La muerte de nuestros compatriotas en el Congo: ¿de quién es la responsabilidad?

(Para Tiziano Ciocchetti)
25/02/21

Las sangrientas muertes del embajador Attanasio y Carabiniere Iacovacci abren la delicada cuestión de cómo se gestionan las oficinas diplomáticas, desde el punto de vista de la seguridad de todo el personal, por la Farnesina, especialmente en los países. alto riesgo.

En primer lugar, debemos ofrecer una imagen, aunque concisa, de la situación en la República Democrática del Congo.

El país del centro del continente africano representa el mayor fracaso de la política colonialista occidental, así como un ejemplo de cómo la imposición de fronteras artificiales puede dar vida a una entidad estatal débil y fragmentada, oprimida por la guerra civil, y cuya riqueza de Los minerales preciosos lo convierten en presa de cualquier nación industrializada.

El Congo es la zona de guerra más olvidada del mundo (el conflicto que estalló en 1997 ha causado hasta ahora más de 6 millones de muertes por enfermedades y desnutrición). Su vasto territorio contiene una población de alrededor de 75 millones de personas, sin embargo, dada la situación, no es fácil realizar censos precisos. La población está dividida en más de 200 grupos étnicos (el más numeroso se llama bantú), el idioma más extendido es el francés, legado de la dominación belga que duró más de medio siglo (1908-1960). Cuando los súbditos del rey Leopoldo abandonaron el Congo, dejaron atrás un país con muy poca infraestructura y difícil de unificar bajo un solo liderazgo político.

El conflicto civil, por supuesto, estalló casi de inmediato y luego se incorporó al marco estratégico más amplio de la Guerra Fría. De hecho, el gobierno central de Kinshasa apoyó a los rebeldes angoleños (UNITA), ganándose así el apoyo de Washington, que apoyó a los rebeldes anticomunistas que luchaban contra el grupo pro-soviético angoleño (MPLA). Las dos superpotencias proporcionaron equipo y armamento a los insurgentes.

Tras el fin de la Guerra Fría, las potencias perdieron interés en lo que entonces se llamaba Zaire, volviéndose aún más inestable incluso si logró mantenerse en pie gracias a los inmensos recursos naturales: su subsuelo es rico en cobalto, oro, diamantes, zinc, carbón pero sobre todo el coltánv.articolo), que se utiliza para construir teléfonos inteligentes.

Entonces, dado que el Congo es tan rico en recursos, todos quieren una parte, por cualquier medio.

El Congo limita con nueve estados, que han contribuido en diversos grados a desestabilizarlo: la guerra del Congo, de hecho, se llama la "Primera Guerra Mundial Africana".

El más sangriento es sin duda el de Ruanda, provocado por el exterminio masivo de los tutsis por parte de la etnia hutu en 1994. Después del genocidio, los tutsis supervivientes y los hutus moderados formaron un gobierno, encabezado por el primero. Los extremistas hutus, por su parte, se refugiaron en la región oriental del Congo pero continuaron realizando ataques a lo largo de la línea fronteriza y, junto con las fuerzas regulares congoleñas, también comenzaron a exterminar a los tutsis del Congo. La posterior invasión de los ejércitos de Ruanda, Eritrea, Uganda y Burundi derrocó al gobierno de Kinshasa, llegando finalmente a controlar gran parte de la riqueza del país (Ruanda se apoderó de cientos de toneladas de coltán).

Sin embargo, las tropas gubernamentales no se rindieron y, con la mayor participación de Namibia, Zimbabwe y Angola, el territorio congoleño se transformó en un enorme campo de batalla, con más de veinte facciones involucradas en la lucha.

Actualmente, el territorio congoleño ve la misión más importante de mantenimiento de la paz de la ONU, llamado MONUSCO. Esta misión tiene como objetivo mantener las facciones separadas, ya que una reunificación bajo un poder central ahora parece imposible.

Llegamos así al día 22 de febrero cuando el embajador italiano en la República Democrática del Congo Luca Attanasio, junto con su escolta constituida por el carabiniere Vittorio Iacovacci, mueren en una emboscada mientras viajaban dentro de un convoy de la World Alimentos Programa, en la calle llamada Kamango road, que parte de Goma.

El operador Iacovacci formó parte del 13º regimiento de Friuli Venezia Giulia, de la 2ª brigada móvil. El personal de este departamento, junto con el del 7, en los últimos años soportes el 1er regimiento de carabineros paracaidistas Tuscania en actividades de escolta, incluso en puestos diplomáticos de alto riesgo (como los de Trípoli y Bagdad).

Por lo tanto, aunque el Ministerio de Relaciones Exteriores considera, según la información que tenemos, la República Democrática del Congo en un nivel 3 de 4 (por lo tanto, de riesgo medio / alto) de peligro, por qué la escolta de Attanasio estaba formada por un solo operador, mientras que también debería haber estado integrada por otros elementos, quizás pertenecientes a la Tuscania?

En cuanto a la falta de vehículos blindados, el canciller Di Maio dijo en la audiencia de hoy en el Parlamento que la responsabilidad de la seguridad del embajador era con la organización humanitaria que lo acompañaba y que la delegación italiana en Kinshasa contaba con dos vehículos blindados.

No se podía llegar a Goma por tierra, ya que se consideraba demasiado peligroso. El embajador, por tanto, tuvo que subirse a un avión para llegar a su destino. Para llegar a tomar este avión habría tenido que moverse en un automóvil protegido, dado el alto riesgo de que uno corra por esa carretera. Attanasio ha sido descrito como una persona atenta y no acostumbrada a correr riesgos innecesarios. Si las fuerzas congoleñas no pudieron brindar la protección adecuada, el protocolo de seguridad prevé precisamente el uso de vehículos, asignados a la sede diplomática, debidamente protegidos.

No hay duda de que el nivel de seguridad de nuestra embajada en Kinshasa ha disminuido significativamente en los últimos años. debido a recortes de gastos para la protección de las embajadas en países considerados no de interés económico principal para Italia.

En la práctica, Attanasio se vio obligado a operar en un país que había estado en crisis durante dos décadas, lleno de bandas armadas fuera de control, con solo dos carabinieri (mientras que hace menos de diez años podría haber usado 8 operadores de la Tuscania) responsable de su seguridad. En la circunstancia concreta, el viaje del embajador italiano, desde la salida hasta la llegada, debía en todo caso ser preparado por el dispositivo de protección de la sede diplomática. que también incluye la célula del servicio secreto (AISE), que sin embargo, inexplicablemente, opera desde la sede diplomática en Angola.

En conclusión, descargar las responsabilidades de las dos muertes italianas sobre la organización humanitaria parece muy pretexto. Tanto es así que en 2019 Attanasio había pedido a la Farnesina que duplicara su escolta (de dos a cuatro carabinieri), petición que al parecer cayó en oídos sordos, no está claro si por recortes económicos. o incapacidad para comprender la situación real sobre el terreno.

Si Attanasio hubiera sido escoltado por un mayor número de operadores (tal vez del Tuscania), tal vez habría muerto de todos modos o, sin vida en el suelo, habrían estado los atacantes.

Foto: Cámara de Diputados / web / MONUSCO / autor