La OTAN, 20 años en Kosovo con la misión KFOR

(Para Giusy Federici)
16/06/19

También estuvo Bill Clinton en Pristina, capital de Kosovo, junto con la ex Secretaria de Estado Madeleine Albright y luego el comandante de la OTAN Wesley Clark, el pasado 12 de junio, durante los años 20 de la misión KFOR de la Fuerza de Kosovo. Clinton, para los kosovares, es un poco "el hombre de la providencia", junto con el inglés Tony Blair, después de que la OTAN en 1999 decidiera bombardear Pristina y Belgrado para poner fin a la violencia entre las fuerzas serbias de Slobodan Milosevic y el ejercito de liberacion del KLA de Kosovo.

Italia también participó, Massimo D'Alema fue presidente del Consejo. Para comprender la importancia de los dos ex jefes de estado aquí en Kosovo, piense que en Pristina hay una calle Bill Clinton que cruza una calle Tony Blair.

Este no es el caso de los serbios, quienes llamaron al evento conmemorativo "una danza de vampiros cínicos de aquellos que bombardearon a Serbia 20 hace años". El problema actual de Kosovo (antigua provincia autónoma de Serbia durante la yugoslavia del padre-maestro Josip Broz Tito), también puede entenderse a partir de las dos actitudes diferentes de los políticos.

El de Kosovo es una situación compleja, más de lo que podría parecer en primera lectura. En ciertas situaciones, siempre lleva mucho tiempo, pero será para el territorio no demasiado grande o porque la Alianza Atlántica se ha movido en el tiempo, la misión de la KFOR está dando frutos.

Kosovo, justo sobre 10mila kq, más o menos como nuestro Abruzzo, limita con Serbia, Albania, Macedonia del Norte y Montenegro. Respetando la soberanía del país, KFOR monitorea la situación y se encarga de la seguridad, en 360gradi. Es un poco de una aguja de equilibrio, junto con la policía kosovar, que trabaja muy bien, según KFOR, cuya misión por ahora sigue siendo, en cumplimiento de la Resolución 1244 de la ONU.

Conjuntamente con el 20 aniversario de la KFOR, el 13 June, cerca de la ciudad de Pec (Peje), en Camp Village Italia ¿Dónde está la base del Multinational Tactical Group - West (Multinational Battle Group West MNBG-W) liderado por Italia, tuvo lugar la tradicional ceremonia de cambio de contingente italiano, esta vez entre el regimiento de artillería terrestre 8 °? pasubio bajo el mando del Coronel Gianfranco Di Marco al nuevo, el regimiento de artillería terrestre 24 ° Peloritani, bajo el mando del coronel Daniele Pisani.

Al evento asistieron el comandante de la KFOR, el general divisional Lorenzo D'Addario, junto con las autoridades militares de la OTAN y los países civiles y religiosos locales. El general D'Addario señaló que la sucesión de contingentes permite la continuidad del trabajo en el territorio y ha insistido en la importancia de KFOR para garantizar la seguridad en el área.

28 son las naciones que contribuyen a KFOR, un total de militares 3.525: 659 de los Estados Unidos, el contingente más grande, seguido por el 542 de Italia.

"El esfuerzo de la OTAN está principalmente en el sector de la seguridad, porque es realmente la condición necesaria para hacer todo lo demás. No es suficiente, es obvio, pero la seguridad crea esas condiciones para las cuales incluso EULEX (Misión de la Unión Europea por el Estado de Derecho en Kosovo, es una misión de la Unión Europea con personas de 2000 en el lugar, ed), todas las iniciativas de las embajadas, del La Unión Europea, de las Naciones Unidas, puede tener mayores perspectivas de éxito y expansión. Y si la OTAN se centra en la seguridad, en mi opinión, es realmente el agua que sale del grifo.

Debido a que 20 hace años, el principal problema, después del conflicto, era el agua que faltaba. Y es bueno pensarlo menos hoy, porque en el '99 fue realmente la primera necesidad real y única. Hoy ya no queda, sin embargo, esa condición de tener que garantizar la seguridad "., El general D'Addario me dice en la sede de la KFOR.

Kosovo parece estar pacificado, pero todavía hay fuego bajo la ceniza y la KFOR es un elemento disuasorio importante cuando aumentan los tonos entre serbios y albaneses. Sucede a menudo, pero luego todo vuelve. Los serbios y los albaneses no se aman, por supuesto, pero en algunas situaciones están aprendiendo a vivir juntos de nuevo. Este es un hecho positivo.

Darko Dimitrijevic es un periodista serbio. Vive en Gorazdevac, un enclave serbio de los albaneses de Kosovo del oeste, el área bajo el control del Grupo de batalla multinacional del Oeste. Parece que 2 miles de personas vivieron aquí antes de la guerra, ahora hay 300. Un pequeño pueblo, donde, sin embargo, Radio Gorazdevac es una realidad unificadora. Administrado por Darko y tres de sus colaboradores en una sala del ayuntamiento, la emisora ​​transmite noticias desde el territorio, incluso como una televisión web, y es escuchada y vista por serbios y albaneses. "Tengo muchos amigos, tanto serbios como albaneses. El problema son los políticos, muchos de los cuales han hecho la guerra y que todavía fomentan el odio entre los partidos "., Señala Darko. Mientras hablamos, las imágenes de una protesta contra los desechos tóxicos enterrados en el área fluyen a través de los monitores. Protesta por la unión de serbios y albaneses. Y esta es una buena señal.

