La tecnología siempre necesitará conductores de calidad: ¿un Maestro llamado Ejército?

(Para Gianluca Celentano)
24/09/20

Hemos abordado decenas de vehículos, sus características y su uso operativo, destacando la importancia y calidad del entrenamiento militar y su púlpito técnico logístico, representado en gran parte por TRAMAT. Sin embargo, a pesar del compromiso formativo en el que invierte el Estado Mayor del Ejército, sigue siendo indudable que la predisposición natural a la conducción y la experiencia posterior son las mejores cartas para seguir esta profesión y comprender los conceptos. De hecho, es bueno recordar que no basta tener carnet de conducir en el bolsillo para ser conductor, a pesar de las similitudes funcionales entre un automóvil y un vehículo pesado.

Partiendo de las habilidades básicas de gestión, pensamos en rutas como las montañas o la costa de Amalfi, el tráfico intenso o lafuera de la carretera, solo por mencionar algunos gimnasios para conductores, a los que añadimos marcha atrás, quizás con remolque.

El SME organiza, también para recibir retroalimentación sobre las capacidades y límites de sus militares, cursos especializados paralelos a los cadenciados a nivel de regimiento, en particular conducción. fuera de la carretera reproduciendo las condiciones más dramáticas.

Cuando estaba en el Ejército recuerdo que el alguacil me ordenó apoyar al recién licenciado para un servicio llamado "aumento de kilometraje", actividad en la que el ingeniero jefe seguía al conductor durante viajes largos para que entre el conductor y el vehículo un sensación forzado pero necesario para la seguridad y el dominio de los pasajeros y del vehículo.

Se parte del puesto, siempre es un examen

¿Cuántas veces nos hemos sentado al volante, quizás adaptándonos a los ajustes del conductor anterior para acelerar los tiempos? Un hábito sobre el que se puede hacer la vista gorda ante un movimiento inofensivo dentro de un taller que se conoce en cada rincón, pero es bueno recordar a qué se refieren las reconocidas autoescuelas (y autoescuelas) a los alumnos durante la primera tiempo de conducción: "La posición de conducción correcta es la base para una conducción correcta y segura".

Sin embargo, hay que ser honestos e informar que en el ámbito civil demasiadas veces los ajustes del asiento del conductor, espejos y espejos no solo se realizan a través de un curioso autoaprendizaje dirigido más a la comodidad o la pereza que a la seguridad. Algunas escuelas de manejo no los militares, luego se fijaron onerosos objetivos de horas de conducción, aunque justificado para algunos candidatos, pero con una calidad final del estudiante que no siempre es satisfactoria y un trabajo estresante como instructor.

Son ejercicios específicos que se repiten continuamente y el control emocional del niño lo que da un mejor y más rápido resultado de aprendizaje.

Tecnología táctica

Si en el campo de la automoción hemos llegado a experimentar con coches que nos llegan fuera de la pizzería si nos avisa nuestro smartphone, es igualmente cierto que los estudios sobre la compatibilidad entre el trabajo humano y las máquinas -la ergonomía- ha adquirido actualmente una importancia significativa en el diseño de vehículos. Una condición necesaria sobre todo para la seguridad aunque nos haga desaprender un poco.

Muchos recordarán los asientos de conducción sacrificados en tanques y vehículos blindados o el interruptor apagado para accionar los limpiaparabrisas del ACM52, que obligaba al conductor a mover excesivamente el maletero, que en realidad siempre debe permanecer bien adherido y asegurado al respaldo colocado en ángulo algo más de 90 ° con respecto al fémur.

La evolución y las mejoras ahora también se refieren a las plataformas destinadas a la defensa y la eficacia ergonómica y la posición relativa de los controles es aún más accesible e instintiva incluso en el uso excitado.

La subdivisión de roles a bordo de un vehículo táctico, los mandos a distancia y la ubicación del vehículo en el área operativa son hoy la regla para la gama de vehículos blindados destinados a operar fuera del área, en definitiva, una metamorfosis de vehículos y tecnología que ha relegado a la sistemas analógicos (¿quizás más fiables?) a los que estábamos acostumbrados, pero que aún hoy, a pesar de la modernización de los vehículos pesados ​​táctico-logísticos, requieren siempre y en primer lugar la preparación para la conducción y luego el carnet.

Manteniéndonos con los pies en el suelo, por así decirlo ..., la evolución tecnológica desbocada en el mundo nos hará evolucionar a muchas novedades, como el japonés SKY DRIVE que creó el SD-03, el primer coche volador - una especie de dron de 8 motores - diseñado para evitar el tráfico pero probablemente interesante para inspecciones silenciosas ...

Un ejemplo práctico de la evolución tecnológica y ergonómica de la industria automotriz puede provenir del comando para la inserción de la tracción total. Hoy en día, con un interruptor de rueda o un panel de botones, es posible realizar el escaneo más adecuado en los sistemas de bloqueo de tracción y reducción en función del terreno, que una vez se realizó con razonamiento para luego alcanzar el apalancamiento.

