berlín, cierto deus ex machina de la Unión Europea. Digamos que esta ambivalencia ha beneficiado a los británicos, pudiendo contar con estabilidad económica sin renunciar a su política exterior (principalmente pro-estadounidense).

La negativa a unirse a la moneda única, junto con Suecia y Dinamarca, tenía como objetivo mantener la autonomía económica, precisamente el factor económico fue el detonante del Brexit en 2016.

La crisis de 2008 planteó muchas preguntas sobre la validez de la globalización. El Reino Unido empezó a ver mermado su bienestar y una mayor integración económico/política en la UE, para contrarrestar la crisis económica, aparecía como una limitación inaceptable a la soberanía nacional. Hay que decir que una categoría de trabajadores británicos, especialmente los artesanos, vieron en la inmigración de otros países de la UE una competencia desleal a la que no podían enfrentarse.

Brexit pasó (por medida) principalmente debido al voto favorable de la clase trabajadora, que vio amenazados sus ingresos por la afluencia de trabajadores de Europa del Este que estaban dispuestos a aceptar salarios más bajos.

Después de 2016, Londres se vinculó más estrechamente a los Estados Unidos, con motivaciones considerablemente diferentes en comparación con el período de la Guerra Fría. Esta vez se trata del reposicionamiento estadounidense hacia el Pacífico, en una función anti-china. Para mantener este vínculo, los británicos deberán apoyar las grandes estrategias de la superpotencia, incluso desde el punto de vista militar (los portaaviones de la clase Queen Elisabeth son funcionales a un posible despliegue en el Pacífico Sur).

Recordamos que Reino Unido forma parte de la cd Cinco Ojos, o la red de inteligencia que también involucra a Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Australia. Esta red permite compartir una gran cantidad de información (militar, política, económica, cibernética, etc.) desconocida para el resto de los países desarrollados.

En la actualidad, en términos militares, económicos y políticos, el Reino Unido conserva su estado potencia media

Pero, ¿y si, con el referéndum del próximo año, Escocia se separara del Reino Unido?

En primer lugar desde el punto de vista de la defensa de la isla sería un problema grave, ya que en la base de Faslane, a 40 km al oeste de Glasgow, hay submarinos SSBN (clase Vanguardia - foto de apertura) que están equipados con misiles balísticos UGM-133A Tridente II, la única capacidad de disuasión nuclear del país. Esta es una ubicación estratégica, ya que los buques nucleares tienen acceso rápido al Mar del Norte, una región estratégica para el Reino Unido. Además, no sería fácil encontrar otro lugar para la Vanguardia, sin el riesgo de que Londres pierda su disuasión nuclear.

En resumen, con Escocia independiente, Londres vería reducidas sus capacidades militares de forma significativa, con la pérdida de más del 30% de su territorio. Además, un referéndum escocés exitoso podría actuar como fuerza impulsora del levantamiento independentista en Irlanda del Norte y Gales.

En definitiva, la ya endémica debilidad de los gobiernos de Londres y la desaparición de la reina Isabel II (difícilmente su hijo Carlos podrá ejercer la misma influencia sobre los británicos) podrían allanar el camino para la disolución del Reino Unido.

Foto: Ministerio de Defensa del Reino Unido

defensa de rheinmetal