En Pristina, Bekim Blakaj dirige el Centro de Derecho Humanitario de Kosovo, HLCK. El centro acaba de abrir una exposición dedicada a los niños 1133 muertos o desaparecidos en Kosovo desde 1998 a 2000, después de una búsqueda de un año.

En las paredes, las imágenes de los campamentos de refugiados, en los costados y en el centro de la habitación, suéteres, libros, zapatillas de deporte, cuadernos, juguetes, objetos de una vida cotidiana rota. Para leer los nombres, ves que ha habido familias completas exterminadas, decenas y decenas con el mismo apellido. Los responsables del centro lo hicieron por los niños kosovares, "Pero también estamos hablando con las madres de niños serbios que han sido asesinados o desaparecidos de la misma manera", dice Bekim. Muchos son llamados traidores y amenazados, "Pero queremos que todos los crímenes sean igualmente documentados". Esto también es una buena señal.

La gente quiere paz y seguridad, incluso si es difícil curar rencores y heridas. Eso en Kosovo nunca ha sido un conflicto religioso, incluso si los kosovares son musulmanes moderados o católicos, mientras que los serbios son ortodoxos. Además, los Balcanes siempre han sido una encrucijada de pueblos, religiones, idiomas y costumbres.

Hasta hace poco, todos los monasterios, pocos monjes entre miles de albaneses, estaban controlados por soldados. Hoy solo queda uno tripulado por KFOR, el de Visoki, Decani. Para el padre Petar, los soldados son importantes, hacen que los monjes se sientan seguros. Y recuerde que el monasterio, a pesar de ser serbio ortodoxo, acogió a familias albanesas durante la guerra.

El monasterio de Decani se remonta al siglo 14, hermoso para dejar sin aliento entre la arquitectura y la pintura: aquí nos inclinamos ante la belleza, como en el otro espléndido patrimonio de la Unesco, donde viven las monjas, que es el Patriarcado de Pec.

Hace veinte años, un diálogo entre las partes era inimaginable, hoy nadie se olvida, pero en la mayoría de la población existe el deseo de mirar hacia adelante, especialmente los más jóvenes. Obviamente, no faltan fricciones, por una parte, Serbia, que no reconoce a Kosovo y que tiene un canal privilegiado con Rusia, por otra parte, en la que se basa la pertenencia étnica y cultural de los kosovares. Sin embargo, dicen que sienten que los kosovares y no los albaneses recorren la pista, incluso si con banderas azules con estrellas 6 se ven pocas y en su lugar están llenas de rojas con un águila de dos cabezas.

Se necesita muy poco para generar tensión: los derechos de aduana en 100% impuestos por Kosovo a los productos serbios y bosnios, por ejemplo, no ayudan, a pesar de los intentos de mediación de muchos actores, incluida la Unión Europea. El presidente serbio, Aleksandar Vucic, pide su destitución, su homólogo kosovar, Hashim Thaci, estaría a favor de eliminarlos, pero el primer ministro, Ramush Haradinaj, insiste en que serán abolidos solo después del reconocimiento de la independencia de Kosovo por parte de Belgrado. Parece haber sido la "venganza" por la entrada fallida de Kosovo a la Interpol, una exclusión de la que los kosovares acusan a Serbia.

La separación física de los dos grupos étnicos se ve claramente en Mitrovica, más de 300 mil habitantes en el norte de Kosovo en la frontera con Serbia. El puente que conecta las dos orillas del río Ibar en realidad divide a las dos comunidades, la albanesa al sur y la serbia al norte. Tenía que abrirse a los coches hace años, pero incluso hoy en día el puente sigue siendo peatonal. Para protegerlo, nuestros carabineros de la Unidad Multinacional Especializada (MSU) enmarcados en KFOR. Dos alcaldes, dos administraciones, dos etnias predominantes. Cruzar el puente y caminar por la parte serbia, llena de bares y tiendas, es un motín de banderas y referencias a la historia antigua y gloriosa, como la gran estatua del Príncipe Lazar, los metros 7,5, héroe de la resistencia contra los turcos, o los murales que alaban a la patria común.

"Entre las cosas que monitoreamos, también está la creación de noticias falsas "En los periódicos de un lado y del otro, que corren el riesgo de alimentar tensiones o buscar la simpatía pública", dicen en la sede de la KFOR. El arresto fue suficiente, a fines de mayo aquí en Mitrovica, por parte de la policía kosovar, un pequeño grupo de criminales serbios y kosovares, que rompieron el pandemonio. Hubo un tiroteo, pero habría sido un hecho circunscrito si las noticias no hubieran difundido que Belgrado, en respuesta al arresto, estaba movilizando al ejército. Noticias falsas También recogido por algunos periódicos italianos. Estuve en Mitrovica en esos mismos días, puedo asegurarles que Belgrado no ha bendecido nada.

