Mentes libres y abiertas en la esfera militar: ¿la reflexión todavía significa desobedecer?

18/03/18

Siempre he creído que las revistas militares no eran más que aburridas colecciones de artículos tediosos y monótonos. Las raras veces que me encontré hojeando una, después de echar un breve vistazo al índice del artículo, lo descarté con desinterés. Pero un día me vino a la cabeza para aprender francés, y con ganas de leer algo que los militares de aprender alguna palabra específica, compré una revista francesa, un caso, la primera que encontré en el Internet después de escribir revue militaire françAise. Fue llamado DSI (Défense y Sécurité Internationale). Yo era escéptico al principio, pero comencé a leerlo de todos modos. Hoy puedo decir con confianza que el día que abrí esa revista es uno de los momentos más importantes de mi corta vida militar. Me fascinó esa publicación: en el editorial, el director del periódico nos invitó a reflexionar sobre la efectividad de la operación Sentinelle, (nuestras carreteras seguras), resaltando sus aspectos positivos y negativos; poco después, otro artículo del mismo autor ilustraba la situación actual de la guerra en Yemen, analizando las facciones en el campo y proponiendo algunas consideraciones sobre lo que podría haber sucedido en los próximos meses de guerra; algunas páginas más adelante, aquí hay un artículo muy interesante de un coronel de la armada francesa, que, por ejemplo, tomando la intervención estadounidense en Afganistán, subrayó lo difícil que era para los ejércitos modernos de hoy terminar con un conflicto una vez que comenzó1.

Inutile dire che la sera stessa mi abbonai a quella pubblicazione, come anche ad un'altra rivista francese ed un paio di italiane. Oggi non c'è giorno in cui io non dedichi almeno una mezz'ora alla lettura di questi giornali.

Desde el día en que leí mi primera revista militar, mi interés por la defensa y las cuestiones armadas ha aumentado. Poco a poco, comencé a comprender cuán importantes eran estas herramientas para las instituciones militares. Estas revistas son, de hecho, un medio muy útil para promover la circulación de ideas y el debate dentro de las Fuerzas Armadas. Esto contribuye decisivamente al desarrollo del pensamiento crítico y fomenta el cambio y la innovación. Todo esto es esencial para que el instrumento militar se mantenga al ritmo de los tiempos y se adapte constantemente al escenario cambiante en el que debe operar. Además, estas revistas representan una ayuda efectiva para el estudio y análisis de la historia militar, que siempre ha sido una fuente de motivación y motivación para nosotros, los soldados.

VIVACIDAD CULTURAL Y CURIOSIDAD INTELECTUAL

Una amenaza mortal para las fuerzas armadas siempre ha sido inherente a su propia estructura. Siendo organizaciones jerárquicas fundadas en la disciplina, existe el riesgo de que los líderes militares luchen para sofocar la proliferación de ideas y opiniones en los rangos inferiores. Conformismo, la mentalidad de la "Siempre ha sido así", son enemigos mortales de las instituciones militares. El régimen fascista, que había comenzado a suprimir la libertad de debate desde mediados de la década de 1990, nos dio la prueba de esto: "todos los escritos de los oficiales de manera técnica o política deberían ser sometidos a la censura previa de los comandantes del cuerpo de ejército ".2, limitó drásticamente el intercambio de ideas en las fuerzas armadas, con los resultados que todos conocemos. Italia se presentó en los albores de la Segunda Guerra Mundial con un ejército viejo y superado.

No menos importantes fueron los primos franceses: el ejército de la Francia posnapoleónica asimiló el modelo prusiano, caracterizado en ese momento por un firme rigor contra el intercambio de ideas dentro de las fuerzas armadas. Como resultado, declaraciones como "Réfléchir c'est désobéir" (reflejar los medios para desobedecer) se volvió recurrente en los principales estados. Muchos historiadores creen que esta tendencia a luchar contra cualquier intento de debate y reflexión interna por parte de los líderes militares franceses, fue uno de los factores decisivos que llevaron a la trágica derrota contra las tropas prusianas dirigidos por Helmuth von Moltke en 18703.

Por el contrario, fue la situación en el ejército alemán de principios del siglo XX 20: el jefe de gabinete, Hans (Johannes Friedrich Leopold) von Seeckt, alentó con entusiasmo el intercambio de ideas y la confrontación y siempre escuchó atentamente las opiniones de los oficiales a su disposición. Su acción influyó positivamente en la muy efectiva preparación de la Wermacht en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

El debate cultural y el animado intercambio de ideas y opiniones dentro de las fuerzas armadas es esencial porque estimula el sentido crítico, contribuye a desarrollar una fuerte capacidad creativa y evita la prevalencia de la conformidad intelectual. No es coincidencia que una característica que comparten todos los grandes líderes militares del pasado sea la de haber sido grandes lectores y grandes reformadores: la lectura invita a la reflexión, promueve la capacidad de pensar y fomenta el desarrollo de nuevas ideas.

