Militares y estudiantes? Una reflexión sobre la formación inicial de oficiales del ejército

15/05/18

En diciembre 2017, el Instituto de Estudios Estratégicos de US Army War College ha publicado un último volumen1, una serie de monografías centradas en el examen del desarrollo de la formación de oficiales del ejército que sienta las bases para una profunda revisión del programa de entrenamiento básico y avanzado, para responder a las necesidades cambiantes.

No hay duda de que el tema es muy actual no solo para las Fuerzas Armadas de los EE. UU. Sino también para las nacionales. De hecho, si la pregunta que debe responderse sigue siendo: "¿cómo capacitar a los funcionarios capaces de operar en futuros escenarios operativos?", La respuesta debe tomar en cuenta las características cambiantes de estos contextos.

La necesidad de entrenamiento

Desde este punto de vista, teniendo en cuenta la incertidumbre que caracteriza el futuro, tenemos algunas referencias interesantes a las publicaciones doctrinales y al desarrollo de capacidades de defensa que pueden ayudarnos a establecer ciertos puntos.

El primer documento que nos ayuda a determinar las características de los futuros escenarios operativos es el SMD - CID Capstone Concept 001: "Implicaciones militares del futuro entorno operativo"2 que define, en la parte II, los entornos operativos como complejos, congestionados y conectados y que en los anexos proporciona más detalles sobre el futuro choques (entendidos como aceleradores estratégicos) tanto en términos del concepto de sinergia entre dominios, prefigurando el uso complementario más que el uso aditivo de ciertas capacidades en diferentes dominios (terrestre, marítimo, aéreo, espacial y cibernético), de tal forma que se incremente la capacidad general y se compense la debilidad de los demás.

El segundo documento de gran interés es la publicación PID / S1 del SMD - CID: "The Italian Military Doctrine"3 que al Capítulo V al definir las Fuerzas Armadas como un "sistema", destaca la necesidad de que el subsistema de Cultura y Aprendizaje (adjunto, por lo tanto, también para el desarrollo del ciclo de Lecciones Identificadas / Lecciones Aprendidas) desempeñe su papel con especial énfasis al desarrollo de la Fuerza Militar del futuro.

La combinación de las características del "futuro posible" con las características productivas del subsistema Cultural y Aprendizaje nos lleva a poder decir que los futuros oficiales del Ejército deberán saber cómo operar dentro de complejos de fuerzas articulación distinguido por un alto nivel tecnológico, en contextos complejos en los que no hay soluciones prefiguradas incluso desde un punto de vista doctrinal. Por lo tanto, los funcionarios del futuro deberán ser capaces de identificar soluciones a problemas militares (de acción y no) que no solo no tengan características estandarizables, sino que, por el contrario, evolucionen fuertemente, en contextos híbridos en los que las actividades militares serán cada vez más mezclado con los de múltiples jugadores en la escena estratégica internacional.

¿Qué selección adoptar?

A la luz de lo que se acaba de decir, incluso antes de identificar una posible estructuración de la capacitación, debemos preguntarnos cuáles son las características que deben buscarse en los aspirantes a oficiales. El entrenamiento, de hecho, tendrá que explotar los potenciales de cada aspirante individual, canalizándolos al proceso de formar el futuro oficial, pero para hacerlo debe partir de un núcleo duro en términos de base cultural y habilidades cognitivas individuales.

En particular, el nivel cultural básico que debe determinarse debe estar dirigido principalmente al sector que los anglosajones llaman STEM, que significa Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Una preparación que no solo es predominantemente científica sino que tiene una aptitud para la investigación y la experimentación.

¿Por qué la preparación y el enfoque STEM son tan importantes? Es porque cualquier oficial, abandonado los bancos de los Institutos Básicos de Capacitación, se encontrará operando en unidades altamente digitalizadas equipadas con medios tecnológicamente avanzados. Hasta hace diez años, para encontrar tal nivel de complejidad tecnológica, era necesario subir al nivel de División o Cuerpo de Ejército. Ahora ya no es así. Los oficiales tendrán que operar cada vez más en ambientes descentralizado y disperso, en el que el enemigo también está conectado y conoce / utiliza medios avanzados para contrastar el espacio electromagnético y cibernético. El oficial también a nivel de unidades menores debe poder interactuar con los especialistas bajo su control. Personal que por definición de especialización es, por definición, capaz de hacer frente solo a problemas estandarizados o en cualquier caso relacionado con ellos. El oficial, en algunas situaciones, se encontrará solo tomando decisiones operativas que requieren alto conocimiento técnico y científico.

