Actualización sobre la guerra en Ucrania: el frente aéreo y de misiles

(Para Andrea gaspardo)
11/11/22

La segunda dimensión más importante de la guerra ruso-ucraniana, después de la naval, es la aérea y de misiles. Este aspecto del conflicto representa uno de los que mayor debate ha creado tanto entre los profesionales como entre el público en general “más o menos interesado” también por el hecho de que ha recibido una de las peores coberturas mediáticas.

En el pasado, ya habíamos dedicado un amplio espacio a la dimensión aeromisiles del conflicto en el transcurso de los análisis de actualización anteriores, por lo que el de hoy encajará en el camino ya trazado por los anteriores. Aquí es necesario recalcar una vez más el hecho de que, tanto en los reportajes periodísticos como en los diarios especializados, subsiste un sustancial desconocimiento (en el sentido tradicional de "no saber") con respecto a las tácticas y doctrinas operativas de la V-VS. que han condicionado toda la existencia, influyendo también en el modus operandi en el presente conflicto. Este estado de cosas impregna el significado de un sinfín de documentos, informes, videos publicados por doquier durante estos casi 9 meses de guerra. En base a esta "creencia popular", que ahora vive vida propia a pesar de todo, y que también ha contagiado a numerosos militares profesionales y periodistas especializados, por alguna extraña razón "las Fuerzas Aéreas rusas deben operar de acuerdo con las pautas establecidas por la doctrina occidental". , y por lo tanto deben ser evaluados a la luz de estos lineamientos”.

Este enfoque es METODOLÓGICAMENTE EQUIVOCADO. De hecho, asume que el V-VS se comporta como una fuerza aérea de un país occidental pero, como ya se explicó abundantemente en el pasado, este no es el caso.

Pequeño paréntesis; muchos me han escrito en LinkedIn preguntándome por qué en mis análisis pasados ​​y presentes he usado y uso las terminologías aparentemente obsoletas de "V-VS" y "Fuerzas Aéreas Rusas" en lugar de los contemporáneos "VKS" y "Fuerzas Aeroespaciales Rusas". . Aquí una explicación está en orden. Es cierto que, formalmente, desde el 1 de agosto de 2015 el arma azul de Moscú ha adoptado oficialmente la nueva denominación de "VKS" (acrónimo que significa "Fuerzas Aeroespaciales" - "Воздушно-космические силы" en ruso) nacida de la fusión de V-VS (las "Fuerzas Aéreas" - "Военно-воздушные силы" en idioma ruso) con VVKO (las "Fuerzas de Defensa Aeroespacial" - "Войска воздушно-космичесрой обоной" en idioma ruso). Sin embargo, también es cierto que la llamada VKS es de facto una especie de "organización paraguas" que está estructurada en tres ramas diferentes y distintas gestionadas por tres cadenas de mando independientes.

Estas ramas son:

- la "fuerzas espaciales"(" Космические войска России "en idioma ruso, abreviado como" KV ");

- la "Tropas de Defensa Aérea y Antimisiles"(" Войска противовоздушной и противоракетной обороны "en idioma ruso, abreviado como" PVO-PRO ");

- la "Fuerzas Aereas"(Es decir, el nunca realmente muerto" V-VS ").

Dado que el enfoque de las operaciones aéreas rusas en Ucrania recae sobre los hombros de la "rama de la aerolínea", no es coincidencia que use la abreviatura de V-VS en lugar de VKS que ahora se ha puesto de moda de manera inapropiada; paréntesis cerrado.

Por tanto, teniendo siempre en cuenta lo expuesto en el transcurso de los análisis anteriores, podemos afirmar que, a partir de principios de abril de este año, con la decisión de Moscú de retirarse del área de Kiev y gran parte del este de Ucrania, la El modus operandi del V-VS ha asumido una postura en cierto modo predecible y acorde con su tradicional misión de "apoyo", o más bien en lenguaje técnico "de artillería aérea". De hecho, en el primer período de la guerra, las operaciones aéreas de todo tipo de V-VS se extendieron por todo el territorio ucraniano ubicado al este de la línea que comprende de norte a sur Korosten'-Zhitomyr-Vinnitsa-Yampol. y, ocasionalmente, incluso al oeste de la misma. Este estado de cosas se justificó por el hecho de que la ofensiva rusa inicial, con el objetivo de someter rápidamente todo el territorio ucraniano, requirió una presencia masiva del poder aéreo en todo el territorio del teatro de operaciones. Es obvio que este estado de cosas ha ejercido presión sobre los recursos de las Fuerzas Aéreas de Rusia, pero esto también puede decirse de las Fuerzas Aéreas de Ucrania (PSU), que en cambio se encontraron al otro lado de la valla, en una posición defensiva. posición en comparación con la ofensiva rusa.

