Craxi, Erdogan y la política de "bastardo honesto"

19/03/18

La comparación parecerá atrevida para la mayoría, porque aparentemente Bettino Craxi y Recep Tayyip Erdoğan no tienen nada en común, sino la muy práctica y poco sentimental relación de amistad con Silvio Berlusconi. Por lo demás, uno era un líder del Eurosocialismo y presidente del consejo a largo plazo en los años ochenta, todavía víctima de una damnatio memoriae que impide un análisis sereno del cuarto de siglo de las elecciones al secretario del PSI durante el histórico congreso en el Hotel Midas en Roma hasta la muerte, en el último año del siglo XX, en el exilio voluntario de Hammamet. El otro de 15 años, con comportamientos de padre-maestro de la nación turca, en gran medida influye en el destino de una vasta región que se extiende desde el norte de África a Irán, a través del Cáucaso, Mesopotamia, la Península Arábiga y los Balcanes, así como la vida civil y económica de Turquía, con reformas liberales en economía y ... de diferente naturaleza en sus relaciones con minorías étnicas, oposiciones, periodistas y educación. Por supuesto, nos enfrentamos a dos personajes cuyos libros de historia hablarán durante mucho tiempo, cuando los líderes hoy más venerados por los medios de comunicación serán olvidados y olvidados. Sin embargo, en una inspección más cercana, ambos tienen un elemento en común muy común, que informa su presencia internacional y sus relaciones con el poder hegemónico en esta parte del mundo y con la principal organización para la seguridad internacional y regional: por supuesto, hablamos de los Estados Unidos de América y la OTAN. El elemento de marcado es, a partir del título de esta pieza, haber establecido estas relaciones a una manera de actuar como un "bastardo honesto". Pero vamos por orden ...

Italia Bettino Craxi jugó un papel clave en la defensa del flanco sur de la OTAN durante la última década de la Guerra Fría: mientras que los socialdemócratas alemanes son reacios a dar su pleno consentimiento a la instalación de Pershing y misiles de crucero dirigido a la Unión En Italia, no hay falta de un fuerte apoyo del líder del PSI, que de esta manera hace una contribución esencial a la derrota soviética en la Guerra Fría.1-2.

Craxi un atlántico completo? Sí, en el sentido de la voluntad de brindar un apoyo serio en tiempos de necesidad, pero no más. La política exterior de la secretaria Socialista celebró cada vez más y abiertamente independiente de un americanismo y un atlantista que otros, incapaces de producir una línea política hasta el punto de convertirse en sólo imitadores serviles, por no hablar de los camareros, la de los demás. Este no fue el caso con Bettino. Si el apoyo al dictador somalí Mohamed Siad Barre Socialista pretende ser profética, en retrospectiva, a la luz de décadas casi ininterrumpidas de conflicto en nuestra antigua colonia después de su expulsión, no menos de largo alcance es el compromiso italiano para salvar la vida de Muammar Gaddafi antes de la incursión estadounidense en Libia en abril 1986, teniendo en cuenta el líder de la Jamahiriya mucho menos peligroso que una Libia en las garras de una guerra civil sin fin o controlado por un gobierno hostil a Italia3.

Ben più famose e discusse sono le vicende del sequestro della nave da crociera Achille Lauro, battente bandiera italiana, e della seguente crisi di Sigonella, che vedono Craxi ancora una volta giocare a carte quasi scoperte una partita con gli Stati Uniti, che oggi nessun politico italiano oserebbe affrontare così apertamente. Ricordiamo che negli anni ottanta siamo ancora in piena Guerra Fredda e che dall’altra parte c’è Ronald Reagan, un presidente che a confronto il Barak Obama che mosse come pedine Silvio Berlusconi e i suoi ministri durante la crisi libica del 2011, fa la figura di una mezza porzione di fronte a un pranzo intero. Ma Craxi è di un’altra pasta… Lui sa tenere testa agli americani non come un Maduro qualsiasi, ma da alleato che per prima cosa mette l’interesse nazionale e la stabilità della rete di relazioni costruite dal proprio Paese, senza odio ideologico. Ricordiamo, per i più giovani, che in quella notte convulsa tra il 10 e l’11 ottobre, tre cerchi composti da - all’interno - un cordone di avieri e carabinieri, nel mezzo incursori dei Navy Seal e - all’esterno - un secondo cordone di carabinieri, che erano nel frattempo arrivati dalle vicine caserme di Catania e Siracusa, si sfidano per ore, armi in pugno, senza sparare un colpo, il tutto nella parte della base sotto la giurisdizione italiana. Infine, alle 5:30, il comandante dei carabinieri, generale Riccardo Bisogniero fa intervenire (su ordine di Craxi) i blindati dell'Arma e altre unità di rinforzo: al ché, nonostante enormi pressioni diplomatiche oltre che militari, il reparto speciale americano ricevono l'ordine di rientrare.

