Entrevista con el Jefe de Estado Mayor de Defensa, General Enzo Vecciarelli

(Para Andrea Cucco)
04/03/21

¿Cómo evalúas a un soldado? Se puede responder de muchas formas: desde temperamento, inteligencia, amigos (y enemigos ...), condecoraciones en el pecho, carrera, valentía e incluso simpatía o antipatía; todo el mundo tiene su parámetro favorito y, como ser humano, también puede cometer errores libremente.

¿Podemos entonces juzgar al líder (militar) de nuestras Fuerzas Armadas? En este caso la respuesta es solo una: "a su debido tiempo".

Hay sirvientes del país que al cabo de unos años se olvidan, otros que se arrepienten, algunos que todavía se odian. El sentimiento tiende a ser bastante homogéneo porque son los efectos de sus acciones los que los definen, una especie de "karma" (¡que, sin embargo, son pagados por otros!).

El trabajo del CHOD (Jefe de Defensa) Vecciarelli en los últimos años ha sido exigente y "sorprendente". Aunque no es un "comunicador proverbial", logró denunciar las criticidades políticas de la Defensa que no se pueden postergar, permitió dar los primeros pasos en la difusión de una "cultura militar" menos improbable, y finalmente apoyó la reorganización de los antes inoperantes, descoordinados. o incluso ineficaz.

La tarea, si pensamos en la inmensidad y los compromisos "extraordinarios" del aparato militar, es mucho más amplia y compleja. Y los resultados - repito - solo serán apreciados y evaluados con el tiempo.

Por el momento, sin embargo, es nuestro deber tratar de comprender el estado del "trabajo en curso".

El general Vecciarelli, ha lanzado recientemente varias advertencias sobre la inadecuación del instrumento militar a los nuevos desafíos y amenazas. ¿Cuáles son las formas y estrategias para resolver las brechas?

En el contexto de los foros institucionales más autorizados, recientemente tuve la oportunidad de hablar sobre el "estado de salud" de las Fuerzas Armadas italianas. Sin embargo, no me refería a un mero análisis estadístico; viceversa, pretendía centrarme en la capacidad del instrumento militar para llevar a cabo las misiones institucionales para las que existe lo que, en última instancia, significa contribuir a la seguridad del país y proteger sus intereses estratégicos. Por tanto, consideré oportuno poner en marcha un estudio en profundidad, poniendo en marcha la denominada Planificación General Conjunta. Un proceso orientado en dos lineamientos fundamentales que, más allá de los tecnicismos, por un lado garantizaban el mantenimiento de las capacidades operativas de los sistemas ya en uso, aún capaces de generar un efecto operacionalmente significativo, y por otro, la renovación, fortalecimiento y en algunos casos, la adquisición de habilidades esenciales, especialmente mirando hacia el futuro.

Me refiero a un camino de modernización orientado a perseguir una interoperabilidad aún más marcada y profunda entre los componentes, pero también al desarrollo de capacidades en los dominios espacial, cibernético y digital, por su naturaleza transversal, omnipresente y con amplios márgenes de innovación y crecimiento. No hace falta decir, sin embargo, que tal camino, la inestabilidad y fragmentación generalizada del panorama de referencia y la complejidad de los escenarios en los que operaremos, hacen que sea imprescindible desarrollar habilidades adecuadas para la toma de decisiones, respaldadas por un marco de información eficaz. : elementos habilitadores y, al mismo tiempo, factores de crecimiento de un sistema de defensa moderno.

Como se mencionó, todos los sistemas deben estar completamente integrados entre sí y con los sistemas de información y comando, viendo así multiplicado el efecto general generado.

El análisis profundo y detallado realizado también permitió identificar temas y oportunidades críticos, que se han convertido en prioridades donde podemos operar con mayor incisividad financiera y programática, con el fin de generar efectos concretos tanto en relación a nuestra capacidad de defensa del Estado. e intereses estratégicos nacionales, y cumplir con los compromisos que el país ha asumido dentro de las Alianzas, OTAN y UE en primer lugar, en un escenario, recuerdo, complejo, competitivo y fragmentado.

