Libia: al-Sarraj habla sobre la paz con Conte (mientras derrota a Haftar en el campo)

(Para Tiziano Ciocchetti)
05/06/20

La expulsión de la Tripolitania del LNA (Ejército Nacional de Libia) por parte de las milicias del GNA (Gobierno de Unidad Nacional) avanza lenta pero inexorablemente.

La semana pasada, el Primer Ministro Conte había tenido una conversación telefónica con el reconocido primer ministro al-Sarraj: en la entrevista, Conte había reiterado la letanía habitual en el solución política como el único camino a seguir. Evidentemente, una vez que se obtuvo el apoyo militar de los turcos, al-Sarraj prefirió la ruta militar. De hecho, la reconquista final del aeropuerto internacional de Trípoli, que tuvo lugar entre el miércoles y el jueves, ha asestado un duro golpe a las fuerzas del general Haftar.

La reconquista del aeropuerto es parte del plan más amplio de la ofensiva tomada el 5 de mayo que tomó por sorpresa a las fuerzas nacionalistas, incapaces de defender la ciudad de Sabratha, un lugar de importancia estratégica. Las tropas de Haftar respondieron bombardeando el aeropuerto de Mitiga con artillería, desde donde despegan los drones turcos y donde los aviones (desde Turquía) cargan con armamentos para las milicias pro-turcas.

Desde el punto de vista internacional, debe señalarse que la posición de nuestro gobierno está cada vez más a favor de al-Sarraj, dado que cada vez que las fuerzas de Trípoli lanzan una ofensiva, la Farnesina permanece en silencio, mientras que los hombres de Haftar atacan La crítica surge de inmediato.

Una actitud que nos acerca a Ankara, con la intención de explotar la situación libia para proponerse como una potencia hegemónica en el Mediterráneo.

Sin olvidar (como parecen haber hecho nuestros políticos) el contingente de soldados italianos en Misurata, en presencia del hospital, que están muy cerca de los objetivos militares del GNA (un depósito de municiones de milicianos al-Sarraj explotó en las inmediaciones hospital).

El problema es que este gobierno (pero también diría que los últimos cuatro) no puede tener una política exterior, ya que implicaría para un país como Italia dada su ubicación geográfica, así como los intereses económicos (e históricos) presentes en Libia. Por ahora nos hemos reducido a servir a los turcos, a lo sumo nos mantenemos al límite de las aguas territoriales de Libia, para monitorear las actividades de las unidades de la Armada de Ankara que, en cambio, navegan tranquilas en el Golfo de Sirte.

Por otro lado, las causas de esta marginación política son atribuibles a nuestra política exterior, demasiado desequilibradas hacia la cooperación con organismos internacionales (ONU, UE), que no quieren (saber) entender que el campo de las relaciones internacionales es un estado de naturaleza. , donde se aplica la ley del más apto (todos contra todos). Ahora está claro que no hay interés estratégico de la Unión Europea en Libia.

Turquía, por otro lado, ha entendido perfectamente esto, desde principios del siglo XXI, se ha separado de la política estadounidense en el Mediterráneo, siguiendo su propia política hegemónica y, por lo tanto, proponiéndose como un activo estabilizador de toda el área.

Mientras Roma continuaba blateral di Resoluciones diplomáticas del conflicto., Ankara ha desplegado hombres y medios para permitir que el reconocido primer ministro al-Sarraj repele la ofensiva (realmente torpe) de Haftar y tome un papel de liderazgo en Libia, papel principal que deberíamos haber tenidosi hubiéramos podido desarrollar una política exterior.

Foto: Twitter