Las alas de la libertad

(Para Señor Wilmore)
26/11/22

Los hechos de actualidad policiaca despiertan generalmente un interés acorde bien con la importancia de los protagonistas bien con el protagonismo que se les otorga según el hecho en sí como realmente relevante, bien porque se dirige la atención. Por qué sucede es intuitivo, es parte de la filosofía de Quinto estado, una pelicula que no estaria de mas a veces ver y sobre todo entender.

El caso de andrea costantino intentó levantar el telón sobre los acontecimientos que involucraban a los muchos italianos detenidos en el extranjero como factor común. No sería posible ni prudente entrar en el fondo ya que a falta de elementos útiles para establecer una vara de medir, correríamos el riesgo de terminar como alguien que al ver la película antes mencionada no entiende nada o, peor aún, no entiende nada. no quiero entender; sin embargo, esto no significa que lo que sucede no pueda o no deba ser de interés en lo que se refiere a los aspectos más externos y evidentes. Al fin y al cabo, retomando el pensamiento del Comandante Todaro, un soldado redescubierto por el gran público tras 80 años de olvido, no podemos olvidar que sobre nuestros hombros llevamos más de 2.000 años de historia y civilización, incluidas las legales, que no pueden (ni debería) dejar insensible, pero que así sea.

Hay muchos italianos detenidos en el extranjero, quizás demasiados, lo que lleva a dos consideraciones: la primera despierta una duda humana y comprensible sobre el fundamento y la validez de las medidas restrictivas de la libertad personal adoptadas; la segunda, donde encuentran fundamento los presuntos delitos, nos lleva a creer que los famosos 2.000 años de civilización (legal) han calado solo en algunos temas y mucho menos en otros, ahora imbuidos de convicciones tales como creer, erróneamente, que cualquier comportamiento es fisiológicamente justificable y naturalmente libre de reglas.

No es así: hace unas semanas llegó la noticia de la detención de unas personas en India escritores italianos, culpables de haber destacado la insignificante falta de espíritu de los muy quisquillosos y exagerados gerentes de transporte de Ahmedabad en India, desfigurando algunos vagones de metro unas horas antes de la llegada del primer ministro allí en una visita programada. ¿Gente loca? Recuerda que la línea entre la genialidad y la locura es muy fina, así que loco sí, ¡pero por muy poco!1

Volvamos al primer caso; de Europa a África, de Oriente Medio a América del Sur, muchos compatriotas, inocentes o culpables, son detenidos, a menudo en espera de juicio, privados de derechos fundamentales y víctimas de la histórica falta de cultura jurídica de un Cesare Beccaria local. por supuesto De los delitos y las penas.

Como le sucedió al Comandante Todaro, estos italianos también quedaron enredados en las mallas de un olvido que les hizo olvidar sus historias, con culpa también y sobre todo en su patria. Inclinados por naturaleza al apoyo cálido y ético a los demás, nos olvidamos de nuestros conciudadanos con una indiferencia que desarma, que también se caracterizan por nuestro propio llamado anónimo, haciéndolos sentir así doblemente abandonados en celdas olvidadas.

Las movilizaciones por Silvia Baraldini primero y por Patrick Zaki después, impulsadas por consideraciones no sólo de carácter legalista pero sobre todo político, no han dado el mordisco necesario a otros hechos que, aunque pertenecientes a hechos sustancialmente similares, no poseían ni poseen ese atractivo que, como se ha dicho, permanece trágicamente anónimo.

Es evidente cuánto cuenta el peso político de un país en la arena internacional, así como la fuerza de la solidaridad nacional unánime y no fragmentada, elemento que tiene una fuerte relevancia, tanto positiva como negativa, en las percepciones de los acontecimientos.2: si existe o no existe, la importancia de una política unánimemente compartida sobre temas importantes tiene un impacto, y cómo. En este punto, sin embargo, es necesario separar los planes comunicativos y políticos, teniendo en cuenta que se trata de dimensiones que, sin embargo, muchas veces interactúan y se unen, pero siempre en función del interés que uno suscita por el otro.

