Crisis de coronavirus: ¿es hora de miniBots?

(Para David Rossi)
14/04/20

Por lo general, escribo mis artículos para Online Defense indicando cuidadosamente todas las fuentes para "apoyarlos" sobre bases sólidas y verificables. Esta vez, escribo citando a mí mismo: no podemos aceptar el riesgo de nuevos instrumentos financieros cuya sostenibilidad no conocemos; en segundo lugar, no podremos salir de él rápidamente, por lo que la palabra "rápidamente" no se aplica a esta situación. Luego está la pregunta no despreciable que decide el pagador y que, por lo tanto, si la UE paga la factura directamente, tendría el poder de decidir cómo invertir para la emergencia y la "reconstrucción".1.

Por lo tanto, para remediar el intolerable riesgo de depender del crédito europeo en forma de eurobonos o coronabonos, sugerí que de este modo, nuestro gobierno podría crear emisiones masivas de valores con un vencimiento a treinta años o incluso bonos del siglo, con los cuales cubrir el costo de la "reconstrucción".

Dicho tema de vínculo del siglo, con un valor nominal fijo y un valor real vinculado a una cesta de valores e índices europeos e internacionales, también podría estar abierto a todos, en Italia y en el extranjero, en forma de valores por un importe igual a doscientos euros cada uno, reembolsables al portador en el El año 2120, rastreable con herramientas electrónicas modernas mediante un chip y transferible entre particulares o entre particulares y la administración pública de forma ilimitada, aparte de las formalidades de seguimiento contra el lavado de dinero.

La operación podría ser obligatoriamente firmada por todos los ciudadanos con ingresos medios-altos y altos, mediante una contribución solidaria proporcional a los ingresos destinados a la compra de algunos vínculo del siglo. Dado que los contribuyentes con ingresos brutos superiores a cien mil euros a pesar de ser aproximadamente el 4% del total, pagan un tercio del impuesto sobre la renta2, permitiría recaudar una suma importante, incluso antes de ingresar al mercado o contactar al BCE para una relajación cuantitativa altamente deseada en el mercado primario. Sobre todo, esta operación no tendría efectos deflacionarios o recesivos, ya que la seguridad, como se mencionó, sería transferible, casi como efectivo. En teoría, un gobernante valiente podría llegar a convertir una cantidad de doscientos euros por cada diez mil euros depositados en una cuenta corriente en un solo valor. Recordemos que los italianos tienen más de 1.500 millones en cuentas corrientes.

Para evitar la acusación de haber emitido una nueva moneda, no compatible con el euro circulante, y para remediar el problema de pagar impuestos por medio de la deuda estatal, el Estado podría constituir un fondo soberano, no bajo la ley italiana, con el propósito administración, y garantizado con el derecho de administrar una parte de la propiedad del estado, activos que, entre otras cosas, deberían encargarse de mejorar y hacer productivo. En la práctica, el estado perdería la administración pero no la posesión de activos no rentables, otorgándolos a una entidad cuya tarea es precisamente hacerlos activos financieramente activos.

El dinero recaudado NO debe usarse directamente para apoyar a los necesitados o los menos capaces, para la realización de obras no reembolsables o para proyectos políticos, por así decirlo, para lo cual el Estado tiene otros instrumentos, incluida la deuda soberana y recaudación de impuestos, pero al desarrollo de la industria, los servicios y la agricultura en nuestro país, especialmente para favorecer a las PYME de valor agregado medio y alto. En resumen, no hay dinero para caravanas de decocción, para catedrales en el desierto o para pequeñas empresas decoradas pero controladas por "amigos", pero para proyectos basados ​​en la experiencia en gestión, innovación y progreso económico y tecnológico en el país. Por lo tanto, saldríamos de la crisis más fuerte que antes.

¿Pido la luna?