La industria automotriz y su pandemia

(Para Francesco Parente)
29/04/20

El gobierno de Giuseppe Conte ha anunciado los detalles de la tan esperada "Fase 2" que presenta "enlaces sueltos" en algunos sectores para contrarrestar la emergencia del coronavirus. Así, siguiendo las indicaciones del grupo de trabajo dirigido por Vittorio Colao, el ejecutivo preparó un decreto que prevé, a partir del 4 de mayo, la reapertura de todas las fábricas, incluidos los automóviles y los vehículos en general.

Una de las declaraciones hechas por el primer ministro quedará grabada en nuestros recuerdos: "En los próximos meses debemos sentar las bases para el reinicio del país ... este país no volverá a comenzar sin negocios".

LA CRISIS DEL SECTOR AUTOMOTRIZ EN ITALIA

La industria automotriz no esperaba nada más después del largo período de lockdown, lo que ha generado consecuencias dramáticas evidentes, por ejemplo, en el colapso de los registros de vehículos nuevos y usados, lo que quizás desencadena, según los analistas de la industria, una crisis de época para todo el mercado automotriz. En cuanto al sector de las cuatro ruedas, existen pronósticos igualmente difíciles, por lo que las expectativas de recuperación parecen aún más difíciles y, traducidas en términos estadísticos, confirman hoy una caída anual del 60% en el mercado nacional. Para subrayar que era Adolfo De Stefani Cosentino, presidente de Federauto, la Federación de concesionarios de automóviles, después de estudiar cuidadosamente las estimaciones que surgieron de los registros del mes de marzo de 2020 (-86% en comparación con marzo de 2019), también distribuidos por el Ministerio de Infraestructura y Transporte.

Para hacer oír su voz también estuvo AsConAuto (Asociación Nacional de Consorcios de Concesionarios de Automóviles), que no dejó de señalar cómo la ayuda gubernamental debería darse a conocer pronto para un sector que garantiza el 11% del PIB del país (según estimaciones Quintegia) y quien mantuvo abierta la relación con el cliente al brindar la asistencia necesaria a medios privados, pero también y sobre todo a aquellos al servicio de la emergencia nacional de salud. Fortalece así su pensamiento presidente de AsConAuto, Fabrizio Guidi: “Hoy, ante la tragedia que ha afectado al país, el camino se vuelve aún más difícil. Pero el proceso emprendido, la fuerza expresada por la gente de nuestra red y los éxitos logrados hasta el momento, nos empujan a tener coraje y fortalecer nuestras energías para continuar un camino lleno de nuevas dificultades: solo juntos podemos hacerlo. Por esta razón, confiamos en que el gobierno podrá escuchar las solicitudes provenientes de la cadena de suministro automotriz. Propuestas verificadas y concretas que permitirán a un sector, que representa una parte tan significativa del PIB, continuar trabajando profesionalmente y generar ganancias gracias a las actividades generalizadas en todo el territorio ".

LA CRISIS DEL SECTOR AUTOMOTRIZ EN EUROPA

El coronavirus también deja heridas abiertas a los registros europeos, con un -52% en marzo y con una visión general de los mercados en los que se ve Italia jersey negro entre los países de la UE, los países de la AELC y el Reino Unido. El bloqueo funcionó contra la pandemia, que ahora parece estar moviéndose hacia el sector automotriz, que en Europa tendrá dificultades para reactivar su vitalidad. Es normal imaginar que en una fase de recuperación cualquiera que quiera volver a sus hábitos, a su vida normal, debido a circunstancias en que la pandemia ha cambiado, por lo que los fabricantes saben que probablemente se deba a una falta de voluntad o posibilidad económica, muchos no competirán en los concesionarios cuando todo vuelva a la "primera vida". Todos están de acuerdo en que, para que esto suceda, existe la necesidad de una sacudida, una ola de nuevas propuestas que el mercado podrá comunicar a los clientes elegibles, razón por la cual la cadena de suministro automotriz espera propuestas de gobiernos que, frente a números horripilantes, simplemente tienen levantó las manos y sacudió la cabeza positivamente.

Vayamos al grano: en marzo de 2020, en los treinta países europeos, solo se vendieron 853.077 automóviles, 918.000 menos de 1.771.030 unidades en marzo de 2019 (en este mes ya han salido más de 1,2 millones de vehículos en las fábricas europeas en comparación con el mismo período del año pasado) con tal situación en los 5 mercados europeos más importantes: Italia -85%, Francia -72%, España - 69%, Reino Unido -44%, Alemania -38%.

