¿Admite la ONU a su perseguidor en el comité de derechos de las mujeres?

(Para Maria Grazia Labellarte)
11/04/19

Es el 13 en marzo pasado que las Naciones Unidas formalizaron el hecho de que la República Islámica de Irán adquirirá un puesto en el comité de derechos de las mujeres. Es bueno, antes de hacer cualquier comentario, repetir las violaciones a los derechos de las mujeres que trata esta institución:

- detenciones arbitrarias de mujeres;
- muertes y torturas de mujeres bajo custodia;
- desapariciones forzadas o secuestros de mujeres;
- aplicación discriminatoria de sanciones legales basadas en el sexo, incluyendo el castigo capital y el castigo corporal;
- violación de los derechos de las mujeres defensoras de los derechos humanos a la libertad de expresión y reunión;
- amenazas o presiones para que las mujeres no se quejen o retiren las quejas;
- la impunidad por las violaciones de los derechos humanos de las mujeres;
- actitudes estereotipadas hacia el papel y las responsabilidades de las mujeres;
- violencia doméstica;
- matrimonio forzado y violación conyugal;
- formas contemporáneas de esclavitud, incluida la trata de mujeres y niñas;
- Acoso sexual de mujeres en el lugar de trabajo.
- prácticas de empleo desleales basadas en el sexo, incluida la remuneración desigual;
- falta de diligencia debida por parte de los Estados para investigar, procesar y sancionar adecuadamente a los autores de actos de violencia contra las mujeres;
- Discriminación contra la mujer basada en las leyes de inmigración y nacionalidad.
- violaciones de los derechos de las mujeres a poseer y heredar bienes;
- la discriminación de las mujeres en el acceso a la ayuda humanitaria internacional;
- Desalojos forzosos de mujeres en situaciones de conflicto.

Más o menos, la lista ya correspondería a la de las quejas contra el régimen iraní (como el saudí) ...

¡Pero eso no es todo! La preocupación por el nombramiento se ha agudizado en las últimas horas, luego de la confirmación de la condena de la activista Nasrin Sotoudeh condenada a 38 años de prisión y las pestañas "islámicas" de 148. La activista de derechos humanos y el abogado terminaron en prisión por defender a las mujeres contra la obligación de usar el velo, los derechos de los menores y los que están en contra de la pena de muerte en Irán.

Según fuentes periodísticas, es probable que el juez que condenó al activista y al abogado, o Mohammad Moghiseh, pueda ser designado a la comisión de la ONU mencionada anteriormente.

Una elección, la de la ONU, que plantea muchas dudas.