Australia trabaja (intensamente) por su defensa y seguridad

(Para Enrico Magnani)
22/11/22

El expansionismo económico y político de Beijing, los excesos de Corea del Norte y los intentos de Rusia de expandir su influencia en el ámbito más amplio del Indo-Pacífico están energizando las políticas de seguridad de muchas naciones. Entre ellos está Australia, que intenta remediar el estancamiento, ruidoso pero inconsistente, del gobierno conservador del primer ministro Scott Morrison.

El nuevo gobierno progresista de Antony Albanese se caracteriza por un fuerte activismo y movimientos en diversas áreas. El primero es el de las alianzas internacionales. Canberra, siempre un fuerte aliado de Washington, ha aceptado la solicitud de EE. UU. de albergar, aunque de forma no permanente (hasta ahora, para el futuro no se sabe) algunos B-52, debería haber seis, en la base. de la RAAF (Royal Australian Air Force) de Tindal (Territorio del Norte). Este es un aumento masivo para un área, la del norte de Australia, que ya alberga, en Darwin (la capital del estado), la Fuerza de Rotación de Marines de EE. UU.-Darwin, una Fuerza de Tarea Aire-Tierra del USMC. Incluso esta presencia, aunque no permanente, representa el fuerte vínculo militar entre EE. UU. y Australia.

El 16 de noviembre de 2011, la entonces primera ministra de Canberra, Julia Gillard, y el presidente Barack Obama anunciaron que, a partir de 2012, los infantes de marina de los EE. UU. rotarían a Darwin aproximadamente seis meses cada año para realizar ejercicios y entrenarse con unidades de las Fuerzas de Defensa de Australia y se llevó a cabo la primera rotación. con una empresa tan pronto como el siguiente abril. Y en 2013 se anunció que el contingente de Infantería de Marina aumentaría a 1150 y posteriormente a 2500, alcanzando la dotación de un MATGF.

Dado el contexto, la decisión de desplegar los B-52 (cuya flota está pasando por un programa masivo de modernización de sistemas, fuselajes y motores) es un advertencia para china, hacia el que crecen los temores por un posible bombardeo contra Taiwán, considerado posible entre 2025 y 2027, según la planificación del Pentágono, momento en el que las fuerzas armadas chinas, según Pekín, estarían en condiciones de frenar las operaciones estadounidenses (y de los diversos aliados en la región) en defensa de Taipei.

Desde 2020, los planificadores militares chinos han comenzado a ser más abiertos a las solicitudes del liderazgo político y esto se basa en un fortalecimiento masivo de las capacidades operativas y logísticas. El temor persistente es no poder cerrar el asunto en 48 horas y evitar que se repita el desastre ruso en Ucrania, para poder presentar al mundo un hecho consumado, pero la determinación al respecto del presidente Xi Jinping en la El XX Congreso del Partido Comunista debe hacernos meditar.

La creciente importancia del norte de Australia para los Estados Unidos hace que Darwin y Tindal sean posibles objetivos para los ataques preventivos chinos (junto con Guam, las Marianas, Midway y hasta Diego García).

Se espera que el trabajo para adaptar Tindal para acomodar los B-52 cueste alrededor de $ 100 millones y se complete en 2026. La estructura de la Base Aérea de Tindal incluirá hangares, búnkeres de municiones, tanques de almacenamiento de combustible (este aspecto es particularmente relevante, dada la decisión de EE. UU. de expandir la red de estas instalaciones, originalmente basadas en Pearl Harbor, a toda la región), permitiendo ciclos de operación de 15 días durante la estación seca.

En las reuniones ministeriales anuales del año pasado, conocidas como AUSMIN (Mecanismo Bilateral de Consultas establecido en 1985), se discutió una mayor presencia de las fuerzas estadounidenses en Australia y se espera que las unidades, estructuras y personal del Ejército y la Marina de los EE. USMC y USAF, todo ello con vistas a consolidar la presencia estadounidense, que incluye también la presencia de sistemas de defensa antiaérea y antimisiles de gran capacidad (Patriot PAC3+, SkyCeptor [PAAC-4] y THAAD).

