Terrorismo yihadista, implicaciones geopolíticas y militares

01/10/20

El reciente ataque en París, llevado a cabo conjuntamente con la apertura del juicio contra los acusados ​​por la masacre de Charlie Hebdo de enero de 2015, llamó la atención general sobre la amenaza del terrorismo religioso. Una amenaza que, erróneamente, muchos creían que había sido erradicada o reducida a impotencia después de la debâCLE territorio del autodenominado Estado Islámico. Una condena quizás inducida por la llegada de otras amenazas, percibidas como “más cercanas” o más peligrosas, como la pandemia de Covid-19. El delincuente de dieciocho años (que entró en Europa como menor no acompañado) provocó en cambio un despertar dramático, que añadió incertidumbre a la percepción del futuro, ya muy inestable para muchos debido a la crisis económica relacionada con la pandemia.

Al esfuerzo médico-científico realizado por los investigadores, que se esfuerzan por encontrar un antídoto para vencer al virus, se suma, por tanto, el compromiso indispensable (en realidad nunca falló) de las fuerzas policiales y los departamentos militares para contrarrestar el terrorismo. Pero, además de todas las acciones de control y represión, para superar el desafío terrorista, también es más necesario un compromiso cultural para comprender mejor las causas y la dinámica articulada del fenómeno. yihadista, sus conexiones con la política internacional, con la geopolítica, con la seguridad nacional.

Las interpretaciones de la religión

La primera pregunta que surge cada vez que se lleva a cabo un atentado terrorista es: ¿por qué? Por tanto, para contrarrestar la amenaza es importante conocer cuáles son las bases ideológico-religiosas Yihadistas, partiendo de las razones de las divisiones dentro del Islam.

Después de la muerte de Mahoma, sus tres primeros sucesores fueron reconocidos unánimemente como califas o "vicarios del profeta". A la muerte del tercer califa, en 656, surgieron profundos desacuerdos sobre el método de selección del sucesor. Esto ha llevado a la división del mundo musulmán en sunitas, chiítas y kharijitas o ibadi. Los sunitas son la mayoría en el mundo islámico.

Con el fin de dotar a la comunidad musulmana de un código de conducta religioso y legal común basado tanto en el Corán como en el Hadiz (tradición), los eruditos y juristas musulmanes han codificado un cuerpo de normas de derecho positivo llamado Sharia. La Sharia distingue las normas relativas al culto y las obligaciones rituales de las de carácter más jurídico, pero también contempla las normas relativas a la lucha armada (identificadas por nosotros con el término Yihad), tanto contra rebeldes y bandidos locales (por lo tanto musulmanes) y contra poblaciones de otras religiones. Detrás de todo está la distinción entre el mundo del Islam (Dar al-Islam), es decir, todos los territorios convertidos y el mundo de la guerra (Dar al-Harb), es decir, territorios no musulmanes.

Durante los primeros siete siglos de la historia, el término Yihad tenía una connotación exquisitamente bélica, que sirvió de impulso para la fuerte expansión territorial de dar al-Islam. Una vez interrumpido el empuje expansionista, los aspectos más estrictamente espirituales recuperaron fuerza, dirigiendo a los teólogos musulmanes hacia interpretaciones de la religión que distinguían entre grandes y pequeños. Yihad, o respectivamente entre la lucha interior contra las tentaciones del mal y la lucha armada.

Sin embargo, aunque ha indicado claramente los aspectos espirituales como una forma superior de Yihad, esta interpretación / distinción ha asumido, en las últimas décadas, una importancia bastante marginal dentro de la tradición islámica, en la que el aspecto de la Yihad combatiente.

El debate en el mundo musulmán sobre la Yihad finalmente, interpretaciones recientemente redescubiertas formuladas en el siglo XII-XIII, que sustentaban la obligación de combatir primero a los enemigos geográficamente más cercanos, es decir a los musulmanes que no viven de acuerdo con la Sharia.

Los objetivos del terrorismo yihadista

Precisamente como consecuencia directa de las bases ideológicas "redescubiertas", la campaña de propaganda llevada a cabo primero por al-Qaeda y luego por el autodenominado Estado Islámico, dos formaciones terroristas que se proponen a los musulmanes como protectores del Islam y como baluartes contra los infieles.

Sin embargo, debe enfatizarse que el terrorismo yihadista, más allá de lo grandilocuente Slogans propaganda, su principal objetivo no es la derrota militar de Occidente, sino la reconstitución de la Umma, la comunidad de fieles y la restauración del califato. Es por ello que el referente de la propaganda yihadista siempre es la época gloriosa de los inicios del Islam, la de las grandes conquistas territoriales impulsadas por el fervor religioso, la de los grandes descubrimientos científicos y culturales, aquella en la que el mundo musulmán condicionó política, económica y culturalmente esa importante área estratégica que hoy llamamos el Mediterráneo ampliado y más allá, a la India.