Por último, huelga decir que desde un punto de vista geoestratégico, nuestra atención se ha centrado principalmente (pero no exclusivamente) en el llamado Mediterráneo ampliado, entendido como un verdadero “sistema” multidominio. Todo ello, con la conciencia de que la inversión en defensa es también un importante motor de crecimiento para el sistema país, que se beneficiará de él en términos de credibilidad, competitividad, estabilidad y desarrollo económico y tecnológico.

Después del conflicto en Artsaj, está claro que los sistemas antidrone ya no tienen que neutralizar los "juguetes" que vuelan sobre un cuartel. ¿Qué estás haciendo al respecto?

El uso y uso de sistemas de pilotaje remoto (UAV), especialmente de las clases Mini y Micro, se está extendiendo a gran velocidad y con capacidades y funciones cada vez más avanzadas. Su uso alternativo con fines delictivos o terroristas es de hecho un riesgo real. La detección, identificación y neutralización de sistemas que vuelan en las proximidades de infraestructuras y áreas sensibles es, por tanto, una habilidad de fundamental importancia. Dado que las características de estos sistemas permiten a menudo evadir tanto las instalaciones de puntos defensivos como los sistemas de detección de la Defensa Aérea Nacional, fue necesario desarrollar dispositivos dedicados y procedimientos ad hoc. Con esto en mente, primero intentamos capitalizar los nuevos desarrollos tecnológicos buscando soluciones integradas de comando y control (C2) basadas en capacidades de TI cada vez más avanzadas.

Por ello, la Defensa ha puesto en marcha ambiciosas iniciativas de desarrollo en el sector, encaminadas a implementar soluciones de vanguardia, capaces de operar de forma integrada en la arquitectura más amplia de la Defensa Aérea Nacional y al mismo tiempo garantizar la protección de fuerzas y áreas. y objetivos sensibles. En esta perspectiva, hemos creado dos Centros de Excelencia federados, el de Amendola, de valor general y el de Sabaudia, más específico para la parte mini - micro, ya nos hemos equipado con algunos sistemas de última generación y estamos apoyando activamente el desarrollo de soluciones innovadoras, en sinergia con la industria nacional.

Hay una grave escasez de municiones por un lado y de capacidad (p. Ej. Ataque terrestre navali) en el otro. Dio una alarma. Resultados?

El uso del instrumento militar en un escenario altamente competitivo, en el que nos enfrentamos a un enemigo de capacidades similares a las nuestras, lamentablemente ahora también en la disponibilidad de actores no estatales, postula la disponibilidad de armamento y municiones, en mayor medida. de lo que está disponible actualmente en nuestros almacenes y arsenales.

Es una necesidad nacional y, al mismo tiempo, parte de nuestro compromiso en la OTAN, por la defensa colectiva. Las municiones, sin embargo, como saben, caducan y los armamentos tecnológicamente más complejos requieren actualizaciones periódicas. En este sentido, ya he gestionado recientemente el financiamiento de un programa de adquisición de municiones de varios calibres para todos los componentes, así como el desarrollo de sistemas de armas modernos que puedan aumentar la efectividad de los sistemas disponibles. Tener vagones, barcos, aviones modernos y no poder garantizar su plena funcionalidad por falta de municiones, de hecho, correría el riesgo de hacer los esfuerzos en vano.

Para ello fue necesario centrar la atención en esta área y destinar recursos acordes con nuestros compromisos y nuestro rol.

Solo por citar algunos ejemplos, en un futuro próximo tendremos el Volcano, tanto en la versión terrestre como naval, del Teseo, en su versión modernizada y de mayor rendimiento, del New Heavy Torpedo e integraremos las líneas aerotácticas con nuevas armas (desde lanzamiento y caída guiada).

¿Por qué nos permitimos el lujo de actualizar sistemas obsoletos como el vagón Aries?

Una de las tareas del titular del SMD es lograr que el Instrumento Militar sea integrado, equilibrado, relevante y, sobre todo, capaz de lograr los efectos necesarios para proteger la seguridad del país.