El estrechamiento del campo de batalla, llevado a cabo a principios de abril, permitió que el V-VS se concentrara y optimizara sus esfuerzos, y también le dio un respiro a la PSU. En este nuevo marco táctico-estratégico, las operaciones aéreas rusas se pueden resumir de la siguiente manera.

Todos los días, el V-VS lanza tres oleadas de ataque contra toda la línea del frente ucraniana. Cada oleada de ataque está compuesta por 4 regimientos, y cada regimiento a su vez está compuesto por 4 escuadrones. Dado que según la organización militar rusa un escuadrón está formado por entre 12 y 18 aviones, esto significa que todos los días los rusos envían una serie de aviones tácticos de ala fija para atacar los cielos ucranianos (excluyendo así los helicópteros) que realizan un total de entre 576 y 864 vuelos de misión (el número de salidas depende entonces de la cantidad de armamento que tienen que arrojar sobre los objetivos previamente seleccionados). El propósito de estas ondas de ataque compuestas difiere según los tipos de aviones involucrados.

Los Su-24 y Su-25 (foto) se utilizan en la línea de batalla para "suavizar las posiciones enemigas", a menudo en conjunto con la artillería. Aunque hasta ahora han utilizado todo el arsenal de bombas y cohetes convencionales que pueden lanzar, los Su-24 y Su-25 se han visto principalmente utilizando las bombas de caída libre FAB-250 y FAB-500, respectivamente (el Su- 24) y los cohetes S-13 no guiados (los Su-25).

Los Su-34 también se usan en misiones de ablandamiento, sin embargo, dada la electrónica avanzada y la capacidad de emplear una pluralidad de sistemas de armas aire-tierra en una amplia gama de escenarios, se usan de manera más rentable para ataques del tipo enfrentamiento. utilizando principalmente misiles Kh-29, Kh-38 y Kh-59. Particularmente interesante hasta ahora ha sido la carrera de la flota interceptora rusa, que alinea los Su-27, Su-30 y Su-35. Los poderosos aviones de combate bimotor del Sukhoi originalmente estaban destinados únicamente a misiones de supremacía aérea. Posteriormente, con la drástica reducción de las operaciones aéreas por parte de la PSU, los rusos habían creído oportuno reasignarlos a misiones aire-tierra enviándolos a atacar armados con cohetes no guiados como el S-8, S-13 y S- 25 . Con el estrechamiento de la zona delantera muchos de ellos han vuelto a su función original, pero no todos.

Hemos dicho en el pasado que, según los manuales de operaciones rusos heredados del período soviético hasta la década de 40, los aviones de ala fija con la estrella roja están destinados a bombardear áreas del territorio enemigo que van desde la verdadera línea del frente hasta la propia. hasta un máximo de 150 kilómetros de profundidad. También en los últimos meses hemos visto a la parte rusa adherirse escrupulosamente a esta estrategia, dejando en cambio el resto del territorio ucraniano a los ataques realizados con armas de largo alcance, a los que nos referiremos más adelante.

Durante esta guerra, el Mig-31 (foto) finalmente tuvo su "bautismo de fuego" tanto en el papel aire-aire como aire-tierra. En cuanto a las misiones del Mig-31 en su función original y principal como interceptor pilotado de largo alcance, lamentablemente por el momento no se dispone de datos fiables para poder describirlas de forma exhaustiva, salvo la sospecha de que las fotos de R- misiles aire-aire 37M sorprendieron al "volar" sobre los cielos de Ucrania en varias ocasiones en los últimos meses indican que estas bombas fueron lanzadas por el Mig-31BM.

Por otra parte, se documentó con certeza la presencia en el teatro de operaciones del Mig-31K, que en 3 ocasiones distintas utilizó otros tantos ejemplares del misil supersónico aire-tierra Kh-47M2. Kinzhal (Foto).

El primer lanzamiento confirmado del Kinzhal Ya ocurrió el 18 de marzo cuando se lanzó un misil del tipo anterior contra un depósito subterráneo de municiones ubicado en la ciudad de Deliatyn seguido de un segundo lanzamiento al día siguiente contra un depósito de combustible ubicado en Kostantinovka. Finalmente, un tercer lanzamiento tuvo lugar a principios de abril (concretamente, el día 11) contra el búnker del mando de las fuerzas ucranianas comprometidas en la zona de Donbass situada en Chasov Yar, no lejos de Kramatorsk.