Apoyándose en una degeneración determinada por el rechazo sustancial al progreso civil y cultural logrado por otras civilizaciones en los últimos siglos y por la protesta contra esa parte de la sociedad musulmana que quisiera mirar al futuro con espíritu abierto, el fenómeno yihadista por tanto, representa la expresión violenta de una competencia política "interna" al mundo árabe-islámico por la conquista del poder y los recursos. Al observar las estadísticas de ataques terroristas, de hecho, la gran mayoría de las acciones terroristas están dirigidas precisamente a los propios musulmanes. Estas acciones violentas responden a la necesidad de disminuir tanto la cohesión social como el consentimiento popular hacia gobiernos musulmanes considerados no perfectamente alineados con la Sharia, para llevarlos a la crisis institucional. La "exportación" de violencia a Occidente, en cambio, responde a una finalidad siempre interna de propaganda (... soy tan devoto que desafío a los infieles, aunque sé que militarmente son mucho más fuertes que yo ...), para atraer a otros seguidores . Una competencia política, por tanto, basada en el derramamiento de sangre. En este contexto, todos los actores involucrados actúan por la desestabilización del territorio, no para resolver los conflictos sociales y políticos sino para alimentarlos, con el fin de mantener alta la tensión e incertidumbre de las poblaciones, aumentando la desconfianza hacia sus respectivas instituciones.

Sin embargo, incluso si, para lograr sus objetivos, los grupos principales Yihadistas han adoptado diferentes estrategias operativas, no solo la mirada hacia el pasado las une, sino también una ideología fundada en un moralismo totalitario, donde las mujeres son las principales víctimas, en el uso sin escrúpulos de la violencia extrema contra poblaciones indefensas e individuos inocentes y ... sobre la ausencia total de una propuesta política sobre desarrollo económico y social.

Implicaciones geopolíticas

Las señales de un cambio significativo en la amenaza terrorista eran claras y fuertes, incluso antes del 11 de septiembre de 2001. De hecho, los ataques ya no tenían como objetivo matar a figuras públicas o capturar rehenes para negociar su liberación, sino que mataron a personas al azar, decenas o más. cientos de personas que por el destino se encontraban en ese lugar en ese preciso momento.

El nuevo enfoque involucra actos perpetrados por individuos fanáticos que sacrifican su vida para arrebatársela a extraños inocentes, convencidos de que están llegando a su propio paraíso personal. Actos que, mediante la explotación de tecnologías y técnicas de comunicación modernas, permiten a los titiriteros "profesionales del terror" ampliar el alcance de estos viles atentados, provocando importantes repercusiones geopolíticas. Los grupos terroristas Yihadistas de hecho, quieren presentarse como un sujeto geopolítico, como una comunidad con un territorio reconocido. UN refugio seguro donde también pueden entrenar de forma segura, hacer propaganda, planificar ataques en todo el mundo y que también representa un llamado a los extremistas en todas partes.

Un ejemplo evidente de estos conceptos lo representa el ataque terrorista a las Torres Gemelas, que superó los pronósticos más pesimistas por gravedad, crueldad y efectividad. En la ocasión, de hecho, desde Afganistán los terroristas demostraron un dominio total en el uso de los medios y la psicología de la comunicación. El "desafío" estaba dirigido contra los símbolos más fecundos de la riqueza y el poder estadounidenses, los más conocidos por los ciudadanos estadounidenses y el mundo entero. Los ataques individuales se organizaron y coordinaron según una dirección televisiva oculta real, tanto que la distancia de veinte minutos entre el primer y segundo impacto en las Torres garantizó el desarrollo en vivo del desafío en toda su inimaginable gravedad y espectacularidad, ante la mirada de todas las cadenas de televisión del mundo y con la más alta audiencia posible.

Ese ataque provocó una reacción inmediata de los mercados, con consecuencias económicas y políticas globales, cuyos efectos más notorios fueron una pérdida del 14% del Dow Jones, la pérdida del 40% por parte de las aerolíneas involucradas en el ataque ( American Airlines y United Airlines), un aumento del 6% en los precios del petróleo Brent y el oro (que siempre ha sido un refugio seguro). En Italia, el MIBTEL se ha "quemado" un 7,4% y el MIB 30 ha perdido un 7,79%.