UNRAE (Unión Nacional de Representantes Automotrices Extranjeros) ya ha advertido a todos los operadores del sector, por qué a finales de 2020, la desaceleración del mercado europeo se detendrá en torno al 30%, con un -20% final de Francia, -25% de Gran Bretaña y un peor aún -32% / - 46% de Italia, un país donde reina una mayor incertidumbre. En resumen, tendremos que arremangarnos y ponernos a trabajar, también porque UNRAE siempre recuerda que la industria automotriz en Europa genera cada año un excedente comercial de 85 mil millones e invierte alrededor de sesenta en investigación y desarrollo, ofreciendo trabajo a 14 millones de personas. , de los cuales 2,6 millones están empleados en la producción.

LA CRISIS DEL SECTOR AUTOMOTRIZ EN EL MUNDO

La Organización Internacional de Fabricantes de Automóviles (Oica) también ha dado la voz de alarma sobre las consecuencias que Covid-19 está infligiendo en la industria global del sector, que ya el año pasado registró un -5% en la producción mundial (cayó a 91,8 millones de vehículos), lo que confirma lo peor de los últimos diez años en que la industria automotriz ha registrado un crecimiento continuo. El coronavirus comenzó a propagarse hace solo unos meses, pero ya ha puesto a la industria automotriz en una alerta global que enfrenta un desafío que nunca ha sido tan difícil. También fue recordado por el Presidente de Oica, Fu Binfeng, según el cual esto puede ser largo "La peor crisis que ha tenido la industria automotriz". De hecho, debe recordarse que el primer impacto negativo en el sector que estamos analizando ocurrió en enero con el arresto de la mayoría de la industria china, que no solo produce automóviles, sino que en su propia tierra contribuye a la creación de una cantidad infinita de componentes útiles para todos los fabricantes en la realización de sus automóviles; Para seguir, por supuesto, y como todos sabemos, se llevó a cabo el cierre completo de la mayoría de las plantas de la industria automotriz y sus proveedores en todo el mundo..

EUROPA REACCIONA A LA CRISIS

La trágica situación que enfrenta el mercado automotriz ha llegado a los pisos superiores de la Europa política, por lo que hace unos días el Vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, afirmó que el sector necesita una ayuda decisiva y sustancial, también gracias a los incentivos para el desguace frente a la compra de automóviles ecológicos o, en cualquier caso, con la última generación de motores capaces de cumplir con las normas restrictivas de emisiones decididas en Europa: "Es bueno para la industria automotriz, es bueno para el empleo y es bueno para el medio ambiente", subrayó Timmermans. Los incentivos, después de todo, también ayudarían a resolver el problema de un parque en circulación que en algunos países está bastante anticuado, ayudando a aquellos que están a punto de comprar un auto nuevo a encontrar listas de precios un poco más razonables.

Frans Timmermans explica su idea así: “La industria automotriz nos pide ayuda para ayudar a las familias a comprar un auto nuevo. ¿Por qué no hacerlo con sistemas de incentivos de desguace ecológicos, que le permiten reemplazar un automóvil viejo y contaminante por uno más limpio, incluso con cero emisiones? "

El pensamiento político de Europa también ha abrazado el grito de apoyo. por ACEA, la asociación europea de fabricantes de automóviles: "Sería necesario un programa de renovación de la flota que circula a nivel europeo para todas las categorías de vehículos, a fin de aumentar la demanda de vehículos equipados con las últimas tecnologías"; fueron las declaraciones de Mike Manley, CEO de FCA, pero presidente de la asociación desde diciembre del año pasado..

Ni siquiera el sector automotriz alemán ha escapado de la discusión, por lo que el VDA (Verband der Automobilindustrie), análogo a lo que para nosotros es Anfia (Asociación Nacional de la cadena de la industria automotriz), pidió que Europa se una para decidir sobre las medidas de apoyo adecuadas y, por lo tanto, eficaces para el sector en crisis: "Los Estados miembros que enfrentan dificultades financieras debido a la crisis del coronavirus necesitan la solidaridad de otros países de la UE, especialmente los del sur y el este de Europa" para que todos los países europeos disfruten "Condiciones económicas estables, de crucial importancia para las empresas del sector". Además del apoyo financiero, el VDA solicitó un estudio cuidadoso de las mejores soluciones a ser implementadas en la fase de recuperación de actividades económicas y reapertura de fronteras: "En particular, las fronteras deben ser lo más permeables posible para el transporte de mercancías: no hay otra forma de resolver los problemas actuales en las cadenas de suministro".

