Guerra contra jihad en la frontera entre Líbano y Siria. La alianza entre Beirut y Damasco cambia el mapa de Medio Oriente

(Para Giampiero Venturi)
26/08/17

Treinta años atrás hubiera sido impensable, pero en el Cercano Oriente todo es posible. Mientras escribimos, el ejército regular libanés actúa en paralelo a Hezbolá en la frontera con Siria en la guerra contra ISIS y contra los rebeldes deHTS (Movimiento por la liberación del Levante), un cartel que reúne a una veintena de grupos fundamentalistas sunitas, entre los cuales predominan los primeros Al Qaeda.

A la luz del enemigo jihadista común, los datos pueden no tener un clamor particular, pero en el contexto del equilibrio interno del país de los cedros, la transición es de época.

Vayamos paso a paso, comenzando con los datos en el campo.

El agosto 18 comienza la campaña del ejército libanés. Amanecer de los jurds destinado a liberar el norte del Valle de Bekaa y los relieves entre Líbano y Siria de la presencia terrorista. Vehículos pesados, departamentos especiales y fuerzas aéreas participan en la operación.

En el mes de julio, la misma campaña entre Siria y el noreste de Líbano se llevó a cabo por Hezbolá y por el ejército sirio, parte de la gran ofensiva de reconquista de Siria iniciada por Assad y sus aliados (Irán y Rusia) contra la insurgencia fundamentalista sunita.

La ecuación es elemental. El objetivo de la milicia chií libanesa aliada con Damasco es sustancialmente idéntico al del gobierno de Beirut: erradicar los bolsillos vinculados alISIS y a Al Qaeda de toda la región

Los medios internacionales transmiten las noticias con cautela, señalando las declaraciones oficiales de Beirut de que no hay coordinación entre el ejército libanés y los sirios, pero sobre todo no hay coordinación con Hezbolá. Pero los hechos son claros: Líbano y Siria lideran la misma guerra.

Posible?

El valle de Bekaa, la unión entre el verde litoral del Líbano y el árido de las regiones del interior que conducen a Damasco, es la cuna de Hezbolá. En la antigua ciudad de Baalbeck, entrelazado de arqueología, cine y AK 47, los líos de Beirut llegan poco. aquí Hezbolá es la única voz presente y reconocida.

Las operaciones más llamativas del ejército libanés tuvieron lugar en Raas Baalbeck, a una altura distante 5 km de la ciudad. Aquí mismo, los soldados de Beirut derrotaron a los terroristas y alzaron la bandera española junto con los libaneses en homenaje a los caídos de La Rambla en Barcelona. Cómo decir al vacío frío: "Somos los que luchamos contra el terrorismo ...".

Pensar que esto sucedió sin el consentimiento tácito (si no es el apoyo directo) de Hezbolá, es ridículo

La guerra de Hezbolá contra los "takfiri" de ISIS yHTS en estas partes es algo natural, una especie de necesidad de supervivencia para una región que siempre ha visto a Siria como una gran madre. No es casualidad que en Baalbeck haya más retratos de Assad que señales de tráfico.

El Valle de Bekaa ha sido durante décadas el más antiisraelí y antiamericano de todas las almas del Líbano, enemigo histórico de los componentes falangistas cristianos maronitas que coquetearon con Israel durante la guerra civil.

Pero es precisamente en este punto que se da la vuelta a la mesa.

El actual presidente general libanés, Michel Aoun, ha sido el símbolo de ese Líbano que hasta el final de la guerra civil no quería ceder ante la interferencia de Siria. Hasta que Revolución de los cedros De la 2005, una porción importante de cristianos libaneses, incluidas las facciones vinculadas al clan Gemayel (de la que Aoun era un ahijado de alguna manera), siempre ha luchado contra el reclamo sirio de hacer del Líbano un protectorado de Damasco. Pero las cosas han cambiado desde el 2008.

Una parte importante de la sociedad cristiana libanesa ha comenzado a mirar a los musulmanes sunitas con recelo y ya no tiene la obsesión de Hezbolá, partido patrocinado por los chiítas en el poder en Siria e Irán.

Aoun, regresado del exilio forzado en su tiempo por los sirios, visita Damasco donde se encuentra con Bashar Al Assad. la estábamos tan odiados se convierte en amistad política. El nuevo Movimiento Patriótico Libanés de Aoun aprieta con Hezbolá y comparte su objetivo estratégico: reducir la interferencia de Arabia Saudita (y, por tanto, de Israel) en el país.

La guerra en Siria destaca este nuevo equilibrio que obviamente no agrada a todos, de hecho.

El primero en levantar la nariz es el primer ministro libanés Saad Hariri, un sunita y una expresión de los clanes vinculados a Arabia Saudita históricamente antisirios y enemigos de Hezbolá. El nuevo curso inaugurado por el presidente Aoun, sin embargo, parece obligarlo a tragar el sapo: si los falangistas en la guerra civil lucharon contra los soldados de Damasco, que hasta el '80 incluyó todo el Líbano en los mapas de Siria, hoy un sector completo de la sociedad libanesa. busca en otro lado y los enemigos de ayer se convierten en aliados potenciales. En este sentido y para comprender cuán compleja es la política libanesa, vale la pena rastrear la distancia de Samir Geagea (líder de los maronitas de las Fuerzas Libanesas) que, en cambio, continúa su política antisiria en una especie de continuidad histórica sin y sin mas.

Como se mencionó, en la nueva dinámica oficialmente todo está en silencio. Los enlaces con Hezbolá, insertada por el 2016 en la lista de terroristas de la Liga Árabe, no puede salir a la superficie. Líbano es una república semipresidencial donde el presidente comparte el poder ejecutivo con el jefe de gobierno. Las oficinas institucionales se enfrentan en la línea de un equilibrio muy frágil, en el que se encuentran los poderes cercanos y lejanos. En la actualidad, la prevalencia de los chiítas que están ganando la guerra en Siria es evidente.

Lo que va a suceder, sin embargo, y si este proceso será sólido entendemos mejor en los próximos meses, cuando Assad se han expulsado del ISIS desde Siria y Occidente tendrá que lidiar con un Irán mucho más potente que hace una década.

Aoun es viejo y es imposible predecir qué legado político lo sobrevivirá. Sin embargo, el dado está empatado. El Líbano de hoy ya no es el de la guerra civil de los años 80 y el eje chiíta entre el Mediterráneo y el Océano Índico, tan opuesto por América, Europa e Israel, es casi un hecho.

(Foto: القوات المسلحة اللبنانية)

Lea también: En la guarida de Hezbollah