Como resultado de esa masacre, hubo un cambio decisivo en la política exterior de Estados Unidos, que pasó del aislacionismo a un multilateralismo renovado, involucrando también a los países aliados. El rápido deterioro de las relaciones con algunos países, considerados partidarios del terrorismo (los "estados canallas"), desencadenó varias crisis internacionales, que afectaron áreas que ya eran difíciles de manejar en ese momento. Crisis que, en muchos sentidos, aún no se han resuelto.

Un esquema que, aunque con distintos matices operativos, se vio confirmado por la crisis en la zona sirio-iraquí, provocada por el autoproclamado Estado Islámico.

Todas estas áreas de inestabilidad han generado, con el tiempo, también un fuerte movimiento migratorio clandestino que ha ejercido presión sobre los países occidentales más cercanos, en particular los países de la costa norte del Mediterráneo. Un fenómeno que catalizó rápidamente las expectativas de miles de personas atraídas por la perspectiva de una vida mejor. Un fenómeno que, debido a las numerosas conexiones clandestinas, también ha permitido incrementar los beneficios de los terroristas, superando las distinciones habituales con las organizaciones criminales basadas en objetivos (el primero político-religioso y el segundo con fines de lucro puro) hasta el punto de que, a estas alturas , los terroristas se financian cada vez más con la trata de personas o el tráfico de drogas.

Implicaciones militares

Desde un punto de vista militar, el terrorismo yihadista se puede ubicar entre los conflictos de baja intensidad. Incluso si no parece representar una amenaza estratégica, ni territorial, es bastante difícil de contrarrestar porque se caracteriza por una dificultad considerable en la prevención y por una imaginación extrema para idear nuevos métodos sutiles de ataque. La asimetría del choque se refiere esencialmente a los métodos y medios empleados por los terroristas para lograr sus objetivos. Los atacantes, de hecho, saben perfectamente que su relativa debilidad nunca les permitirá atacar de frente un estado sólido y estable, y mucho menos conquistarlo por la fuerza. Pero esto no significa que el fenómeno sea irrelevante o que deba abandonarse la batalla y el uso de los militares. Sin embargo, una respuesta militar es inevitable. Sin embargo, dada la naturaleza de la amenaza, uno debe confiar en el instrumento militar no como una acción decisiva, sino solo cuando sea estrictamente necesario y en apoyo de otras formas / iniciativas de contraste (políticas, económicas, regulatorias, de investigación).

Al preparar la respuesta militar, también es necesario considerar que el tamaño y extensión geográfica han hecho que el terrorismo yihadista un fenómeno ahora global y, como hemos visto, con importantes implicaciones geopolíticas. Las tecnologías de la comunicación y la información han añadido complejidad a un fenómeno ya suficientemente complejo en sí mismo, que influye de forma decisiva en los métodos de captación y ataque. Finalmente, hay que tener en cuenta que uno nunca puede estar completamente seguro de evitar los ataques. La protección total es, de hecho, imposible de implementar, ni siquiera transformando todo el país en uno búnker. Si las fuerzas de seguridad a veces no logran prevenir un ataque es porque la sorpresa en el campo táctico es un factor intrínseco, obvio y casi evidente en el terrorismo.

Con estas premisas, las directivas políticas deben evitar absolutamente errores macroscópicos estratégicos y conceptuales como el lanzamiento de grandes operaciones militares destinadas a cancelar la estructura estatal existente, como en el caso de Irak en 2003 (Estados Unidos) o Libia en 2011 (Francia). y Gran Bretaña). Estas acciones, además de hacer un daño gravísimo a la imagen, crean un caos internacional, fomentan resentimientos hacia Occidente y crean las condiciones para la conquista del poder por parte de organizaciones terroristas. El secretario de Defensa Weinberger (en el cargo de 1981 a 1987) subrayó que "... si decidimos utilizar nuestras fuerzas en el extranjero, primero debemos haber definido claramente los objetivos militares y políticos ...". Y, de hecho, durante la Guerra de Liberación de Kuwait (1991), Estados Unidos mostró previsión cuando decidió no derrocar Corte Tout el sistema estatal iraquí, para no dejar vacíos de poder peligrosos. Al igual que en la física, incluso en la geopolítica los vacíos que dejan las instituciones legítimas en realidad son llenados por fuerzas oscuras e ilegales, en nuestro caso los terroristas. Un concepto simple pero olvidado, como todos sabemos.

En este contexto, parece oportuno subrayar una vez más que la intervención militar masiva no permite resolver definitivamente el problema, dado que la toma de territorio a organizaciones terroristas casi siempre se convierte en una migración hacia otros territorios donde el Estado se ha derrumbado o no garantiza el control. Irak, Afganistán, Siria y, en última instancia, Libia son las pruebas.

