De un coleccionista a un artista, la hermosa historia de Marco

(Para Gianluca Celentano)
06/07/18

No me atrae particularmente el arte contemporáneo, pero tuve que cambiar de opinión cuando mi amiga periodista Pia Bassi, que se ocupa de varios temas, entre ellos, arte, ciencia y turismo, conociendo mi pasión por los vehículos militares, me habló de una iniciativa interesante.

Mi ha invitato a vedere gli originali lavori di Marco Tansini, un artista di soli 21 anni che per la prima volta presentava alcune sue creazioni a Milano, a Porta Venezia, per la precisione negli spazi espositivi “Officina Coviello” di via Tadino 20.

Con cierta curiosidad fui a la exposición y pude conocer a Marco Tansini en persona y ver sus nuevas "esculturas de mesa" durante mucho tiempo.

Como se puede imaginar lo que más me impresionó es la manera en la que el joven artista, que trabaja en los viejos modelos a escala de los cuales ha sido siempre un ávido coleccionista, logró transmitir su pasión y, podemos decir, su "empatía" hacia los medios de transporte, incluso los más desastrosos.

Al amontonarlos artísticamente, los ha transformado en esculturas expresivas ennoblecidas por pintura monocromática dorada, que es el sello distintivo de todas sus obras. En ellos un cuidadoso observador puede reconocer algunos modelos de medios militares conocidos y no como el tanque Leopardoel helicoptero Tiger UHT, una General Motors americana, un triciclo Ape Piaggio, una Land Rover e così via.

Una obra particular que me gusta mencionar aquí. Se trata de Ejército de oro, una composición en la que soldados y reproducciones de vehículos de guerra y rescate participan en una sangrienta escena de batalla cristalizada y valorada para siempre gracias a la pintura dorada que la cubre.

Marco Tansini nació en 1996 en Milán. Un ávido coleccionista de modelos, se convirtió en artista gracias al deseo de dar nueva vida y expresividad al material de desecho que tenía abundantemente disponible. Tras el éxito de su primera exposición, que está planeando otro que será inaugurado en Milán en septiembre, a las facilidades otorgadas por el municipio en la Plaza de la República y los "artistas" nombre del puente, un evento de arte contemporáneo que se quedará abierto al público por cuatro meses.