Beirut para mi

(Para Giuseppe De Giorgi)
10/08/20

Por la portilla de mi camerino llegaba el frescor de la mañana y el aroma del matorral mediterráneo. Una alegría tanto para el espíritu como para los pulmones, frente al olor a diesel que siempre nos envolvía y que ya casi no sentimos. Los que han estado en las calderas lo recuerdan demasiado bien. Era la época de la guerra civil en el Líbano. Italia había intervenido tras la masacre de palestinos en los campos de Sabra y Chatila (septiembre de 1982) en coordinación con Estados Unidos y Francia. Fuimos oportunos y jugamos un papel importante. Los italianos eran respetados y populares entre la gente.

En tierra, a la cabeza del contingente italiano estaba el general Angioni. La Armada había desplegado el batallón San Marcos del Comandante Sambo, en su totalidad. En el mar teníamos un crucero (Doria) dos destructores de misiles y fragatas de clase Lobo. Nuestros barcos protegieron al contingente con su artillería y misiles antiaéreos. El grupo naval italiano también contaba con 6 helicópteros armados, para patrullaje y apoyo logístico en tierra. Yo era el jefe de vuelo del Doria (foto) y la división naval. A menudo aterrizaba en el puerto, cerca de una posición de los carabinieri del Tuscania. 100 hombres, comandados por el capitán Von Pauli. También frecuentas las misiones en la base del San Marcos al sur del aeropuerto.

La misión más peligrosa fue el enlace logístico con el puerto. Volamos bajo, muy bajo, sobre todo al acercarnos al terreno de juego, protegiéndonos con el rompeolas, luego hicimos una parada rápida y lo pusimos en el suelo rápidamente, con un pequeño arrastre, ligero en los patines; un aterrizaje sin "flotar" para no armar alboroto y ahorrar tiempo. Aterrizamos lo más cerca posible de los contenedores del Tuscania para protegernos de los francotiradores que disparan desde la colina. El mayor riesgo estaba en el despegue. Fue en uno de esos despegues, antes de acercarme al mar que me dispararon con un cañón antiaéreo. Pero esa es otra historia.

Beirut desde el mar era hermoso. Hasta que te acercaste.

Progresivamente se podían distinguir los agujeros de bala, los edificios destrozados, los escombros, los restos de los coches en llamas.

Tuve la suerte de acompañar al almirante Ruggiero (el comandante de la primera división naval) en algunas de sus visitas a tierra. En uno de estos cruzamos, con la escolta de San Marcos, la infame línea verde que separaba Beirut entre las facciones en guerra. Ya no se podía sentir el olor a matorral mediterráneo. Suciedad y escombros por todas partes; niños saludando, milicianos con Kalashnikovs, hombres de la Legión Extranjera de patrulla, nuestros fusileros de la Armada, con el tiro en el cañón, que nunca miraron hacia abajo. De repente hubo algunas ráfagas en una calle cercana. Los civiles desaparecieron en un instante, solo para reaparecer poco después, como si nada hubiera pasado. Las mujeres con bolsas de compras reaparecieron. Los pilluelos volvieron a jugar al fútbol.

Enamorarse del Líbano era inevitable. Finalmente, nos fuimos.

Embarcamos el contingente italiano que regresaba a Italia en unos buques mercantes y anfibios. Italia había sido oportuna y eficaz en el Líbano. Habíamos intervenido en una parte estratégica del Mediterráneo para el mantenimiento de la estabilidad y la protección de nuestros intereses nacionales..

Nuestros hombres se habían portado bien y la gente les mostró cariño y agradecimiento al dejar sus puestos para dirigirse al puerto de Beirut, a muelles muy cercanos a los que desaparecieron en la explosión del depósito de nitrato de amonio.

Para la ocasión, el crucero se había incorporado a nuestro grupo naval Vittorio Veneto, hermoso e impresionante. La vista del convoy fue solemne. Continuó hacia el oeste en una línea en una fila detrás de la Vittorio Veneto, con las otras naves de escolta en pantalla. Para mi gran placer, se me ordenó organizar un paso de helicópteros en formación en los barcos, como saludo al contingente recién embarcado. Desde los barcos, los soldados y marineros nos recibieron agitando sus gorras.

A popa, en la estela, Beirut, ahora rojo por la puesta de sol, se hacía cada vez más pequeño.

Era el 20 de febrero de 1984. No regresaría a Beirut hasta dentro de veinte años. 22 para ser exactos. Esta vez volví como comandante de la Grupo de trabajo 425 y comandante conjunto de la Operación Leonte. Habíamos desembarcado 1000 hombres para reforzar las tropas de la ONU en la frontera con Israel, pero sobre todo habíamos conseguido el levantamiento del bloqueo aéreo y naval impuesto por Israel al Líbano, como parte de la guerra contra Hezbollah.

También esta vez Italia había sido oportuna y eficaz, contribuyendo de manera decisiva a consolidar la tregua entre israelíes y la poderosa facción de Hezbollah.. Fue gracias a la reanudación de las conexiones aéreas y especialmente marítimas, que la población libanesa pudo volver a vivir, después de estar exhausta por la falta de bienes básicos, evitando al mismo tiempo el riesgo de disturbios sangrientos.

Gracias a Italia y su Armada, la normalidad volvió. Nuestro gobierno había tomado una decisión rápida y se movió con decisión, superando a tiempo al tradicional poder de referencia para Líbano, Francia.

Bajo el liderazgo del Almirante Di Paola (en ese momento Jefe del Estado Mayor de la Defensa) habíamos asumido la liderazgo militares en esas situaciones difícilesv.articolo). Italia demostró que era consciente de su papel y su jerarquía en la comunidad internacional. Los marineros hicimos el resto y nuevamente fuimos el centro de atención de los libaneses, nuevamente en Beirut en su gran puerto, nuevamente cerca del almacén desde el cual, el 4 de agosto a las 18 de la tarde, estalló el fuego del infierno.

En la cubierta del portaaviones Garibaldi, la gratitud de los libaneses fue expresada al más alto nivel por el entonces Primer Ministro Siniora al Primer Ministro italiano Prodi, al Ministro de Defensa Parisi: "... el bloqueo naval israelí había privado de oxígeno al pueblo libanés, Italia nos permitió respirar de nuevo, gracias Italia, gracias presidente Prodi, gracias marineros italianos ...". era el 11 de octubre de 2006.

Hubiera sido correcto y natural ver nuestros barcos de regreso en las aguas de Beirut, desembarcar ayuda y brindar apoyo al pueblo libanés. En cambio, están en puertos italianos. Todavía esperando decisiones que no llegan. Entonces será tarde. Demasiado tarde para ser relevante.

Como en Libia después de todo, hemos fallado en nuestro papel y hemos dejado a nuestros aliados y amigos mediterráneos solos en su momento de necesidad, ahora incapaces de estar a la altura de las circunstancias, cada vez más indiferentes al interés nacional.

Foto: Marina / web / Fuerza Aérea de EE. UU.