Líbano entre política e intereses económicos

06/08/20

Las imágenes de la terrible explosión en el Líbano han llamado la atención sobre ese país atribulado. Aunque de fuentes británicas, parece que la explosión se debió a la negligencia de un trabajador soldador, el accidente sacudió al país con millones de dólares en daños y más del 90% de los hoteles dañados.

El Líbano ha sufrido durante años una situación de profunda crisis económica y política que podría resolverse fácilmente gracias a la explotación de campos de petróleo y gas en alta mar ubicados en una zona fronteriza marítima en disputa con Israel. Las cuencas costeras del Mediterráneo oriental se han convertido en un punto más del conflicto israelí-libanés, ya que ambas partes insisten firmemente en la disputa por las fronteras marítimas. De hecho, los dos países están en guerra desde 2006 y solo un contingente de vascos azules interviene a lo largo de la frontera.

La situación libanesa

Líbano, el Medio Oriente Suiza, como se llamó en la década de 60, tras la proclamación de la independencia de Israel y la consiguiente guerra con la Liga Árabe, sufrió la migración de más de 100.000 refugiados palestinos. Esto, junto con el resurgimiento nacionalista panárabe, condujo a la primera guerra civil libanesa de 1958. En los años siguientes se unieron más refugiados, lo que provocó un desequilibrio étnico en el que la ex mayoría cristiana fue reemplazada por la mayoría árabe musulmana con unos dos millones de refugiados palestinos. La larga guerra civil entre 1975 y 1990 fue inevitable, en la que se opusieron milicias formadas por cristianos maronitas y una coalición formada por palestinos, musulmanes sunitas libaneses, chiitas (Amal) y drusos.

En 1976, la Liga Árabe, tras el acuerdo de Riyāḍ del 21 de octubre de 1976, autorizó la intervención de uno Fuerza de disuasión árabe (FAD) de mayoría siria, que logró restablecer por la fuerza una paz temporal y frágil en el Líbano. El 14 de marzo de 1978, Israel lanzó la Operación Litani, que ocupa el área al sur del país con más de 25.000 soldados para crear una zona de protección que mantuvo a los grupos militantes palestinos, particularmente a la OLP, lejos de la frontera con Israel. La ONU decidió entonces crear una Fuerza de Interposición de las Naciones Unidas en el Líbano (FPNUL) para fortalecer su mandato y restaurar la paz y la soberanía en el país.

Israel, en 1982, con el apoyo de los cristianos maronitas, lanzó la operación militar "Paz en Galilea" para erradicar la presencia armada palestina del Líbano, más allá del sur del Líbano, a Beirut, donde se encontraba la OLP . El recién elegido presidente de la República Bashir Gemayel el 14 de septiembre de 1982, nueve días antes de la investidura oficial, fue víctima de un ataque (atribuido al Partido Nacionalsocialista Sirio) y perdió la vida en la zona oriental de Beirut. En este punto hubo una intervención internacional estadounidense, francesa e italiana que hizo que los líderes de la OLP huyeran a los países vecinos.

Las atrocidades contra la población civil se perpetraron por ambos lados: desde la masacre de Damur (1976) hasta la masacre en los campos de refugiados de Sabra y Chatila (1982), operados primero por militantes palestinos del campo de Tell al-Za'tar y el segundo por unidades cristianas dirigidas por Elie Hobeika, a las que no se opuso debidamente el ejército israelí.

Un episodio sorprendente fue el doble ataque de Hezbolá contra la base de la fuerza multinacional el 23 de octubre de 1983, que mató a 241 marines estadounidenses y 56 soldados franceses. Esta acción provocó la retirada de las tropas de paz, dejando al Líbano en una guerra civil progresiva.

