Fincantieri, Leonardo y las nuevas tensiones entre Roma y París

(Para Fabio Squillante - Agencia Nova)
31/01/18

Mañana, 1 de febrero, se celebrará una reunión importante en Roma sobre el progreso del proyecto de cooperación en la construcción naval militar entre Fincantieri y Naval Group. En el lado italiano, la reunión a la que asistieron los Ministros de Defensa, Roberta Pinotti, Desarrollo Económico, Carlo Calenda, Economía, Pier Carlo Padoan, el CEO de Fincantieri, Giuseppe Bono, y el secretario general de la Defensa, el general Charles Magrassi . Por el lado francés habrá lugar Ministro de Economía, Bruno Le Maire, la Defensa, Florence Parly, Presidente y CEO de Grupo Naval, Hervé Guillou, y el Director General de Armamento, Joel Barre. La reunión es importante no tanto por los contenidos, resulta que no hay decisiones que tomar, sino por el énfasis que la parte francesa le atribuye, y sobre todo por el delicado contexto de las relaciones entre los dos países. Un contexto de renovadas tensiones en muchos frentes: la misión militar italiana en Níger, destinada a apuntalar ese país y controlar los flujos migratorios entre Sahel y Libia; la aplicación del "poder de oro" en Tim y su filial Telecom Italia Sparkle; el control de Leonardo-Finmeccanica, que los franceses habrían fusionado (y diluido) con Airbus y Thales; y, finalmente, el llamado "Tratado del Quirinale", que debe atar aún más estrechamente los destinos a los de Francia, aunque nadie puede aspirar a una relación de igualdad, similar a la franco-alemana.

El Fincantieri año pasado adquirió el control STX Francia, pero en julio la operación fue bloqueado por el presidente Emmanuel Macron, en los días en que, sin embargo, la francesa Vivendi anunció la captura de control de Telecom Italia, y el gobierno de París suspendió trabajar en la línea de alta velocidad Turin-Lyon. Al mismo tiempo, otras fricciones ocurrieron el expediente de interés estratégico para Italia, como la estabilización de Libia y la lucha contra los traficantes de personas en el Mediterráneo. La amplitud de la iniciativa francesa impresionó a nuestra clase gobernante y llevó al gobierno a una reacción enérgica. Los flujos migratorios se redujeron abruptamente, gracias a la acción del Ministro del Interior, Marco Minniti. En Vivendi, se impusieron límites estrictos al control de los activos estratégicos de Tim. El acuerdo con Fincantieri fue renegociado, gracias a la tenacidad de Bono, que obtuvo el porcentaje 50 1 de los astilleros franceses, aunque con el porcentaje asignado 1 decisiva en alquiler durante doce años, en última instancia, a la espera de adquisición. Con Níger, por último, se acordó recientemente para enviar hombres 470 la tarea de las fuerzas locales de formación, en el control de la tierra y la frontera con Libia. En las últimas semanas, sin embargo, aprovechando la disolución del parlamento y la campaña electoral, los franceses han reanudado la iniciativa en todos los frentes.

En el gobierno saliente, dirigido por Paolo Gentiloni, de hecho fue propuesto un tratado bilateral que, me parece, debe garantizar la coordinación de las políticas de los dos países en el plano político y económico, pero más específicamente en la industria de defensa. De la preparación del Tratado, nuestro gobierno ha dado instrucciones al Ministerio de Asuntos Exteriores, pero dos ciudadanos privados, si bien ex ministros influyentes: Franco Bassanini, asesor del primer ministro y presidente de fibra abierta, y Paola Severino, rector de la Universidad Luiss. Sorprendentemente, por otra parte, el hecho de que un paso de tanta importancia para las futuras geopolítica de nuestro país es decidido por el gobierno saliente, como ha señalado el presidente de los miembros de Forza Italia, Renato Brunetta. La irritación de nuestros amigos franceses de la misión italiana en Níger ha surgido, sin embargo, en un programa de la cadena pública trans - Radio France Internationale - que dio voz a un representante anónimo del gobierno de Niamey, según el cual el gobierno nigerino no habría aprobado la misión. Una fandonia inmediatamente negada.
En el frente de las telecomunicaciones, los accionistas de Vivendi primero intentaron un acuerdo con el gobierno sobre "el poder de oro", y luego apelaron contra su solicitud al presidente de la República, Sergio Mattarella. Este último movimiento fue precedido por rumores de la renuncia de la nueva para el grupo, el Amos Genish israelí, y la resignación - verdad - el Presidente Giuseppe Cecchi, el único italiano entre los representantes no independientes en Junta de Vivendi, por lo el único que tiene delegaciones de seguridad y Telecom Sparkle. El recurso extraordinario al Presidente presenta cierto riesgo, ya que no es apelable, y parece poco probable que Mattarella puede contradecir tan evidentemente una decisión tomada por el Gobierno italiano, por iniciativa de un ministro a él lo más cerca Carlo Calenda.

Por el momento, el frente más delicado parece ser el de Leonardo. Los franceses proponen una fusión a tres: Grupo naval Fincantieri y Thales: una posibilidad que preocupa a la cumbre del grupo de defensa italiana, como el de productos electrónicos militares y de nuestros buques están garantizados en gran parte de su antigua Finmeccanica, que Thales como un competidor directo en el sector. Por esta razón, el CEO del grupo, Alessandro Profumo, luchó para asegurar que Leonardo también fuera incluido en la cooperación entre Italia y Francia. Desde entonces, el ex banquero, que llegó a Finmeccanica para evitar el estofado, se ha vuelto impopular entre los socios transalpinos. El 11 en noviembre pasado una revisión objetivos industriales y presupuestarios ordinarios en vez ha provocado una caída de la 21 por ciento de las acciones de Leonardo, y ayer, martes 30 enero, después de la presentación del nuevo plan de negocios, la acción perdió otra 12 por ciento. Scivoloni que estaría justificado si el grupo estuviera en quiebra previa, ciertamente no en situaciones actuales de plena sostenibilidad. Para aumentar la presión sobre Italia fue, por casualidad, la Comisión Europea que el jueves 25 enero anunció la apertura de un procedimiento de infracción contra nuestro país, para las órdenes asignadas por la Marina y el Ministerio de Desarrollo Económico a Fincantieri y Leonardo, sobre la base de la ley naval. Una decisión que ahora amenaza a toda nuestra industria militar.

Parece claro que los franceses están tratando de aprovechar la distracción de nuestro sistema político, debido a la campaña electoral. Evidentemente, en París, se teme que el próximo gobierno puede ser menos sensible a la presión, y por lo tanto se intenta acelerar en todos los frentes, con el fin de ganar más terreno. La presencia francesa en Italia ya es muy fuerte, no sólo en términos de defensa, sino también en la banca, seguros, energía, transporte, infraestructura, comercio minorista, la agroindustria, la moda y el lujo. Por esta razón, sería mucho más compatible con prudencia como el "Tratado Quirinale", esperando a que el asentamiento de un gobierno con plena legitimidad y la defensa, en el ínterin, las empresas italianas y nuestros intereses en África.

(foto: Présidence de la République française)