Por otro lado, los rumores que afirman que el ataque realizado por los bombarderos estratégicos Tu-22M contra la ciudad de Odessa el 9 de mayo fue realizado por medio de Kinzhal. De hecho, un estudio cuidadoso de los cuadros del video publicado muestra muy bien por la trayectoria y el comportamiento de los misiles que son Kh-22 exsoviéticos.

Si bien es posible obtener una imagen bastante satisfactoria en lo que respecta a la operación de aeronaves de ala fija, el uso muy intenso de vehículos de ala giratoria no permite hasta ahora producir estadísticas ni siquiera parciales, sin embargo, la abundancia de material de video publicado en un diariamente en numerosos canales de Telegram sugiere un uso total y generalizado de helicópteros por parte de los rusos, siguiendo una tendencia evolutiva que comenzó hace más de 40 años en Afganistán y luego continuó en Chechenia y, más recientemente, en Siria.

Como ya se dijo en uno de los análisis anteriores, la Guerra Ruso-Ucraniana representa, después de la Guerra de Vietnam y la Guerra Irán-Irak, el tercer ejemplo de un uso total y generalizado de los helicópteros y no sería de extrañar que, una vez Durante el conflicto, los historiadores militares descubrieron, consultando los archivos y estadísticas producidos por las autoridades militares, que los pilotos de helicópteros rusos habían acumulado una cantidad de horas de vuelo y salidas incluso superior a la de sus colegas estadounidenses e iraníes en los dos conflictos mencionados.

Las misiones SEAD / DEAD han adquirido una importancia creciente para los rusos, especialmente desde que las defensas antiaéreas ucranianas han levantado la cabeza. Al inicio del conflicto las Fuerzas Armadas Ucranianas pudieron alinear un masivo despliegue antiaéreo articulado sobre nada menos que 500 baterías de diferentes modelos de origen soviético/ruso que, si bien no son estrictamente de última generación y no están organizadas en un IADS (acrónimo que significa "Sistema Integrado de Defensa Aérea") propiamente dicho, sin embargo, constituyó una fuente de dolorosos dolores de cabeza para los estrategas de Moscú. Por esta razón, la campaña para suprimir las defensas antiaéreas ucranianas comenzó inmediatamente al mismo tiempo que las otras operaciones aéreas y la propia guerra terrestre.

También en este caso, las doctrinas militares rusas difieren de las occidentales que prevén la realización de una serie de misiones separadas asignadas a una clase de aviones dedicados a este tipo de acción (también llamados “aviones Wild Weasel”). Desde el lado moscovita de la colina, sin embargo, tras el desmantelamiento del Mig-25BM (foto), el único avión de origen oriental específicamente diseñado para llevar a cabo este tipo de misiones, ahora la tarea de proceder a la supresión de los anti- las defensas aéreas se asigna de manera general a los departamentos de ataque que, sin embargo, están equipados para este fin con misiles anti-radiación para ser utilizados tan pronto como se activen las defensas antiaéreas enemigas.

Al comienzo de la campaña aérea de la Guerra Ruso-Ucraniana, los rusos organizaron sus oleadas de ataque de tal manera que cada escuadrón de cada regimiento que participaba en las salidas de combate organizaba dentro de sí mismo un "zveno" (sección) de cuatro aviones especialmente equipados. .para la "cacería" a sistemas enemigos mediante el uso de diversos misiles anti-radiación entre los que se destacan los Kh-31P.

A pesar de lo que dicen varias voces "autorizadas", la campaña rusa SEAD/DEAD contra las defensas antiaéreas ucranianas ha sido exitosa y, hasta la fecha, podemos decir que el 80% de los sistemas antiaéreos ucranianos en servicio en vísperas de la guerra han sido completamente destruidos. Sin embargo, los ucranianos lograron conservar parte de sus baterías y, posteriormente, reconstruir un sistema de defensa bastante eficaz gracias a los nuevos suministros de sus socios occidentales.

¡Pero ten cuidado! Se equivocan aquellos que, al abordar este tema en particular, centran su atención únicamente en los sistemas de origen occidental tan pregonados por la prensa, como el MIM-23. Halcón, La áspid 2000 (foto), yo crolato NG, NASAMS o IRIS-T, todos sistemas interesantes y con rendimiento pero que están llegando y se irán entregando con cuentagotas y de forma escalonada en el tiempo. Los verdaderos “refuerzos” para los ucranianos provenían de un importante número de baterías de origen soviético/ruso que Estados Unidos y sus aliados occidentales compraban en todos los rincones del mundo (especialmente en Medio Oriente) y luego las trasladaban a Ucrania.

