Caos caucásico: ¿"noticias falsas" o triste realidad?

(Para Andrea gaspardo)
14/08/20

En las últimas semanas, debido a un repentino recrudecimiento de las tensiones en las fronteras entre la República de Armenia y la República de Azerbaiyán, hemos tratado de llamar la atención de los lectores de Defense Online sobre este espinoso tema geopolítico mediante la publicación de dos informes analíticos. , el primero titulado Caos caucásico que exploró el problema del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán (y el papel engorroso de Turquía en el área) seguido por el más técnico "Games of Dones" en el sur del Cáucaso en cambio, teniendo como foco el amplio uso de UAV y UCAV registrado en los últimos años por los contendientes.

Si bien ambos análisis obtuvieron una excelente retroalimentación por parte de la ciudadanía, el equipo editorial de Difesa Online también registró una expresión de disconformidad proveniente de un lector (no se sabe si ocasional o habitual) proveniente del ámbito académico. Habiendo escrito una carta a la redacción y cuestionando expresamente mi persona, acusándome, entre otras cosas, de "difundir noticias falsas", lo consideré necesario, en beneficio de la comunidad de lectores y para subrayar la absoluta independencia e integridad moral y profesional de todos autores de Defense Online, para volver al tema publicando tanto las objeciones del lector como para ampliar la visión sobre el enfrentamiento entre Armenia y Azerbaiyán con el fin de informar más al público para que puedan reelaborar de forma independiente el tema y decidir con plena conciencia y libertad qué campana escucha.

Adjunto al correo electrónico estaba el que, en las intenciones del autor, era constituir su punto de vista alternativo en relación al conflicto entre Armenia y Azerbaiyán y que proponemos en su totalidad a continuación:

"El artículo de Andrea Gaspardo, Caos caucásico, que apareció en la defensa el 20 de julio, está lleno de inexactitudes, omisiones y noticias falsas reales. El conflicto entre Armenia y Azerbaiyán, que lamentablemente volvió a una fase de enfrentamiento directo este mes de julio, aparece como un tema complejo que no se puede abordar de manera cruda y, sobre todo, tomando acríticamente el lado de uno de los contendientes contra el otro.

Intentemos, con ánimo de desmentir, resaltar los errores fácticos más macroscópicos que a nuestro juicio aparecen en los escritos de Gaspardo:

1) el autor afirma que la ocupación armenia de Nagorno Karabaj es un "mito por disipar" y que este territorio es una especie de cuna ancestral de la nación armenia. Nada más mal. Volveré a la ocupación en el siguiente punto, pero en lo que respecta a la supuesta exclusividad de Nagorno Karabaj para los armenios, esta es una consideración mitológica. Este territorio desde el nombre, formado por palabras turcas y rusas, revela su carácter multicultural y multiétnico en el que, históricamente. el marco occidental del estado nación monoétnico no tiene sentido. Karabaj no era una sede ancestral armenia sino un espacio geográfico de coexistencia de poblaciones cristianas y musulmanas armenias, turcas-azerbaiyanas, caucásicas (los famosos Albàni). Poblaciones que han convivido pacíficamente durante siglos. Para más detalles, me refiero al volumen de Thomas De Waal Black Garden, que también es accesible para lectores no especializados en el área. Si realmente queremos señalar, en la única fase de su historia en la que Karabaj fue una entidad estatal se llamó Kanhato de Karabaj, una especie de principado local musulmán turco-azerbaiyano. Fue el kanato azerbaiyano de Karabaj, en 1805, quien firmó un tratado con la Rusia zarista, allanando el camino para la dominación de San Petersburgo. Durante el siglo XIX, el equilibrio demográfico de la región cambió. Se convirtió en una especie de laboratorio de ingeniería social del dominio imperial ruso que favoreció la inmigración de armenios por el sur del Cáucaso, alterando el equilibrio demográfico anterior. En 1918, cuando Armenia, Georgia y Azerbaiyán proclamaron su independencia, Azerbaiyán, en espera de una decisión definitiva de la conferencia de paz, vio la soberanía sobre Karabaj reconocida por las potencias de la Entente. Entonces, cuando en 1923 se estableció la región autónoma dentro del Azerbaiyán sovietizado, se puede decir que Karabaj no fue "asignado a Azerbaiyán", sino que se mantuvo dentro de las fronteras de Azerbaiyán.

