Brasil: Ordem e Progresso (y Covid)

(Para Gino Lanzara)
25/05/20

Los estereotipos marcan personas y cosas, incluso naciones. Brasil lleva al Carnaval, al fútbol, ​​a un conjunto de lugares comunes que a menudo no se corresponden con la realidad; durante años se ha asociado con dia del maracanazo, a la meta del uruguayo Ghiggia que, a 79 'de la final de la Copa Mundial de 1950, obligó a los periódicos brasileños a reimprimir las primeras páginas con nunca más nunca más; El psicodrama fue tal que el capitán uruguayo Varela retuvo el remordimiento de la desesperación de un pueblo. En la década de 80, el director Terry Gilliam encontró inspiración para su película durante un paseo por la playa de Port Talbot. Brasil mirando el polvo oscuro de los altos hornos, el sol poniente e imaginando a un anciano escuchando Aquarela do Brasil, La única canción capaz de evadir esa penumbra.

Y luego está el otro Brasil, el verdadero, más Sudamericana que Latín; Un Brasil que siempre se ha sentido atraído por la geopolítica por la extensión geográfica y las fricciones con las naciones vecinas, en particular Argentina, oculto del estilo europeo, sus premios Nobel y criticado por Peronismo. Un Brasil que sufre de síndrome de asedio ser interrumpido al intervenir, como en el Chile de Allende o la Guerra de Falkand, en la dinámica percibida como peligrosa, excepto para ser reembolsado con el boicot argentino de sus aspiraciones para un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La política portuguesa y luego brasileña consolidó su propia geopolítica cultivando ideas de estructuración del poder a nivel regional y global, y experimentando el encanto de la geografía antes que las teorías de Mahan, Mackinder, Spykman, tanto como para dirigir su expansión hacia el norte, sur, hacia los países continentales y los de la cuenca del Plata, y ahora hacia las costas de África occidental gracias a los países lusófonos1 lo que facilitaría la expansión político-militar, y en la región del Indo-Pacífico mediante el ejercicio del poder marítimo blu2.

La evolución de la flota comenzó en 2008 con la ayuda del francés. Grupo naval, que prevé la preparación de 5 submarinos, incluido 1 nuclear para 20293, y continuando en 2019 con la prueba de misiles antibuque Mansup, un sistema de armas completamente brasileño. Brasil inspira desconfianza, dado el poder demográfico y las ambiciones nucleares, confiadas al almirante Bento Costa Lima Leita, ministro de energía. Al final del régimen militar en 1985, la geopolítica adquirió mayor relevancia, dados los intereses suscitados por los recursos brasileños en el mundo de la gran capital y el conflicto latente con las ONG que deseaban la internacionalización de la Amazonía, especialmente después de los incendios. de 2019.

¿Guía para países emergentes o baliza para el Tercer Mundo?

El gigante verde dorado quiere volar alto, pero está debilitado por el estatismo, la desigualdad social y los enfoques políticos demasiado ideológicos que lo anclan a un modesto papel internacional. La convivencia continental se compone de altibajos, independientemente del color de los gobiernos a cargo: elaristocrático Brasil para i suramericani è la argentina del mañana; una visión rota al unirse a los BRICS4, pero respaldado por las interdependencias entre los miembros del Tratado del Mercosur5 1991 ahora en sinergia con la Alianza del Pacífico, que Brasilia espera con ansias. Brasil no puede permitir el incumplimiento argentino: crearía un vacío llenado por China, un destino para la exportación de materias primas y que crea sentimientos ambivalentes: miedo a la competencia industrial y expectativas para la posible creación de enlaces ferroviarios entre el Atlántico y el Pacífico como alternativa a Panamá.

Brasil ante Bolsonaro sufrió una desaceleración económica causada por las condiciones económicas internacionales y por las intervenciones gubernamentales que condujeron a la fuga de capital extranjero. El crecimiento, debido a la combinación de la demanda de materias primas y el recurso a las aperturas de crédito y no a los programas sociales de Lula, se estancó debido a la falta de infraestructura, la ineficiencia de la producción y la caída de la demanda china. El estado de crisis ha facilitado el ascenso de Jair Bolsonaro, veterano político de toda la vida. anti establecimiento, con el apoyo de la alianza 3 B: Biblia del Evangelio, terrateniente buey, Bala6 militar. Ex oficial, después de numerosos cambios de chaqueta, aterrizó en los conservadores nacionales; conocido por sus posiciones radicales y simpatizante de la junta militar, hizo su estilo directo y simplificador, sin embargo, no funcional para el ejercicio político real más complejo. Su política exterior prospera en equilibrios precarios: comparte la política de los Estados Unidos enpunto muerto Venezolano pero sin especular sobre el uso de intervenciones económicas militares; aborda la demanda de mayores relaciones comerciales estadounidenses, pero analiza los riesgos asociados con el mantenimiento de las relaciones económicas con China.