Sin embargo, uno se pregunta si este desarrollo "planificado" anula el conocimiento práctico de un método probado y útil. De hecho a día de hoy, el conocimiento mecánico de los coches es un aspecto que no se ha repetido en las autoescuelas a favor de las múltiples normativas. La completitud viene una vez más del entrenamiento militar o de los cursos especializados privados, donde además de la normativa es fundamental conocer el funcionamiento técnico de los sistemas y, por qué no, saber implementarlos manualmente en caso de avería.

Las especializaciones durante el servicio militar han marcado su futura profesión para muchos jóvenes mientras que para otros fue una experiencia formativa quizás un poco traumática que no se tradujo en profesionalismo. Creo que el Ejército en particular, también como estrategia para relanzar su vocación por la inclusión, tiene las credenciales y la excelencia educativa para ser considerado un púlpito extra de formación - una maestría - para muchas profesiones, un valor agregado para dar. pulir a alguna profesión sin necesidad de volver a introducir la palanca. De hecho, el Ejército, con sus especializaciones, sigue siendo hoy una copia en miniatura de muchas profesiones civiles.

Para la motivación y los objetivos de los jóvenes

La formación profesional para la conducción de vehículos pesados ​​en Alemania y Suiza se caracteriza a menudo por la presencia de varios pasos para completar la carrera del candidato. Desde leer los mapas en lugar del navegador más práctico, hasta reemplazar una rueda o una bombilla en lugar de reparaciones leves con la cabina volcada y días reales de viaje para dar a conocer la profesión; un tipo de formación que los asocia más a las academias profesionales. Sin embargo, quizás debido a los comentarios de los medios, en los últimos años dos empresas de transporte municipal, una de Roma y otra de Turín, organizaron cursos de conducción segura en el circuito y la franquicia alemana. Flixbus hizo lo mismo en Lainate. Aquí, sin embargo, estamos hablando de conocimientos importantes pero posteriores al carnet de conducir.

Aunque es un concepto oneroso pero ciertamente efectivo, este tipo de entrenamiento no se diferencia demasiado del militar. Incluso las pruebas en circuito con y sin ABS o ESP representan un sistema para conocer los límites físicos subestimados así como los recorridos de los pines a realizar en avance y retroceso y muchas muchas maniobras. En definitiva, incluso en la profesión de conductor nunca dejas de aprender. Es fácil atacar a los jóvenes pero creo que hoy les faltan metas y motivaciones y esto, sin controversia, las instituciones deben tomar nota ofreciendo oportunidades y recursos más flexibles.

La opinión de los expertos militares

Existe otro concepto que antes no se daba por sentado y que empieza a pasar incluso en la familia de las Fuerzas Armadas, es decir, dar importancia a la posibilidad de recibir retroalimentación de quienes realizan directamente una actividad.

Si un soldado se siente cómodo, gana mucho más, con menos esfuerzo y más motivación. Una idea, la de "calidad total", que viene de Estados Unidos, aunque Japón fue uno de los primeros países en adoptarla en la industria. Una actitud que contrasta con la teoría de que para forjar a un soldado puede ser imprescindible acostumbrarlo a estrictos parámetros de comodidad, para ofrecerlos solo en el ámbito operativo. Todo esto no podía dejar de cambiar con la profesionalización de la FA pero sobre todo con las pautas modernas y estrategias digitalizadas para su uso en el campo de batalla.

Hoy en día, los comandantes de departamento modernos, además del rol gerencial del personal militar, tienen una formación gerencial perceptible que se comprende luego de unos momentos que se habla con ellos. Las consignas ahora son: concreción, practicidad y poca burocracia, no poca si hablamos de entornos militares.

¿Brazos doblados o rectos? Una anécdota

Coche o vehículo pesado no hacen ninguna diferencia, el puesto de conducción incorpora los mismos conceptos. Cuanto más erguido esté y con los hombros apoyados en el respaldo, más rápido será y la columna estará protegida en caso de colisión. Es el pedal del embrague pisado a fondo con la pierna aún doblada el que nos avisa cuando llega el momento de bloquear el deslizamiento del asiento mientras las muñecas unidas apoyadas en el vértice superior del volante nos indican que la inclinación del respaldo es correcta.

Sin embargo, hay quienes sostienen que al conducir los brazos deben estar rectos. Además del hecho de que se cansarían más obligándonos a sujetar el volante con una mano, investigando esta teoría, llegamos al campeón escocés Jim Clark que en realidad conducía con los brazos extendidos. Clark, un autodidacta muy rápido, se vio obligado a adoptar esta posición simplemente porque las dimensiones del asiento del conductor de su automóvil con motor trasero, 1956, eran realmente pequeñas. Probablemente también era muy alto.

Poca comunicación y falta de imágenes, habían pasado un concepto engañoso y muchos recordarán las emulaciones locales, donde el Fiat 500 o 600 maquillado viajaba con el capó entreabierto y chamuscado por unos contraataques, mini volante y asiento todo atrás y tal vez una radio. una bola.

Foto: autor / Ejército / web