LIBIA: ¿Sarraj dimite? Porque no es posible antes de octubre

(Para Filippo Del Monte)
17/09/20

Segundo Bloomberg El primer ministro de Trípoli, Fayez al-Sarraj, estaría dispuesto a dimitir en breve o, en cualquier caso, en octubre, es decir, antes del inicio de las negociaciones de paz en Ginebra. Noticia rápidamente negada por el ministro de Trabajo de la GNA, Mahdi al-Amin, en el periódico del Kremlin Sputnik. En definitiva, hay un enfrentamiento muy estrecho a nivel político-mediático sobre el futuro de Libia y esta vez, tras la dimisión del ejecutivo de Tobruk, correspondería a Sarraj abandonar el terreno para facilitar las negociaciones.

Pero Sarraj no podrá dimitir "sin un disparo" y se verá obligado a aprovechar estos meses para estabilizar la situación en la capital ya que el éxito del proceso de paz pasa por el consenso Trípoli-Misano, mucho más que las acciones del mariscal rebelde Khalifa Haftar.

En primer lugar, porque el Primer Ministro al-Sarraj no puede dejar en Trípoli un vacío de poder que sus numerosos oponentes podrían aprovechar inmediatamente, especialmente ahora que los contactos con representantes de Cyrenaica parecen conducir a soluciones positivas al conflicto.

En Trípoli, Fayez al-Sarraj no disfruta de una situación de calma, la destitución y reinstalación del Ministro del Interior Fathi Bashagha (v.articolo) dejó secuelas porque la operación tenía un complicado juego de partes, una especie de Divide y vencerás en salsa libia realizada contra las milicias de Misrata y con la conducta ambigua de importantes "señores de la guerra" de la capital. Durante el último período, el primer ministro libio ha tratado de liberarse de los círculos político-militares de Trípoli "internacionalizando" nuevamente la lista de sus partidarios y apoyándose así en Estados Unidos -que ha regresado con fuerza al campo- y, débilmente, también a Italia. Buscar el apoyo de sus socios internacionales históricos puede ser útil para que al-Sarraj tenga un margen de maniobra más amplio y facilite la transición hacia el nacimiento del nuevo Consejo Presidencial deseado en 2015 en Skhirat y que nunca entró realmente en funciones para la oposición. tanto Trípoli como Tobruk.

Confiar el poder ejecutivo a un órgano colegiado, con representantes de ambos lados, es la única forma de favorecer la "solución política" del conflicto y garantizar la unidad del país. Exactamente lo que los “halcones” tanto de Trípoli como de los cirenaicos querrían evitar para mantener sus restos de poder. Absurdamente fue precisamente la línea dura la que abrió las puertas a las negociaciones ya que la ofensiva turco-Tripolina permitió obtener militarmente la liberación de Tripolitania y políticamente el destacamento de Aguila Saleh Issa (y el ahora ex gobierno cirenaico) de Khalifa. Haftar. El aislamiento político en el que hoy lucha Haftar, que intentó explotar la crisis provocada por la renuncia de Abdullah al-Thani a su favor, está determinado por el éxito de las conversaciones de Bouznika (v.articolo). Sin mencionar que incluso importantes actores internacionales en la crisis de Libia han optado por seguir un camino diferente al del mariscal de Cirenaica: Egipto, sobre todo, ve favorablemente las negociaciones y esto también explica por qué muchas de las tribus de Cirenaica, estrechamente vinculadas con el El Cairo - abandonó a Haftar y terminó apoyando (aunque con las armas listas) la "solución política" patrocinada por Saleh. Los Emiratos Árabes Unidos también parecen más atentos a los movimientos de las "palomas" cirenaicas que a los de los "halcones", ya que el riesgo de una "turquificación" completa de Libia parece haberse desvanecido ante los resultados positivos de las conversaciones preliminares.

Ciertamente, la renuncia de Sarraj, el hombre que "dirigió" la guerra y jugó - a pesar de que su gobierno fue reconocido por la ONU - esencialmente el papel de líder, permitiría a las partes acelerar la recomposición de la unidad libia y por lo tanto en el inicio del proceso de paz. Pero también es cierto que en la actualidad el primer ministro no puede dejar Trípoli como rehén de una guerra de bandas que inevitablemente se derramaría a las calles desde el palacio, condenando al fracaso las negociaciones con Cyrenaica.

Actualmente, la permanencia de Sarraj en el poder, al menos hasta el inicio de las negociaciones de Ginebra, es la mejor garantía para los intereses de Libia y también para los de los estados que se enfocan en salvaguardar la unidad nacional (como Italia precisamente). y no sobre el desmembramiento del país. Seguirá sin conocerse la posibilidad real de Fayez al-Sarraj de "arreglar" la situación política en Trípoli y debilitar a las milicias antes de octubre para que pueda llegar a Ginebra desde una posición de fuerza.

Fotografía: presidencia del conejo de los ministros.