Tras los Acuerdos de Taif de 1989, la guerra terminó y nació la Segunda República Libanesa, presidida por el general Michel Aoun, quien en 1990 fue depuesto por los sirios. La presencia siria se hizo así cada vez más preponderante. En 1994 se prohibió el movimiento de las Fuerzas Libanesas, que representaba a los cristianos más radicales. Tras el asesinato del ex primer ministro sunita Rafīq al-Ḥarīrī en 2005, se produjo la llamada "Revolución del cedro" antisiria, que inició la retirada de las tropas sirias del FAD (Fuerza de disuasión árabe). En julio de 2006, Hezbollah atacó a una patrulla del ejército israelí cerca de la aldea de Zar'it y mató a 8 soldados. En respuesta, comenzaron los ataques aéreos israelíes contra muchas infraestructuras sensibles como el aeropuerto de Beirut, los puertos, las centrales eléctricas y las principales rutas de conexión terrestre con Siria, los barrios de los suburbios del sur de Beirut y varias aldeas en el sur del Líbano, con miles de víctimas civiles.

Durante los enfrentamientos, Hezbolá lanzó miles de cohetes con bombas de racimo de tipo chino en territorio israelí, causando pánico y bajas entre la población civil. El 11 de agosto de 2006, después de semanas de intentos de obtener una tregua entre las partes para permitir la apertura de corredores humanitarios a favor de la población civil libanesa, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votó por unanimidad la Resolución 1701. El texto de la La resolución pedía el cese inmediato de las hostilidades entre Israel y Hezbolá, la retirada de las tropas israelíes del sur del Líbano, junto con el despliegue en el área de las tropas regulares libanesas y la FPNUL con la creación de una zona de amortiguación "libre de personal armado aparte de las Naciones Unidas y las fuerzas armadas libanesas regulares "por 12 millas entre la frontera israelí-libanesa y el río Litani.

La segunda misión de la FPNUL (FPNUL 2)

El 25 de agosto de 2006, la Unión Europea decidió enviar unos siete mil soldados europeos para formar el núcleo central de la fuerza de interposición multinacional en el sur del Líbano (segunda misión de la FPNUL). El mando de la misión, inicialmente liderada por Francia, pasó a Italia en febrero de 2007 (Operación Leonte), interviniendo entre las dos partes con un perfil pasivo para asegurar que esta zona no fuera utilizada para actividades ofensivas de ningún tipo. La tarea de desarmar a los grupos armados se mantuvo con las fuerzas regulares libanesas, también responsables del control de la frontera siria, una fuente de suministros de armas para Hezbolá.

Después de nuevos enfrentamientos entre chiítas y sunitas, que tuvieron lugar a principios de mayo de 2008, una mediación internacional liderada por Qatar permitió que las facciones políticas locales acordaran la elección del general Michel Suleiman como presidente de la república y la formación de un gobierno de unidad nacional. , en vista de las elecciones parlamentarias previstas para la primavera de 2009.

En 2011, durante la guerra civil siria, hubo un recrudecimiento del enfrentamiento entre las facciones sunita y chií. La invasión de la guerra civil siria en el Líbano no solo involucró pueblos en la frontera siria, sino también grandes centros urbanos, incluidos Beirut, Sidón y Trípoli, donde tuvieron lugar enfrentamientos armados, secuestros y ataques.

Pero, ¿cuál fue el impacto de la crisis siria en el Líbano?

En agosto de 2012, el primer ministro Najib Miqati dijo que había presiones internas para arrastrar al Líbano aún más al conflicto sirio. La situación se volvió cada vez más crítica y requirió que los líderes de todas las facciones cooperaran para proteger al Líbano, pidiendo ayuda a la comunidad internacional para evitar ser un escenario más en la guerra civil siria.

De hecho, la guerra civil siria y su impacto interno favorecieron la polarización de la política libanesa. Por un lado, la Alianza del 14 de marzo, dominada por partidos cristianos y sunitas, en gran parte en solidaridad con la oposición siria a Bashar Al-Assad, por el otro, los partidos pro-Assad.

Desde febrero de 2013, el número de refugiados sirios en el Líbano ha aumentado a más de 180000, creando muchos problemas internos. Un factor no despreciable en la estabilidad interna libanesa es la relación entre Hezbollah y el régimen sirio, que ha desempeñado un papel cada vez más desestabilizador después de 2011; Inicialmente, el primero tenía una participación de bajo nivel, pero, de abril a junio de 2013, 1.700 combatientes de Hezbolá operaron cada vez más incisivamente junto con el régimen y en otros países de la región, como Yemen (junto con los Houtis) y los Iraq alimentando la fricción entre las facciones sunitas-chiítas. Este despliegue no oculta los intereses iraníes en la región del Medio Oriente, opuestos por los países árabes del CCG que ven a Hezbollah como una piedra molesta en el zapato. Por su parte, la UE ha percibido su intromisión y ha adoptado políticas destinadas a fortalecer al gobierno y al ejército oficial libanés.