El componente pesado, como saben, es una de las "capacidades centrales" a través de las cuales, en primer lugar, se puede garantizar la disuasión y, posiblemente, la capacidad de respuesta. En este sentido, para la protección, la movilidad y el involucramiento, es una capacidad indispensable tanto en los contextos operacionales de Defensa Colectiva como en el contexto de Operaciones de Respuesta a Crisis, caracterizadas por el riesgo de aumentos repentinos de la amenaza.

La propia OTAN, en el contexto de documentos políticos recientes (como la Orientación Política 2019), recuerda su importancia, en términos de disponibilidad y eficiencia, esperando, a la luz del renovado énfasis asumido por la "Defensa Colectiva", un fortalecimiento que ya está comenzando en 2024.

Por estas razones, es urgente asegurar un nivel de eficiencia al menos suficiente, durante un período de diez años, optimizando el esfuerzo financiero. Es decir, se trata de satisfacer la necesidad de seguir generando un efecto en este segmento capacitivo, en términos operacionales y de entrenamiento, modernizando la plataforma ya presente en nuestros Departamentos de Tanques, pero ya mirando al futuro, para equipar a los Defensa con un tanque de nueva generación, que intercepta las soluciones tecnológicas más avanzadas disponibles y representa el pilar del componente a largo plazo. Un programa ambicioso, que verá a la industria nacional como protagonista, pero que abarca un período de tiempo necesariamente largo, por lo que requiere una solución mitigante como la propuesta.

¿Drones armados? El ministro Pinotti ya hace 5 años era una posibilidad ... Y con el corte del F35 sufriremos aún más en la compensación de líneas de vuelo enteras. ¿Los adquiriremos?

Los APR con capacidad cinética - ya utilizados por otros países de la OTAN - son ciertamente de interés para nosotros y encuentran un fundamento sólido para su uso dentro de la estrategia de Defensa más amplia dirigida a mejorar las capacidades de protección y apoyo de las fuerzas terrestres, así como el compromiso de objetivos, incluso en entornos no permisivos, el llamado Golpe de Precisión Conjunta, sin comprometer, sin embargo, los principios de la DIU (necesidad y proporcionalidad) y el marco legal nacional.

Italia se encuentra entre las naciones líderes en el uso de RPA, con las que opera con éxito desde hace más de 15 años en los principales quirófanos; el objetivo es, por tanto, hacer evolucionar esta capacidad aprovechando sus características peculiares (precisión de los sensores, estacionamiento prolongado en el área de operaciones, flexibilidad de uso con posibilidad de reorientar la misión en la fase táctica, conexión en tiempo real con la cadena de toma de decisiones) para tener la capacidad de involucrar objetivos, incluyendo oportunidades, así como intervenir en defensa del personal que opera en el área de interés, de manera efectiva, oportuna y precisa, es segura.

Desde un punto de vista operacional, por otro lado, los UAV son aeronaves en todos los aspectos y su uso no difiere mucho del de las aeronaves pilotadas "tradicionales", excepto en el aspecto de control remoto, que sin embargo siempre es responsabilidad de personas totalmente calificadas y personal entrenado.

Drones a bordo: después de Estados Unidos, incluso Turquía los está planificando. ¿Italia?

Las operaciones aéreas y navales modernas abarcan un amplio espectro de misiones, desde las más tradicionales (proyección de capacidades militares) hasta tareas policiales (antipiratería, lucha contra actividades terroristas, comprobación de la legitimidad del tráfico marítimo), ayuda humanitaria o iniciativas de apoyo. .a la población civil. Este escenario requiere la disponibilidad de un flujo de información robusto, integral, oportuno y orgánico a la Fuerza Naval a fin de lograr un nivel adecuado de Conciencia Situacional y ejercer el Comando y Control (C2) efectivo de las operaciones, que además se integra en una multi - perspectiva de dominio.

