Uso dual: aquí está la factura a pagar

(Para Marco Bertolini)
18/09/20

En 1987, después del primer año de Escuela de guerra (se llamaba así cuando las palabras aún tenían un significado y no nos avergonzamos de lo que somos) Yo trabajaba en el Estado Mayor del Ejército, en la Sala de Operaciones. Nada comparable con las Salas de Operaciones de hoy, por supuesto, equipadas con sistemas de Mando y Control ultramodernos que le permiten tener imágenes satelitales y situaciones claras en cualquier contingente nacional del mundo en tiempo real. En aquellos días, sin embargo, solo existían teléfonos, correo neumático, un dispositivo de videoconferencia punto a punto que cuando se encendía traicioneramente creaba pánico porque conectaba solo con el jefe de SME, así como una especie de fax tipo "Picapiedra" ( los hombres de las cavernas de “¡Wilma, dame el club!” por así decirlo). Nada futurista ni siquiera para aquellos tiempos lejanos, por tanto, pero desde esa sala se dirigían operaciones "conjuntas" como las del Líbano, Norte de Irak, Bosnia y Somalia, con la Armada y la Fuerza Aérea destinadas a asegurar el transporte; por no hablar de las operaciones de rescate a la población, desde Friuli, hasta Irpinia, hasta la inundación de Florencia, cuando la Protección Civil aún tenía que sacar lecciones para aprender a existir. ¡Los tiempos pasaron!

En cualquier caso, el joven capitán que era yo, que volvía del rudo curso del Estado Mayor en Civitavecchia después de años de vida de jabalí en el "Col Moschin", tenía que lidiar con las "competiciones militares" en una mesa de la que partían. notas en ráfagas cada vez que una Administración pedía un helicóptero para llevar una cruz metálica en la montaña de Gonnosfanadiga, una compañía de soldados para circunscribir un incendio forestal en la isla de Elba, una cocina de campaña para alimentar a unos cientos de damnificados o víctimas del terremoto, una excavadora para restaurar una carretera interrumpida por un deslizamiento de tierra. Nada complicado, entonces, pero para dar a luz esas notas, superando los cazziatoni del jefe de sección, los gritos del jefe de oficina y el asombro del jefe de departamento (¡los generales estaban asombrados incluso entonces!) Sudaba siete camisas.

¡Las notas, de hecho! Encrucijada y deleite de los oficiales del Estado Mayor, fueron documentos destinados a resumir los detalles de un problema para la cadena de mando, para permitir una decisión correcta y oportuna. Los encomendados a mi cuidado eran sencillos, escasos, no como los del oficial de planificación operativa, ricos en conceptos doctrinales (como en la Iglesia de la época, aún había una Doctrina no repudiada por aplicar), referencias a políticas de la OTAN, especulaciones sobre costos y sobre las obligaciones de la Alianza.

Para mí, sin embargo, pequeñas cosas; ¡cuántos hombres, cuántas máquinas, dónde, cuándo, haciendo qué!

En fin, yo todavía no lo sabía, pero mi escasa energía como oficial de las Fuerzas Especiales prestada para labores de oficina se le encomendó una función que unas décadas después se habría definido pomposamente. "Uso dual", en deferencia a los ingleses, a la imaginación creativa de algún oficial de comunicaciones y la voluntad de algún político desprevenido de descubrir agua caliente.

A decir verdad, sin embargo, hay una diferencia notable entre lo que me preguntaron entonces y lo que sucede hoy: en ese entonces también tenía que asegurar formalmente que a nuestros hombres no se les exigía ningún trabajo o porteo, ningún empleo sustituto. de otras realidades destinadas a ello, ningún trabajo degradante.

Logramos una humanidad delicada y preciosa, de hecho, representada por nuestros jóvenes reclutas, que "abofeteaban por dentro" sin demasiadas ceremonias si no se comportaban como debían -al menos en los paracaidistas que todavía usaban de esta manera- pero que nunca hubiéramos usado en Nápoles para sacar el residuos durante la operación Calles limpias en 2008 (un nombre de operadores ecológicos para una actividad de carroñero), para almacenar decenas de miles de eco-balas purulentas en nuestra área de entrenamiento como Persano o para transportar ese ridículo recurso estratégico que representan los nuevos bancos fantasmagóricos con ruedas para reabrir escuelas en tiempos de coronavirus.

Por ello, las fotos de nuestros "profesionales" militares que, debidamente equipados con mascarillas quirúrgicas, descargan de camiones diseñados, producidos y comprados para otras tareas, bancos y sillas en formato miniatura, en sustitución de los porteros (o "ayudantes de escuela", por aquellos privilegiado), representan un signo escalofriante de los tiempos que no puede dejarte indiferente.