2) El autor habla con indiferencia de la ocupación armenia de las "zonas de seguridad" adicionales con respecto a Karabaj. En realidad se omite que se trata de siete regiones ocupadas entre 1993 y 1994, equivalentes a cerca del 20% del territorio nacional; zonas de las que han sido expulsados ​​unos 700.000 ciudadanos azerbaiyanos que, junto con los desarraigados de Karabaj y los refugiados de Armenia, provocan alrededor de 1 millón de personas víctimas de desplazamiento del conflicto con Armenia. Aparte de las "zonas de seguridad", es una verdadera tragedia humanitaria que ha durado más de un cuarto de siglo.

3) el argumento de que el gobierno azerbaiyano usaría o sería aliado de milicias atribuibles a ISIS es simplemente ridículo y huele a noticias falsas, ni siquiera a las más sofisticadas. El estado azerbaiyano es fuertemente secular, laico con una estricta separación entre instituciones civiles y religiosas. Se enorgullece de su naturaleza secular y de la dimensión multiconfesional de la sociedad azerbaiyana, así como de las normas e instituciones que las garantizan. A veces se le acusa de excesivamente secular y de actuar con severidad ante la sospecha de una invasión de la esfera política por parte de la religión. Pensar que la organización terrorista de inspiración religiosa más fanática del mundo, una sunita, se alía con un gobierno que representa exactamente lo contrario, y un país de mayoría chiíta, es simplemente ciencia ficción. Por otro lado, las fuentes citadas por Gaspardo son al menos parciales: ¡incluso los servicios secretos militares armenios! Quizás se necesitarían fuentes un poco menos "involucradas" al hacer una acusación como esta.

En conclusión, el escritor cree que este conflicto debe resolverse en el marco del derecho internacional a partir de las cuatro resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 1993-1994 que reconocen la inviolabilidad de las fronteras internacionalmente reconocidas y la integridad territorial de Azerbaiyán. . A partir de este simple concepto, se deben buscar espacios de autodeterminación democrática de la minoría armenia dentro del estado azerbaiyano en un marco de garantías internacionales. Los supuestos militares, secesionistas y soberanos solo sirven para exacerbar el conflicto.

Daniel Pommier Vincelli - Departamento de comunicación e investigación social - Universidad Sapienza de Roma"

Habiendo dado al profesor Daniel Pommier Vincelli la oportunidad de expresar sus tesis, ahora las refutaré una por una mientras agrego más elementos.

En cuanto al PUNTO NÚMERO 1: la reconstrucción realizada por el profesor Vincelli es absolutamente incompleta. Según las crónicas tradicionales citadas por el venerable Moisés de Corene, la parábola histórica de los armenios se origina en la leyenda de Hayk que mató al gigante Bel, constructor de la torre de Babel y tirano de Babilonia, y alejó a su pueblo de la esclavitud de las tierras mesopotámicas. . Según el erudito armenio, Hayk vivió alrededor del 2492 a. C., usando los eventos paralelos narrados en la Biblia como un ancla cronológica. Si miramos en cambio los hallazgos arqueológicos, vemos que los primeros vestigios de la cultura armenia se remontan al 6500 a.C., en un área que va desde las ramificaciones orientales del Tauro de Anatolia hasta las ramificaciones meridionales del Cáucaso y que tiene como uno de sus puntos focales precisamente el área entre los territorios actuales de Naxçıvan, la provincia armenia de Syunik y el territorio de Nagorno-Karabakh (Artsakh). La persistencia de una cultura coherente transmitida primero en forma oral y luego en forma escrita y el rechazo casi obsesivo de la asimilación étnica hacia pueblos y países finitos durante un período de más de 8500 hacen que los armenios (en idioma armenio "Hayer", se puede traducir literalmente como: "los hijos de Hayk") uno de los pueblos más antiguos del mundo y el segundo más longevo en el área del Medio Oriente y el Cáucaso, superado solo por los georgianos. En el asunto de este larguísimo lapso de tiempo, los armenios habitaron una vasta área del Medio Oriente y el Cáucaso representado en la "figura 1", expandiendo o estrechando su territorio según las posibilidades y eventos que caracterizaron todas las épocas históricas de que fueron testigos. También es obvio que, a lo largo del período histórico de su existencia y en todo su vasto territorio de asentamiento, los armenios compartieron el espacio físico con una miríada de otros pueblos de todo tipo, pero sin perder nunca su identidad y especificidad. cultural. Dentro de esta vasta área de asentamiento, el territorio de Nagorno-Karabaj (Artsaj) merece una mención particular porque es el único territorio de esta área que presenta una continuidad ininterrumpida de la presencia armenia desde sus orígenes hasta la actualidad, como se demostró. de la arqueología más allá de toda duda. Si el vínculo entre los armenios y Nagorno-Karabkh (Artsakh) no era realmente antiguo y, en cambio, era solo el fruto de una "mitología moderna", como afirma el maestro, entonces alguien debería explicarme por qué en el territorio de Nagorno-Karabakh (Artsakh ) hay más de 4000 monumentos históricos de origen armenio y solo 10 de origen islámico (árabe o persa safávida según la época) y que entre el patrimonio arqueológico armenio local los restos de la ciudad de Tigranocerta dell'Arstakh, uno de los diversos ciudades todas llamadas con el mismo nombre fundadas por el gran rey armenio Tigrane II el Grande, encontradas en el territorio de la provincia de Askeran de la República de Artsakh por un equipo de arqueólogos internacionales dirigido por nuestro compatriota, el profesor e historiador Giusto Traina? Continuando con el razonamiento del profesor, existen diferentes interpretaciones sobre el origen del término "Karabaj" y la que hasta ahora ha tenido más éxito ve este término como un derivado del compuesto turco-persa "kara" y "bagh" que podemos traducir como "Jardín Nerón ”debido a sus impenetrables bosques montañosos, tan diferentes del resto de la meseta armenia que en su mayoría está desnuda y reseca por el sol, sin embargo, esto no nos dice nada sobre la composición étnica tradicional de las poblaciones locales. Para encontrar una respuesta, necesitamos profundizar en la historia y la demografía, esta última ciencia que siempre ha sido el pilar central de todos mis análisis. En primer lugar es necesario delimitar el "espacio físico" que vamos a considerar.

