La insoportable levedad de la defensa

(Para Marco Bertolini)
18/10/19

Al principio fueron los veinte años muy desaprobados, que perdieron la guerra. Y luego fue la República italiana, que la repudió, la guerra. Aunque más tarde se jactó de haber ganado uno, el "frío", y no con buenos sentimientos sino con la disuasión muy armada y nuclear de la OTAN. Sin embargo, la Defensa siempre estuvo allí, definida como "deber sagrado" en lo que sería la constitución más bella del mundo, al menos para escuchar a ese conocido constitucionalista que responde al nombre de Roberto Benigni, aunque con una aparente dicotomía esquizofrénica entre artículos. 11 y 52 de lo mismo. Pero no nos dimos cuenta de cómo éramos de las obligaciones de nuestra alianza en comparación con una alianza militar comunista, ambas bien establecidas en el mundo real que no se preocupaban por nuestras chimeneas ideológicas.

Entonces, todos los chicos de 18 años estaban visitando con apalancamiento y en 20 recibieron la postal rosa. Lo que se llamaba postal de "precepto", porque era obligatoria, una obligación. Todos los jóvenes sabían, de hecho, que estaban obligados oficialmente a dar algo importante a la comunidad nacional: un año entero de sus vidas y no una mera declaración de solidaridad o disponibilidad para que el próximo se muestre en algún evento escolar ruidoso (de hecho, anti escuela) o en algún colorido "Orgullo". También había, para decir la verdad, el gran grupo de "objetores de conciencia" iluminados que se desvanecieron, para no ser confundidos con esos médicos viles que se niegan a matar a los no nacidos; Pero esa es otra historia.

Por lo tanto, nuestros barracones estaban llenos de niños, rara vez recalcitrantes, a veces apáticos, pero siempre intrigados por esa extraña vida en común, en la que todos estaban vestidos de la misma manera, comían la misma sopa y se sometían a los mismos insoportables corporales, sargentos y lugartenientes. Todos, en esos meses, estaban condicionados a reconocerse en una comunidad, la de la compañía o el regimiento, un depósito de su propia identidad que se expresaba en el "espíritu del cuerpo", y en el nacional, saludado diariamente con la liturgia de la bandera laica. Una escuela de democracia, en resumen, destrozada con la disposición que suspendió el reclutamiento de una República de "aprendices natos" que cree que ya lo saben todo y que no necesitan escuelas. Criminalizado y luego olvidado! Vemos sus frutos en los caprichos y bromas de nuestra juventud tatuada y desesperada. Pero ni siquiera es con lo que quiero lidiar.

La defensa, de hecho. Fue uno de los ministerios clave del país, con el Interior, el Exterior y la Economía. Cosas de políticos en la ronda, en resumen, como Andreotti, Segni y Spadolini, por nombrar algunos de los más conocidos. Quizás no todos hayan sido estadistas en el sentido más clásico y noble del término, sino servidores del Estado y con el sentido del Estado, sí. Gente de cultura, que sabía cómo entender un texto en latín y también en griego (¡aparte del subjuntivo!); quien conocía nuestra historia y las limitaciones y oportunidades que le brinda a nuestro país su posición geográfica privilegiada; que sabía con lo que los lobos tenían que hacer lo mismo y que no se hacía ilusiones sobre la amplitud de opiniones y la bondad de espíritu de los otros países, demócratas o autoritarios que eran. Italia continuó siendo la razón de sus acciones políticas, aunque interpretada de diferentes maneras según sus respectivos partidos. Pero era Italia y nada más querían cristianos demócratas, comunistas, atlánticos o europeos. Italia con su originalidad para mejorar o incluso para tolerar, sus características fácilmente reconocibles de las de otros, con sus vicios y sus virtudes, sus espaguetis al dente, su Festival de San Remo y su idioma, el su población se extendió en un espectro étnico no demasiado amplio (no demasiado amplio) que se desvanece de polentoni a terroni. En resumen, Italia con su cultura, para usar un término abusado pero que hace la idea, estar protegido y protegido. Nunca habrían concebido su disipación en un caldo euroafricano insípido que no respetaba su identidad e intereses vitales; tal como nunca habrían permitido, solo para dar un ejemplo, que el realismo cinematográfico del período de posguerra, incluso si era culpable de pintar a menudo un "tipo" de italiano cialtroncello y da Macchietta aceptado con complacencia y condescendencia culpable de todos, dejó la colocar en ficciones quienes hoy quieren convencernos con éxito y, sobre todo, a nuestros compradores extranjeros de que solo somos la patria de la mafia y el inframundo. Cosas tan baratas; Una oportunidad que no debe perderse.

