Buscando América

(Para Julian Carax)
23/02/21

La aparición de cada nueva Administración de Barras y Estrellas en el escenario internacional nos lleva a preguntarnos cómo podría evolucionar la estrategia estadounidense en el futuro a medio-largo plazo, teniendo en cuenta varios elementos: los políticos heredados de la Guerra Fría y los relacionados con excesos.la promoción forzosa de la democracia 2.0.

Empecemos por un hecho: Estados Unidos fue escenario de una dramática ronda electoral que cuestionó la capacidad de asegurar la estabilidad interna útil para reafirmar un papel eminente en la arena internacional; Por tanto, es fundamental que el gobierno retome desde las políticas económicas y sociales estratégicas para recuperar el control de un menaje atormentado.

(recomendado escuchar: América, Simon y Garfunkel)

Sumérjase en el realismo. La nueva administración comienza cuando se siente la ausencia de verdades mentes geopolítico a George Kennan; Uno no puede dejar de preguntarse si Estados Unidos todavía es capaz de imprimir su propia estrategia a nivel mundial, y si no prevalece el pragmatismo concreto en lugar de ideologías ahumadas y cómodas.

Las líneas de acción estadounidenses en política exterior también se basan en los antagonismos de aliados y socios, a menudo considerados medios geopolíticos útiles, y han fortalecido la convicción de tener y poder tener un instrumento de guerra capaz de sustentar el destino manifiesto de Washington en el establecimiento y defensa de las reglas del sistema internacional.

La benevolente La hegemonía estadounidense, fundada en los principios de primacía y compromiso profundo, e insertada en un contexto planetario considerado anarquista, se sustenta en estrategias que requieren niveles significativos de capacidad militar así como políticas conflictivas hacia otras hegemonías o aspirantes, lo que lleva a tener que considerar la propensión a usar la fuerza para perseguir intereses nacionales dado que, el mismo moderar, no creen que un mosaico internacional democrático y liberal sea suficiente para garantizar la paz y los intereses; Limitar el campo de acción estratégico significaría adoptar un equilibrio costa afuera1, que tomaría en consideración dictados realistas más prudentes, no aislacionistas pero en todo caso proteccionistas, ajenos al probabilismo de las teorías progresistas sin certificaciones concretas2; Un ejemplo es la conducta política hacia Europa, ciertamente menos conflictiva, pero no por ello dócil y en cualquier caso siempre con la mirada puesta en el socio histórico, el Reino Unido, que, como era de esperar, ha prohibido a Huawei y al 5G en su territorio.

(recomendado escuchar: Rusos, picadura)

En el corazón de la estrategia estadounidense siguen siendo los intereses nacionales, la evaluación de las necesidades internas y su impacto en el presupuesto, un análisis de las amenazas inminentes, un junto de creencias sobre cómo vuelta el mundo (sic!); a esto le sigue el mantenimiento del nivel de poder, la defensa del territorio nacional, la soberanía, la seguridad de los ciudadanos, la capacidad militar relacionada con el poder económico: en definitiva, un abrumador superar que evalúa la defensa de aliados y socios tanto como un elemento potencial de riesgo como una ventaja estratégica intrínseca y exclusiva a explotar, y en relación con la cual no se puede excluir una disuasión nuclear ardiente, un tema ahora difícil para Rusia, dada la insostenibilidad de una carrera armamentista válida.

La proyección estadounidense necesita cimientos internos sólidos, aunque ahora debe continuar en una órbita menos costosa y más vulnerable, especialmente en el área MENA3: ante una orientación latente intervencionista Será fundamental considerar tanto las evoluciones en curso como las prioridades internas.

Biden, quien recibió el icono de hombre normal, favorece un multilateralismo estructural y no coyuntural, que evitaría que otras hegemonías (China) entablen relaciones bilaterales dada la constante presencia negociadora estadounidense; considera la gobernanza europea como un instrumento de estabilidad global, las relaciones económicas con la OTAN, una vez más la piedra angular de la estrategia estadounidense; los europeos, con Joseph Robinette, un profundo conocedor de la política exterior, tendrán que hacer mas dado que el 2% del PIB para gasto de defensa quedó en el plato, y dado que China, un antagonista emergente que valoró positivamente la elección de Biden, requerirá una postura estratégica y no meramente comercial que controle con cuidado los aspectos tecnológicos4 y censuras la flagrante negación de los derechos humanos. Sin embargo, el entendimiento es claro: si el presidente quisiera cambiar la política exterior, esto no sería en detrimento de la clase media.