Este discurso es especialmente válido para los comandantes jóvenes. Al participar activamente en el debate, pueden desarrollar un pensamiento crítico que les permita evaluar objetivamente situaciones, libres de prejuicios o impresiones personales; cuestionar la validez de las declaraciones que se les proponen, sin aceptarlas a priori; saber cómo cuestionar un tema y saber cómo proponer una solución aplicando un razonamiento coherente.

INNOVACIÓN Y CAMBIO

La estructura jerárquica típica institución militar hace que la víctima de una paradoja: por un lado, es una institución que requiere una renovación continua, la necesidad de mantenerse al día con un entorno cambiante, también es cierto que es cada institución conservadora, refractaria al cambio. La estructura jerárquica de las fuerzas armadas, sin embargo, no se puede renunciar: es vital que un ejército puede funcionar. Pero no es deseable que el conservadurismo inherente a las fuerzas armadas se convierta en un cierre total y una adversidad ciego a todo lo que conduce al cambio y la innovación. Una vez más, la historia nos da la razón de ser de varios casos que muestran la gravedad de las consecuencias son siempre la tendencia a la inmovilidad ha tenido el mejor de los cambios.

Un ejemplo sobre todo es el de la derrota francesa del 1940: se debió a los errores cometidos por los líderes militares durante la campaña, pero sobre todo a la adaptación ineficaz de la estrategia militar del ejército. De hecho, se había preparado para luchar en otra Primera Guerra Mundial, y cuando las modernas formaciones blindadas alemanas la pusieron a prueba, se vio abrumada en menos de dos meses.

Incluso el ejército italiano, entonces dirigido por Badoglio, un hombre talentoso, pero la mentalidad excesivamente conservador y todavía demasiado ligado al paradigma de la guerra de trincheras, se presentó en los albores de la Segunda Guerra Mundial con las tácticas y doctrinas anacrónicas para aquellos tiempos4.

¿Qué tal en lugar de Inglés? En los albores del siglo XX, la marina Inglés estaba en muy mal estado, que fue ejecutado por los almirantes terco, demasiado ligado a la tradición y se centró más en el estado del puente que la eficacia de limpieza de la toma. Dio un hombre de genio como Jacky Fisher, con razón considerado como el mayor Almirante Inglés después de que Nelson, para transformar la marina británica en una guerra como una herramienta infalible. Durante su carrera de cincuenta años, cadete a la cabeza de la Armada, Fisher luchó para el cambio, la lucha contra la mentalidad fuertemente conformista y conservadora de los almirantes británicos, logrando finalmente llegar a la cima de la marina e imponer las reformas necesarias. El excelente estado de preparación con la que la armada británica se presentó en el estallido de la Primera Guerra Mundial fue principalmente sobre Jacky Fisher5.

Para ganar su espíritu conservador, el Ejército debe promover un debate cultural dentro de él, estimular la capacidad creativa de sus miembros, alentar la investigación científica y promover el pensamiento crítico. Si los comandantes no sienten esta necesidad, los más jóvenes deben ser gregarios activos y pedir un cambio. El proceso de innovación no puede ser solo de arriba hacia abajo, de hecho, tiene que empezar desde abajo. Los jóvenes líderes tienen que sentir la necesidad de cambio y convertirse en un socio activo en el proceso de renovación de las fuerzas armadas. El progreso es, como siempre, el atributo de la juventud. Sin duda, la generación de más edad que abarca el alto cargo tiene la experiencia de que un joven oficial no posee. La experiencia, sin embargo, tiene sus ventajas y desventajas. A pesar de que nos permite tener una visión más elaborada y organización militar apropiado y luego ser capaz de discernir entre lo que es factible y lo que no, por el otro, es probable que constituya una especie de niebla que nos impide ver rutas alternativas a las dejé entrever. Por otro lado la capacidad de los jóvenes a pensar fuera de la caja y ser creativo es probable que termine la proposición de ideas impracticables, ya que fueron generados por personas que no tienen la experiencia para juzgar lo que se traduce efectivamente en la realidad y lo que es fantasía en su lugar. Por lo tanto, la solución radica en un compromiso. La clase más antigua no debe encerrarse en sí misma, de hecho, debe promover la creatividad y el espíritu de cambio en la generación más joven y estar listo para evaluar las propuestas. La experiencia debe servir esencialmente para poner en práctica el genio de la nueva generación6.

