Disimulaciones imperiales

(Para Gino Lanzara)
23/01/19

Irán es un rompecabezas: atractivo pero difícil de entender. Un iraní no piensa como un occidental o un árabe: la esencia de su historia va más allá de los preceptos chiítas, y para él los occidentales son sujetos que han perdido el significado de los suyos. En Irán no hay jahiliyya1 eso mantiene alejado el sentido imperial de una solidez estatal que quiere que se proyecte Persia vieja y nueva en el Golfo, nada que nos haga olvidar la distinción entre iraní y musulmán, con una preeminencia de identidad nacional sobre la religiosa. Aquí practicamos el taqiyya, el arte del ocultamiento para proteger la fe, la clave interpretativa para acercarse a los persas. La visión del mundo occidental es compleja, pero es la única manera de leer la política exterior iraní con objetivos menos ideológicos y más realistas, adaptados a las ambiciones hegemónicas regionales de un liderazgo que cultiva una fuerte sensibilidad imperial.

La proyección de poder iraní mira hacia Herat, al este; hacia Siria e Irak hacia el oeste, donde pretende llenar el vacío político generado por la caída de Saddam Hussein y la debilidad congénita de Al Asad; Aún más al oeste, inaugurando una nueva fase histórica, apunta al Líbano de Hezbollah, la Franja de Gaza de Hamas, las áreas yemenitas controladas por los Huthi.

L’elemento religioso sciita è la diretta conseguenza della volitività iraniana che, pur di perseguire i propri obiettivi, non si fa scrupoli nel sostenere i sunniti di Hamas e gli eretici alawiti in Siria. Questo non può che portare ad avere nemici di spessore, come Israele, Arabia Saudita, EAU, Egitto, con l’altra erede imperiale e rivale storica, la Turchia neo ottomana, ostacolata dalle aspirazioni iraniane ma protesa a sostenerle in funzione anti americana. Proprio i "Sin historia" puede causar un cambio en el equilibrio: aceptando / facilitando la supremacía iraní con retiros riesgosos de los frentes más "Caliente" (Siria), desplazando efectivamente a árabes e israelíes; explotar las debilidades económicas y la exasperación social para propiciar un régimen de cambio, tal vez por la oposición exiliada de los mojahedin-e Khalq y la monarquía nostálgica.

Entre Dios y la realidad.

La política y la sociedad interna reflejan el estado de salud del pais El choque entre reformistas y elementos más radicales ha impuesto al presidente Rouhani, hoy mal menor necesario, para entrar en una retórica dirigida a demostrar la unidad política de propósito y para evitar un choque entre la sociedad real y el régimen. En general, se cree que la solución a los problemas es más bien estructural que en uno. cambio de régimen; sin embargo, es demasiado pronto para ver si los reformistas tienen la fuerza para imponerse como una fuerza política capaz de ganar apoyo público. La creciente presión externa podría alentar a la masa a apoyar el régimen actual, incluso si no siempre es capaz de proporcionar soluciones adecuadas a una sociedad en evolución, una masa que podría exagerar su disidencia en las próximas elecciones de 2020 y las elecciones presidenciales. 2021, con el peso de jóvenes graduados (y desempleados), y mujeres, intolerantes a los estrictos preceptos islámicos.

En el 40 aniversario de la revolución, la confianza en el clero se ve disminuida; El ayatolá y el imán son percibidos como representantes acomodados (no elegidos) del establecimiento y responsables del incumplimiento económico social que, con la próxima salida de Ali Khamenei del Líder Supremo, podría socavar el sistema de velayat al faqi2. Las protestas que estallaron entre diciembre 2017 y enero 2018 causadas por el empeoramiento de la situación financiera y salarial, aunque con menos intensidad y sin un liderazgo nacional, continuaron durante todo el año; dependerá del régimen para evitar que los disidentes se desestabilicen, incluso si aún no son capaces de socavar las bases teocráticas; el gobierno tendrá que compactar a la clase media, una antigua red social ya casi extinta y no forma parte del sistema de compensación por la pérdida de empleo; mejorar la organización nacional; Todavía recurre a su aparato represivo.