El hombre de Foggy Bottom designado para gestionar la asociación con Arabia Saudita, la compleja alianza con Turquía, las aspiraciones nucleares de Teherán, la política israelí en Cisjordania sin recurrir a restricciones a la ayuda militar, es el Wilsonian, partidario proeuropeo e israelí Anthony Blinken, defensor de Compromiso integral5 así como el amplio uso de la Poder suave, y la primera estrella en un firmamento político que ha visto la reaparición de varios de los otros asesores de seguridad nacional de Biden presentes durante su período vicepresidencial; Un colaborador recordó, entre otras cosas, por asesorar al entonces senador Biden sobre el voto pro invasión de Irak en 2002, y por sugerirle que expresara su oposición al establecimiento de un estado kurdo, sin perjuicio de las críticas tras la retirada militar ordenada por Trump, presagio de las consiguientes ofensivas turcas. El presidente también ya anticipó una reconfiguración de las relaciones con Arabia Saudita, tanto poniendo fin al apoyo brindado en Yemen al detener la venta de armas y misiles de precisión tanto en Riad como en Abu Dhabi como un elemento de discontinuidad con el pasado, pero sin dar términos de fin del conflicto, tanto en la evaluación de las consecuencias del asesinato del periodista J. Khashoggi.

Irónicamente, fueron los otros asesores de Blinken y Biden quienes instaron a Obama a apoyar la campaña aérea saudí contra los hutíes respaldados por Irán para calmar la indignación de Riad por el acuerdo nuclear con Teherán.

(recomendado escuchar: Esto no es Estados Unidos, P. Metheny y D. Bowie)

En cualquier caso, el ascenso de Biden llega en un momento marcado por una crisis pandémica y problemas internos que requieren la presencia del gobierno federal con la reorganización de la sociedad en torno a reglas claras, y con un amplio consenso político, que no puede darse por sentado. Una hipótesis que se puede adelantar es la que ve a Biden inducido a mirar la crisis de 2008 y las políticas de Obama, con el aumento de salario mínimo6, con un paquete de medidas que tendrá un impacto inevitable en la deuda pública, y con una pregunta sobre la validez de Ordenes Ejecutivas que no creen una reacción obstructiva republicana en el ámbito parlamentario.

En cualquier caso, el presidente fue claro: su primer discurso en el Departamento de Estado, que curiosamente carecía de toda referencia a Irán, colocó a la diplomacia en el centro del foco político. En MO, la política estadounidense ha mantenido una continuidad estratégica seguida por Trump, y que será reforzada por Biden con orientaciones menos impulsivas y orientadas a un desapego de la región sin cambiar un enfoque geopolítico caracterizado por la flexibilidad que destaca el Acuerdos de Abraham que, al representar una especie de reconocimiento transnacional de Tel Aviv, proporciona un factor transformador post-estadounidense; Mientras que en los espacios creados por los acuerdos Rusia, China y las potencias regionales Irán y Turquía podrían encontrar inserción, Israel, que no debe temer repercusiones particulares y que está interesado en intercambios comerciales con China y los EAU, mantendría intacta su facultad de operar. en el teatro de Oriente Medio aunque ante una reedición del problema palestino. Los propios acuerdos obligarían a los socios estadounidenses a asumir deberes defensivos sin precedentes por su cuenta, lo que permitiría a Washington dedicarse al área del Indo-Pacífico.

Los países del Golfo seguirán siendo un problema objetivo atribuible a Irán, a pesar del acercamiento entre Riad y Doha, debido al evidente apoyo a las milicias hutíes, y la omnipresencia persuasión moral Iraní en Irak. En Siria y Libia, Blinken podría adoptar una política más pragmática, observando los dos escenarios como espacios idóneos para la lucha contra el terrorismo y donde monitorear a Rusia, China, Turquía, Emiratos Árabes Unidos y Egipto. El Cairo teme que Blinken, que no está dispuesto a apoyar a las fuerzas autoritarias, so pena de perder la centralidad estratégica de Suez, pueda abrir un diálogo con las oposiciones seculares y religiosas, incluida la Hermandad Musulmana, al que seguirá una mayor atención al continente africano en general. nunca ha sido una de las prioridades de Washington y, sin embargo, tan relevante en términos de recursos7, objeto de controversia con China.

Más allá de esto, en África, el conflicto transversal con Moscú y Pekín podría encender la defensa de los derechos humanos y las aspiraciones reformistas de la sociedad africana, igualmente interesada en cambio climático como multiplicador de conflictos cuando se considera en términos de seguridad alimentaria. A esto se suma el compromiso en la lucha contra el surgimiento de una marca yihadista.

(recomendado escuchar: La frontera, américa)

El continente asiático seguirá ocupando una posición central, ya que Biden parece ser el heredero natural de pivote a Asia de Obama; el foco estará en la competencia con una China menos flexible que en el pasado, y hacia la que se sostendrán tonos menos brillantes pero aún marcados por el rigor y que ya se han reflejado en el aplazamiento por tiempo indefinido el levantamiento de deberes, el acuerdo nuclear con Irán, la posible (y difícil) retirada de Afganistán.