Tanto el maestro como todos los apologistas de Azerbaiyán cuando hablan de "Karabaj" se refieren al territorio del llamado "Kanato de Kharabaj", un kanato semiindependiente de habla turca sometido a vasallaje contra la Persia safawí y que duró formalmente desde 1748 hasta 1822 cuando el Todo el territorio quedó bajo el control del Imperio Ruso. En términos territoriales, el "Kanato de Karabaj" incluía lo que sería hoy, yendo de oeste a este: los territorios de Zangezur (hoy provincia armenia de Syunik), la moderna Nagorno-Karabaj (Artsaj) y las llanuras de 'Azerbaiyán hasta la confluencia de los ríos Aras y Kura, como puede verse en la “figura 2”. Durante la "Guerra Ruso-Persa" de 1804-1813, todo el territorio del kanato fue ocupado por los rusos que posteriormente realizaron un censo, publicado en 1823. El documento, de 260 páginas y todavía disponible hoy (obviamente en ruso ), menciona uno a uno todos los pueblos y caseríos del territorio del kanato, registrando los porcentajes de los habitantes de los mismos según las distintas etnias y afirma que "La población total de todo el kanato es de un 8,4% de armenios y el resto de tártaros caucásicos (el nombre dado en ese momento a los que ahora se llaman azeríes, ed) con un pequeño número de cristianos nestorianos (el nombre dado luego a los cristianos asirios modernos, ed) y a los gitanos " sin embargo, el mismo censo también establece que "Casi toda la población armenia vive en el área central del kanato en cinco distritos y allí los porcentajes se invierten radicalmente, siendo los armenios el 90,8% de la población local".