La cooperación entre Washington y Canberra incluye programas para ampliar las capacidades de vigilancia e inteligencia de Pine Gap (cuyo nombre oficial es Instalación de defensa conjunta Pine Gap, cerca de Alice Springs en el centro de Australia). Sus potentes sensores ahora están enfocados en China, y ahora se prioriza la búsqueda de sitios de misiles, sitios de comando, bases y áreas terrestres y navales, centros de prueba y producción. Pine Gap jugaría un papel muy importante, en particular en lo que respecta a los sistemas de defensa antimisiles y permitiría a los sistemas antimisiles estadounidenses identificar lanzamientos hostiles de Pekín con mucha antelación, por lo que la eliminación del sitio sería un gran logro estratégico, al igual que importancia a la represión de Tindal y Darwin.

Canberra sigue siendo pragmática mientras espera un regreso a relaciones menos tensas con Beijing después de que China impusiera sanciones por valor de 20 millones de dólares a los productos australianos, lo que marca la primera desaceleración en el crecimiento económico ininterrumpido que comenzó en 1992.

Fortalecer los lazos de seguridad y defensa con EE. UU. no es la única iniciativa de Australia, de hecho, Canberra pretende desarrollar un fuerte entendimiento también con Japón, extremadamente preocupado por su seguridad debido a las amenazas de China y Corea del Norte y la ambigua relación con Rusia. En octubre, el primer ministro japonés, Fumio Kishida, visitó Australia para conversar con su homólogo Anthony Albanese, con el objetivo de fortalecer la cooperación militar y energética entre los dos países. Kishida quisiera actualizar y fortalecer el pacto de seguridad bilateral, firmado en 2007. El aspecto de la seguridad energética fue un aspecto importante de la visita del primer ministro japonés, quien definió Canberra socio estratégico especial.

Japón depende de Australia para casi el 40% de su GNL y está tratando desesperadamente de asegurar un suministro de energía estable en medio de la agitación que afecta a los mercados mundiales tras la agresión rusa a Ucrania. Cabe recordar que Australia, junto con Japón, India y EE. UU. forman parte de la arquitectura de diálogo Quad.

A pesar de las dudas de India acerca de impulsar la dimensión de seguridad y defensa del Quad, Tokio, Canberra y Washington han tejido una red de acuerdos bilaterales y comparten una visión para la seguridad regional y Japón espera elevar aún más su cooperación con Australia.

Kishida y Albanian han considerado una mayor implementación del acuerdo de acceso recíproco, que Kishida firmó en enero pasado con el entonces primer ministro australiano Scott Morrison, que permitirá la realización de ejercicios militares conjuntos en ambos países.

En medio de la creciente asertividad de China en la región, Japón ha ampliado su cooperación militar en los últimos años con EE. UU., Australia y también ha desarrollado lazos de defensa con otros países de la región de Asia-Pacífico y Europa (el diálogo con la OTAN comenzó en 1980 y juntos con Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur, Tokio es considerado un 'socio global' de la Alianza Atlántica) y es precisamente a finales de octubre cuando se activa un acuerdo militar entre Gran Bretaña y Japón (comentando el hecho, y no por casualidad , Global Times, el periódico de habla inglesa cada vez más extraoficial de Pekín, ha definido la iniciativa anglo-japonesa como peligrosa y que señala el espíritu agresivo de la política de seguridad de EEUU y sus aliados en la región como AUKUS y Quad).

