Los libios se han apoderado del Mediterráneo, en el silencio italiano

(Para Tiziano Ciocchetti)
15/09/20

El secuestro de los 18 marinos de Mazara del Vallo ha vuelto a poner en primer plano la cuestión de los diez años de las aguas territoriales libias (aunque ahora no se puede hablar de Libia, como entidad política).

En 1973, el entonces régimen del coronel Gaddafi declaró que el golfo de Sirte formaba parte de las aguas interiores, por lo que se anexó a lo largo de una línea de unas 300 millas, a lo largo del paralelo 32 ° 31 'de latitud norte. Esta reivindicación geográfica fue rechazada por las principales naciones europeas, incluida Italia.

En 2005, el gobierno de Trípoli estableció unilateralmente una zona de protección de la pesca marítima. Esta decisión también provocó protestas de varios estados así como de la presidencia de la Unión Europea. De hecho, considerando el Golfo de Sirte como aguas territoriales internas, las 62 millas de área de pesca reclamadas habrían comenzado desde 12 millas desde la línea de cierre del golfo, definiendo un límite de aguas territoriales igual a 74 millas desde la costa libia..

En 2009, Libia declaró una ZEE (Zona Económica Exclusiva) "adyacente y que se extiende más allá de sus aguas territoriales según lo permitido por el derecho internacional"., cuyo límite externo, hasta la fecha, aún no se ha trazado.

Además, el 28 de junio de 2018, limo (Organización Marítima Internacional) formaliza lo que en el pasado parecía ser una utopía y registra la zona SAR de Libia (Búsqueda y Rescate) con su propio centro de coordinación para el socorro a migrantes (JRCC) sobre la comunicación de las autoridades libias.

Los cálculos realizados muestran que, desde la costa de Trípoli hasta el límite de las aguas territoriales libias, hay unas 116 millas.

Todos los barcos de pesca que se pescan en estas aguas son incautados. Es evidente que la actividad pesquera siciliana está significativamente dañada, ya que la Marina ha dejado de brindar protección, invitando a los barcos pesqueros a partir.

Sin embargo, en 2015 el barco de pesca Garza, habiendo salido del puerto de Mazara del Vallo, escapó de un intento de secuestro, a 40 millas al norte de Misurata, gracias a la intervención de los asaltantes del GOI y la fragata Bergamini.

Foto: Archivo de la Armada