La interpretación multilateralista, en el fortalecimiento de las tradicionales alianzas regionales con Japón, Corea del Sur e India, podría contribuir a una estrategia para contener la expansión china, proponiéndose también como interlocutor comercial; en definitiva, un compendio estratégico que tendrá en cuenta los resultados de la política realizada con Corea del Norte, sujeta a revisión, y que llevará a EE.UU. a interpretar la región asiática como un unicum extendido desde el Océano Índico al Océano Pacífico.

En cuanto a Irán, el poder se fue crescere desde Obama, el objetivo es reincorporarse al JCPOA8sin embargo, obteniendo a cambio una (improbable) interrupción de las actividades de enriquecimiento de uranio por parte de Teherán, interesado en el cambio del escenario regional, las consecuencias desencadenadas por las sanciones económicas impuestas, y por los Acuerdos Abrahámicos; todo dentro de un marco general en el que los ultraconservadores Pasdaran dispuestos a ganar la Presidencia de la República Islámica, no parecen dispuestos a hacer concesiones, p.ej, en el componente balístico suministrado.

Con el Kremlin, que estratégicamente tardó mucho en reconocer la elección de Biden, a pesar de los supuestos que no parecen favorables, la visión política estadounidense podría erigirse como contrapunto a las concepciones más tradicionales de Putin que, con un cambio de rumbo, y considerando la posibilidad de optar por una política dialogante o meramente agresiva ya no se verá obligado a abrazar al Dragón. Finalmente, el terreno de la competencia ruso-estadounidense incluirá el fortalecimiento del papel de Estados Unidos en la OTAN, con un apoyo más incisivo a los gobiernos de Ucrania y Georgia, y con el regreso de las tensiones en Donbass, Crimea y Osetia del Sur, obviamente sin olvidar tampoco. las protestas o disputas bielorrusas sobre el oleoducto Nord Stream 2, sobre el intento de incrementar las exportaciones de gas de Estados Unidos a Europa.

Cabe recordar cómo la OTAN pudo tomar una actitud más rígida, oponiéndose a Rusia en los espacios donde, según la doctrina Gerasimov, opera en términos de guerra híbrida. En este contexto, no se puede descartar que a Italia se le pueda dar el mandato de coordinar acciones aliadas según paradigmas más concretos, en colaboración con Grecia y, sobre todo, a la espera de definir la posición de Turquía, cada vez más en conflicto con Atlantic. intereses.

(recomendado escuchar: Tren descendente, Bruce Springsteen)

Teniendo en cuenta que incluso en América Latina no debe haber cambios significativos, con la confirmación del apoyo al Guaidò venezolano, en resumen el teatro de las relaciones internacionales estadounidenses, en un contexto coherente, requiere de opciones variadas y en todo caso difíciles, donde la La filosofía del palo y la zanahoria no siempre encuentra espacio.

Evaluaciones ideológicas erróneas, como las que se adelantaron en el momento de la muerte de Soleimani, o el inminente incendio del MO tras el reconocimiento de Jerusalén como Capital, solo han contribuido a elevar el nivel de entropía política.

Blinken pretende llevar a Estados Unidos a una visión liberal-internacionalista, con elementos de discontinuidad que, en la indispensable continuidad de Oriente Medio y el Pacífico, pueden no prevalecer. los Compromiso integral, sin rechazar la disuasión e poder duro, hará que EE. UU. reconsidere la Poder suave, los aspectos ideológicos y morales, con un impacto inevitable con una realidad multipolar que hace cada vez más difícil preservar la liderazgo contando con fuerza del ejemplo.

En los próximos años se podrá ver si la idea wilsoniana, siempre románticamente fascinante, prevalecerá sobre la realpolitik menos poética pero más adecuada.

(recomendado escuchar: Una historia americana, Edoardo de Angelis)

1 Estrategia en la que una gran potencia utiliza poderes regionales para controlar el surgimiento de hegemones potencialmente hostiles; contrasta con el enfoque estratégico dominante en Estados Unidos, la hegemonía liberal. El equilibrio offshore requiere un gran poder para retirarse de las posiciones onshore, centrando sus capacidades offshore en las tres principales regiones geopolíticas: Europa, el Golfo Pérsico y el noreste de Asia.

2 En este sentido, el problema climático cobraría una importancia mayor que la cubierta por el surgimiento de una hegemonía regional problemática.

3 Oriente Medio África del Norte

4 5G

5 Compromiso global

6 Salario mínimo

7 Tierras raras

8 Conjunto Plan General de Acción

Foto: Departamento de Defensa de EE. UU. / Ministerio de Defensa del Reino Unido / Ejército de EE. UU. / Marina de EE. UU. / Fuerza aérea de EE. UU.