Solidaridad si, pero también tanta necesidad de tener una Italia que esté en pleno apogeo, sin el cual incluso los fabricantes de automóviles alemanes continuarían su producción de sufrimiento. El discurso relacionado con el papel principal que juega nuestro país en los componentes detrás de cada automóvil alemán claramente regresa. Como todos saben, nuestra cadena de suministro se ocupa de "todo y más", desde los tornillos, tuercas y tornillos más pequeños hasta los motores, pasando por la chapa y los componentes de frenos, frenos, motores, cajas de cambios y ruedas. En un período como este, se destaca aún más la atención (incluso de los menos atentos) de que Alemania es el primer país para el destino de exportación de nuestros productores con una participación del 21% (exportación total) y un ganancias de 5 mil millones de euros.

VOLKSWAGEN Y GRUPO AUDI

El grupo alemán está reabriendo las plantas, poco a poco, haciéndolo en Zwickau (donde hace ID.3, que pronto debutará), en Bratislava y continuará con las plantas en Rusia, Estados Unidos, Sudáfrica y en México, pero la satisfacción sigue siendo parcial en las oficinas del Grupo Volkswagen y fueron ellos quienes lo comunicaron. Hace unos días, la junta directiva de Volkswagen dio a conocer que, debido a las circunstancias actuales que se han desarrollado con la propagación del coronavirus, Las perspectivas para todo el año 2020, ya presentadas en el "Informe Anual 2019", ya no se pueden respetar y tampoco es posible formular nuevas previsiones para el año en curso: "Los impactos de la pandemia en la demanda del cliente, la cadena de suministro y la producción no se pueden predecir con precisión".

El Grupo Teutónico esperaba alcanzar el mismo resultado que el año pasado como objetivo para las entregas de vehículos a nivel mundial, con un crecimiento de los ingresos de hasta el 4% y un margen operativo entre el 6,5% y el 7,5%. Los planes claramente se han invertido y los números que el Grupo Volkswagen ha dado a conocer hasta la fecha ya están en línea con el tormentoso 2020 que enfrentará el sector automotriz. El primer trimestre del año en curso representó una caída del 8% en comparación con el mismo período de 2019, con un beneficio operativo de 900 millones de euros (frente a los 3,9 millones del año anterior) y con un retorno sobre el margen. ventas de alrededor del 1,6%. El flujo de caja neto fue negativo por 2,5 millones de euros, mientras que la liquidez neta cayó a 17,8 millones de euros frente a los 21,3 millones a fines de 2019.

Misma suerte para Audi, subsidiaria de Volkswagen, que en la misma línea que la "empresa matriz" ha dado un gran paso atrás en las previsiones para 2020, explicando que "Actualmente es imposible proporcionar estimaciones debido a las consecuencias de la pandemia de coronavirus, que ha tenido un impacto significativo en las actividades del grupo". Esto dio como resultado una parada que se tradujo en una caída de la demanda y "cuellos de botella en los suministros" que llevaron a la interrupción de la producción.

Según los datos preliminares para el primer trimestre, Audi espera ventas de alrededor de € 12,5 mil millones, un beneficio operativo de € 15 millones y un retorno sobre el margen de ventas de alrededor del 0,1%, argumentando así el momento histórico: "La turbulencia en los mercados financieros y de materias primas provocó un impacto negativo en el valor razonable y efectos negativos en las monedas, que pesaron en los resultados del primer trimestre en 0,5 billones de euros". Audi también ha dado a conocer cuáles serán las prioridades del negocio durante el transcurso del año: "Como se puede ver en los desarrollos positivos en China, es posible una recuperación económica durante el año", mientras que en la reducción de costos y la protección de la liquidez lo ve como "Una cosa prioritaria junto con la optimización del capital de trabajo y la definición de prioridades en inversiones en áreas clave".

PSA-FCA: ¿QUÉ DESARROLLOS?

No ha pasado mucho tiempo (18 de diciembre de 2019) desde que PSA y FCA anunciaron oficialmente su voluntad de crear la fusión entre los grupos, lo que daría lugar a la cuarto mayor fabricante del mundo. Dadas las condiciones en las que nos encontramos, cuatro meses no parecen tantos, sin embargo, se ha producido una voz importante que ha puesto en duda la viabilidad del "matrimonio" entre las dos grandes compañías automotrices, lo suficiente como para provocar la reacción inmediata de Carlos Tavares, CEO de PSA, quien inmediatamente anunció que los grupos de trabajo se están acelerando para concluir el acuerdo. Vamos a juntar las peculiaridades de la nueva "cuarta fuerza mundial": tendrá su sede en los Países Bajos y cotizará en las bolsas de valores de París, Milán y Nueva York; La compañía tendrá una junta directiva compuesta por 11 miembros, cinco nombrados por FCA y cinco por PSA. La Junta "sentará" a dos miembros que representan a los trabajadores de FCA y Groupe PSA.

