Oriente Medio visto desde dentro: entrevista con el prof. Rabi Uzi

(Para Gino Lanzara)
09/05/22

Cuando tiene suerte y tiene la oportunidad de entrevistar a un experto en Medio Oriente como el prof. Uzi Rabi sería imperdonable faltar a la cita.

Ingenioso, vivaz, profundo conocedor de un territorio que se extiende desde el Mediterráneo hasta Irán, el profesor da vida concreta a los conceptos que expresa, los anima, los convierte en sujetos vivos y palpitantes de una realidad que domina en complejidad, estructura y sobre todo velocidad. ., observadores lentos y políticos análogos; estudioso de la historia moderna, de los estados, la política y la sociedad del Medio Oriente, de las relaciones árabe-iraníes, de la dinámica suní-chiíta.

El profesor. Rabi, gracias también a su propia ascendencia iraquí iraquí, reúne todos los aspectos útiles para captar los detalles más pequeños, los indicios más infinitesimales de situaciones que de otro modo serían indescifrables.

Intentaremos dar una imagen completa, ágil, convincente, con la premisa/promesa de seguir la misma línea lógica objetiva y realista con la que el profesor Rabi trazó el panorama de una de las regiones más interesantes y complejas del planeta, perfilando las características más destacadas de los jugadores más relevantes.

El comienzo es obligatorio: el Acuerdos de Abraham.

Un evento fundamental en la historia contemporánea del Medio Oriente, políticamente dramático para algunos, ha visto por primera vez a los países del Golfo llegar a un Entente con Israel, pero sin poner condiciones, en particular en lo relativo a la disputa israelo-palestina. El aspecto político significativo radica precisamente en que es la primera vez que los países musulmanes anteponen de forma realista sus intereses a la solidaridad intraárabe o intraislámica, adentrándose en la dinámica de un siglo, el XXI, que se reserva agendas políticas difíciles y ha hecho aún más complejas a partir de la pandemia, y sin olvidar las cuestiones ambientales que llevan a considerar la escasez de agua y los problemas climáticos comunes en esa zona.

Como decía el profesor Rabi, empezar a tener relaciones con Israel, un Estado con una dialéctica política viva, equivale a cruzar el Rubicón, dando un paso histórico. Los Acuerdos Abrahámicos, al constituir un realineamiento en las relaciones entre Israel y los estados árabes, suponen para EE.UU. un papel diferente al que ha jugado hasta ahora.

Suponiendo que las últimas 3 administraciones estadounidenses1, aunque tan diferentes entre sí, encontraron un denominador común al poner como condición América primero, los acuerdos abrahámicos encontraron una racionalización por parte de Washington al haber sido percibidos como un instrumento de conciliación entre árabes e israelíes, útil para sentar las bases funcionales para la retirada de sus fuerzas de Oriente Medio; todo ello en la perspectiva de evitar que se repitan los errores cometidos en Irak y Afganistán, de los que siguen vivas las imágenes de la precipitada retirada de las tropas evacuadas de EE.UU.

Este enfoque constituye en realidad un mensaje para muchos países que, en la región, no pueden dejar de tener preocupaciones sobre la evolución geopolítica. Estados como Baréin, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos e incluso Israel han considerado el siglo XXI como una base de tiempo natural para la continuación de la dominación occidental, o al menos como un pilar del liderazgo estadounidense tras la caída de la URSS. Los acontecimientos que siguieron, sin embargo, han dado lugar a momentos de gran convulsión como el actual: mientras EE.UU. muestra una política vacilante, Rusia y China están llenando los vacíos regionales que se han creado.

En esta perspectiva, los Acuerdos Abrahámicos constituyen una piedra angular política para Israel, marcando además líneas rojas que indican con certeza quién puede ser considerado como antagonista: Irán se convierte ciertamente en un enemigo, al igual que los miembros de los Hermanos Musulmanes, a los que los grupos que operan en Gaza no pueden considerarse ajenos..

Teniendo en cuenta que los afiliados de la Hermandad provienen principalmente de Arabia Saudita, Baréin y Emiratos Árabes Unidos, que los consideran un grupo terrorista ilegal, por una lógica de exclusión estos mismos países han concluido que Israel no puede ser el enemigo; es obvio que ninguno de los países árabes adheridos a los acuerdos puede ser considerado sionista, también porque aún quedan puntos por definir y sobre los que encontrar acuerdos compartidos, sin embargo hay un denominador concreto que no solo ha ayudado a identificar enemigos comunes , sino también para encontrar formas efectivas de colaboración, como en el caso de las energías renovables, elemento que no debe descuidarse ya que se remonta a estados rentistas petróleo.

Puede decirse que hay conciencia de que, aunque el precio del petróleo esté notoriamente levitado, no se pueden ignorar los próximos cambios energéticos, todas alternativas diversificadoras que la cercanía tecnológica con Israel permitirá explotar. La importancia geopolítica y geoeconómica es evidente, dado que el tablero de ajedrez de las relaciones internacionales, entre los siglos XX y XXI, ha cambiado haciendo irreconocible a Oriente Medio.