¿Cómo no deja indiferente la solicitud del alcalde de Reggio Calabria de utilizar el Ejército para eliminar los desechos de la ciudad? No es de extrañar, de hecho, que el ministro Guerini desee brindar apoyo en esta parte de la campaña electoral a su compañero de partido, pero no puede dejar de sorprender a quienes han conocido a otra Defensa su afirmación de que "no hay problema". en este sentido y que se utilizará el "dispositivo Safe Roads" (en cuanto a nombres evocadores será necesario pedir prestados a la policía de tránsito tarde o temprano), mientras que las Fuerzas Armadas se limitarán a "poner recursos únicamente disponibles".

Es escalofriante, como decía, porque esos "recursos" son hombres seleccionados y entrenados para otras tareas, cuyas expectativas se frustran, se humilla la profesionalidad y se estropea el amor propio mientras, a unos golpes de nuestras costas, otros soldados llenan El vacío que dejamos en Libia, los países de nuestra Alianza amenazan con meterse en conflicto armado por cuestiones territoriales y nuestros barcos de pesca son incautados sin poder hacer nada más que tirar la chaqueta a algún amigo de amigos para traer de vuelta la crisis.

Estos soldados "profesionales", impedidos en su tarea principal -entrenamiento- con esa operación de confort psicológico a la opinión pública representada precisamente por Carreteras seguras, de hecho, se imponen asignaciones que cualquier capitán de la Sala de Operaciones del EMS en mi día habría rechazado ya a su nivel, con una simple llamada telefónica y sin molestar la línea de comandos.

¿Cómo pudimos haber caído tan bajo entonces? ¿Es posible que a los "profesionales" de hoy se les asignen tareas que uno se avergonzaría de asignar a los jóvenes reclutas?

¡Posible, posible! Sería fácil pero insuficiente descargar todo sobre los hombros del penúltimo ministro de Defensa (Elisabetta Trenta, ndd) la de Doble uso se propuso a sí misma como una madrina autoritaria. Un ministro ministro, probablemente impuesto a sancionar oficialmente con lo que está y no con lo que sabe el paso de las Fuerzas Armadas de la dimensión del ejercicio de la fuerza a la de respuesta a emergencias, incluso a necesidades, de cualquier tipo.

En resumen, menos arrogancia, prohibición de las plumas y el latón, solo una Cricket por la cabeza y listo !, a trabajar por las necesidades reales de la gente.

Pero la culpa es también de los muchos insiders que no deberían haber olvidado y hacernos olvidar que las Fuerzas Armadas son ante todo un instrumento de política exterior. De hecho, ¿de qué nos sirve una política exterior dada la complacencia con la que nos inclinamos ante las imposiciones de los matones a partir de las muchas carolarakete que surcan las olas con valentía para imponernos sus coqueteos, a Libia que rechaza al remitente que nuestros soldados enviaron en su ayuda porque carecen de visa en su pasaporte (v.articolo) ¿O desalojarnos del aeropuerto de Misrata para dar cabida a otros, a los barcos turcos que impiden que los nuestros perforen en el Mediterráneo? ¿Qué debemos hacer con las Fuerzas Armadas si nadie siente el deber de defender al país con ellas, en sus fronteras, en sus intereses, en su propia dignidad? En resumen, deberían finalmente hacerse útiles y abandonar el presidium de la Fortaleza Bastiani, como dijo un primer ministro hace una década, demostrando que, cuando se trata de defensa, las diferencias entre los partidos políticos se suavizan y se desvanecen en un abandono general, por decir lo menos.

Nada extraño, pues, que procedamos a la "normalización" de las Fuerzas Armadas, negando su especificidad y humillándolas con sindicatos que, antes incluso de existir, ya están ejerciendo en el inescrupuloso ejercicio del aliento sobre el fuego de la insubordinación, por personajes que no tienen nada que ver con el mundo militar.

Lógicamente, aunque desafortunadamente para nosotros, sin embargo, el mundo sigue rodando en su dirección habitual, insensible a nuestras obedientes y nuestras fijaciones y nos dará la alarma tarde o temprano, presentándonos la factura. Esperamos encontrarnos todavía en condiciones, cuando terminemos, de pescar algunas monedas que quedan en el fondo de nuestras bolsas vacías, antes de reducirnos a lavar los platos.

Foto: autor / Ejército italiano / Ministerio de Defensa