Por supuesto que se ha hablado de Andrea Costantino, pero la dimensión de la información, en este caso, no ha logrado encender el cegador fulgor político reservado en cambio a Aisha Silvia Romano, para quien, alegre ante las pretensiones musulmanas impuestas por sus propios captores, es una también se pagó un enorme rescate con la revisión psicoanalítica del Síndrome de Estocolmo, o a Alessia Piperno, imprudente turista al azar en páramos donde, como era normal, su nombre naturalmente ha despertado la peligrosa atención de un régimen que también está contando los minutos de la destrucción de Israel.

Es el nivel de la política que permanece ausente, que sólo puede asumir formas líquidas y cambiantes a las que están condenados a sucumbir los privados de apelación. En el silencio ensordecedor de la política vivimos, pues, destinos trágicos que podrían haberse evitado.

En Abu Dhabi, el caso de Andrea Costantino adquirió la apariencia de un asunto kafkiano agravado aún más por una multa de 275.000 euros que le confiere las características de lo grotesco; Costantino es (o mejor dicho, era) un comerciante de petróleo y es difícil entender, en el fondo, cuáles son los cargos en su contra.

Ni siquiera la embajada, en su momento, fue informada oficialmente de la detención, presenciada fortuitamente/afortunadamente solo por su esposa. Sin escándalo, veremos que ciertamente no es la primera vez que una legación diplomática se ve obligada a sufrir los dardos de los estados anfitriones.

Constantino disfruta de buenas relaciones, ¿no es así? cualquiera, pero lamentablemente su historia está entrelazada, en términos de tiempo y una de esas abstrusas dinámicas que regulan los acontecimientos determinados por la más pura casualidad, con el embargo de armas italiano a los Emiratos, al que siguió el cierre de la base de al Minhad. Todo esto mientras las participaciones de los EAU en Alitalia y Piaggio Aerospace han sufrido e incluso los suministros destinados al equipo acrobático nacional han encontrado serios problemas.

Seamos claros, el Poder suave copa del mundo arabe no es suficiente, dado que la diosa Eupalla de Gianni Brera, más que hablar, mostraba la realidad de monarquías pequeñas, muy ricas y rígidamente autocráticas que, en todo caso, tenían y tienen la ventaja de hacer circular capitales útiles para todos.

Para romper incluso un momento, creo que es interesante recordar dos personajes aquí, uno decididamente más luz del otro; escribiendo sobre fútbol y detenciones, solo se puede pensar en Byron Moreno y su arbitraje contra Italia en 2002 (que levanten la mano si se acuerdan); y el bueno de Joseph Stalin, que afirmaba que tuLa diplomacia sincera ya no existe. posible agua seca o plancha de madera. No parece haber duda de que fue, entre otros, un escollo estratégico equiparable a un gol en propia puerta a lo Comunardo Niccolai: como habría dicho hacia 1790 el ministro francés Fouché, que lo sabía todo de palas, ciertamente no era de un crimen pero, peor aún, de un error3.

Esperamos que, en lo que respecta a Constantine, no tengamos que presenciar un epílogo similar al que le sucedió a Simone Renda, detenida durante tres días en México sin asistencia médica, quien murió de un infarto y cuya familia recibió (¡sic!) sólo las cenizas. Más afortunados Angelo Falcone y Simone Nobili, detenidos en India durante tres años con una condena por posesión de drogas, luego reformados en apelación. Del resto del sistema judicial indio, nuestro país tuvo que interesarse profundamente en el caso Enrica Lexie y dei Fusileros Marinos Latorre y Girone, finalmente absueltos4, y a pesar de ellos de todos modos causar la suspensión sin precedentes de la inmunidad diplomática del Embajador italiano (les dijimos que esperaran…), en clara violación de la Convención de Viena.

El problema es que las Embajadas y Consulados tienen que lidiar con la legislación local, con regímenes penitenciarios específicos, enfrentándose así a impasses que impactan con las disposiciones de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares (1963) y con la de Estrasburgo (1983), que en cambio deberían constituir la línea de base dentro de la cual ejercer la protección de los compatriotas, incluyendo la extradición y el traslado de los condenados. Sin embargo, es aquí donde se manifiesta la dificultad del derecho internacional para tratar determinados temas; la falta de constricciones y reconocimiento de los acuerdos hace que no sea posible ejercer la debida protección, dejando así peligrosos vacíos de poder, amplificados por ese escaso peso político antes mencionado. ¿Cómo suplir la insuficiencia de las garantías más básicas, cuando en los momentos más críticos hasta el lenguaje se convierte en un obstáculo útil aunque insalvable?

