El "cuco" del artículo 5 del Tratado Atlántico

(Para Tiziano Ciocchetti)
16/11/22

Según las investigaciones preliminares, los misiles que ayer causaron dos víctimas en Polonia derivan de un "error técnico": así lo dijo el presidente turco Erdoğan en Bali. Según explicó en una rueda de prensa al margen del G20, Erdogan recibió esta indicación del canciller alemán Olaf Scholz. Para saber el origen de los misiles (es decir, si fueron lanzados deliberadamente por los rusos o es un error), agregó, habrá que esperar a un examen más profundo, pero (según Erdogan) no son de origen ruso. fabricar. "Tengo que respetar la declaración hecha por Rusia. Este incidente no tiene nada que ver con ellos", señaló Erdogan.

Anoche, Mariusz Gierszewski, reportero de Radio Zet de Polonia, habló de "dos misiles rusos" que cayeron en suelo polaco en un pueblo a 10 kilómetros de la frontera, Przewodow. La confirmación llegó poco después de un alto funcionario de inteligencia estadounidense citado por AP. Luego, los bomberos locales encontraron a las dos personas que fallecieron tras las explosiones que golpearon un sitio donde se secaban cereales.

Con el paso de las horas, Gierszewski, citando a los servicios de Varsovia, planteó la hipótesis de que no habría sido un error de lanzamiento de los rusos sino los restos de un misil derribado por la antiaérea ucraniana.

La otra hipótesis (¡que parece estar cobrando fuerza!) es que fue precisamente un misil de la defensa de Kiev el que cayó en Polonia: los desechos son compatibles con el sistema tierra-aire de largo alcance S-300 (Foto).

El presidente polaco Duda, hablando con el secretario general de la OTAN, Stoltenberg, pidió esencialmente activar el Artículo 4 de la Alianza, que establece que "las partes se consultarán siempre que, a juicio de cualquiera de ellas, se vea amenazada la integridad territorial, la independencia política o la seguridad de una de ellas".

Alguien incluso ha comenzado a hablar de activar el artículo 5 del Tratado, es decir, el corazón político de la Alianza que representaría la garantía defensiva contra ataques de terceros a los estados miembros.

Pero, ¿qué dice el artículo antes mencionado?

“Las partes acuerdan (los estados miembros de la Alianza, Ed.) que un ataque armado contra uno o más de ellos en Europa o América del Norte se considerará como un ataque directo contra todas las partes, y en consecuencia acuerdan que si tal ataque ocurre, cada uno de ellos estará ejerciendo su derecho de legítima defensa individual o colectivo reconocido por el art. 51 de la Carta de las Naciones Unidas, asistirá a la parte o partes atacadas comprometiéndose inmediatamente, individual o conjuntamente con las demás partes atacadas, a la acción que considere necesaria, incluido el uso de las fuerzas armadas, para restablecer y mantener la seguridad en la zona del Atlántico Norte"..

Por tanto, bastante peculiares, y no del todo transparentes, son los compromisos que los aliados asumen a favor del Estado agredido. De hecho, la afirmación de que atacar a uno se habría considerado atacar a todos representa una petición principios, ineficaz, si las contramedidas no están indicadas con precisión. Precisamente el punto crítico lo representa la falta de precisión con la que se indican las contramedidas.

De lo contenido en el artículo 5, por lo tanto, la naturaleza de las acciones a emprender se deja a los estados miembros individuales de la Alianza, quienes se comprometen "las acciones que considere necesarias, incluido el uso de las fuerzas armadas". Esto introduce una doble distinción: la reacción no es necesariamente de carácter militar y en todo caso, su carácter queda al "juicio" de las partes interesadas.

Es esencialmente una garantía. indirecto y no es fácil de implementar.

Paradójicamente, si se confirmara que los misiles lanzados en Polonia son en realidad S-300 ucranianos, habría que aplicar el artículo 5 contra Kiev, como Estado agresor de un país miembro de la Alianza Atlántica.

Foto: OTAN / web

defensa de rheinmetal