Japón y Australia también comparten preocupaciones sobre la creciente influencia de China sobre las naciones insulares más pequeñas del Pacífico, intensificada a principios de este año cuando Beijing firmó un pacto de seguridad con las Islas Salomón, lo que generó temores de que establecería una base naval china en el Pacífico Sur. Y otro pilar de la política de seguridad de Australia son sus vínculos con los pequeños estados insulares del Pacífico Sur; Como se ha comentado en ocasiones anteriores, el acuerdo, cuyos términos aún no están del todo claros, entre Pekín y Salomón, que tuvo su origen en un sensacional error de apreciación del Gobierno de Scott Morrison, ha dejado la puerta abierta a la penetración de Pekín. buscando utilizar las Islas Salomón como trampolín para aumentar la influencia china en la subregión. El albanés está tratando de ponerse a cubierto y una de sus primeras acciones fue enviar urgentemente a la recién nombrada ministra de Relaciones Exteriores, Penny Wong, a una gira por la subregión en octubre de 2021, para tranquilizar a los pequeños estados, que debido a la debilidad estructural son particularmente expuestos a la adulación y la presión chinas (si no a las amenazas). La primera gira fue seguida luego por varias otras que señalan la percepción de preocupación de Australia sobre la penetración china en el área.

Entre estos estados, algunos tienen una atención especial a los ojos de Australia, tal como se administró hasta la década de 70, como las antiguas colonias alemanas y luego japonesas, como Papúa Nueva Guinea y Bougainville. Pero la situación institucional de estos territorios no facilita la búsqueda de acuerdos y diálogo por parte de Canberra. El presidente del gobierno autónomo de Bougainville, Ishmael Toroama, que aspiraría a la independencia de Papúa Nueva Guinea en 2023, acusó al ministro de Defensa australiano, Richard Marles, de haber amenazado las aspiraciones independentistas de este territorio de Papúa Nueva Guinea. Marles había indicado que Australia estaba interesada en mejorar los acuerdos militares con Papua Nueva Guinea y firmar un tratado de defensa con Port Moresby. Entre las razones aducidas por el ministro se encuentran el vínculo histórico entre ambos países y la creciente proyección de China en el Pacífico. Toroama ve esta posición como una amenaza velada al camino de Bougainville hacia la independencia y una clara indicación de que Australia ya no seguirá siendo imparcial en la implementación del Acuerdo de Paz de Bougainville, del que Canberra es signatario y que permitió que se llevara a cabo el referéndum sobre la independencia de Bougainville en 2019, que vio el 98% de los votos a favor de la secesión de Papúa. El referéndum no es vinculante y la última palabra corresponde al Parlamento de Papua Nueva Guinea, donde está prevista una votación crucial sobre el tema para el próximo año. Papúa Nueva Guinea puede optar por aceptar la independencia de Bougainville u ofrecerle una autonomía ampliada.

Inicialmente, Port Moresby también debido a su debilidad no parecía dispuesto a oponerse a la secesión de Bougainville, pero están surgiendo tendencias contrarias. Con las declaraciones de Marles, vemos cómo el gobierno australiano apoya al gobierno de Papúa Nueva Guinea para desestabilizar una vez más el derecho a la autodeterminación de Bougainville, evaluó Toroama. Hay que recordar que entonces la propia Papúa Nueva Guinea se encuentra ante un movimiento popular generalizado en Papuasia Occidental, que forma parte de Indonesia, tras una controvertida cesión de Holanda en 1962, y que quiere la unificación con Port Moresby y que Indonesia es un país muy importante socio económico y comercial de Australia.

El verdadero problema de la seguridad y defensa australiana también está vinculado al debate nacional sobre el gasto en defensa. A pesar de un aumento en el gasto de defensa, aquí está casi el 6% del PIB, el gobierno de Canberra mantiene un estado de bienestar robusto (27% del PIB) y los propios gobiernos conservadores se han mostrado reacios a exprimirlo.