Desde 1979, el régimen de los ayatolás ha convertido a Irán en un problema de facto que ve el matrimonio de una marca puramente chiita entre la religión y propósitos concretos de naturaleza geopolítica. La ambición iraní y la voluntad de poder en la región intimidan a los países árabes; no es solo una lucha geopolítica, sino que dado que la mayoría de los persas son chiítas y los árabes son sunitas, también es una confrontación religiosa. El régimen iraní tiene a su cabeza a las autoridades religiosas que tienen a su disposición Pasdaran, guardias de la revolución, que muchos países reconocen como miembros de un grupo terrorista.

En el contexto de la evolución de las relaciones internacionales, y en lo que respecta al JCPOA (Conjunto Plan General de Acción, acuerdo sobre la energía nuclear iraní, ed), mientras que EE. UU. volvería con gusto a los acuerdos de 2015, los iraníes perciben la debilidad estadounidense, pero permanecen en un estado de profunda incertidumbre con respecto al escenario ucraniano.

Lo que sí es cierto, según una visión que probablemente es compartida en todos los ámbitos, es que nos acecha la crisis energética y alimentaria, con todo lo que socialmente determina.

Teherán, como condición para el cierre de las negociaciones del JCPOA, presiona para que su Pasdaran sea eliminada de la lista de organizaciones terroristas, una petición que tiene inaceptable tanto a los republicanos como a muchos demócratas estadounidenses; la posición expresada por EE. UU. no debería sorprender demasiado: la clasificación que grupo terrorista se deriva del hecho de que yo Pasdaran, poderosas porque son expresión directa del estado, actúan a escala planetaria. Al Qaeda, Septiembre Negro, Isis, a pesar de su peligrosidad no cuentan con un aparato institucional como el que atestigua la simbiosis entre el Ayatolá y la Guardia Revolucionaria, un enlace exaltado últimamente por las declaraciones del Ayatollah Khamenei durante la fiesta de Al-Quds cuando calificó a Israel en términos diplomática y geopolíticamente inaceptables, llamándolo un estado ilegítimo destinado a ser aniquilado, como si fuera una especie de formación cancerosa.

En este momento, Irán puede sentirse satisfecho de que solo ha sido superado por las invasiones estadounidenses de Irak y Afganistán; además, puede percibirse como necesario, si no casi indispensable, dado el régimen sancionador aplicado a las exportaciones rusas de petróleo y gas. La hipótesis de un bloqueo efectivo a las exportaciones energéticas rusas no puede excluir la intención americana de recurrir al gas iraní para Europa2.

La generación del prof. Rabi se educó en un país que tenía que pensar en términos diádicos de nosotros y ellos; ahora Israel tiene la capacidad, no solo geopolítica, de negociar y discutir con cualquiera la economía de las energías renovables, recursos estratégicos como el agua. Pero mientras tanto, los iraníes están cada vez más cerca de deshacerse del arma nuclear. El panorama general, por lo tanto, ve a un Irán cerca de convertirse en una potencia atómica, con Israel capaz de responder a la amenaza, un aspecto punzante también conocido por los ayatolás. Y es a partir de ahora que los árabes empiezan a tener un miedo concreto no tanto por el hecho de que Irán pueda usar el arma nuclear directamente contra ellos, sino porque el poder así adquirido permitirá a Teherán ponerlos en jaque perenne.

Este es un ejercicio de poder de facto que ya ha comenzado, basta ver Irak, Yemen, Líbano, todos los países aniquilados incluso (si no sobre todo) debido a la injerencia iraní. En resumen, en un área donde los países se basan en una soberanía de facto a menudo limitada, la penetración iraní solo puede generar más problemas en áreas cada vez más grandes, donde el Líbano y Siria siguen siendo un corredor iraní amenazante que se abre al Mediterráneo e Israel.

El cuadro así trazado explica por qué países árabes como Egipto, Jordania y Marruecos con las monarquías del Golfo han comenzado a tener relaciones normales con Israel. No hay duda de que si Irán pretende liderar guerra de poder contra Israel gracias a Líbano o Siria, Jerusalén no se quedará de brazos cruzados, ya que es capaz de actuar teniendo información y conexiones en toda la región. A pesar de colore del gobierno actual, Israel sigue siendo, por tanto, la única opción política, el único país con el que los líderes de los países árabes pueden hablar realmente.

Al expandir aún más el rango hacia el oeste, se toca la Turquía de Erdogan, uno de los jugadores más polémicos de la región, intérprete de una política volátil que, a lo largo de los años, le ha llevado desde posiciones muy críticas que rozan el antisemitismo a revisar con realismo la negatividad de la posición cada vez más aislada de Ankara.