Una parte significativa del aporte de información a estas operaciones se deriva del uso de aeronaves embarcadas que, en virtud de las características intrínsecas que las distinguen, representan plataformas ideales para la realización de actividades de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR). En este sentido, la Defensa viene trabajando desde hace algún tiempo en este segmento y evaluando iniciativas de desarrollo para dotarnos de una capacidad de RPA embarcada, para potenciar las actividades de recolección de información y vigilancia de las Unidades Navales, para garantizar una capacidad de identificación más efectiva, selección, discriminación de objetivos y, al mismo tiempo, asegurar la adecuada protección de las Unidades.

¿Cuántas misiones internacionales son realmente fundamentales para el interés nacional? ¿Cuáles terminaremos en breve?

Hoy nos encontramos en un contexto global completamente transformado. La pandemia ha dado una fuerte aceleración a la dinámica competitiva con actores estatales y no estatales, en busca de nuevas posiciones también en áreas de nuestra competencia tradicional, utilizando sistemas y tecnologías de vanguardia, a menudo en conflictos de "intensidad variable", no lejos del nuestro territorio.

Lo preocupante, además de la estabilidad de los delicados e inestables equilibrios geopolíticos, son las posibles criticidades a largo plazo, incluso indirectas: divergencia económica, desequilibrios sociales, vulnerabilidad de los estados más frágiles, volatilidad del mercado, todos elementos que están constantemente analizado en el contexto de Staff en su totalidad.

En este desafiante escenario, las Fuerzas Armadas están en defensa del país y sus instituciones, con un sentido de Estado convencido e inalterado, espíritu de servicio y unidad de propósito. Esta visión unificada permitió desarrollar un plan armónico de relaciones internacionales, teniendo claras las áreas de interés nacional, de acuerdo con los lineamientos del Ministro de Defensa.

En particular, las misiones y operaciones en el exterior, elemento central de la política de Defensa y Seguridad, asumen una importancia política y estratégica para garantizar la protección de nuestros intereses prioritarios. Italia, por su vocación tradicional, espera que sus intervenciones militares se enmarquen en el marco más amplio de las iniciativas impulsadas por los Organismos Internacionales a los que pertenece (ONU, OTAN, UE) y utilice su propio instrumento militar en armonía con los mandatos internacionales.

Por tanto, el marco geoestratégico actual no parece permitir, al menos a corto plazo, una disminución del compromiso. Por el contrario, somos plenamente conscientes de que el Instrumento Militar Nacional deberá afrontar un esfuerzo creciente -también teniendo en cuenta la proyección de los efectos derivados de la pandemia COVID-19- principalmente en la Región Euromediterránea y en las zonas contiguas. , sin dejar de lado las zonas más distantes: Balcanes, Magreb (con referencia específica a Libia) y Sahel, Cuerno de África, Golfo de Guinea, además de Oriente Medio y Península Arábiga.

Esto, en sinergia con las Alianzas y Países de Coalición a los que nos adherimos, nos permitirá enfocar la atención del Instrumento Militar en las áreas prioritarias para nosotros. Si miramos a Irak, por ejemplo, la Coalición (Operación Inherente Resolución) está pasando progresivamente el testigo a la OTAN. En Irak, creemos que la presencia militar nacional es esencial para la reconstrucción y la resistencia de las fuerzas de seguridad locales. Nuestro compromiso estará asegurado y estamos listos para cambiar nuestras capacidades de OIR (la Coalición) a NMI (OTAN). En perspectiva, la Misión de la OTAN en Irak podría convertirse en un modelo alternativo en el que Italia puede jugar un papel importante, manteniendo el papel de interlocutor privilegiado del país de Oriente Medio.

Del mismo modo, en Afganistán, como se sabe, tras los acuerdos entre los Estados Unidos y los talibanes del 29 de febrero, la operación de la OTAN de Train Advise Assist "Resolute Support" está disminuyendo su consistencia numérica y, donde las condiciones lo permiten y se tomará la política de decisión, la Se iniciará el cierre de los comandos regionales. Es evidente que Italia está dispuesta a modelar el suyo propio de acuerdo con los planes de la OTAN. Más allá de la operación única, sin embargo, me gustaría llamar la atención sobre la interconexión que los caracteriza y el efecto general que generan, en términos de estabilidad y seguridad. Eso es lo que buscamos.