Kosovo está a tiro de piedra de Italia, por lo que debería interesarnos. "Kosovo está en camino, todo está en calma, pero aún queda trabajo por hacer. "La gente quiere la paz, incluso si todavía hay demasiadas influencias externas, así como nacionalistas internos", es la misma observación de algunos representantes de la OTAN en la sede de Bruselas, así como del comandante de la KFOR gen. Lorenzo d'Addario.

La sede de la KFOR, Film City, se encuentra en una colina a las afueras de Pristina. Un lugar donde, más allá del alambre de púas y los controles de entrada, cada país ha traído algo que recuerda a casa, comenzando por las calles dedicadas a las ciudades de esta o aquella nación.

Le pregunto al comandante si el crimen organizado juega un papel en la dificultad de pacificar las partes.

"Aquí, solo nos preocupa monitorear ciertos fenómenos debido a las implicaciones que existen. Aquí están los intercambios con todas las organizaciones, por lo tanto también con los de Inteligencia ... Desafortunadamente, especialmente en el norte, en esta situación que podemos definir como imperfecta, donde hay estructuras paralelas, una gran influencia de Serbia en las provincias con mayoría serbia, etc, está claro que se favorece la delincuencia.

Sin duda, la delincuencia es otro elemento de esta situación donde todavía existe el componente de sesgo interétnico, existe el componente de influencias externas de las cuales, sin embargo, los Balcanes son muy afectados y también el componente religioso. En realidad, esto en Kosovo no es un conflicto de religión. Aquí los kosovares albaneses, tanto de religión musulmana como católica, se sienten albaneses. Punto. Aquí no es un problema de religión, es el hecho de que la religión ortodoxa es propia de los serbios y en este momento existe este tipo de nacionalismo que es un factor de contraste.

Sin embargo, incluso la clave para interpretar el crimen es otro elemento importante, pero para esto y para la lucha contra la corrupción está EULEX, que es específico para este tipo de cosas y para la comunidad internacional. Las embajadas tienen sus propios proyectos, incluso Italia ha sido muy activa en esto. Nos ocupamos, por supuesto, también de la seguridad, pero principalmente desde este punto de vista colaboramos. Y debo decir que hay un gran intercambio con la comunidad internacional ".

KFOR es una misión de la OTAN y el gen. D'Addario es un comandante de la OTAN.

Y luego uno no puede sacar conclusiones sin hablar sobre el Pacto Atlántico y cómo evoluciona, tal vez sea la única realidad internacional que se cuestiona sobre sus errores y trata de mantenerse al día. La OTAN, según el escritor, no es un "carro" como otras entidades supranacionales y no supranacionales, sino algo complejo y extremadamente importante, que debe conocerse antes de ser juzgado y posiblemente fuera de los eslóganes del año 70.

"También he estado en Afganistán, pero esta es una misión particular aquí, que tiene que ver con nuestra Europa. Y es un área totalmente rodeada de países miembros de la OTAN. La tarea de la OTAN es seria. Aquí realmente te sientes parte de un sólido sistema de comando y control ", observa Lorenzo D'Addario. "Y comando y control no significa solo computadoras, que son muy importantes porque si no tiene los medios para transmitir ideas a la velocidad correcta y al mismo tiempo con la clasificación debida, no puede tomar decisiones en el momento correcto. Es un sistema cultural y conceptual nacido en 1949, que continúa y hace de la OTAN un verdadero punto de referencia. Como estas cosas no se inventan, son caras, tanto en términos de recursos como en términos de tiempo, constancia e incluso inversión humana.

Cuando encuentro en mi personal a un oficial que viene de otro país y que después de una semana hace su trabajo, sabiendo cuánto tiene que hacer, qué tiene que darme y trabajando con otros, de otros estados, que nunca ha visto, Es realmente una gran cosa. Esta es realmente una alianza que tiene una estructura de comando compartida, donde las personas aprenden a conocerse, aprenden a tener los mismos valores. Mi visión para el comando de la OTAN, que distribuí a mi propio nivel y hasta el nivel de tropa, es solo eso: la KFOR debe ser una organización en la que las personas deben evitar sentir a los mejores soldados y los mejores elementos de esta organización de seguridad compartida, que es la OTAN; Sin embargo, también involucra a Austria, Suiza, todos los países que quieren cooperar.

Entre otras cosas, también arrastramos a otros países porque ya todos saben que somos los de referencia. Y también quiero decir que Italia es un país que, tanto en la OTAN como en otras instituciones internacionales, da mucho y esto es reconocido. Y la experiencia de trabajar en entornos multinacionales se enfrenta a una cosa: cuando te vas, eres mayor que cuando llegaste. No eres superior a nadie, porque siempre hay alguien que puede enseñarte algo. Participar en una misión internacional y en la esfera de la OTAN es ciertamente un enriquecimiento, siempre aprendes algo que te será útil incluso después "..

Foto: autor / KFOR