Crisis en Macedonia: la hipocresía de Occidente en el fuego de los Balcanes

(Para Giampiero Venturi)
29/04/17

El primer problema nació en 1991, al mismo tiempo que Macedonia declaró su independencia. Grecia no quería un país vecino con el nombre de una de sus regiones (con la capital de Tesalónica). Era como si Suiza hubiera llamado a Lombardía. Para existir, Macedonia tuvo que tomar el nombre de ARYM, Inglés, sigla de Antigua República Yugoslava de Macedonia. En orden alfabético a la ONU se posiciona después de Francia.

El borde no es sosa. Las dos repúblicas no se aman y los controles están ahí. Sales de la UE con un salto en el tiempo.

Macedonia era la más meridional y la más pobre de las seis repúblicas yugoslavas. Ingresando desde Grecia, que en estos días no es el Bengodi, es como desmontar de la bicicleta y subirse a una mula. Sientes una diferencia melancólica y hermosa.

La autopista M1 que lleva a Skopje toma el nombre de Alejandro Magno. Como en todos los países ex comunistas, todo lo que se dedicó a los paladines del socialismo real se ha apoderado de los nombres del pasado.

¿Quién mejor que Alejandro Magno podría revivir la imagen nacional de un país antiguo?

En la Piazza Macedonia, el centro de Skopje, el condottiere se destaca en un caballo rampante (la estatua fue hecha por un italiano, nota del autor). No hace falta añadir nada más.

Entre las identidades latentes y el orgullo nacional, entre el paisaje rocoso y los valles vacíos, Macedonia parece una Umbría deshabitada. Los autos yugoslavos que no existen se cruzan solo unos pocos kilómetros más al sur. Hay poco más de tres horas entre el mar de Tesalónica y las afueras de Skopje, pero la distancia es realmente enorme.

Macedonia es un país pequeño pero complejo porque, como siempre sucede en los Balcanes, la historia nos pone al dedo.

Justo al lado de la plaza central de la pequeña capital, se encuentra el simbólico puente de piedra de la ciudad. Puerta a la Carsija, la antigua ciudad con arquitectura otomana y predominantemente albanesa islámica. Entre balcones de madera con logia, caminos empedrados, cafés, tiendas, hombres sentados, minaretes que emergen como misiles al cielo, se puede ver la huella turca que de vez en cuando en los Balcanes asoma. Skopje recuerda un pequeño sarajevo.

Macedonia es una maraña de montañas: solo 25 km de Skopje comienza Kosovo, una cruz y una delicia para la gente de estas partes.

La parte occidental del país está habitada por albaneses, principalmente musulmanes; sobre 500.000 hay aproximadamente 2 millones de personas ortodoxas eslavas y cristianas. Entre los eslavos y los albaneses ha sido un mal aire durante ocho siglos y nada lo explica mejor que la 99 Guerra de Kosovo.

Las bombas de la OTAN no duraron mucho, pero los efectos de los errores cometidos fueron largos. Se han unido a problemas atávicos que son difíciles de resolver en estas partes.

Dos años después de la guerra en Serbia, en el 2001, estalló la guerra civil entre el gobierno central y los macedonios del grupo étnico albanés. Al final, todo quedó como estaba y la idea de una Gran Albania tan querida por los Estados Unidos y la UE, se secó al sol.

Sin embargo, en las aldeas occidentales de Macedonia todavía hay banderas rojas con el águila en lugar de las macedonias. Los viejos usan i qaleshe típico de la etnia albanesa que también se distingue por sus características más pequeñas y más patentes. Las montañas y bosques que conducen al lago Ohrid eran la guarida KC del resto, no de boyscout en un viaje ...

No hace falta negar: Albania se cierne por todos lados y choca con una raíz eslava que está de vuelta en la moda. El monasterio ortodoxo de Sveti Naum (Saint Naum) en el lago Ohrid explica todo: es un centinela al cristianismo y una cultura eslava que no quiere sucumbir a la presión demográfica turco-islámica.

A un metro de distancia está la fuente del río Black Drim, que luego rebota después del lago Ohrid. Al igual que todos los ríos de los Balcanes se podría decir de muchos dolores de esas regiones torturados: el Neretva, el Sava, Drina, Vrbas, Bosna, el Morava, el Iskar, el Ibar, Vardar ... del Danubio. Por cada gota de agua, milenios de muerte, honor, sangre e historia.

En Macedonia existe un límite eterno que la Unión y los Estados Unidos han subestimado. Soplar en el fuego sin entender el equilibrio local ha sido un riesgo que inevitablemente trae los nudos al peine.

Manifestantes de la VMRO-DPMNE (Partido Demócrata para la Unidad Nacional de Macedonia)Inspirado en la identidad nacional y cristiana, el 27 de abril ocupó el Parlamento para protestar contra las dudosas elecciones como presidente de la asamblea de Talat Dzjaferi, un exponente de la comunidad albanesa.

A pesar de VMRO-DPMNE ha declarado siempre inclinado a las buenas relaciones con Occidente (en la entrada en la UE y la OTAN, que, sin embargo, se opone por Grecia), Occidente ha seguido ignorando la interferencia de Albania sórdida en materia de Macedonia. No hizo caso, le importaría, después de haber apoyado en gran medida en el momento de las guerras en los Balcanes. L 'KLA, como todos saben, no se autofinancia ...

Mientras tanto, desde Tirana hay inquietantes llamadas a la Gran Albania, la estela de un retorno turco a los Balcanes. Incluso las instituciones albanesas de Kosovo están prestando atención, reviviendo los fantasmas de una guerra civil entre los nacionalistas cristianos macedonios y los proalbanistas macedonios musulmanes.

En el caos llegan las palabras de las circunstancias de los Mogherini que fingen no recordar las posiciones tomadas por Occidente en los años 90.

Rusia, que está entretanto con Belgrado, señala que esos tiempos han terminado y que aquellos que deseen poner más desorden en los Balcanes deben tener en cuenta los nuevos arreglos.

Después de alimentar el inicio albanés entre Serbia, Montenegro y Macedonia, hoy la Unión Europea llama a la calma con hipocresía hasta los límites de lo ridículo.

Es como poner gasolina cerca de una chimenea encendida y luego quejarse porque nadie llama a los bomberos.

(foto: autor y desde la web)