Bueno, los cinco distritos mencionados en los documentos oficiales del censo ruso no son otros que los territorios del llamado "Melikhati de Karabaj", visible en la "figura 3", es decir, una confederación de cinco principados feudales armenios (Gulistan, Jraberd, Khachen, Varanda y Dizak) gobernados por otras tantas familias nobles entre 1603 y 1822, que a su vez surgieron sobre las cenizas del gran "Principado de Khamsa" que había gobernado el área entre 1261 y 1603 que a su vez era heredero del llamado "Reino de Artsaj" existente en los territorios antes mencionados entre el año 1000 y 1261. Los lectores entienden que, juntando todas estas fechas, obtenemos un período ininterrumpido de más de 800 años de control político armenio del territorio que ayudó a fortalecer aún más la Identidad específica de los habitantes del lugar, los llamados "Armeni Nagornini", también conocidos como "Karabatsi". Este es un punto muy importante porque cuando los armenios hablan de Nagorno-Karabaj (Artsaj) solo se refieren a la parte del territorio que históricamente constituyeron los cinco "Melikhati" y no a todo el territorio del "kanato" como los apologistas de ' Azerbaiyán de mala fe que toma solo aquellas partes de la Historia que son útiles para su uso y consumo personal y deja todo lo demás apostando sus cartas a la ignorancia de lectores que en la gran mayoría de los casos nunca han leído un libro sobre la historia local de las poblaciones. Los caucásicos y también les resulta muy difícil orientarse con mapas históricos y geopolíticos. Luego, cuando el Imperio Ruso se derrumbó, durante la Primera Guerra Mundial, los pueblos caucásicos proclamaron la independencia primero tratando de crear una República Federal Democrática Transcaucásica que pronto se desmoronó en la República Democrática de Georgia, la República Democrática de Azerbaiyán, en el Primera República de Armenia y en la República de Armenia Montanara. Sin embargo, hablar de fronteras, soberanía y reconocimiento internacional en una situación geopolítica y militarmente fluida como la de 1918-1920 es un punto decididamente débil.

Durante esos dos años llenos de acontecimientos sobre el terreno, los estados caucásicos antes mencionados hicieron la guerra entre sí, presenciaron un resurgimiento turco y finalmente fueron golpeados por la ofensiva de la Rusia Soviética que los reincorporó a la naciente Unión Soviética. como "repúblicas constituyentes" del nuevo "estado soviético". Fue en esta ocasión cuando tuvo lugar el verdadero "experimento de ingeniería social y geopolítica" cuando Stalin decidió dividir esas tierras fronterizas de la siguiente manera: a la Armenia Soviética se le asignó el área de Zangezur que a partir de ese momento se conoció como "Provincia de Syunik" y que todavía es parte de la nueva República de Armenia, el territorio de Naxçıvan fue asignado en cambio a Azerbaiyán soviético convirtiéndose en un enclave separado del resto del país (un papel que juega completamente hoy), al igual que todos los territorios restantes del antiguo kanato fueron asignados a Azerbaiyán con la nota al pie de que, en el área que alguna vez fue parte de los cinco "Melikhati" descritos anteriormente y donde la población armenia era más fuerte y estaba más arraigada en el territorio, las autoridades los soviéticos crearon una “Región Autónoma de Nagorno-Karabaj”, visible en la “figura 4”. Fue esta extraña partición territorial la que sentó las bases de décadas de inestabilidad a nivel local, premisa de la tragedia que venimos viviendo desde finales de los 80 hasta hoy, luego de que el fin de la fuerza opresora del comunismo liberara una vez más el espectro de los nacionalismos locales. empujado. Esta es la única historia real, paso a paso, de cómo el territorio de Nagorno-Karabaj (Artsaj) se convirtió en "parte de Azerbaiyán", si es que alguna vez fue realmente parte de él desde un punto de vista cultural e identitario, bueno, Dejo que los lectores decidan.