Este tipo de preparación será extremadamente útil también durante el desempeño de las funciones del personal que, de hecho, constituyen la parte predominante de la carrera de un oficial. Por esta razón, también es necesario definir el nivel mínimo de preparación STEM que los aspirantes a oficiales deberán poseer. ¿Eso es provisto por las escuelas medias superiores suficiente? A la luz de la evolución del mundo escolástico nacional, la respuesta podría ser negativa.

El segundo elemento a buscar en los aspirantes son las capacidades cognitivas4, para seleccionar a las personas en posesión, no solo de una excelente preparación STEM, sino también con mayor capacidad para la resolución de problemas y el espíritu adaptativo, el único que finalmente permitirá operar en el complejo entorno operativo del futuro (incierto por definición), cuando, en otras palabras, el posible futuro (hipótesis de planificación de la capacidad a largo plazo) se transformará en el presente.

¿Qué entrenamiento elegir?

La formación inicial de un oficial (Academia y Escuela de Aplicación, para el Ejército) tiene como objetivo construir el núcleo duro de las habilidades militares que deben permitir que el oficial sea incluido en el mundo militar y enfrente la continuación de su carrera, con referencia no solo a los grados más bajos, dado que la capacitación avanzada y superior proporciona paquetes adicionales de habilidades que, entre otras cosas, no están destinados a todos (consulte la preparación en ISSMI y IASD).

Habiendo introducido la necesidad de desarrollar "actitudes" militares, es necesario recordar la llamada pirámide de competencia desarrollada a fines del Renacimiento. En particular, las tres áreas fundamentales que componen los vértices de la pirámide antes mencionada son:

  • saber (savoir): esta es el área que es más fácil de definir porque para el conocimiento individual es necesario agregar otras nociones útiles para permitir su inserción en la vida militar y en las funciones que tendrá que realizar después de pasar el ciclo de entrenamiento inicial;

  • saber cómo hacer (savoir faire): como en todas las profesiones, la adquisición de habilidades en este sector específico no será fácil, ya que el estudiante oficial no solo debe adquirir habilidades para llevar a cabo las tareas como militar, sino también aquellas relacionadas con su futuro estado como comandante de los hombres. Por esta razón, y para evitar interrupciones en la cadena de confianza que existe entre los capitanes y los empleados, parece apropiado replantearse la ubicación del oficial recién lanzado por los Institutos de Capacitación. Para ser buenos comandantes necesitas poder construir tu propio progresivamente savoir faire. El paso del Comando de unidad a nivel de pelotón es sin duda una excelente manera de construir, sobre una base sólida, las futuras clases de comandantes, centrándose en la construcción del liderazgo y no en administración qué función primaria;

  • saber cómo ser (savoir êtrey): es otra área de desarrollo difícil pero también es fundamental para el desarrollo de individuos destinados a tomar decisiones que afectan las vidas de miles de personas, en el análisis final, tanto en operaciones como en actividades en estasis operativa. Saber cómo ser se ve como la capacidad de desarrollar acciones y / o reacciones apropiadas al contexto en el que nos encontramos. Asume, por supuesto, excelentes habilidades en las dos áreas mencionadas anteriormente, pero también una comprensión extraordinaria del entorno en el que está inmerso, operando o no. El desarrollo de esta área es fundamental durante el entrenamiento inicial si no desea correr el riesgo de socavar la validez de toda la capacitación. Por esta razón, la publicación de SMD PID-O8 (Military Training - Vol. I) cita esta área como vital para un correcto proceso de entrenamiento.

En este sentido, durante el entrenamiento inicial, es necesario:

  • aumentar la preparación de STEM con referencia particular al sector especializado en el cual el oficial debe expresar su profesionalismo. Pensar que un oficial de artillería, genio o infantería debe asistir al mismo proceso de entrenamiento y adquirir, más o menos, las mismas habilidades carecen de lógica. Las armas y las especialidades existen en todos los ejércitos ya que están diseñados para expresar sectores altamente especializados en el campo táctico (y ahora también estratégico / operativo). A la luz de las elecciones hechas en el pasado en términos de eliminar las peculiaridades provistas por la Ley Consolidada de Educación Superior5 a favor de las Escuelas de Aplicación de Armas, el ciclo de entrenamiento inicial debe conducir a la adquisición de una calificación habilitante para el desarrollo de sus habilidades, teniendo en cuenta que se pueden lograr objetivos adicionales mediante el entrenamiento avanzado;

  • aumentar las habilidades cognitivas con referencia particular, pero no solo, a la solución de problemas no estandarizados. En las operaciones, la intervención del oficial será concluyente solo si podrá enfrentar los eventos incluso con soluciones que no se puedan referir a esquemas tácticos o técnicos predefinidos. En analogía con lo que sucede en el mundo del trabajo civil, los problemas estandarizados se encuentran dentro de las habilidades y perfiles profesionales de los expertos o de los titulados de tres años. Los problemas que no pueden ser estandarizados solo pueden ser abordados por aquellos con mayores habilidades técnico-científicas, es decir, por titulares de maestrías. Un oficial, durante su carrera debe ser capaz de contar con habilidades similares y no por el mero acceso a la gestión;