Pero todo esto ha pasado y la historia ha cambiado, o al menos alguien se había engañado a sí mismo, con la "victoria" de la Guerra Fría que debería habernos llevado a un mundo pacífico y finalmente solidario, que se reconoce a sí mismo en los preceptos de la democracia por los cuales Todas las ideas son legítimas, siempre que no contradigan los mitos obligatorios del debate político-fantasía actual. Un mundo que tenía que confirmar la razón de nuestras elecciones constitucionales, por lo tanto, demostrando ser ajeno a las ideologías belicosas del pasado que habían desencadenado muchas guerras dolorosas. Ahora no podría haber más guerras y, ante la humillación de un presente que se negó a inclinarse ante nuestras intuiciones constitucionales, volviendo a proponer exploraciones de hecho en el horizonte como nunca antes, aquí está la invención semántica que salva la cabra y la col: solo se requieren operaciones de paz, humanitarias o policiales internacionales.

Aquí, de hecho: ¡guardias y ladrones! Y en cuanto a la policía, no nos importa nadie, como se conoce gracias a la serie del Comisionado Montalbano y el Mariscal Rocca, y no necesitamos recurrir a la categoría desagradable del soldado; cuando es a este último a quien se debe recurrir obligatoriamente para no desfigurar con los aliados que nos lo solicitan o para dar más sustancia a las medidas de control del territorio, se disfraza de policía, y quien haya sido visto ha visto.

Desafortunadamente, sin embargo, Como las Fuerzas Policiales representan uno de los pilares de nuestra sociedad, no son comparables con las Fuerzas Armadas, por razones conceptuales y estructurales..

A diferencia de lo último, de hecho, lo primero es esencial "Herramientas de seguridad" Sin embargo, se dirigió a un enemigo interno, la criminalidad, a la que se opone en la punta de la ley en una lucha que ve claramente opuesto al "bien" (el Estado) contra el "mal" (la malversación, el terrorismo, la mafia, etc.) ). Una lucha que no prevé su conclusión con un acuerdo entre el Estado y la pandilla Casalesi (al menos a la luz del Sol) y que terminará solo con la completa destrucción y restricción en prisión de este último. En resumen, una lucha con fines punitivos, además de operativos, que solo puede concluirse con el triunfo del "bien".

Las Fuerzas Armadas, por otro lado, son "Instrumentos de soberanía" ya que tienen como objetivo enfrentar a un enemigo externo cuyos intereses nos afectan. Una lucha, en este caso, entre "buenos", ya que otros estados no pueden negarse a sí mismos el derecho de luchar por sus propios intereses, incluso si son contrarios a nuestras leyes, e incluso a las internacionales, especialmente si se refieren a la supervivencia y la seguridad.. En este caso, el final de la confrontación a la que atendemos es el acuerdo, la tregua, el tratado en el que, habiendo afirmado su superioridad material, el enemigo se ve obligado a la "mesa de la paz", con algunas privaciones, amputaciones y humillaciones. , pero sin la necesidad de "destruirlo". En resumen, al menos a nivel de principios, no hay ambiciones punitivas hacia él, incluso si este enfoque ha cambiado radicalmente desde la Segunda Guerra Mundial con el juicio de Nuremberg y con el posterior Tribunal de La Haya; pero sobre todo con la aparición de actores internacionales no estatales como organizaciones terroristas y varios movimientos de liberación, principalmente de una matriz yihadista, que no puede incluirse en la casuística del "luchador legítimo". Se podría argumentar extensamente si estos comportamientos representan una forma de barbarie o si son una consecuencia lógica de la globalización, pero es cierto que la ética del soldado debe continuar reconociendo al enemigo derrotado y quizás capturar una dignidad completamente diferente y superior. a la del criminal encarcelado.

La consecuencia obvia de este enfoque conceptual diferente se refleja en el perfil operativo real, con las Fuerzas Armadas equipadas con medios decididamente más mortales que los suministrados a las Fuerzas Policiales, teniendo que contrastar con otras Fuerzas Armadas u organizaciones como ellas mismas estructuradas. Sobre todo, las Fuerzas Armadas deben por esta naturaleza admitir una tasa de riesgo decididamente más alta, hasta aceptar la pérdida de vidas no como un "accidente" debido a la mala suerte o al azar, sino como una consecuencia obvia de su actividad "profesional". Para ellos, en resumen, las armas no son simplemente un medio de autodefensa, o para ser utilizadas como una "relación extrema" si son empujadas por el cabello, y emplean el fuego como un medio ordinario para llevar a cabo la misión, junto con el movimiento y la fortificación. No responden al fuego de nadie, y si han hecho las cosas bien, primero "disparan".