En el Líbano, hay otros conflictos internos entre los alauitas pro sirios y las facciones islámicas sunitas que a menudo se intensifican en conflictos armados. Tras los ataques yihadistas en Siria, como los de Jabhat al-Nusra contra las fuerzas de Hezbolá, los ataques contra las estructuras de Hezbolá y el ejército libanés se han multiplicado en el Líbano. Además de los aspectos políticos, esta situación de inestabilidad ha tenido importantes repercusiones económicas que se vuelven aún más dramáticas por los costos sociales y políticos de la gestión de los refugiados. El mercado laboral colapsó al igual que la afluencia de turistas a ciudades históricas, ya amenazadas por el terrorismo interno, que cayeron un 40% entre 2010 y 2013. En 2016, el aumento de la deuda pública alcanzó el 148% del PIB. Del mismo modo, el número de refugiados sirios ha aumentado significativamente. El ACNUR calculó que en noviembre de 2011, el ACNUR registró a 8875 refugiados; Casi todos los iraquíes, y solo el 1% eran de Siria.

En los años siguientes, la situación cambió radicalmente, pasando a más de 33000 sirios en julio de 2012, 180000 en 2013 hasta un pico de más de 1,1 millones en 2014 (datos del ACNUR, 2018). La mayoría de ellos encontraron empleo en la agricultura (28%), servicios domésticos (36%) y construcción de edificios. Su uso en la agricultura se basa en el hecho de que los sirios procedían en gran parte del valle de Bekaa, una zona agrícola de excelencia siria. La pregunta que surge es si este desequilibrio cambiará la política local, exacerbando aún más las frágiles tensiones internas.

Un mar de petróleo y gas.

Hezbolá parece continuar una política agresiva al atacar plataformas israelíes. El área reclamada se extiende sobre una extensión triangular de aproximadamente 800 km², rica en gas y petróleo. Estados Unidos y las Naciones Unidas no valieron nada para mediar un acuerdo pacífico sobre la controversia marítima en la zona. Tanto el Líbano como Israel han reclamado este territorio durante décadas, pero la disputa se exacerbó luego de acuerdos marítimos separados y firmados con Chipre, firmados por el Líbano en 2007 e Israel en 2010, lo que provocó una disputa diplomática que terminó llevarlos a acusarse mutuamente de robo territorial. El derecho internacional establece que, en los casos en que dos estados comparten un área marítima o una frontera, es costumbre dividir el territorio en partes iguales entre los estados, pero este no parece ser el caso.

El Mediterráneo oriental tiene en su vasto y aún no utilizado depósito de combustibles fósiles del fondo marino. En juego en la cuenca del Levante, entre Egipto y Siria, habría una disponibilidad de combustible fósil equivalente a 122 billones de metros cúbicos de gas natural y una cantidad de petróleo equivalente a 1,7 millones de barriles.

En 2017, Líbano dio su consentimiento para la exploración del fondo marino, otorgando a Eni (Italia), Novatek (Rusia) y Total (Francia) los primeros bloques en los que se dividió el área bajo la jurisdicción libanesa. Esto no agradó a Israel, que cree que esas aguas territoriales son las suyas. Líbano ha enviado una carta a la ONU que rechaza rotundamente el mapa con nuevas fronteras marítimas aprobadas por Tel Aviv. Israel con el apoyo de Estados Unidos sube de tono, se justifica con los ataques de Hezbollah y la situación se está deteriorando rápidamente con un aumento constante de la inestabilidad en la zona y las consiguientes migraciones a Europa. Hay más de $ 600 mil millones en juego y ninguno de ellos probablemente querrá renunciar a sus posiciones.

Mientras tanto, Turquía se enfrenta al área y podría reclamar su parte.

Andrea Mucedolahttp://www.ocean4future.org)

Foto: Twitter / Marco K / Departamento de Defensa de EE. UU. / Marina / Alessandra Mulas / hardscarf