Del Reis sabes cómo se formó, y crees saber lo que tiene en mente; El presidente de un país en bancarrota, Erdogan, ha desafiado la bandera de los Hermanos Musulmanes porque busca la hegemonía y la legitimidad regionales. Erdogan es un animal politico, un actor que tiene frente a sus ojos las páginas del Príncipe de Maquiavelo todos los días: cambia de posición, da aceleraciones bruscas que caracterizan sus cambios de dirección. Hace no más de dos años apeló como traidores a los países que habían firmado los acuerdos de Abraham con Israel, ahora está de visita y él mismo es interlocutor con Jerusalén, inaugurando un renovado compromiso político y diplomático.

Interesante en este cuadrante es la política de Israel, que ha instrumentado las relaciones con Grecia y Egipto en una perspectiva que no sólo favorece la creación de relaciones económicas vinculadas a la explotación del gas, sino que permite configurar una especie de homo mediterraneo que se caracteriza por un sentimiento común.

Pero Oriente Medio no acaba ahí, todavía queda Jordania, Otros ejemplo de sumo interés que requiere tener en cuenta numerosos aspectos. La monarquía jordana una vez más juega un papel fundamental en la prevención de la propagación de ideas radicales de Irak e Irán.

El binomio constituido por Israel y la monarquía hachemita representa un unicum esencial para Jordania en la persistente y grave situación económica agravada por la presencia de casi 2 millones de refugiados procedentes de Irak y Siria; la corona jordana es pobre, ciertamente no tan rica como la saudita, y necesita apoyo externo constante; además, cabe recordar que gran parte de la población jordana es de origen palestino (la propia reina Rania pertenece a una familia de Tulkarem). La crisis social jordana se vuelve aún más grave por la presencia de los Hermanos Musulmanes y los palestinos una vez más en curso de colisión con las élites jordanas presentes en suelo nacional incluso antes de la llegada palestina en 1948.

La Casa Real Hachemita debe preservar la relación con Israel para desalinizar el agua y obtener resultados tangibles de las energías renovables; pero también es la Casa descendiente del Profeta Mahoma, por lo que debe mantener un fuerte vínculo con los lugares sagrados islámicos de Jerusalén, que en estos momentos es el punto geopolítico donde se ejerce la principal presión a partir de la Mezquita de Al Aqsa. No desde Gaza ni desde la frontera con Líbano, sino desde Jerusalén puede volver a arrancar el fuego capaz de incendiar Oriente Medio una vez más: en Israel hay grupos de palestinos en contacto con los Hermanos Musulmanes en el norte y con Hamás en Gaza .

Como en el caso turco, los jordanos ciertamente no son sionistas, pero la preservación de las buenas relaciones con Israel sigue siendo fundamental precisamente en relación con la custodia y protección de los lugares sagrados de Jerusalén; el temor no demasiado velado es que la casa Al Saud, aprovechando las mejores relaciones que mantiene con Israel, pueda sustituir a los hachemitas convirtiéndose así en el protector de todos los lugares más sagrados, por tanto Jerusalén incluida, empezando por Medina y La Meca.

El beneficio del apoyo mutuo entre Israel y Jordania debería llevarnos a no considerar las situaciones con demasiada rigidez según la perspectiva realista que lleva a colocar la colaboración de seguridad entre Abu Mazen e Israel, y más en general entre Ramallah, Amman y Jerusalén en una luz favorable. evitar otro precipitado de acontecimientos al impedir que Hamás tome el control de Cisjordania perpetuando el riesgo de repetir la misma dramática experiencia con el Estado Islámico, responsable de la muerte de cientos de miles de musulmanes.

No hay duda de que Israel es ahora un interlocutor a considerar, siempre y cuando el respeto entre los sujetos políticos sea mutuo.. De manera más general, podríamos decir que todo Oriente Medio se encuentra ahora en un estado de evolución tal que debe actualizarse constantemente en los mapas regionales también y sobre todo en función de las variaciones en el equilibrio de poder modificado por el cambio en la política de EE. UU. y la consecuente creación de espacios políticos a ser necesariamente llenados.

El profesor Uzi Rabi, Ph.D (Universidad de Tel Aviv, 2000) es el director del Centro Moshe Dayan de Estudios Africanos y de Oriente Medio e investigador principal al Centro de Estudios Iraníes, ambos de la Universidad de Tel Aviv. Anteriormente, fue jefe del Departamento de Historia Africana y de Medio Oriente en la Universidad de Tel Aviv. De 2004 a 2005 ocupó una cátedra visitante en el Instituto Lipinski de la Universidad Estatal de San Diego. Es invitado regularmente a la Knesset y otros foros gubernamentales para realizar sesiones informativas y conferencias sobre temas de importancia nacional y regional.

1 Obama, Trump, Biden

2 La Compañía Nacional de Petróleo de Irán ocupa el tercer lugar en el mundo en producción total de petróleo y gas, después de Aramco (Arabia Saudita) y Gazprom (Rusia).

Foto: Defensa Online

defensa de rheinmetal