Incluso desde un punto de vista organizativo y de orden, las agencias de aplicación de la ley y las fuerzas armadas aparecen como algo completamente diferente, como muestra el ejemplo italiano, que se puede comparar con el de todos los países occidentales.

Si observamos la organización de las fuerzas policiales, de hecho, notamos que son responsables de la coordinación, con una diferencia significativa para los carabineros, a la sede de la policía, a su vez, combinada con los prefectos. En esencia, cada provincia tiene su propia "dotación" de organismos encargados de hacer cumplir la ley en manos del prefecto, que los emplea para las necesidades que se avecinan en el territorio. Antes de esto, vamos directamente al Ministerio del Interior en el que se reúne un gabinete de "crisis" en poder del propio Ministerio del Interior para satisfacer necesidades específicas. Un gabinete, de hecho, no un Estado Mayor con la complejidad y las especializaciones que son características de este último. En el caso de conflictos de atribuciones entre diferentes Prefecturas, por lo tanto, es el propio Ministerio el que debe intervenir, sin una estructura jerárquica subyacente que permita una cascada de competencias y responsabilidades entre este y el nivel local.

Una organización similar, lógica y racional debido a compromisos de orden público, no es aceptable para las Fuerzas Armadas, caracterizado en cambio por una estructura jerárquica que se basa en el "deber de subordinación" de cada operador ya con respecto al nivel inmediatamente superior. Al hacerlo, una vez que se recibe la misión, las Fuerzas Armadas están en condiciones de operar de manera autónoma, diseminando tareas en los niveles subordinados, asignando recursos, ejerciendo control sobre las órdenes emitidas, tomando las iniciativas necesarias y resolviendo conflictos entre los diferentes componentes.

Para ejemplificar, aunque con una cierta cantidad de aproximación, podríamos decir que las agencias de aplicación de la ley son un contenedor de órganos y operadores con un grado limitado de jerarquización y complejidad, directamente en manos de la autoridad político-institucional para la conducción de las operaciones. de naturaleza especializada; Las Fuerzas Armadas, por otro lado, son un conjunto jerárquico de estructuras jerárquicas complejas, destinadas a la concepción, organización y conducción de operaciones que van desde el nivel táctico hasta el nivel operativo y estratégico, sin involucrar el nivel político, excepto en la fase inicial de asignación de la misión y de definir los objetivos finales, el llamado "Estado final".

Hermosa teoría, que en la realidad italiana está sin embargo distorsionada por una práctica que ve en la afirmación superficial de una identidad sustancial entre un soldado y un policía la motivación para la desmilitarización del primero. Y esto, para garantizarle "los derechos" del segundo, ya inundado con la figura de los Comandantes que desaparecieron con la desmilitarización de los años 70, enyesado con una ley absurda contra la tortura destinada a criminalizar su comportamiento y esperando ser completamente desarmado y condicionado al "No violencia" por parte de una clase política gregaria y una patria que parece que ya no quiere serlo. ¡Y a quién le importa la realidad!

Lo vemos todos los días con miles de soldados utilizados como guardias en la operación. Carreteras seguras con funciones muy limitadas y sin requerir ninguna actividad conceptual a los ejecutivos. Pseudo agentes de seguridad pública para ampliar el stock de agentes de PS reales, restando tiempo y recursos de la capacitación que necesitarán para ser empleados en las operaciones. ¡Y con el aire que sopla no hay ilusión sobre un futuro de "paz y amor para siempre"!

Lo vemos con el triunfo de la cultura de la prevención de accidentes, en la capacitación pero también en las operaciones, abrazados firmemente por los propios Estados principales, obligados a huir de sus responsabilidades y comprometidos a unir sus manos a sus comandantes, clavándolos en la función paradójica de los empleadores y no de buscadores de problemas para sí mismos y su personal para permitirles sobrevivir cuando están hablando en serio. La condena civil muy reciente y paradójica del general Stano por la masacre de Nassiriya, por otro lado, muestra claramente cómo el Estado abandona sus Fuerzas Armadas a la ofensiva de un absurdo del que es humano intentar defenderse.

Finalmente, lo vemos con el impulso hacia la sindicalización que ya ha mostrado su verdadero rostro con manifestaciones reprobables que se habrían llamado insubordinación no hace mucho tiempo, socavando los fundamentos disciplinarios de una institución que no puede basarse en el consenso, pero que tiene su eje indispensable en el principio de autoridad y la ética de la obediencia.

Foto: presidenza del consiglio dei ministri / Archivio Andreotti / ministero della Difesa / U.S. Marine Corps / U.S. DoD