  • inculcar a los futuros oficiales una mentalidad de "empujar y poner en bandeja" que favorece y recompensa a quienes suponen, en operaciones como en la vida en "estancamiento operacional", las responsabilidades y riesgos calculados para el cumplimiento de la misión. Es absolutamente necesario negar cualquier espacio a las personas "dedicadas" a mentalidad de cero defectos6 que tiende a bloquear y enredar cada acción siguiendo interpretaciones en un sentido restrictivo de la ley o de la situación táctica / laboral;

  • enseñar la metodología del "Comando de Misión"7 (en paralelo con el Comando de Batalla) destacando su validez para garantizar la ejecución de la misión en los escenarios operacionales modernos. Al mismo tiempo, debe destacarse la negatividad del enfoque del "Mando Detallado" que ha tenido tanto éxito y ha tenido en el personal más burocrático;

  • proporcionar las herramientas para garantizar la correcta gestión de los recursos humanos que sin duda son el componente más valioso de la FA. También es necesario abordar la metodología de gestión del talento resaltar la importancia del desarrollo adecuado y la mejora de las habilidades y especializaciones del personal que los futuros oficiales tendrán para sus dependencias, sin olvidar, obviamente, aquellas nociones que permitirán al oficial trabajar bien en puestos inmediatamente después de abandonar los institutos formación inicial, pero eso debe verse como una especie de "complemento" y no como el núcleo de la formación.

conclusiones

En resumen, hay:

  • un margen considerable para seleccionar entre los agentes de aspirantes a las personas con mayor potencial no sólo en términos técnicos y científicos, sino sobre todo en la preparación de adaptarse a situaciones y contextos que son, en el momento de la contratación, en gran medida impredecible. En el 2018 se seleccionarán los que mandarán el regimiento en la década 2040 - 2050. A pesar de todos los supuestos que continúan desarrollando el posible futuro, nadie puede decir con exactitud lo que va a ser un regimiento en 2050, tales como sistemas de armas y lo que tendrá que utilizar técnicas de lucha. Una cosa es cierta, sólo aquellos que pueden adaptarse, siguiendo las tendencias, y tendrá un fuerte espíritu innovador funcionará correctamente en ese contexto;

  • también de certezas. Cualesquiera que sean las características de los escenarios y la sociedad del futuro, los estudiantes oficiales que aprueben con éxito la formación inicial tendrán enormes responsabilidades tanto con el personal empleado por ellos -como comandantes- como con los que toman las decisiones en el momento, en cuanto personal de oficiales. La experiencia que tenemos de expresar, junto con la confianza y el carisma que promulgar comenzar a crear a través de un proceso de selección y formación que se dedica exclusivamente a la formación de los futuros líderes y no a la mera búsqueda de títulos abstractos o igual clasificaciones abstractas de mérito.

Mucho se ha hecho a lo largo de los años para ir en contra de las necesidades de la FA de tener líderes que estén a la altura de los tiempos, pero queda mucho por hacer. Obviamente, el replanteamiento de la Formación Inicial debe ir acompañado de un proceso similar a favor de la formación superior / avanzada, sin omitir una reflexión profunda sobre la selección y las características de la Formación Superior. tutores y de maestros militares y civiles. Incluso en disciplinas que podríamos considerar "maduras", dista mucho de ser fácil encontrar docentes que puedan transmitir el "conocimiento" correcto y el "saber cómo" aplicado al combate, donde se determinan condiciones mucho más onerosas que las concebibles para el desarrollo de actividades. laboral / industrial.

Con esta reflexión quisimos enfocarnos en algunos de los aspectos de la selección y el proceso formativo que deben tenerse en cuenta para equipar a los comandantes del futuro con las herramientas que les permitirán estar bien representados en el complejo panorama nacional e internacional en el que funcionarán, con la esperanza de poder integrar estos elementos iniciales con nuevas reflexiones sobre el sistema de entrenamiento completo.

Gen. Mario Ruggiero

    

4 Con "habilidades cognitivas" queremos decir el conjunto de procesos y actividades mentales, como la resolución de problemas, el razonamiento, el pensamiento, las habilidades deductivas, que coordinan nuestro conocimiento, o las representaciones mentales de principios, procedimientos y teorías de un conjunto de conocimientos específicos del dominio, capaces de favorecer la adquisición de más habilidades de adaptación.

5 Vds. RD 1592 de 31 / 08 / 1933 Art. 25 y 180

7https://www.tandfonline.com/doi/pdf/10.1080/14702430308405081

(immagini: U.S. Army War College / SMD / Esercito)