No obstante, las unidades militares pueden hacer su propia contribución a la lucha contra el terrorismo internacional mediante la realización de operaciones antiterroristas y antiterroristas. Al planificar estas intervenciones, se dará prioridad a lainteligencia, que debe representar la base de información indispensable para poder implementar intervenciones militares "focalizadas", desde la acción de las Fuerzas Especiales hasta la operación internacional a mayor escala, con el fin de impactar directamente las estructuras terroristas en sus respectivas cuencas gravitacionales. Por tanto, para la lucha contra el terrorismo internacional, algunas capacidades y excelencias consolidadas ya presentes en el instrumento militar podrían ser de gran utilidad. Baste recordar las amplias habilidades eninteligencia, la notable capacidad de proyección hacia cualquier destino o la gran profesionalidad y eficacia de las Fuerzas Especiales de cada Fuerza Armada.

Dado que, en la situación actual, la posibilidad de una invasión del territorio nacional, ya sea por grupos terroristas o por entidades nacionales opositoras, no parece probable, el problema que enfrentan los militares, en esencia, ya no es solo el protección de las propias fuerzas y de las instalaciones más o menos sensibles, pero también es la de poder intervenir eficazmente de manera preventiva y "quirúrgica" para desarticular las ramificaciones jihadista.

Sin embargo, sean cuales sean las motivaciones que mueven hacia la intervención militar, este nunca debe ser un proyecto aislado, pero parece indispensable que siempre vaya acompañado de otras iniciativas políticas, sociales y económicas dirigidas a desacreditar a los terroristas, aislándolos de sus sociedades, y para secar las fuentes de financiación y contratación. Solo así se puede lograr el éxito estratégico. En ausencia de tales iniciativas, la mera intervención militar solo puede lograr el éxito "táctico".

conclusiones

Un fantasma con mil caras deambula por el mundo y ha desatado una guerra que hoy afecta a todo el planeta, desde los centros estadounidenses hasta las sabanas de Sudán, desde las ciudades europeas hasta las islas de Malasia. Un fantasma que identifica a "todos los demás" como enemigos, incluidos esos mismos musulmanes que viven el Corán no de forma literal e intransigente, sino que lo interpretan con espíritu moderno. Un fantasma que también ha cambiado sus modos de funcionamiento, pasando de ataques realizados en grupos, primero en la mayoría, a un predominio de ataques realizados por solitarios, del uso de explosivos y armas de fuego al uso preponderante de armas de mano y vehículos para motor, desde operaciones cuidadosamente planificadas hasta acciones que parecen llevarse a cabo sobre la onda de la emoción del momento.

Sin embargo, en este contexto de incertidumbre generalizada, los países amenazados han adquirido una nueva conciencia de las intrincadas interconexiones mundiales del terrorismo y de un uso más eficaz de las fuerzas policiales y las unidades militares para combatirlo. Sobre todo han adquirido la conciencia de que el terrorismo yihadista se lucha principalmente con cohesión y mayor colaboración entre países. Una conciencia que proviene del horror, el miedo, la indignación. El autoproclamado Estado Islámico, por ejemplo, pudo cometer actos atroces explotando la ignorancia de los políticos que cínicamente solo miraban su propio patio trasero, sus propios intereses electorales y las rivalidades de campanario. De esta forma pudo hacer propaganda eficaz y crecer, incluso territorialmente. Cuando hubo una cooperación real, sin embargo, tuvo que retirarse, sufriendo grandes derrotas.

Haciendo eco de una célebre sentencia del juez Giovanni Falcone podemos decir que, siendo terrorismo yihadista un fenómeno humano, incluso este día terminará, siempre que sea posible crear un marco estratégico amplio y compartido en el que los actores involucrados en esta misión tan delicada puedan trabajar de manera sinérgica y efectiva en diferentes frentes y con todos los ámbitos políticos, diplomáticos, militares, legales, económicos, sociales, mediáticos y culturales a su disposición.

La calidad de la paz dependerá de cómo logremos la victoria. Si el mundo musulmán percibe esta victoria como una humillación, no podremos apreciar el dulce sabor de la paz por mucho tiempo y surgirán nuevas formas de lucha violenta por la supremacía. Como dijo Javier Solana en un discurso en Berlín en 2004, “…Se trata de preservar nuestros valores básicos…", y no solo.

cv pil. (ris) Renato Scarfi

Profundizar en la cuestión de las causas, motivaciones y acciones para contrarrestar el fenómeno yihadista, del mismo autor "Terrorismo yihadista", Europa Edizioni, 2019. Prólogo por gen. ca Roberto Bernardini, ex comandante de las Fuerzas Operativas Terrestres del Ejército Italiano