Incluso antes de que las nuevas sanciones de Estados Unidos entraran en vigor, entre agosto y noviembre, la inflación subió a 18,4% con una tendencia de crecimiento; Las inversiones extranjeras se han visto afectadas por el desempleo estimado en alrededor de 1 millones de unidades. Las sanciones de EE. UU., A las que se han agregado las holandesas por el asesinato de dos disidentes, han ido a exacerbar un marco económico ya problemático que no ha encontrado utilidad en una Europa políticamente débil, incapaz de producir análisis geopolíticos objetivos. En conclusión, si para muchos Trump es culpable, los clérigos en el poder no son menos, con el presidente Rouhani como un chivo expiatorio útil (y prescindible). Una tarea difícil, incluso para aquellos que administran en nombre de Dios.

Líquidos de poder

Según la Agencia Shana, a pesar de la presión estadounidense, el número de compradores potenciales de petróleo parece haber aumentado. Lo cierto es que las "exenciones" del cumplimiento de las sanciones prevén una línea muerta, y que incluso parte de los países exentos no muestran el deseo de incurrir en posibles represalias. Lo cierto es que Irán, que no pretende reducir su cuota diaria de barriles, está buscando medios institucionales y financieros alternativos; La UE ha lanzado dos hipótesis, que han permanecido así: el uso del SPV.3, un sistema de trueque "Aceite para bienes", per cui le importazioni di greggio verrebbero pagate non direttamente all’Iran ma al SPV, con le esportazioni europee spedite senza passaggi diretti di denaro allo stato sanzionato, bypassando la valuta americana ed utilizzandone un’altra come intermedia; l’impiego del proprio istituto dello statuto di blocco – mai applicato - che garantisce la nullificazione delle sanzioni ed un regime risarcitorio. Da non dimenticare, inoltre, il minacciato blocco dello Stretto di Hormuz.

Incluso el agua es un problema; su escasez, debido a la sequía y la falta de infraestructura, amenaza la autosuficiencia agrícola y pone a prueba las exportaciones de energía hidroeléctrica a largo plazo: es decir, cómo socavar dos sectores básicos para superar las sanciones. Las empresas de la Pasdaran Durante mucho tiempo han presionado para hacer un número insostenible de represas (mal construidas), desnutridas debido a la falta de precipitación. Se requirió la intervención de Rouhani, que tenía como objetivo la construcción de tuberías subterráneas, menos sujetas a evaporación, sistemas complementarios ascendentes y descendentes, y estaciones de desalinización a lo largo del Golfo Pérsico, que sin embargo requieren un gasto considerable de energía.

Il problema è capzioso: le soluzioni energivore consumano gas naturale, il che obbligherebbe a ridurre le esportazioni estere (specie in Turchia, Iraq ed Oman), ed a riprendere le importazioni dal Turkmenistan; tuttavia, è impensabile non poter contare su di una produzione agricola strategicamente necessaria. Una delle prime conseguenze si è avuta nel Khuzestan, con proteste popolari in una regione peraltro socialmente e politicamente instabile. L’attentato di settembre ad Ahvaz (foto) è la punta di un iceberg, dove la parte immersa vede la presenza di una forte componente araba che da lungo tempo si oppone al governo Persiano, e che addirittura si polarizza su due tendenze: una federalista ed una indipendentista, già operante come quinta colonna durante la guerra contro l’Iraq e che, unita sotto l’Movimiento de lucha árabe por la liberación de AhwazOrganización baathista, respaldó el trabajo del brazo armado, Mártir Mohye al-Din Brigada de al-Nasir, responsabile dei principali attacchi condotti negli ultimi tredici anni contro gli impianti di estrazione petrolifera. Ironia della sorte: il Khuzestan, è l’area in cui si concentra circa l’80% delle riserve petrolifere en la orilla Iraníes, y de los que depende la capacidad productiva del país. Dada la etnicidad, el descontento y las difíciles condiciones económicas, es posible recurrir al apoyo yihadista que abriría un frente interno peligroso. El tercer líquido, el dinero, no lo mencionamos: está siempre presente.