HISTORIA MILITAR

Una última consideración se refiere a la historia militar. Los artículos que tratan de la historia militar más a menudo se descartan descuidadamente por el lector en general, como si fueran un simple tampón, un montón de frases arrojado allí por algún antiguo para llenar las páginas finales de la revista. Bueno, en mi opinión, no hay nada más equivocado. La historia es Magistra vitae, es real, sobre todo para nosotros los soldados. De Napoleón a Clausewitz a Eisenhower en Montgomery, todos los líderes militares que nos han precedido han ensalzado la importancia y las ventajas del estudio de la historia, sobre todo para la persona que ejerce la profesión militar. Napoleón, cuyo genio militar es también el resultado de las numerosas lecturas y reflexiones favorecido por los cuarteles vida que llevó hasta 17957, dijo: "Para ser un gran líder, debes convertirte en un estudiante exitoso y la mejor manera que conozco es conocer la historia y la biografía de hombres exitosos. Entonces su experiencia se convierte en mi experiencia "8. Incluso el más famoso de los historiadores militares, Clausewitz, confirma lo que se ha dicho, diciendo: "la historia es indudablemente la base del arte de la guerra "9. ¿Qué deriva estos enormes beneficios que la historia militar brinda a quienes la estudian? De la misma naturaleza de la guerra: no depende de los métodos por los cuales se combate, ya que está vinculada a la naturaleza del hombre, que no cambia. Cambie el contexto, cambie las partes, cambie las armas, pero siempre es el hombre el que lucha. En cierto sentido, cada guerra que se libra hoy se parece, de alguna manera, a las del pasado. No por casualidad Guerra del Peloponeso Tucídides, a pesar de haber sido escrito hace más de dos mil años, todavía se estudia en muchas instituciones militares10.

El estudio de la historia también es esencial para promover la innovación y el cambio. Un análisis efectivo de las "lecciones aprendidas" hace posible corregir los errores cometidos en el pasado y evitar repetirlos. Ten cuidado, sin embargo. Esta herramienta debe usarse con precaución. Eisenhower dijo "Ni un hombre valiente ni un hombre sabio se sentarían en la vía de la historia esperando que el tren del futuro los invierta"11. Lo que quería decir con esta afirmación es que si por un lado el estudio de la historia puede resultar eficaz en la corrección de los errores que han llevado a una dura derrota, en el caso de un éxito que puede ser un arma de doble filo, de refuerzo en tenemos teorías y conceptos hasta el punto de oscurecer nuestra visión y prevenir el cambio. El ejemplo de las recientes guerras libradas por Estados Unidos debería hacernos reflexionar: los líderes militares de Estados Unidos, convencidos de la eficacia de su enseñanza y sus dogmas, que les había asegurado el éxito durante la Guerra del Golfo, que fueron incapaces de luchar en las guerras contrainsurgencia en Afganistán e Irak.

Se debe destacar otro de los beneficios que podemos obtener a partir del estudio de nuestra historia militar. La lectura de los acontecimientos militares de los que nos han precedido constituye una fuente de aprovechar para fortalecer y revivir en nosotros siendo los valores típicos militares: el honor, la disciplina, el sentido del deber, valor, lealtad. La lectura de los hechos heroicos de nuestros predecesores debería ayudarnos a entender el peso que llevamos sobre nuestros hombros los militares: a la altura de los que cayeron defendiendo nuestra patria. Un ejército desprovisto de estos valores está destinado a sucumbir.

Creo que es esencial alentar a todos los militares, especialmente a los más jóvenes, a contribuir activamente al desarrollo de un debate dentro de las fuerzas armadas. Colaborando a través de la creación de artículos, alentamos a otros a hacerlo y contribuimos a mantener viva la circulación de ideas. Actuando como una plataforma para el debate de los líderes del futuro, las revistas militares pueden contribuir de manera decisiva al desarrollo de nuestras Fuerzas Armadas.

Matteo Mazziotti de Celso

 

1 Wars contre l'état islamique, les derniers coups de boutoirs?, en DSI, N.130.

2 Rochat, Las guerras italianas, 1935-1943, Einaudi, Turín, 2008, pp. 171-172.

3 Ver Girardet R., La sociedad militar de 1815 à nos jours, Perrin, Paris 1998 y Serman W., Les officiers français dans la nation, 1848-1914, Aubier Montaigne, París, 1982.

4 Rochat, Las guerras italianas, 1935-1943, Einaudi, Turín, 2008 y Gooch J., El ejército italiano en la segunda guerra mundial, Ediciones LEG, Gorizia, 2016.

5 Robert K. Massie, Dreadnought. Gran Bretaña, Alemania y la llegada de la gran guerra, PIMLICO, Londres, 1993.

6 Nina Kollars, Genio y dominio en la innovación militar, in supervivencia, Vol. 59 n.2.

7 Tulard J., Napoléon chef de guerre, Tallandier, París, 2015.

8 Napoleón Bonaparte, Aforismos políticos, morales y de guerra, Editori Newton & Compton, Roma, 2002.

9 Von Clauewitz C., De la Guerra, Mondadori, Roma, 1997.

11 Eisenhower D., "La revista Time", Oct. 6, 1952.

(foto: Ejército de los EE. UU.)