Intereses nacionales, lo que son y cómo se defienden

(Para Francesco Bergamo)
28/03/17

Dobbiamo difendere gli interessi nazionali. Giustissimo. Ma quali siano esattamente è una domanda che molti si pongono. Per cercare di capirlo e fare chiarezza abbiamo incontrato Francesco Pontelli, economista, consulente aziendale e giornalista economico.

Italia ha estado endeudada durante décadas y está siempre bajo control por parte de la comunidad internacional y los bancos en cualquier iniciativa que pueda indicar la libertad económica y política. ¿Puede alguna vez recuperar algo de autonomía en este sentido?

Al final de los años, 70 Alberto Ronchey, periodista de Corriere della Sera, le preguntó a Ugo La Malfa, secretario del Partido Republicano, qué pensaba que era el futuro del país. El secretario respondió que una nación que tiene acceso a la deuda para financiar el gasto corriente no tiene futuro.

Treinta y nueve años después de esa profecía, que le dio la definición de "Casandra", todos los nudos salieron a primer plano. Cómplice la crisis de 2008. Durante casi cuarenta años, todos los gobiernos han recurrido en gran medida a financiar el gasto público actual en deuda pública arrastrándolo hasta los actuales 2239 billones. Conscientes de que nadie los llamaría para tener que responder a esas elecciones políticas y económicas inaceptables y a las consecuencias negativas para la población italiana.

Desde el 2011, año de entrada del gobierno de Monti, hasta la fecha la deuda ha aumentado en más de 50 mil millones al año, con una tasa de incremento de 4 veces mayor que el crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto). A esto se deben agregar los valores globales de todas las maniobras financieras que los tres gobiernos que han seguido han lanzado hasta 2016: el valor alcanza la cifra de alrededor de 400 mil millones. Entre otras cosas, es igual a la cantidad indicada, fatalidad, por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para reducir la deuda pública y llevarla a un nivel cercano al 110% sobre el PIB.

Sempre stando agli ultimi anni, le scelte degli ultimi tre governi sono state a mio avviso non adeguate in quanto abbiamo assistito ad una fase economica assolutamente unica nel suo genere, condizionata dall'azione del Quantitative Easing che ha portato i tassi di interesse a quota zero se non addirittura negativi. Invece i governi Monti, Letta, Renzi e Gentiloni hanno continuato ad aumentare la spesa pubblica fino agli attuali 828 miliardi, attingendo a piene mani ad un maggior debito pubblico, convinti, come i governi precedenti della Prima come della Seconda repubblica, che nessuno verrà a chiedere loro di rispondere in merito a tali scelte di politica economica.

También hay que recordar que este aumento del gasto público no parece destinado íntegramente a financiar la burocracia, y sin duda el gasto en infraestructura, como lo demuestra la dificultad con la que el actual gobierno está tratando de encontrar 3,4 mil millones para equilibrar el déficit en la recomendación de la Unión Europea.

Esta es la imagen actual después de cuarenta años de un cierto tipo de visiones económicas. Está claro que cualquier persona que afirma que salir de esta situación es que la única solución, en esencia demuestra ser anclado a una visión económica que no tiene en cuenta la experiencia previa y que obstinadamente sigue negándose a ver la realidad de los hechos. Esta situación financiera resalta la crisis de una administración en lugar de un sistema y está vinculada a los recursos humanos, por lo tanto, a la clase política y gerencial, que la han generado. Ahora se cree ampliamente que el gasto público es el primer vehículo para obtener el consentimiento electoral y mantener a la clase política actual a nivel de poder.

A questo stato di cose si aggiunge l'assoluta mancanza di una politica industriale. Negli ultimi trenta anni tutto il mondo accademico-politico ed economico italiani si era innamorato della New Economy ora trasformata in App/economy e Sharing/economy. Entrambe però con ricadute occupazionali minime e comunque, come le statistiche dimostrano, il 75% di queste società falliscono entro tre anni oppure sono acquisite dai grossi colossi dell'informatica.

¿Qué debo hacer?

