Entrevista a Vichi De Marchi: mujeres en conflictos.

(Para Maria Grazia Labellarte)
14/03/19

"Es cierto, las mujeres sufren más por el conflicto, la violencia contra las mujeres a menudo es parte de la estrategia de aniquilación del enemigo, desde la guerra en Bosnia hasta la esclavitud de los yazidis en Siria e Irak", así Vichi De Marchi recuerda a las mujeres en conflictos, reviviendo los temas más destacados de su novela. Dentro del corazón de Kobane, publicado por Piemme, publicado el último 5 Marzo. Periodista y escritora, actualmente también dirige el Comité Mundial de WE Women, que se ocupa de la promoción del papel de la mujer en contextos internacionales.

Vichi De Marchi, portavoz para Italia de la agencia de la ONU, el Programa Mundial de Alimentos (PMA), publicó con Mondadori, Piemme, Editoriale Scienza, Einaudi Ragazzi, y recibió numerosos premios y reconocimientos.

En una entrevista reciente nos contó que las chicas deejército de luchadores kurdos, formación femenina, de la que forman parte los protagonistas de su novela "vienen a luchar entrando en estas formaciones compuestas únicamente por mujeres, luchan contra fuertes legados". ¿Crees que la primera guerra para luchar contra estas mujeres es precisamente esta, la de los "legados"? ¿Todavía necesitamos guerras para afirmar la identidad femenina o es solo propaganda?

No creo que la guerra sea la solución a un problema, y ​​mucho menos que la guerra pueda ser una oportunidad para la emancipación. Lo contrario es cierto. A menudo, las mujeres que se encuentran entre las más afectadas en un conflicto son las que más lo sufren. Sin embargo, en algunos casos, las condiciones del conflicto actúan como poderosos catalizadores para la acción femenina. Así sucedió con las niñas y mujeres de Rojava, en la región kurda de Siria, que lucharon para defender su territorio, primero en la ciudad simbólica de Kobane. Se encontraron luchando en formación, todas mujeres, donde junto al aspecto militar coexistían y coexistían el estudio, la discusión, la reflexión sobre su condición femenina y la necesidad de emancipación de los códigos aún fuertemente masculinos.

Mujeres, paz y seguridad: "las mujeres son las que más sufren, pero nunca están presentes en la mesa de la paz y la mediación". ¿Tuviste una idea de por qué?

Es cierto que las mujeres sufren más conflictos, la violencia contra las mujeres a menudo es parte de la estrategia de aniquilación del enemigo, desde la guerra en Bosnia hasta la esclavitud de los yazidis en Siria e Irak. Sin embargo, es cierto que las mujeres no participan en el momento de la pacificación, se olvidan de su papel y de su presencia en las mesas de negociación y en las negociaciones de paz. Sin embargo, hay numerosas resoluciones de la ONU en este sentido y cierto activismo en este frente es un buen augurio. El tema "mujeres, paz, seguridad", aunque con dificultad, está entrando en la agenda política internacional.

Para el final de su novela, decide seguir siendo una de las protagonistas y encontrar su nuevo camino, al tiempo que llega a otras comunidades en el extranjero. ¿Quién gana la guerra entre los dos?

Traté de hablar sobre la guerra y la participación de mujeres kurdas en la guerra en Siria a través de dos protagonistas de 15 años que no tienen la edad suficiente para pelear pero que de alguna manera son testigos directos y coparticipantes en las vidas de las chicas que luchan. Aniya, la más educada, la que proviene de una familia adinerada y militante, finalmente elige emigrar con su familia a Alemania y desde allí para ayudar a la causa kurda. Delal, el más pobre y desafortunado, condenado a un matrimonio forzado no deseado, a través de la guerra, se da cuenta de que su lucha por la causa es también la lucha por su "liberación". Se queda en Rojava, en su aldea, pero encuentra su independencia, su libertad interior, tal vez incluso un amor. No pensé en cuál de los dos caminos era mejor o más correcto. Miré lo que me parecieron posibles escenarios reales. La receta correcta no existe. Delal podría irse pero elegir quedarse. Aniya elige otro camino igualmente difícilpañado. La emigración aquí no es un escape, sino otra forma de estar presente y luchar. Son dos alternativas válidas y posibles, ambas legítimas.

La guerra en Siria la siguió como portavoz de la Agencia de las Naciones Unidas para Italia. ¿Qué futuro tiene ese país?

Fue un conflicto largo y sangriento, que costó muchas vidas humanas y sufrió asedios, violencia, destrucción de ciudades antiguas como Alepo. Espero que Siria pueda encontrar la paz que hoy parece más cercana. Para los kurdos de Siria, espero lograr esa forma de autonomía dentro del estado sirio que ellos esperan.

Foto: Ejército de los EE. UU. / Web