Tierra y agua: los términos del poder

(Para Julian Carax)
29/09/20

Herodoto había descrito, en pocas palabras, los elementos básicos de cada dominación: Tierra y agua; esto era lo que los persas exigían a los que entregaban sus armas. Empecemos por Tierra, desde un área extendida y geopolíticamente relevante, para luego apretar el diafragma enagua, en un área relativamente menor pero aún atravesada por la alta tensión de las relaciones internacionales.

El Cuerno de África, aunque lejos del eco de otros teatros de crisis1 es una región caracterizada por la acción de los poderes hegemónicos, por contradicciones, divergencias de intereses, conflictos por poderes; No es casualidad que desde hace tiempo se produzcan trastornos por voluntad de las entidades políticas de Oriente Medio, interesadas en determinar la interdependencia entre los países ribereños del Mar Rojo, con intervenciones tanto en la dinámica interna nacional como en los conflictos que trastornan la zona.

Estados Unidos influyó mucho en la dirección política, primero con la estrategia fallida neocon de Bush, luego con el caótico retirada de Obama quien, inclinándose hacia la doctrina de liderando desde atrás, en competencia con los disturbios primavera, facilitó la afirmación de poderes regionales deseosos de fortalecer su hegemonía2, con la creación de estructuras sin precedentes que acercaron a Turquía y Qatar contra las monarquías del Golfo3, reinos en dificultad para contener la ambiciosa profundidad estratégica iraní, no desligados del activismo turco, orientado a compactar consensos internos gracias a la política exterior.

Eritrea se ha caracterizado por una política cambiante de acuerdo con las donaciones sauditas y que, gracias también al trabajo de Qatar, ha llevado tanto a un consejo más sabio en las relaciones con Etiopía, como a intervenciones específicas con Sudán y Somalia. En resumen, la contemporaneidad de los conflictos endógenos y exógenos, las dinámicas de seguridad vinculadas a la yihad, la piratería, las crisis humanitarias y climáticas, han convertido a la zona en un destino geopolítico relevante, en el que existe una competencia entre actores de Oriente Medio (incluido Israel), y internacional4, y que podría convertirse en una extensión de la macrodinámica originada en MO.

La propia naturaleza de las inversiones conduce a objetivos específicos: inversiones portuarias de los EAU con una fuerte presencia china; construcción de bases militares sauditas y turcas; la reorientación diplomática de Eritrea, Djibouti y Sudán a favor de Riad, mediante ayuda militar y dinero para el desarrollo; la mediación de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos entre Eritrea y Etiopía con el acuerdo de Jeddah de 2018 que vuelve a proponer Asmara en el escenario internacional después de años de aislamiento diplomático; el compromiso con la protección de los flujos marítimos en el Mar Rojo y el Océano Índico occidental. El equilibrio de poder regional, condicionado por alianzas momentáneas y contingentes, también a la luz de que los países del Golfo ven su retaguardia estratégica natural en los territorios africanos, se ha reequilibrado en función de la ampliación hacia nuevos ámbitos de enfrentamiento, donde cada El interlocutor ha trabajado para reducir la influencia de otros en términos tanto de un interés estratégico general compartido determinado por la percepción de una amenaza común, Irán, como de una serie de intereses particulares, por los cuales, para los saudíes y emiratíes, Etiopía es el potencial hegemón subregional con fuerza negociadora dada la tasa de crecimiento del PIB, ya que las rivalidades con Somalia, o entre Sudán y Egipto lo insertan en la competencia macrorregional, y donde los esfuerzos chinos para arraigar son más fuertes y más contrastado, de manera más general, por Estados Unidos. Por tanto llegamos aAcqua, no el salado del Mar Rojo, sino el dulce del Nilo, la principal fuente de suministro de agua del noreste.

El uso de las aguas nilóticas ha sido regulado por tratados: a partir de 1929 Egipto mantuvo una posición predominante, parcialmente revisada en 1959, para llegar a 2011, con el anuncio etíope de un proyecto para la construcción de una presa en al norte del país, a 15 kilómetros de la frontera con Sudán, cerca del lago Tana, el nacimiento del Nilo Azul, el Presa del Gran Renacimiento etíope, un elemento de mayor perturbación del equilibrio regional y que, inicialmente, se financió con fondos nacionales. El lanzamiento del proyecto se basó en factores específicos: la habitual exclusión etíope de las anteriores mesas de negociación sobre gestión del agua, necesidades económicas vinculadas a la explotación hidroeléctrica, reducción de los efectos de un clima impredecible; sin embargo, la creación del GERD, por el italiano Salini Impregilo5, también ha tenido evidentes consecuencias políticas para los países de la zona, en primer lugar Egipto, ya que las soluciones etíopes agravarían un marco interno egipcio ya muy complejo, que la reducción de los volúmenes de agua haría dramático, tanto para la producción agrícola , ambos para la energía hidroeléctrica actualmente asegurada por Lake Nasser.

Las tensiones, dada la extensión territorial, no conciernen solo a Egipto y Etiopía, dado que Sudán también está involucrado en el tablero de ajedrez nilótico, las tensiones aumentaron en 2019 cuando Egipto comenzó a plantear la posibilidad de una guerra contra Etiopía. Numerosos intentos de mediación internacional6, con Rusia y EE.UU. (moderadamente pro Egipto), pasando por Sudáfrica, en un contexto extremadamente dinámico donde los acuerdos y el abandono de la mesa se han sucedido incesantemente.