Volver a una política industrial que aumenta el PIB a través de un marco regulatorio italiano y europeo que protege la mano de obra y los productos italianos en el mundo como una expresión cultural del conocimiento industrial y profesional.

Es la única opción. Como realmente sintonizado con las expectativas reales del mercado. Solo piense cómo el año pasado Bloomberg Investment publicó los datos de una investigación de mercado de la que surgió como el '82% de los consumidores estadounidenses que estaba disponible para pagar incluso 30% más que el producto chino, según la expresión de Made in USA.

Un marco de este tipo puede ofrecer más competitivo y la protección de las empresas de inversión de la hecha en Italia y, al mismo tiempo apoyo, incluyendo legal, a la remuneración y luego a una demanda interna de bienes que durante muchos años se redujeron.

En Italia, solo a través de una política de protección de productos industriales, vinculada a una disminución en el gasto actual en favor del gasto de inversión, se puede crear un escenario de hoy a los próximos veinte años que permita a Italia salir de la esquina actual en que la deuda lo ha relegado.

En comparación con 2007, todavía nos encontramos con 11 puntos por debajo del PIB y con la tasa de crecimiento actual tomará de 13 a 15 años alcanzar el nivel anterior a la crisis.

¿Cuáles son los intereses económicos del sistema italiano?

Esta pregunta presupone que aquellos que administran nuestro país lo hacen para garantizar las mejores perspectivas de crecimiento económico para el país en sí y no para los intereses personales, las tiendas o las fiestas.

Lamentablemente, la historia de los últimos cuarenta años nos ha mostrado privilegiados de intereses inmediatos a corto plazo mediante el uso de la deuda y un mayor gasto público que la financió, en lugar de crear las perspectivas de crecimiento futuro. Para asegurar un crecimiento de oportunidades de empleo bien remuneradas, porque el mercado demanda, exige y siempre requerirá productos Made in Italy, entendidos naturalmente como la síntesis del valor cultural, profesional y productivo.

Actualmente, los intereses de nuestro país solo pueden ser para encontrar un equilibrio entre el crecimiento económico, la deuda y el gasto público, porque ahora están demasiado desequilibrados respecto de los dos últimos factores que representan, en este caso, factores realmente anticompetitivos. Entonces, en una visión recién descubierta del bienestar común, ya habiendo perdido esa oportunidad única en el mundo que ha sido la reducción de las tasas de interés sobre la deuda pública que hubiera permitido una disminución prudente de la deuda misma, siempre debemos partir de la suposición de que solo una estructura de crecimiento económico representa las mejores condiciones para el crecimiento cultural y social.

In altre parole, negli ultimi trent'anni si è pensato che la crescita sociale e culturale potesse essere svincolata dal progresso economico. Viceversa, sono convinto che una maggiore ricchezza dia la possibilità di una libera scelta ai cittadini e, di conseguenza, ponga le condizioni per una crescita sociale e culturale che abbia come presupposto un maggior benessere condiviso.

¿Hay alguien que siga esta política, quizás aquí cerca de nosotros?

Por supuesto, esta es la política que siguen a Suiza, Eslovenia, Croacia y Francia. Están estableciendo las condiciones favorables para la reasignación de nuestras PYME italianas (pequeñas y medianas empresas) que se consideran una fuente de bienestar generalizado. Precisamente aquellas empresas que aquí están siempre en segundo plano, en términos de legislación y legislación, porque con demasiada frecuencia las visiones económicas están orientadas a favor de las grandes empresas.

Vede, il riconoscimento normativo della specificità delle produzioni italiane rappresenta la condizione iniziale per sviluppare economicamente il nostro Paese. Dunque, esattamente l'opposto di quanto risulta avvenuto con il CETA (accordo commerciale tra Europa e Canada) il quale riconosce normativamente solo la specificità del 18% delle nostre DOP e DOC.

¿Qué países podrían garantizar mayores intereses a nuestro país? Y como

En un mundo sin barreras y con un mercado globalizado, es difícil identificar qué países, más que otros, pueden garantizar el desarrollo económico de nuestro país. Sin embargo, debe recordarse que los mercados occidentales, como Europa, Estados Unidos y Canadá, ahora son mercados que están sustancialmente saturados. En el sentido de que las tasas de crecimiento pueden estar a favor de esta o aquella empresa, pero las ventas totales de ciertos sectores son sustancialmente estables.

