Sudán, transiciones de sangre

(Para Julian Carax)
18/09/20

Sudán se presta a técnicas narrativas que, como en una película, partiendo de lo que se imagina son los últimos fotogramas en color, devuelven todo a un ralentí color sepia; Un observador, que partió alrededor de 60 y aterrizó primero en Jartum y luego en Juba, en agosto de este año tan desafortunado, seguramente estaría desorientado por la observación de que ya no hay un solo Sudán, y que la multitud a su alrededor está celebrando el fin. de otro conflicto que duró 17 años.

Hay dos hilos principales en nuestra historia: el primero es la sangre de ganadores y perdedores; el segundo es un término de moda: transición.

La historia de Sudán, desde mediados del siglo XIX, encarna aspectos regionales típicos; después de la apertura del Canal de Suez, Europa centra su atención en la zona, que ya es objeto de la ocupación egipcia; El general Gordon, enviado por Gran Bretaña, será condenado en 800 por una política errante que lo entregará a la revuelta yihadista de Muhammad Ahmad, quien, sin embargo, la autoproclamación a Mahdi1 no se salvará de una muerte sin gloria debido a una enfermedad 6 meses después de la captura de Jartum y, sin embargo, ha tenido tiempo para dar una anticipación del estado islámico.

Con Gordon muerto y recuperado el control de Sudán, Londres permitió que el país se desarrollara de manera diferente según la zona: el Norte, económicamente avanzado, orientado hacia Egipto y dominado por una oligarquía árabe-islámica; el Sur, teatro de la obra misionera cristiana, ligado a las tradiciones.

Tiempo contemporáneo: la República, habiendo rechazado la Commonwealth, se une a la Liga Árabe con continuos y violentos levantamientos en las regiones del sur, ávidos de una mayor autonomía. Desde 1958, el ritmo de la política sudanesa ha estado marcado por la alternancia de regímenes militares y débiles intentos democratizando, durante el cual se intenta llegar a una solución a la cuestión del Sur, gracias al otorgamiento de autonomías especiales; en el fondo, la constante crisis económica y la colgado en las relaciones internacionales, con distancias y acercamientos repentinos a las hegemonías de la Guerra Fría y sus filiales.

En 1989, otro cambio de rumbo, determinado por el golpe de estado del general al-Bashīr (foto - 2009), cercano al Frente Nacional Islámico y su líder at-Turabi. Sudán se convierte en el punto de referencia islamista mundial; el gobierno extiende el Sharia, anula los acuerdos alcanzados con las regiones del sur, da la espalda a Egipto, apoya a Irak en la primera Guerra del Golfo de 1991, da la bienvenida a Osama bin Laden: Sudán está aislado.

Entre el '95 y el '99 otro giro más de una política esquizofrénica: primero la alianza de los ayatolás con Irán, luego la eliminación de at-Thurabi, finalmente el acercamiento con Egipto y Estados Unidos, comprometidos en la lucha contra el terrorismo; el contragolpe en la política interna es casi inevitable, con la firma de acuerdos con los que el gobierno garantiza una improbable autonomía de seis años en el Sur, anticipando un referéndum de autodeterminación.

En 2003, Darfur fue escenario de una guerra entre milicias árabes progubernamentales y poblaciones musulmanas que causó al menos 300.000 muertes y más de 2 millones de refugiados. Intervienen dos nuevos actores: la ONU, que establece el envío de una misión de paz, y la Corte Penal Internacional en La Haya, que ha emitido una orden de arresto contra Bashir por crímenes de guerra imputables a la estrategia de contrainsurgencia implementada. con la movilización de milicias árabes Janjaweed2.

La guerra entre el gobierno central y el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán, el brazo armado del Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán, librado desde 1983 hasta el comienzo del nuevo siglo, ha nacionalizado efectivamente las razones del conflicto, dejando de lado las pretensiones secesionistas que estallaron nuevamente en 2005. coincidiendo con la muerte de John Garang, líder del SPLM. Si por un lado la disputa institucional encontró una solución en 2011 con la división en dos entidades estatales, las persistentes tensiones continuaron desestabilizando el sur, también en consideración de los efectos provocados por los manantiales árabes en MENA; Mientras que en Darfur la nueva rebelión vinculada a factores étnicos, el desarrollo limitado y la competencia por el acceso a los recursos naturales ya se desataba, desde 2011 el gobierno ha tratado de desarmar a las milicias en Kordofan y en la región del Nilo Azul. Mientras que en el mismo año un referéndum sanciona la autodeterminación de Sudán del Sur, al Bashir, en el poder desde hace más de 25 años, es reconfirmado como presidente del Norte con un plebiscito búlgaro.

La realidad, sobre la que pesa la pérdida de las áreas petroleras del sur y que impone una rigurosa política financiera, presenta su relato: una junta militar, en 2019, destituye a Bashir, y apuesta por la creación de un consejo civil y militar de transición que tendrá la tarea de conducir al país hacia un nuevo futuro. El economista Abdalla Hamdok, un rostro semi-nuevo de la política sudanesa y africana, asciende al cargo de primer ministro de un gobierno de transición y, en agosto de 2020, llega a un acuerdo, firmado en Giuba3 con el Frente Revolucionario de Sudán, y mediado por el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir.