Sin embargo, las circunstancias requieren que las Fuerzas de Defensa de Australia observen equipos diferenciados y en grandes cantidades: misiles, minas inteligentes, capacidades cibernéticas, drones y equipos no tripulados en todos los dominios. Fuera de la defensa en sí, a Canberra le gustaría desarrollar la resiliencia nacional involucrando a otros departamentos, estados y territorios federales y al sector privado, abordar y resolver el problema crítico de las reservas de combustible y fortalecer la marina mercante.

Entre las prioridades de la defensa, persiste la incertidumbre sobre un sector que en el pasado reciente ha desatado una intensa, aunque breve, crisis política, el de los submarinos. Como se recordará, el gobierno conservador canceló de un plumazo el contrato (vigente) con Francia por un lote de unidades de propulsión convencional de los submarinos de la clase 'Barracuda' (en construcción para la Marine Nationale) para adquirir buques de propulsión nuclear de producción estadounidense y/o británica y esto coronando la constitución del AUKUS (pacto de seguridad entre Canberra, Washington y Londres).

El creciente activismo de los submarinos chinos (y su creciente sofisticación) son un desafío para la seguridad del comercio marítimo australiano, y en el contexto de los programas de fortalecimiento militar, el mantenimiento, fortalecimiento de una capacidad submarina, junto con los cazas F-35 (en tierra y embarcados) y la defensa antiaérea y antimisiles de Canberra son una prioridad. Sin embargo, hay una serie de problemas que no son fáciles de resolver. Australia está decidida a reemplazar sus submarinos diesel-eléctricos de clase 'Collins' diseñados por Suecia con embarcaciones de propulsión nuclear, pero parece cada vez más claro que la RAN (Marina Real Australiana) carece de los recursos humanos y técnicos para poner en línea y operar estos sistemas La participación mínima en servicio operativo y permanente es de dos sistemas. Pero ya la transición de la clase 'Oberon' diseñada y construida por los británicos (seis, aunque debería haber habido ocho) a los seis 'Collins' (también deberían haber sido ocho, según los planes) era problemática para la Armada australiana.

Debido a la falta de capacidad en los astilleros de EE. UU. y el Reino Unido, se espera que se construyan SSN en Australia, también para salvaguardar y aumentar la capacidad de los astilleros locales. Una estrategia de transición que combina la build con el diseño sucesor del Reino Unido para la clase 'Astute', en servicio con el RN, como parece haber sido sugerido recientemente por el Secretario de Defensa del Reino Unido, podría permitir una build híbrido. Por ejemplo, la mitad delantera del submarino, que contiene las armas, el alojamiento de la tripulación y la sala de control, podría construirse en el astillero de Adelaide y la parte trasera, que contiene la propulsión, en el Reino Unido. Esto repartiría la carga de trabajo, ofrecería economías de escala y permitiría la integración de las armas de EE. UU. y un sistema de combate de EE. UU., más cerca, incluso por razones logísticas, de las necesidades de Australia, con la asistencia de diseño de los Estados Unidos. Sin embargo, tal estrategia aumentaría en gran medida la complejidad, el riesgo y el tiempo. Mientras tanto, el 'Collins', aún en servicio, requeriría una importante actualización y resurrección del 'Barracuda' convencional como relleno vuelve a las opciones de Canberra, aumentando la falta de claridad en torno a todo el asunto, dado que no se puede prever la entrada en servicio de los primeros submarinos nucleares australianos antes de 2032.

En conclusión, Australia, un sólido socio de EE. UU., Japón, Corea del Sur, Europa/OTAN, se enfrenta a una situación que no es fácil de manejar: con debilidades intrínsecas, una población escasa y un territorio enorme que proteger, busca fortalecer sus lazos con socios cercanos y lejanos y, al mismo tiempo, no exacerbar las relaciones ya difíciles con Beijing también a la luz de importantes relaciones económicas, volviendo a proponer las ambigüedades de los diversos competidores y socios de China.

Foto: Fuerza Aérea de EE. UU.

defensa de rheinmetal