Reconocido el genocidio armenio. Alemania le da la espalda a Turquía

(Para Giampiero Venturi)
03/06/16

Alemania reconoce el exterminio de los armenios 1915 perpetrados por los otomanos. Este es también el caso de Berlín (una pequeña lista de países que, después de cien años, han decidido hacer que la honestidad histórica prevalezca en lo políticamente correcto).

La reacción de Turquía y, en particular, del presidente Erdogan no es diferente de las anteriores, cuando por otros escaños con autoridad se decidió llamar a las cosas por su nombre. Hace un año, cuando el Papa habló, el embajador turco fue llamado al Vaticano; en estas horas, el embajador turco fue llamado a Berlín ...

La música es siempre la misma: para Turquía, la idea de sentirse responsable por los casi 2 millones de armenios exterminados no se cae. Durante casi un siglo, la negativa de Ankara a aceptar su pasado ha sido interpretada como un orgullo, especialmente peligroso dentro de sí mismo desde un punto de vista electoral. Hoy esta lectura ya no es suficiente.

Capita spesso che un Paese coinvolto in un processo di modernizzazione e trasformazione recida i propri legami col passato, andando talvolta anche al di là del dovuto. È la logica classica delle nazioni sconfitte, costrette a rinascere dopo un annientamento. Nessuno può capirlo più dell’Italia e della stessa Germania. Ma alla Turchia non è stato sufficiente nemmeno questo. Incluso después de la revolución de Ataturk que introdujo a Ankara en el futuro y en el mundo occidental, el interés en ocultar la vergonzosa verdad fue más fuerte que la pátina del secularismo que la nueva nación ha alardeado durante años.

Di fatto la negazione del genocidio armeno per decenni è stata tra i pochi legami fra la Turchia moderna e i retaggi della cultura ottomana. Un cordone ombelicale tenuto al buio ma comunque presente. Oggi però il rifiuto ha un sapore diverso. La furia condita da minacce con cui Erdogan reagisce alla mozione tedesca è emblematica di una nuova consapevolezza turca, non troppo lontana dalla logica aggressiva e islamocentrica che spesso caratterizzò l’antico Impero.

Si a los turcos les gusta o no, sin embargo, un hecho parece relevante: había sido aprobado hace veinte años, la moción habría caído en la nada. Hoy, a la luz del peso geopolítico alcanzado por Turquía en las crisis en Siria, en Libia, en el Cáucaso y en relación con el fenómeno de la emigración, es muy difícil no interpretar todo como resultado de un revanchismo otomano. Separar la posición de Ankara con respecto al genocidio armenio de su comportamiento político actual es un camino objetivamente difícil. La única manera de mitigar la ira es la sensación de traición que percibe Ankara, abandonada en el camino de la complicidad histórica por su aliado habitual, Alemania, la madre de los bloques imperiales centrales y el segundo hogar de hoy de millones de inmigrantes turcos.

Pero ¿por qué Alemania y por qué ahora?

En primer lugar, es bueno dar el movimiento de la Bundestag El peso real que tiene: un valor absolutamente simbólico. Es decir, más allá de las declaraciones grandilocuentes y una posición adoptada más que cualquier otra cosa para la opinión pública interna, no habrá consecuencias diplomáticas reales entre Turquía y Alemania. Las mismas posiciones de la canciller Merkel, que no se encuentran en la sala de votación, y del ministro de Relaciones Exteriores alemán Steinmeier, en contra de la moción, dicen mucho sobre la incisividad de la resolución a nivel internacional. En todo caso, se destaca una doble conciencia europea, el resultado de una fractura a menudo evidente entre las elecciones políticas y las percepciones colectivas: los gobiernos tartamudean; los pueblos (esta vez a través del Bundestag) hablar en voz alta.

Quizá valga la pena hacer el único alivio concreto dentro de la alianza estratégica que une a Alemania con Turquía, los indiscutibles gigantes de la OTAN. En Europa occidental, la única voz estentora escuchada hasta ahora en defensa de los armenios fue la de Francia. Debido a su antigua tradición diplomática anti-turca, su filoslavismo y su renuente lealtad al Atlántico, la posición de París, sin embargo, no ha sorprendido a nadie. El hecho de que los franceses estuvieran más cerca de los rusos que de los estadounidenses sobre la cuestión armenia, de alguna manera se daba por sentado.

Por otro lado, es sorprendente que se haya levantado un coro unánime desde Berlín, a menudo como rehén de sentimientos de culpa y proxenetas. Si es una golondrina que no hace la primavera o el síntoma de estados anímicos más amplios, la descubriremos solo viviendo. Mientras tanto, nadie le quitará el derecho a sentirse menos solo por los armenios.

(foto: presidencia turca / Axel Hartmann)