Brasil también significa BRICS, especialmente en la época de COVID, donde los BRICS (obviamente) apoyan a la OMS, que está sujeta a duras críticas de los Estados Unidos.

El primer año de Bolsonaro mostró un comienzo de recuperación acompañado de muchas intenciones: reforma de las pensiones, necesaria para mantener el presupuesto, y una reducción en el gasto público acompañado por un ajuste fiscal y una política monetaria expansiva. Esto hasta la tormenta COVID, que destacó los límites de un área condicionada por China, que no está dispuesta a otorgar los préstamos estructurales necesarios a toda América Latina y los Estados Unidos; Una caída en la demanda china y en el precio del petróleo condujo al colapso de las bolsas de valores y una estimación a la baja del PIB, destacando las dificultades para absorber el choque. En este contexto, los militares tienen un papel gubernamental cada vez mayor.

Bolsonaro, consciente de los riesgos derivados de la interrupción de las actividades de producción, primero negó públicamente los virus y el contagio al alentar la reapertura de las actividades, solo luego se retrajo parcialmente, pero se mantuvo cada vez más centrado en el foco de la debacle económica inminente en lugar del progreso del virus entre la población, para lo cual el Ministro de Economía Guedes otorgó un subsidio básico de 600 reales7 Por 3 meses. La posición presidencial, también debilitada por la investigación de los niños de Bolsonaro, ha provocado ambas reacciones políticas de algunos gobernadores.8 ambas institucionales por el ministro de Defensa, general Fernando de Azevedo y Silva, dinámicas que, al aislar a Bolsonaro, están reevaluando el aparato militar, aprobado por el presidente pero no siempre en armonía con él, y con el que sin embargo simpatizó con ocasión de la intervención del Tribunal Supremo que bloqueó el nombramiento del nuevo jefe de la policía federal, un acto considerado inapropiado porque pertenece al poder ejecutivo.

No puede excluirse que la FFAA haya asumido un papel más significativo, gracias al General Villas Boas9 y al Ministro de la Casa Civil, general Walter Souza Braga Netto, que daría testimonio del fin de la utilidad de Bolsonaro una vez que los ex presidentes Lula y Rousseff hubieran caído, pero con el hombre del saco acusación lo cual, con la pandemia en progreso, llevó a la oposición a creer en el ascenso del vicepresidente, el general moderado Mourao, de continuidad y no de ruptura.

De hecho, hay problemas críticos estratificados, "... la salud, el colapso institucional y el choque diplomático con China alimentados por las declaraciones .. del senador Flavio Bolsonaro10. La crisis institucional y la relación entre poderes paraliza los procesos de toma de decisiones.."11

Brasil, que corre el riesgo de convertirse en el epicentro de las infecciones y que ya ha superado las 10.000 muertes.12, tiene un sistema de salud que no es accesible para todos y está a punto de colapsar junto con el penal, también en virtud de la doble renuncia de los ministros de Salud (Mandetta y Teich) en una disonancia irremediable con el presidente, que ha llegado con poca antelación, por supuesta interferencia administrativa de la Policía Federal también con el ministro saliente de Justicia Moro.

La situación se injerta en un marco general en el que Estados Unidos, como siempre cuidadoso de contener el posible surgimiento de un hegemón regional, observa un caos que divide aún más a los gobiernos continentales.

1 Angola, Cabo Verde, Guinea, Mozambique

2 En la colina

3 El Riachuelo de motor convencional (clase Scorpène) comenzó las pruebas en el mar en septiembre de 2019.

4 Brasil Rusia India China Sudáfrica

5 Mercosur en español o Mercosur en portugués es el mercado común en América del Sur. Incluye a Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela (suspendido en 2106). Estados asociados: Bolivia, Chile, Perú, Colombia, Ecuador.

6 Bala

7 Poco más de 100 euros

8 João Doria, gobernador del estado de Sao Paulo mantuvo la cuarentena; Wilson Witzel, gobernador del estado de Río de Janeiro, ex aliado del presidente, ha planteado la hipótesis de una acusación en la Corte Penal Internacional de La Haya.

9 Asesor de la Oficina de Seguridad Institucional de la Presidencia de la República. Afectado por la esclerosis lateral amiotrófica, sus habilidades intelectuales están intactas. Considerado como moderado, ayuda a limitar cualquier identificación de FFAA con el gobierno.

10 Hijo del presidente

11 Teresa Isenburg Profesora de Geografía Política y Económica en la Universidad de Milán.

12 En Río, se estableció un hospital de campaña con 9 camas en Maracanà el 400 de mayo

Foto: Marinha do Brasil