PUNTO NÚMERO 2: Es obvio que la “Guerra de Nagorno-Karabaj” de 1988-1994 creó un drama humanitario de enormes proporciones, ¡sin embargo, este desastre humanitario fue en ambos lados y no en un solo sentido! Los datos de ACNUR, los más fiables que tenemos, hablan de un total de 724.000 azeríes que fueron expulsados ​​de los territorios de Armenia, Nagorno-Karabaj (Artsaj) y los alrededores a los que 500.000 armenios expulsados ​​del Naxçıvan y el resto de los territorios de Azerbaiyán, especialmente la capital, Bakú, que literalmente habían ayudado a construir y florecer desde un punto de vista cultural. Cuando las tragedias humanitarias adquieren proporciones tan grandes, simplemente no tiene sentido señalar con el dedo a un lado en lugar de al otro, sin embargo, hay una distinción importante que debe hacerse en esta situación. Nagorno-Karabaj (Artsaj) y las áreas circundantes fueron el escenario de lo que probablemente fue la más brutal y brutal de todas las guerras del espacio exsoviético, literalmente librada aldea tras aldea, montaña tras montaña y valle tras valle. , donde ambos contendientes hicieron un uso extensivo de piezas de artillería y tanques en áreas de las cuales, la mayoría de las veces, era simplemente imposible evacuar a la población civil. Es obvio que, en tal escenario de pesadilla, las bajas civiles en ambos lados se dispararon y también hubo graves violaciones de derechos humanos por parte de combatientes armenios contra civiles azerbaiyanos, la más famosa de las cuales fue la masacre. por Khojaly. Sin embargo, esta guerra también se caracterizó por episodios aterradores de pogromos cometidos por nacionalistas azerbaiyanos contra civiles armenios desarmados que vivían en zonas del interior de Azerbaiyán, muy lejos de las zonas de combate.. Cientos, quizás miles, de civiles de etnia armenia fueron asesinados a menudo con furia medieval y crueldad en el curso de masacres organizadas en Sumgait, Kirovabad e incluso en la capital Bakú y las mismas multitudes de alborotadores azerbaiyanos también atacaron a georgianos, osetios, judíos y rusos. y las personas de otras etnias se detuvieron sólo cuando, tras una demora culpable de siete días, las tropas soviéticas intervinieron reprimiendo con sangre la revuelta (el llamado “enero negro” de 1990). Nada de esto pasó en Armenia! Los nacionalistas armenios en la República de Armenia fueron responsables de la expulsión de unos 200.000 azeríes locales y también hubo numerosos episodios de violencia allí, pero no hubo masacre organizada de civiles azerbaiyanos en el territorio de la República de Armenia y azerbaiyanos muertos en esas situaciones hubo una veintena, todo debido a actos aislados de violencia y no a masacres organizadas desde arriba como sucedió dentro del territorio de Azerbaiyán. Esta es una diferencia crítica y muy importante que, a pesar de la inmoralidad de la guerra, no se puede ignorar.! Y sí, al final de la "Guerra de Nagorno-Karabaj", las fuerzas unificadas armenias se encontraron en posesión de un territorio equivalente al 20% de la superficie de Azerbaiyán, incluido casi todo el territorio de Nagorno-Karabaj (Artsaj) y los distritos. circundante, pero este resultado es atribuible a la realización de operaciones militares y el mantenimiento de la posesión de estos territorios resultó necesario para garantizar la seguridad de la población civil de Nagorno-Karabaj (Artsaj) de los intentos no tan velados de los líderes de Bakú de cometer genocidio . Punto. Hay demasiadas omisiones en el punto 2, ya que fue presentado por el profesor.