Más del 90% de los recursos hídricos egipcios proviene del Nilo, y ante las previsiones de crecimiento poblacional que superan los 100 millones de habitantes, la salinización del suelo impide los cultivos, elementos todos de crisis que, sin embargo, no pueden hacer que Addis Abeba se retire. que, no vinculado por ningún acuerdo, no está obligado a asumir las ineficiencias y el atraso de El Cairo, que además se ha expuesto en empresas faraónico, como la construcción de la nueva capital administrativa. Es obvio que se trata de acuerdos complejos que deberían regular el llenado del embalse, así como la gestión de sequías y caudales de agua, además de evitar una mayor posibilidad de enfrentamiento en el Cuerno.

El gobierno egipcio, desprovisto de conciencia sobre el tema de economía del agua, Sin duda, ha pagado tanto por las deficiencias estructurales históricas como por la inestabilidad política y, desde 2011, no solo ha facilitado cualquier iniciativa dirigida a aprovechar sus vacatio imperi, pero ha obstaculizado todas las acciones diplomáticas destinadas en vano a persuadir a Etiopía de que respete los acuerdos coloniales anacrónicos. Sudán también juega un papel en este complejo juego diplomático, sin embargo, cambiando el equilibrio de vez en cuando, oscilando entre la influencia tradicional hacia El Cairo y las tentadoras promesas económicas de Etiopía apoyadas por inversiones saudíes y emiratíes.

Con un cambio de estrategia, Egipto, no ajeno a los ciberataques en plataformas etíopes, involucró a Sudán del Sur como socio, apoyando tanto el proyecto --por ahora detenido-- de desviar el agua del canal Jonglei, como buscando aliados nivel internacional, como Alemania. Por otro lado, cabe destacar la integración no tan silenciosa de Ankara, dadas las relaciones entre el canciller Mevlüt Çavuşoğlu y el ex presidente etíope Mulatu Teshome Wirtu, representante para las relaciones con Egipto: el choque entre Egipto y Turquía, por tanto, va más allá del teatro libio, sobre la base del hecho de que cuanto más avanza el trabajo, más presión aumenta sobre El Cairo, oprimido por el factor tiempo. Egipto, por tanto, se dobla al viento de Realpolitik, reabre a negociaciones trilaterales, aunque insuficientes, no pudiendo evitar tensiones especialmente con Sudán, tanto en lo que respecta a la disputa relativa a la zona geográfica fronteriza de Hala'ib, como por la concesión de la isla sudanesa de Suakin a Turquía.

Siendo realistas, el acuerdo entre Etiopía y Egipto parece difícil, si no imposible, a menos que no se materialicen las intenciones de alcanzar un compromiso efectivo y justo. Si bien Egipto ha optado por consultas internas destinadas a discutir las directrices desarrolladas durante los últimos meses turbulentos del verano, a la luz de que, según informes de El Cairo, la propuesta etíope no incluye una clara instrucciones de operación y excluye cualquier mecanismo de resolución de disputas legales, el Ministerio de Recursos Hídricos de Sudán ha aumentado la dosis afirmando que la última posición de Etiopía podría anunciar un nuevo bloque de negociaciones. Etiopía, en evidente contratendencia, ha expresado en cambio un supuesto optimismo por el futuro de las conversaciones, sin despejar las dudas sobre el hecho de que la propia Etiopía, que a su vez ha abandonado previamente los espacios de negociación y no quiere unirse a un convenio que garantice caudales de agua fijos, puede proceder unilateralmente con la terminación de las obras. La estrategia de salida que se manifiesta en Egipto es ante todo la de ayuda externa que crea la posibilidad de normalizar las relaciones con Israel, a la vanguardia en los sectores de la gestión del agua, y desde hace algún tiempo comprometido con el uso del recurso. agua para fortalecer las relaciones con Jordania.

En un momento particularmente fluido como el actual, el conflicto diplomático en el Nilo atestigua un fracaso de la proyección del poder egipcio, tanto que incluso si se llegara a un acuerdo definitivo sobre el llenado y funcionamiento de la ERGE, El Cairo todavía estaría en un fuerte impasse dado que, Además, a pesar de haber declarado el deseo de establecer una base militar en Somalilandia, no parecen existir opciones militares válidas, a pesar de los gastos de guerra enfrentados en los últimos años y a pesar de la diversificación y expansión de las relaciones exteriores.7.

1 Siria, Irak, Libia, Gaza, Yemen

2 Arabia Saudita, Irán, Turquía

3 Arabia Saudita y EAU

4 ESTADOS UNIDOS; Rusia, China, Europa

5 Además de la ERGE, está construyendo un complejo de tres presas y cuatro centrales hidroeléctricas a lo largo del río Gibe, afluente del Omo, en el sur del país. Una de estas represas, Gilgel Gibe III, también está conectada al Proyecto de Desarrollo Azucarero Kuraz, que comprende una plantación de 100.000 hectáreas de caña de azúcar y tres fábricas para refinación.

6 Numerosos intentos a lo largo de los años han resultado infructuosos, incluidos otros actores estatales, desde las Reglas de Helsinki de 1996, la Iniciativa de la Cuenca del Nilo (NBI) en 1999, el Acuerdo Marco Cooperativo (CFA) de Entebbe en 2010, hasta el Comité Trilateral de 2013. .

7 Más allá de EE. UU. Y Europa, ha celebrado acuerdos económicos y de seguridad con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos; fortaleció sus relaciones con la República Popular China y Rusia, ampliando la asociación con el vecino Israel

Foto: Jacey Fortin / web