Disculpe, pero ¿están los países en desarrollo saturados también?

No, los países en desarrollo pueden garantizar tasas de crecimiento significativas en los próximos años que, sin embargo, pueden tener beneficios financieros para las empresas que exportan. Cuanto mayor es la tasa de crecimiento de estos países, menor es la capacidad de absorber de inmediato los productos Made in Italy que representan la parte superior del rango. Entonces, en este caso, las perspectivas de crecimiento se pasan a mediano y largo plazo. Obviamente, las sanciones contra Rusia deberían ser abolidas.

¿Sería deseable una mayor apertura a Rusia?

Rusia ciertamente representa tanto un socio comercial como un proveedor de energía. Nuestro sistema industrial necesita ambos. Naturalmente, esto asegurará que habrá un doble vínculo con este mercado: estrategia orientada a la exportación y estrategia energética.

Obviamente, todo esto no exime a nuestro país de tratar de diversificar las fuentes de suministro de energía tanto como sea posible, para equilibrar cualquier agitación política que pueda llevar a un desequilibrio político inesperado.

En lo que respecta a nuestras exportaciones, por ejemplo, Rusia es un socio comercial clave, especialmente en el sector del calzado, como lo demostró la crisis en la región de Marche vinculada a las bien conocidas sanciones. En principio, por lo tanto, considero que Rusia es un país de considerable importancia para nuestro crecimiento económico.

Resumiendo: abolición de las sanciones contra Rusia y recuperación inmediata de los flujos comerciales, porque Rusia es un socio clave para la economía como mercado de salida. Nuestra estrategia energética debe equilibrarse con otros proveedores para no depender demasiado de un solo proveedor.

¿Cómo ves el escenario energético italiano?

Creo que en comparación con hace solo cuatro años, el escenario energético mundial ha cambiado con la entrada en el mundo de la producción de petróleo en los Estados Unidos de América. La autonomía energética de los Estados Unidos, que se alcanzará en el año en curso o en el 2018, representa la justificación fundamental de un cierto aislacionismo común tanto para la política de Trump como para la de Clinton. La responsabilidad de gestionar las zonas de crisis se descarga a los aliados europeos. Prueba de ello es la reciente solicitud del nuevo proyecto estadounidense a un mayor compromiso financiero de los aliados europeos para el mantenimiento de la Alianza de la OTAN.

En este contexto renovado y con la posibilidad de que Estados Unidos asuma el papel de líder mundial en la producción de petróleo, Italia optó por apoyar la reintegración de Irán en el comercio mundial mediante la abolición de las sanciones (como la UE), mientras que en su lugar son mantenidos por los Estados Unidos.

Las motivaciones políticas que justifican apoyar a la población iraní proyectada cada vez más hacia una democracia siguen siendo válidas. Al mismo tiempo, sin embargo, nuestra política de suministro de energía sigue siendo problemática. Específicamente, estamos abandonando la política de un socio comercial como Estados Unidos para un estado como Irán que no garantiza la estabilidad. Italia, como socio comercial, por otro lado, necesita estabilidad absoluta.

¿Puede el sistema militar y de defensa italiano ayudar a la economía?

Cada sector de la República puede contribuir al logro de los objetivos de crecimiento económico y político. En este sentido, nuestras Fuerzas Armadas participan en diversas operaciones de mantenimiento de la paz en múltiples escenarios mundiales. Siempre supieron cómo ser apreciados y obtuvieron excelentes resultados incluso en los simples términos de consideración de las poblaciones locales. Después de todo, nuestros uniformes representan a través de su profesionalismo la primera expresión de que las poblaciones deben apreciar "nuestra especificidad". Entonces, la preciosa acción del ejército italiano sienta las bases para que luego se aprecie el Made in Italy, expresión no solo comercial sino también cultural en el sentido más amplio del término.