Los F-35B tienen limitaciones y defectos desconocidos para la versión A y serán insuficientes para equipar unidades navales italianas. ¿AM tiene que tenerlos a cualquier costo?

El F-35B, Short Take-Off and Vertical Landing (STOVL), versión con despegue corto y aterrizaje vertical, permite en gran medida la realización de los mismos tipos de misiones que la versión F-35A, combinando capacidades polivalentes de absoluta excelencia. , características sigilo avanzado, alta integración de los diversos sensores a bordo, capacidades de detección, precisión de identificación y participación, suite de comunicaciones con capacidades centradas en la red y logística de soporte innovadora, que permiten que el sistema exprese capacidades únicas de múltiples misiones, tanto en escenarios aéreos como aire que la superficie del aire. Además, la versión STOVL permite su uso tanto en Unidades Navales tipo LHA ​​/ LHD / CV (Buques de Asalto Anfibio y Portaaviones) como en pistas cortas o semipreparadas.

La decisión de equipar el AM con aviones F-35B nació a principios de la década de 2000 debido a una necesidad operativa que aún está vigente, que también se refleja en otros países (Reino Unido, Japón y Singapur) por la movilidad y flexibilidad. del sistema F-35B, capaz de garantizar la reducción de la huella logística y la flexibilidad de redespliegue en bases operacionales avanzadas, aumentando la capacidad y la posibilidad de respuesta inmediata del componente aerotáctico. Esta capacidad es un habilitador clave para las fuerzas terrestres y marítimas en apoyo de cualquier operación de superficie. Es más.

El tiempo establecido por el perfil de entrega actual de los F-35B para Italia, aunque no es óptimo debido a los recortes en el pasado, aún permitirá el logro de una capacidad de portaaviones nacional creíble, lo que permitirá un salto generacional significativo en comparación con el AV- Aviones 8B., En armonía con las intenciones y prioridades consolidadas de las cumbres político-militares de defensa; el consiguiente programa de asignación de máquinas es, por tanto, funcional para garantizar una distribución adecuada y equilibrada de los activos, de cara a la consecución de una capacidad operativa inicial “marítima” y “terrestre”.

¿Es serio seguir discutiendo el F-35 cuando uno debe dedicarse exclusivamente, como otros países, a las próximas dos generaciones o teatros operativos como el espacio y la ciberseguridad?

En realidad, ningún país importante ha adoptado una estrategia similar. Si es cierto que estamos registrando una atención creciente hacia el espacio y el ciber, esto no ocurre en detrimento de los sistemas de armas más modernos del segmento tradicional (solo aparentemente).

Cuando hablamos de F-35 estamos hablando de un sistema de sistemas, particularmente avanzado, que confiere una ventaja competitiva también en el campo de la información y en la gestión del C2 multidominio. Lo que veo es integración, multiplicación de efectos, con dominios emergentes, no antítesis capacitiva.

También encuentro difícil pensar en poder desarrollar (o participar en el desarrollo) sistemas aún más avanzados, sin haber desarrollado las habilidades y conocimientos que solo la participación en programas de tal complejidad y sofisticación puede dar. Con esto en mente, también estamos dedicando gran atención al desarrollo de capacidades en los sectores espacial y cibernético, en sinergia con las realidades institucionales, industriales, académicas y de investigación.

El desarrollo tecnológico y las llamadas “tecnologías disruptivas” son al mismo tiempo una oportunidad que se debe aprovechar y una amenaza que se debe mitigar y, en esta perspectiva, las Fuerzas Armadas italianas no perderán las oportunidades que ofrecen los nuevos dominios habilitadores.

Foto: Ministerio de Defensa / Cámara de Diputados / Ejército italiano / Departamento de Defensa de EE. UU. / Fuerza aérea / Armada

defensa de rheinmetal