La comparación no suele ser tanto con los Estados Unidos como con las potencias medias de la Alianza Atlántica: recordemos, a este respecto, como la Francia de Emmanuel Macron, "jugó" la Italia de Paolo Gentiloni con la cuestión nigeriana. Pues bien, en 1987 craxiana liderazgo que tiene la mejor de las maniobras francesas para colocar un hombre aceptable a París en lugar de senescentes Habib Bourguiba: advertido a tiempo, Zine El Abidine Ben Ali acaba con el antiguo presidente y cierra el paso a la devolución de Francés en el poder disfrazado.

Por otro lado, tenemos al primer ministro y, desde el 2014, al presidente turco que ha sido capaz de obtener incalculables beneficios de la posición estratégica de su país y de su participación en la OTAN. A menudo olvidamos el "primer Erdogan" que normaliza las relaciones entre Grecia y Turquía, la apertura de una universidad turca en Erbil en el Kurdistán iraquí, se convierte en campeón del referéndum sobre la reunificación de Chipre y promueve reformas políticas y económicas para promover la entrada de Turquía en la Unión Europea. Bueno, no hay "antes" y "después": existe la continuidad de un líder "Atlántico" que trata de inclinarse con los buenos y, cuando éstos no han sido suficientes, con los malos o incluso los malos, las naciones , los grupos étnicos y las economías de la región para el interés supremo de una Turquía neo-islámica y neo-otomana, perfectamente insertada en la OTAN. Armenia, Egipto, Grecia, Iraq, Italia, Noruega Rusia: los países amenazados por el nuevo sultán de Ankara ya no se cuentan. Ni aquellos en los que las fuerzas armadas turcas y sus aliados en el campo han usado la fuerza: Siria es solo el caso más macroscópico, pero en realidad también deberíamos agregar "víctimas" no obvias como Italia y Rusia.

Y sin embargo, Turquía de Erdogan está allí, en la parte superior de la OTAN. La organización con sede en Bruselas le permitió hacer el buen y el mal tiempo, sin pestañear: negarse a unirse a las sanciones occidentales contra Rusia por la crisis ucraniana, relaciones ambiguas, por decir lo menos, con Daesh (El llamado Estado Islámico), el apoyo abierto a los Hermanos Musulmanes (y luego a sus patrocinadores, Qatar), la gestión independiente de las relaciones con Rusia de Putin en la forma más libre (hasta que la compra de sistemas antimisiles S400, por primera vez en el mundo ), la fuerte interferencia en las aguas territoriales de Grecia y Chipre y la ocupación de manu militar de partes enteras del territorio sirio, sin pasar por la OTAN o Washington, pero con el consentimiento tácito de Moscú.

Estamos hablando de un estilo diferente al de Craxi, pero también de una buena manera de ver a un país, Turquía, todavía inmerso en el militarismo y en esta muy lejos de Italia. Pero hablamos de un comportamiento idéntico de "bastardo" que hace todo por su cuenta, pero ... honestamente, sin ambigüedad y sin romper la solidaridad atlántica en su elemento fundamental, el ejército en caso de extrema necesidad.

Por lo demás, en Roma en los años ochenta y en Ankara hoy, piensan lo mismo: aparte de la importancia de un mínimo de concertación atlántica ... todos lo hacen por sí mismos.

Valdría la pena preguntar a los "ganadores" de las elecciones de marzo de 4 aunque sea por Italia comportarse un poco más 'bastardo' no sería la mejor manera de confirmar una 'solidaridad atlántica' que alguien quiere en vez de poner en tela de juicio por razones ideológico. En resumen, entre Craxi / Erdogan por un lado y Chávez / Maduro por el otro, el escritor no tiene dudas de cuál elegir.

David Rossi

 

1 "Los alemanes, de pie al lado del muro de Berlín y la opinión pública, en parte, atraídos por el lema" mejor rojo que muerto", dejó claro que, si un solo gran país había vacilado y se les niega la instalación de misiles, Alemania se tire hacia atrás y por lo tanto, nada se hubiera hecho. [...] Italia fue vista de inmediato como el eslabón débil, el "gran país europeo" que podría haber dicho que no [...] El eslabón débil de la Alianza Atlántica, Italia, estaba cerca de romper y romper sin la resistencia imprevista, obstinada y muy dura del Partido Socialista Craxi. Italia eventualmente instaló los misiles y así lo hicieron todos los países europeos ". Ugo Intini, la oportunidad perdida de la izquierda italiana, en ilsocialista.com, 4 noviembre 2009.

2 "El gobierno de los Estados Unidos (pero también el Canciller Schmidt) claro desde hace tiempo que la instalación (es decir, el contramovimiento que finalmente puede poner Brezhnev, de espaldas a la pared) depende sólo de Italia; ahora cree, con razón, que la carta decisiva para permitir que se encuentra en las manos de Craxi "Gennaro Acquaviva, una tragedia italiana en Mondoperaio, n-7 8 / 2014, 22 p...:

3 Sobre los "infames" misiles lanzados por Gaddafi contra Lampedusa, recordamos que nunca encontramos ningún rastro, excepto en la información proporcionada por los EE. UU.

(foto: web / Présidence de la République française / Türk Silahlı Kuvvetleri)