Deep France: el país silencioso donde la Unión Europea ya está muerta (o nunca ha nacido)

(Para Giampiero Venturi)
27/03/17

Hablando de Francia, París a menudo se destaca en la iconografía colectiva. En realidad, París representa el luz de un progreso magnífico, multifacético por los mil reflejos de uno grandeza ser gradualmente decadente Entre los suburbios en llamas y las identidades diluidas, la verdadera Francia está en otra parte, nada que decir... Con la excepción de seis áreas urbanas que superan el millón, la mayoría de los 67 millones de franceses viven en villes mediano y pequeño similar a nuestras ciudades de la provincia.

La estructura territorial del Estado no es casual que continúen siendo los Departamentos, expresión de una realidad territorial no fraccionada por identidades locales superpuestas a lo largo de los siglos.

Francia es la nación por excelencia, donde cada intento de reforma dirigido a la descentralización deja el tiempo que encuentra. Baste decir que las regiones, el primer nivel administrativo del país, fueron reorganizadas por 2016 con fusiones que redujeron drásticamente el número (de 18 a 13). Frente a regionalismos y federalismos, el poder central aún mantiene la capacidad de gestionar todas las modalidades de conveniencia devolución.

Francia, además, como identidad unitaria, ha existido desde los tiempos de los merovingios. La idea de un Estado estructurado sobre un pueblo y un territorio nunca ha fallado a lo largo de los siglos. Desde Francisco I hasta el Rey Sol, desde Napoleón hasta Charles de Gaulle: las dinastías se alternan y las coronas caen, pero ese bloque hexagonal de color verde que domina en Europa occidental se ha mantenido más o menos igual.

Los datos son claros: casi una cuarta parte de la producción agrícola de la Unión Europea proviene de Francia, que sigue siendo el país líder en el sector primario continental; más de la mitad de los empresarios agrícolas franceses tienen menos de 50 años.

Lejos de la globalización de las grandes ciudades y la ira rap-magrebí de la banlieues, hay un país profundo que nunca aparece en los medios convencionales. Un país, que sujeta a casos esporádicos de identidad, permanece bloque sustancialmente homogénea, aparte de las reivindicaciones de Gran Bretaña, el reavivado Occitania y Alsacia, buena principalmente para promover el turismo en la zona, la única forma de cierto movimiento de independencia permanece aislado en Córcega.

Se nota viajando a lo largo de uno departamental lo que sea: te guste o no, el país que honra al soldado Chauvin todos los días con más de la mitad de los autos Renault, Peugeot o Citroen en circulación, vive motu proprio. O al menos lo ha sido durante siglos.

¿Qué pasa ahora?

Hay una Francia grande y discreta, lejos del centro de atención que ha comenzado a hacer ruido. El París de la última parte del siglo no lo entendió lo suficiente y continuó sacando a los ciudadanos de la política tradicional. 

En la historia del país, el desapego de las élites en el poder a menudo ha tenido resultados dramáticos y aún más a menudo contradictorios, incluso en breves períodos de tiempo. En los últimos 20 años, sin embargo, la tendencia ha sido unilateral: los escándalos, las malas costumbres y las elecciones políticas de una clase dominante ahora expresión de sí misma, han desviado a millones de hombres y mujeres de las instituciones. Si en muchos otros países la cifra no puede sorprender, en Francia es sin duda una alarma social de enorme importancia.

La falta de figuras carismáticas de peso, siempre importantes en los momentos actuales de la historia transalpina, ha dado el golpe de gracia: en esencia, el país donde viven los franceses hoy en día no es el lugar ideal en el que se sienten representados. 

La pregunta es inevitable: ¿tiene algo que ver la fiebre alta de la UE?

Para bien o para mal, los últimos dos presidentes de "francesissimi", Mitterand y Chirac, aunque desde puntos de vista opuestos, habían dado continuidad a un vago sentido de distinción al cual el citoyen el francés medio siempre ha tenido mucho. El proverbial "hedor bajo las narices" no ha sido más que durante siglos la certeza de la propia identidad francesa, para todos los demás, a menudo se puede reducir a un molesto sentido de superioridad. La historia ha proporcionado un apoyo nada despreciable a todo esto, es innegable. 

¿Qué queda de todo esto?

Cuando en el 67 De Gaulle, a pesar de la gran deuda con el otro lado del Atlántico, suspendió a Francia de la OTAN, no hizo más que dar voz a una clase media muy sensible a la idea de la singularidad francesa. No se puede decir lo mismo de Sarkozy quien, mientras intentaba llevar al país a un sistema euroglobal cada vez menos popular, hizo exactamente lo contrario, trayendo a París de vuelta a la Alianza. Quizás no tenga nada que ver, pero vale la pena señalar que mientras hoy Charles De Gaulle da su nombre a carreteras, puentes, edificios, hospitales, escuelas (y al único portaaviones francés en servicio ...), es difícil imaginar lo mismo para Sarkozy entre cincuenta años. 

Hoy en día, existe una doble brecha entre los partidos institucionales y el corazón del país: por un lado, el desapego de los suburbios urbanos multiétnicos ahora ajenos a todas las formas de integración concebibles; por el otro, la deriva progresiva del país profundo, que se niega a confundirse con una identidad europea que ha caído desde arriba y no es muy representativa.

Las elecciones presidenciales de 2017, por lo tanto, contemplan un escenario inquietante. Quien gane entre los partidos institucionalistas europeos, el consenso será enorme. Bajo la cobertura de una red de medios de comunicación general ahora más allá de la línea grotesca y un sistema electoral de mayoría pura, continuaremos hablando sobre Europa de valores y horizontes posibles sin un proyecto sostenible o al menos creíble. 

Francia hoy es la quinta potencia económica en el mundo. Cada año, se gastan mil dólares en defensa para cada habitante (datos SIPRI), que se mantiene abundantemente por encima del 2% del PIB (casi el doble de Italia). Como la tercera potencia nuclear del mundo, se pregunta qué le reservará mañana: el plano inclinado en el que se encuentra, además del germaneurocrazia, ¿Traerá también su disolución definitiva? 

Entre los candidatos que tienen más probabilidades de ganar el resultado de una inevitable corrección de elecciones está precisamente Macron, uno de los defensores de la idea de que Francia, el polo geopolítico durante más de 1000 años, debería considerarse como un espacio y no como una nación. 

Francia se encuentra entre los países fundadores de la Unión, pero también es el que más ha sufrido por el poder abrumador alemán en Bruselas y las imposiciones asociadas a él. ¿Están sus perspectivas realmente vinculadas irremediablemente a los turbulentos destinos de la actual "familia de pueblos"?

Lo que sucederá con las elecciones presidenciales de abril es bastante predecible. Lo que asusta es lo que NO sucederá después.

(Imagen: Libertad guiando a la gente - E. Delacroix. Foto: autor)