Carlos Tavares será CEO y miembro de la Junta Directiva por un período inicial de cinco años, mientras que la presidencia irá a John Elkann, actual presidente de la FCA. Desde el punto de vista de la producción, más de dos tercios de los volúmenes totalmente operativos se concentrarán en dos plataformas, con volúmenes anuales de aproximadamente 3 millones de vehículos en las plataformas pequeñas y compactas / medianas y no se espera que nadie cierre establecimiento.

El futuro parecería más que rosado; por ejemplo, si juntamos lo que produjeron los dos grupos en 2018 (año antes del anuncio de la fusión) no podría ser de otra manera: la nueva compañía tendría ventas anuales de 8,7 millones de vehículos, con ingresos de casi 170 mil millones de euros, un beneficio operativo actual de más de 11 mil millones de euros y un margen operativo del 6,6%. Además, como lo confirman las dos realidades, la cuarta fuerza mundial tendrá "Marcas icónicas y altamente complementarias que cubren todos los segmentos principales, desde lujosos hasta premium, desde vehículos de pasajeros convencionales hasta SUV, camiones y vehículos comerciales ligeros" (Aquí están todas las marcas "caseras": por un lado Fiat, Chrysler, Alfa Romeo, Jeep, Abarth, Lancia, Maserati y Dodge, por otro Peugeot, Citroën, DS, Opel, Vauxhall). No termina aquí, porque en la geopolítica del mercado global, la nueva compañía podrá mostrar su fortaleza en varios continentes con un buen 46% de los ingresos generados en Europa y un 43% igualmente fuerte en América del Norte.

¿Qué va a pasar ahora? La congelación de las "obras" en la actualidad no reducirá la fuerza del Grupo que será, pero está claro que las partes en cuestión, selladas el deseo de dar vida al "matrimonio", tendrán sus pensamientos, incluida la necesidad de poder disponer suficiente efectivo para enfrentar dificultades de producción y comerciales y por último, pero no menos importante, vigilar el valor bursátil de las acciones, que para PSA ha caído en más del 30% y para FCA casi se ha reducido a la mitad.

NOTA BENE

Antes de cerrar este artículo, esperamos la imagen anticipada de la perspectiva del mercado italiano en abril que, por desgracia, es probable que sea realmente dramática. Según las previsiones de UNRAE, las matriculaciones de automóviles nuevos disminuirán en un 97%; hasta el viernes 24 de abril se vendieron 2.073 unidades, en comparación con más de 175.000 unidades en el mismo mes en 2019. El presidente de UNRAE, Michele Crisci. él dijo que “Es necesario que el gobierno tome medidas sin precedentes, en apoyo de la cadena de distribución, que de repente ha visto caer sus ingresos durante 2 meses. Miles de empresas corren el riesgo de sobrevivir, así como los 160.000 empleados y sus familias que sufrirían fuertes repercusiones ". Resumimos en puntos las últimas propuestas que UNRAE ha presentado al Gobierno.

  1. Introducir una tercera gama de automóviles que pueden beneficiarse del Ecobonus, con emisiones entre 61 y 95 g / km de CO2 y aumentar las cantidades unitarias del rango entre 21 y 60 g / km hasta 2021

  2. Suspensión del Ecotax para 2020

  3. Bonus stock (combinable con Ecobonus), para facilitar el reinicio del mercado (solo para 2020)

  4. Realineación de impuestos a los estándares de otros países de la UE en vehículos nuevos de la compañía, con deducibilidad de IVA del 100% y un aumento en el límite de costo deducible hasta 50.000 euros

"También es crucial - también se lee en la nota de UNRAE - que, en vista del inicio de la Fase 2 anunciada de recuperación de actividades económicas y de conformidad con los protocolos de seguridad para empleados y clientes, la reapertura de los concesionarios a partir del próximo lunes, prevista por el Decreto del Primer Ministro firmado por el Primer Ministro, va acompañada de la aprobación dentro de esta semana de las propuestas, para que puedan beneficiarse del posible reinicio del mercado, con un impacto positivo también en el PIB y los ingresos fiscales, a los que el sector automotriz contribuye tanto ”.

Foto: Oficina de prensa de Mercedes-Benz Italia