8 de septiembre de 1943: el punto de vista de un gato

10/09/21

El 8 de septiembre de 43 ya estaba en el más allá, recién llegado junto con los 54 marineros del submarino Velella, hundido la noche anterior por cuatro torpedos británicos frente a la costa de Punta Licosa. Mi nombre es Scheggia; Yo era la mascota del gato a bordo, básicamente el quincuagésimo quinto miembro de la tripulación; Consideraba al teniente Mario Patanè, comandante de la Velella, también mi comandante.

Para el lector, debo premisar una circunstancia que los vivos desconocen: quien pertenece a la eternidad es dueño de todo conocimiento del pasado y del presente, pero no del futuro, que también es desconocido para el Creador por el libre albedrío que tiene. él mismo ha concedido a los hombres. Otra verdad que hay que saber es que algunos seres vivos que han sido compañeros de la humanidad en el viaje terrenal también pueden acabar en el más allá; Me refiero a perros, caballos y gatos. Por otro lado, era de esperar que el Padre Eterno, después de haber llenado el paraíso terrenal con estos seres, ¿por qué tendría que excluirlos del celestial? Es igualmente obvio que todas las razas, humanas y no, en el más allá se entienden con un lenguaje común.

A las 20.03 horas del 7 de septiembre de 43 Velella, que había salido del puerto de Castellamare di Stabia para contrarrestar las armadas angloamericanas que ya tenían el control del Mediterráneo, fue alcanzado por un primer torpedo, y yo, como hacía cada vez que oía una explosión, me arrojé al mar. brazos del marinero más cerca; era mi forma de sentirme seguro. Pero la secuencia de explosiones de los siguientes tres torpedos fue rápida y la Valella se hundió rápidamente, dejando a los marineros el tiempo justo para darse cuenta de lo inevitable y pensar por última vez en sus seres queridos: hijos, esposa, padres, amigos ... Momentos terribles para un submarinista, durante los cuales ni siquiera puede levantar por última vez el ojos a un cielo que en los submarinos no está.

Solo al día siguiente se enteró el mundo de que hace una semana Italia había firmado un armisticio con los angloamericanos y acordado la huida de Roma de Vittorio Emanuele III y Badoglio. Estas decisiones deberían haber inducido a nuestros líderes políticos y militares a dar las órdenes necesarias a tiempo para evitar masacres innecesarias como la del Velella, que no debería haber salido del puerto de Castellamare, y el acorazado Roma que fue hundido en el Estrecho de Bonifacio, junto con otras dos unidades de la armada real, arrastrando a 1393 de sus marineros al fondo del mar.

Cada 8 de septiembre, a partir de esa trágica fecha, cuántos perdieron la vida al seguir luchando quién junto a los viejos aliados y quién contra ellos, pero todo porque se fue sin órdenes y por lo tanto obligados a elegir cada uno según su conciencia, nosotros los de la Velella miramos el Caput Mundi para comprobar los efectos de nuestro sacrificio y tomar el pulso a la memoria de nuestros compatriotas.

También este año fue grande la incomodidad de asistir a ceremonias humildes en presencia de cuatro gatos (¡incluyéndome a mí!) Que tuvieron que aguantar la habitual y emocionante arma que eligieron luchar para liberar a Italia del viejo aliado poniéndose del lado de los enemigos del un día antes. Un ritual que reaviva los contrastes y alimenta la desintegración social. Para nosotros de la Velella ni un pensamiento, ni un recuerdo, ni una flor, ni el nombre de una calle, una escuela, un cuartel para recordar nuestra tragedia. Y ni siquiera la cabecera de una sala parlamentaria, como se dispuso para el héroe de un histórico G8 genovés.

Por eso, como cada año, nos resignamos a reunirnos frente al Altare della Patria donde el marino Junio ​​Valerio Borghese lanzaba al viento su mensaje, como todos los años: “En cualquier guerra, la cuestión básica no es tanto ganar o perder, vivir o morir; pero cómo ganas, cómo pierdes, cómo vives, cómo mueres. Una guerra se puede perder, pero con dignidad y lealtad. La rendición y la traición marcaron a un pueblo ante el mundo durante siglos ".

Solo tenemos que esperar que en un futuro improbable, impredecible debido al libre albedrío humano, los italianos consideren todo su pasado y toda su historia nacional como un patrimonio común, recordando también a aquellos que tomaron decisiones incómodas, dolorosas y desesperadas; sin olvidar, ¿por qué no ?, perros, caballos y gatos muertos por las guerras junto a los soldados.

Nicolò manca