A pesar de esta importante inyección de "sangre vital", los ucranianos ya no son capaces de desplegar un único y continuo despliegue antiaéreo por todo su país como en la víspera del 24 de febrero de 2022, sin embargo han reforzado las llamadas "defensas locales". " en torno a centros neurálgicos cruciales específicos para preservar el funcionamiento del "sistema país". Además, para aumentar las posibilidades de supervivencia de sus preciadas fuerzas, han recurrido a las llamadas "tácticas serbias", es decir, encender y apagar los radares y mover las baterías de una posición a otra para evitar su ubicación.

El uso por parte de los ucranianos de estas tácticas extremadamente ingeniosas y flexibles ha obligado a los rusos a cambiar su estrategia empujándolos a organizar verdaderas "cacerías" a través de grupos de 20 aviones o más (generalmente Su-34 y Su-35, pero Su-24M , Su-25, Su-27SM y Su-30SM) también fueron vistos armados con misiles anti-radiación y precedidos por pequeñas patrullas de reconocimiento Su-24MR encargadas de “encontrar” las baterías enemigas.

Precisamente, la guerra contra los radares enemigos y los misiles antiaéreos experimentó un desarrollo interesante en el lado ucraniano cuando surgieron noticias durante el verano de que las fuerzas rusas habían encontrado fragmentos de metralla rastreables a misiles AGM-88 HARM cerca de sus posiciones (foto). Esto fue una sorpresa para todos, incluyéndome a mí, dada la reputación sulfurosa que tienen los aviones de origen soviético cuando se trata de instalar aviónica y sistemas de armas de origen occidental. Aunque más tarde se estableció que una pequeña cantidad de Mig-29 y Su-27 se modificaron accidentalmente para lanzar los AGM-88 HARM, no hay suficientes razones para creer que este admirable esfuerzo de ingeniería produjo nada más que plataformas. capaz de obtener resultados decisivos en el campo de batalla, si no el puro y simple efecto de disuasión contra los rusos anteriormente básicamente acostumbrados a actuar con impunidad.

El último elemento a considerar en nuestra narrativa es el de los ataques con misiles que afectaron a Ucrania durante el mes de octubre y que continúan hasta este noviembre también. Estos ataques masivos, que comenzaron el 10 de octubre y aún continúan, han visto el uso no solo de los misiles Kh-55, Kh-101 y de las diferentes variantes de la familia 3M-54 Kalibr pero también -y esta era la novedad absoluta- dioses Geran-1 e Geran-2, copias rusas de municiones merodeadoras Shahed-131 e Shahed-136 (foto siguiente) de diseño y producción iraní.

La eficacia que han tenido estos drones kamikazes (más allá de las trompetas de la propaganda ucraniana que no ayudan en nada a entender y tomar nota del peligro extremo de estas bombas si Irán decide proliferarlas incluso en zonas en crisis cercanas a nuestras fronteras!) sorprendió a más de un informante, incluyéndome a mí mismo, que en el pasado nunca nos habíamos permitido el lujo de subestimar a los iraníes, neto de la inevitable propaganda del régimen de Teherán.

Contrariamente a lo que uno pueda estar tentado a creer, la ronda más reciente de bombardeos rusos de largo alcance no es de ninguna manera la más violenta de las que hemos presenciado desde el comienzo de la guerra hasta la fecha, pero a diferencia de las demás, se concentró específicamente en el sector energético ucraniano para causarle un daño tal como para desarticularlo permanentemente. Muchos han afirmado que detrás de este cambio de estrategia está la mano del general Sergey Vladimirovich Surovikin, comandante general de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas (VKS) y hoy comandante en jefe de todas las fuerzas rusas involucradas en la guerra ruso-ucraniana. Aunque esta teoría es, en mi opinión, arriesgada, ya que hay numerosos indicios de que la estrategia antes mencionada fue planeada mucho antes de la asignación de Surovikin al mando en Ucrania, sin embargo, como un conocido defensor del papel autónomo del poder aéreo, debe ser Apuesto a que llevará a cabo esta campaña de bombardeos enérgicamente para infligir literalmente a los ucranianos "un invierno sin electricidad, gas ni agua".

Es obvio que los efectos de un uso prolongado y sin escrúpulos del poder de los misiles aéreos no sólo disminuyeron a un nivel táctico sino que ahora también se expandieron a un nivel estratégico para poner en crisis a todo el sistema del país durante los muy delicados meses de invierno. a largo plazo resultan, si no decisivas, al menos muy rentables para las estrategias de guerra rusas en los próximos meses.

Foto: MoD Federación Rusa / Rostec / web / MBDA / US Navy

defensa de rheinmetal