PUNTO 3: Creo que aquí es necesario especificar muchas cosas. Aunque la constitución del país está marcada por el "secularismo" y la mayoría absoluta de la población es musulmana chií (aunque de una manera decididamente tibia, por no decir fría), Azerbaiyán, en su auténtica identidad, no es "un estado secular ”, Y ni siquiera es“ un estado musulmán chiíta ”. Azerbaiyán es ante todo un país "postsoviético", con todas las limitaciones que conllevan las palabras "postsoviético". En segundo lugar, es un estado que está perdiendo rápidamente sus connotaciones autónomas y se está deslizando cada vez más hacia el vórtice del pavo con todas las consecuencias que dejo que los lectores imaginen y en las que no me detendré porque no son el tema de este análisis. Además, esta tendencia está absolutamente en línea con la historia de ese territorio dado que en los últimos siglos las élites del país fueron primero persianizadas, luego rusificadas y ahora turcas, lo que demuestra que, va a rascar profundamente, Azarbaiyán y Los azeríes en general no tienen una verdadera identidad nacional y siempre han vivido en las afueras de los grandes imperios, absorbiendo su cultura, costumbres e ideología dominantes, diferenciándose claramente de los armenios y georgianos que, en cambio, desarrollaron culturas nacionales coherentes y siempre las defendieron con con uñas y dientes incluso cuando se han incorporado a los territorios de los imperios extranjeros más grandes. Azerbaiyán es una dictadura familiar en la que el actual presidente, Ilham Heydar oglu Aliyev ha gobernado durante 17 años (¡con su esposa Mehriban Arif qizi Aliyeva nombrada vicepresidenta!) Habiendo heredado el poder de su padre Heydar Alirza oglu Aliyev el quien durante su larga vida fue durante 25 años, entre 1944 y 1969, funcionario de varios niveles de la KGB azerbaiyana, secretario del Partido Comunista de Azerbaiyán, entre 1969 y 1982, miembro del Politburó de la Unión Soviet de 1982 a 1987 y finalmente presidente de Azerbaiyán independiente de 1993 a 2003 cuando finalmente murió. ¿Cómo es posible que guarde un silencio tan confiado sobre estos hechos? Con respecto a mis afirmaciones de que Azerbaiyán ha empleado mucho a las milicias extranjeras en sus interminables guerras contra los armenios, desde principios de la década de 90 hasta el presente, incluidas las milicias encabezadas por ISIS (y a través de los Lobos Grises, los islamistas Chechenos, afganos de Hezb-e-Islami, yihadistas sirios, etc ...) Bueno, lo dije y repito palabra por palabra lo que decía el artículo "Caos Caucásico". Existe una vasta literatura sobre el tema, sobre todo por parte del propio ICT (Instituto Contra el Terrorismo), por lo que corresponde a los responsables demostrar que yo y una serie de otros analistas geopolíticos estamos equivocados, aportando pruebas contrarias. Sin embargo, prometo que volveré a abordar este tema en otros análisis futuros, ya que es un tema de gran interés también desde el punto de vista de la seguridad internacional. Pero no puedo terminar este análisis sin hablar al público de lectores sobre un aspecto muy importante que caracteriza la hostilidad de Azerbaiyán hacia “todo lo que es armenio”, a saber, la destrucción del patrimonio cultural armenio por parte de Azerbaiyán. Gracias a interacciones de todo tipo que duraron milenios, los armenios habían dejado huellas muy importantes en la historia arqueológica y la arquitectura del vecino caucásico. En la región de Naxçıvan, como se mencionó como una de las cunas del pueblo armenio, los investigadores Argam Aivazian (armenio nativo del lugar) y Steven Sim (escocés) documentaron la existencia de un muy rico patrimonio cultural de origen armenio durante la década de 80 a través de la publicación de 80.000 fotografías y dibujos que representan, entre otros, un total (según los autores incompletos) de 218 iglesias, monasterios y capillas, 41 castillos, 26 puentes, 86 emplazamientos de ciudades y pueblos, 23.000 lápidas y, sobre todo, 4500 cruces de piedra, el legendario "khachkar", que representa quizás la marca más importante de la cultura armenia en cada época histórica. En particular, en las cercanías de la ciudad de Julfa existía un cementerio único en el mundo consistente en un "bosque" de khachkars que se elevaban por miles (10.000 según el misionero francés Alexandre de Rhodes que visitó la zona en 1648) en un espacio abierto ubicado a lo largo del curso del río Aras. Bueno, en los años posteriores a la independencia, después de haber limpiado el área de los últimos armenios que quedaban, los últimos herederos de una presencia ininterrumpida de miles de años al igual que en Nagorno-Karabaj (Artsaj), Azerbaiyán destruyó sistemáticamente todos los rastros del patrimonio arqueológico. y la arquitectura armenia presente en su territorio, operando un genocidio cultural aún peor que el causado por ISIS en Siria e Irak. Entre 1998 y 2002, los 3000 khachkars y 5000 lápidas que todavía se encontraban en el cementerio de Julfa (incluidas algunas lápidas muy raras y muy preciosas con el motivo del carnero armenio que se remonta al período precristiano, inalcanzable en cualquier otro lugar en la Tierra) fueron talados metódicamente, partidos y triturados por soldados azerbaiyanos hasta que fueron literalmente reducidos a polvo y luego arrojados al lecho del río Aras. Estas destrucciones repercutieron en todo el país (¡excepto, por supuesto, en Nagorno-Karabaj!) Tanto es así que hoy en día las únicas dos iglesias armenias que siguen en pie en Azerbaiyán son la iglesia de la aldea de Kish (pero solo porque en el curso de la historia posteriormente se convirtió primero en una iglesia albanés-caucásica y luego en una iglesia georgiana, luego fue otra cosa, además de ser armenia) y la iglesia de San Gregorio el Iluminador ubicada en Bakú pero cerrada permanentemente y hoy utilizada como almacén. Podría continuar durante horas, pero prefiero detenerme aquí.

En conclusión, el autor de este análisis cree que ha entregado a los lectores, tanto del "Caos Caucásico" como del análisis de hoy, una gran cantidad de información que ellos mismos pueden buscar y verificar con total libertad y siguiendo su curiosidad intelectual también en fuentes abiertas en idiomas distintos al italiano, confiando siempre en la bondad de mi trabajo y en mi método analítico y sabiendo que la Verdad, la de la “T” mayúscula, no necesita traducción.

Foto: Ministerio de Defensa de la República de Armenia / web