Il Acuerdo de paz integral, basado en el principio de reparto del poder y no compartida por todos los sujetos políticos involucrados, garantiza la concesión de una amplia autonomía administrativa y de gestión del 40% de la riqueza producida en las provincias de Darfur, Kordofan y Nilo Azul; dicta la regulación de las tierras tribales; prevé la integración de las fuerzas rebeldes en el ejército regular y la reforma de la gobernanza institucional; establece el establecimiento de una comisión nacional para la libertad religiosa que garantice la protección de los derechos de las comunidades cristianas del sur, junto con una revisión de la base jurídica islámica ante una petición específica de exaltación del principio de laicismo. El acuerdo, convirtiéndose en la posible piedra angular para permitir al gobierno transición asegurar la indispensable estabilidad política interna, también a la luz de la evolución de las relaciones internacionales, por el momento pone fin a un conflicto que duró 17 años, pero sin poder dar un golpe definitivo a los profundos problemas básicos dado que, Otro, fue precedido por dos pactos, uno firmado en Nigeria en 2006 y otro firmado en Qatar en 2010, que fueron ignorados regularmente.

La falla que aún divide al norte musulmán del sur mayoritariamente cristiano se genera por varios factores: en el norte, la élite árabe-musulmana siempre ha ejercido el poder tanto político como económico, alimentando proyectos de islamización institucional que han llevado a la oposición. de las comunidades del sur, más atrasadas y sistemáticamente reprimidas por Jartum. Pero la dinámica de la zona sigue desarrollándose y Sudán debe afrontar situaciones destinadas fatalmente a condicionar el panorama general. El Cuerno de África sigue siendo una región inestable y donde surgen conflictos también debido al activismo de varios países de Oriente Medio, como Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, que han hecho de Sudán post al-Bashir el eje de la penetración geopolítica. , influenciado por las relaciones con Egipto y Etiopía, involucrado en los eventos de la represa GERD4, una obra para la que parece imposible llegar a un acuerdo sobre la explotación de los recursos hídricos, que se presenta como rica en consecuencias estratégicas muy pesadas.

Dada la intransigencia etíope, las negociaciones, que se llevaron a cabo en presencia de los EE. UU. Y respaldadas por el asesoramiento técnico del Banco Mundial, resultaron en un peligroso estancamiento que ve a El Cairo luchando con el riesgo de una grave escasez de agua, y a Jartum, tentado por los favorables propuestas económicas de Addis Abeba en materia de suministro eléctrico, pero conscientes de la necesidad de mantener buenas relaciones con un vecino poderoso y con el que las relaciones no siempre han sido fáciles.

Incluso Israel, el destino de muchos sudaneses que buscan trabajo, puede encontrar interés en Jartum; siguiendo el principio de estrategia de tres círculos concéntricos, que delimita geográficamente el área dentro de la cual tratar de normalizar las relaciones con los países árabes en el pasado calificadas de hostiles, se deben evaluar los contactos que se produjeron un año después del golpe de Estado que depuso a Bashir, y que permitirían llegar a un entendimiento inicial sobre el uso del espacio aéreo sudanés por parte de aerolíneas civiles israelíes, para luego poder hipotetizar, con la debida cautela también dadas las posiciones conflictivas de varios líderes sudaneses, la realización de un acuerdo de paz para 2021, destinado a revisar lo que propuesto hace 53 años por Sudán, sobre la falta de reconocimiento de Tel Aviv.

La línea sudanesa es clara, y consiste en buscar al lado israelí para facilitar la eliminación del país de la lista estadounidense de estados que apoyan el terrorismo; Acercarse a Israel, sin embargo, puede generar inconvenientes tanto para el FA, una vez que se fundó la posición antijudía, como para el nuevo ejecutivo, que podría percibirse como no tan sintonizado con el FA a menudo visto como libre para tomar iniciativas descoordinadas.

Posibles consecuencias

El mantenimiento de Sudán en la lista de estados. Canaglia, hace que el país sea técnicamente inelegible para cancelar tanto la deuda como un posible financiamiento del FMI; Además, la apertura a Israel llevaría a El Cairo a temer una expansión de la esfera de influencia judía y a tener que considerar a los EE. UU. como destinatario de la indemnización prevista para las víctimas del atentado contra el USS Cole de 2000; Sin embargo, es la realpolitik la que, incluso un gobierno de transición necesariamente tendrá que sucumbir, so pena de su propia supervivencia.

Las dificultades económicas, la muy rápida evolución de las relaciones internacionales, llevan a enmarcar el acuerdo de paz del pasado mes de agosto como la pieza de un mosaico mucho más amplio, en el que no es seguro que la política de transición permite llegar, al menos en poco tiempo, a una conclusión eficaz.

1 Il dirigido por Allah

2 Diablos a caballo; sin embargo prefieren ser llamados muyahidin

3 Capital de Sudán del Sur

4 Presa del Gran Renacimiento etíope

Foto: web / VOA