La noticia aporta (lamentablemente) otros casos ocurridos en el territorio nacional y en todo caso destinados a convertirse, por su naturaleza, en equiparables a lo que sucede en el exterior, y de la escuela, basta recordar el asesinato del sargento adjunto de Carabinieri Cerciello Rega cuyos autores vieron rebajada la pena impuesta, o los ejemplos más complejos que ofrece la tragedia del teleférico de Cermis en 1998, o el más reciente accidente mortal en Friuli que vio como protagonista a EE.UU., ejemplos que, precisamente porque en pleno cumplimiento procesal de los acuerdos internacionales5 estipuladas, inculcan en una opinión pública ya de por sí descontenta y poco comprometida, mayor convicción de buscar otra cosa.

Según Piero Calamandrei, político y periodista, además de uno de los fundadores del Partido Acción, la ley es la misma para todos es una frase hermosa que anima a los pobres, cuando la ven escrita sobre las cabezas de los jueces, en la pared del fondo de las salas; pero cuando se da cuenta de que, para invocar la igualdad de la ley en su defensa, es indispensable la ayuda de aquella riqueza que no tiene, entonces esa sentencia le parece una burla a su pobreza..

Después de todo, la historia no ayuda y nos lleva a pensar en el caso Sacco y Vanzetti, en el que una rehabilitación póstuma sabe más que parche de color que de verdadera reparación, o en el caso del capitán Dreyfus, que acabó a su pesar en una vorágine necesaria para proporcionar el beneficio culpable de un juego infinitamente mayor.

Dijimos que la historia no ayuda; bueno, pero enseña: comparemos los dos casos. Los acusados ​​reclaman su inocencia impugnando la sentencia, convirtiéndose en ejemplos de una grave injusticia perpetrada por el Estado; en ambos casos hay sentimientos de prejuicio racial y odio político. Las diferencias entre los dos Asunto las hay: Dreyfus es un no político acusado de un delito político, mientras que Sacco y Vanzetti son dos politizados acusados ​​de un delito común. Dreyfus pertenece a unaélite de fácil indignación; Sacco y Vanzetti son inmigrantes que no suscitan ninguna protesta de los intelectuales. La Francia post-Dreyfus se ve empujada hacia la renovación política y social, mientras que EE.UU. ni siquiera reflexiona sobre los límites de su democracia, aún manchada por el problema que plantea la ejecución de los dos italianos.

Por lo tanto, el problema es generalizado y preexistente, y debe dar lugar a varias consideraciones; el primero se refiere a la atención y el respeto por los dictados de las reglas, ahora cada vez más ignoradas aquí y en el extranjero sujetas a cuidadosas y severas represalias judiciales. La segunda debe hacernos reflexionar a ambos sobre la posibilidad de que el que es inocente en suelo patrio caña, en algunos países puede convertirse en motivo de detención o, peor aún, en la posibilidad de verse involucrado en hilo común del cual no puedes ni imaginar el lejano e impalpable por qué.

Emile Zola, para Dreyfus, tuvo el coraje de escribir su j'accuse, pero luego salir del país; para Andrea Costantino aún no se ha leído una línea de peso, no tiene el atractivo.

1 Fascistas en Marte

2 Para recordar en USA la movilización, mediática y de otro tipo, por Amanda Knox, primero condenada por el asesinato de Meridith Kercher y luego liberada por no haber cometido el crimen.

3 Observación sobre la ejecución del duque de Enghien en Vincennes, 21 de marzo de 1804

4 Los Fusileros fueron absueltos porque dispararon convencidos de que estaban siendo atacados.

5 Convenio entre los Estados Partes en el Tratado del Atlántico Norte relativo al Estatuto de sus Fuerzas (Estatuto de Tropas de la OTAN) de 19 de junio de 1951

defensa de rheinmetal