Creencias inesperadas, antagonistas y aliados.

La región se mueve según la dinámica independiente de los Estados Unidos; Si EAU y Bahrein, junto con Egipto, han decidido reabrir las embajadas en Damasco, es posible creer que han recibido la aprobación de los saudíes, con la intención de reanudar los contactos con Al Asad. Lo que sí es seguro es que los estados árabes, fuertes gracias a la ayuda que Siria necesita, podrían intentar sacar a Asad de la órbita iraní permitiéndole volver a extender su influencia en el Líbano y fortalecer la presencia rusa, interesada en el Divide y vencerás para contener teheran. En realidad, las capacidades árabes para contrastar a Irán son limitadas, y dado que EE. UU. Tiene la intención de seguir el camino de las sanciones, podemos llegar a dos conclusiones geopolíticas: parte de los estados árabes ha encontrado un nuevo enemigo, Irán, y una inesperada aliado, Israel (contra el cual no hubo respuesta armada iraní a la huelgas llevado al territorio sirio), incluso a costa de sacrificar la causa palestina. La rivalidad con los israelíes también se extiende a otros teatros; la elección de Bolsonaro en Brasil probablemente limitará los intereses iraníes en Sudamérica, delegados al representante libanés de Hezbollah, incluso si se debe considerar el enorme volumen de comercio bilateral, aumentado después del acuerdo nuclear 2015. Nada idealista, solo el viejo querido. Realpolitik.

Encrucijada estratégica

El lanzamiento en Estados Unidos de la JCPOA (Conjunto Plan General de Acción, ed) ha planteado diversos problemas; el abandono del programa nuclear no traería ninguna ventaja estratégica para Irán, que se proyecta tanto para el fortalecimiento de sus capacidades de misiles de mediano alcance como para la finalización operativa de su avanzada know-how en relación con el enriquecimiento de uranio también gracias a la ayuda rusa. Sin embargo, debe considerarse que la política de poder perseguida, con los costos incurridos por las actividades militares en Siria, el Líbano y Gaza, ha tenido su peso en las protestas populares del 2017. A esto se debe agregar las dificultades políticas encontradas para contener la gran relevancia de la Pasdaranorganización militar paralela tanto al FFAA cada vez menos importante como a las instituciones gubernamentales, que con el tiempo han podido crear un vasto espacio económico y financiero extremadamente condicionado, también en virtud del apoyo recibido por el Líder Supremo pero no por el Gobierno, fuertemente opuesto y Se ve amenazado por la posible llegada de un líder militar (Qassem Soleimani comandante de las Fuerzas Pasdaran Al Quds?).

El concepto estratégico iraní, basado en la descentralización operativa y flexible de la Defensa Mosaica desde un punto de vista asimétrico más allá de las fronteras del estado, impone una presencia constante en una clave antiamericana. ¿Qué escenarios asumiremos para el futuro, dada la fuerte propensión a ejecutar el ciberguerra y el ingeniería inversa? Por el momento no parece inminente una opción militar, dada también la adopción estadounidense de sanciones dirigidas a alcanzar objetivos económicos, pero el hecho es que la estabilidad política iraní debe basarse en variables exógenas incontrolables: en primer lugar, los israelíes, que han hecho paradójica la fuerza de su estrategia (¿recuerdas a David y Goliath?), y los saudíes, el antiguo segundo pilar estadounidense en el Golfo Pérsico.

Irán moldea el futuro de los estados vecinos, proyecta el poder, pero coexiste con contradicciones internas profundas y críticas. Sin embargo, tal vez sería oportuno recordar el taqiyya, disimulo. No se dice que deba limitarse a la defensa de la fe.

1Estado de ignorancia ante la revelación del profeta.

2 Dominio de la jurisprudencia

3 Vehículo de propósito especial para el comercio

Foto: IRNA / Shana / Al Jazeera / The White House