¿Los otomanos recuperarán a Libia?

(Para Giuseppe De Giorgi)
01/01/20

Erdogan se estremece al intervenir en Libia, hasta el punto de no haber esperado a que su Parlamento le enviara tropas, programadas para el 2 de enero, que de hecho ya se infiltraron clandestinamente durante días.

El regreso de Turquía a Libia después de su expulsión en 1912, precisamente por parte de Italia, es una oportunidad ineludible en al menos dos aspectos, el primero económico, para obtener acceso privilegiado a los depósitos de hidrocarburos en las aguas que enfrenta Libia y a las inversiones relacionadas con reconstrucción posterior a la guerra civil (cerca de 13 mil millones de dólares en obras contratadas por empresas turcas, suspendidas después de la caída de Gadafi), la segunda, de un orden estratégico, para restaurar la presencia turca en Libia y el Mediterráneo central después de un siglo de ausencia, también a costa de alterar radicalmente los equilibrios militares y políticos hacia Italia y Grecia.

Expulsar a Italia de Libia también tendría una fuerte resonancia en la opinión pública turca: La liquidación de una cuenta antigua, que quedó pendiente de la guerra italiana / turca de 1912, cuando los otomanos perdieron Libia por una mano italiana.. Hasta hace unos meses, aparecería una hipótesis que solo podría realizarse en un futuro distópico. Ahora el sueño de Erdogan realmente podría hacerse realidad.

Nunca antes Italia había sido solitaria y débil, no estaba equipada para proteger sus intereses nacionales, sin el escudo estadounidense y en ausencia de un contexto multilateral en el que encontrar refugio y dirección política.

Nunca antes Turquía ha representado un adversario formidable, no solo por su capacidad militar, sino sobre todo por su propensión a usar la fuerza también contra las naciones pertenecientes a la OTANvds Grecia y más recientemente contra Italia en las aguas de Chipre).

Por lo tanto, sucede que, como en el pasado, Italia cede a la tentación de buscar la salvación en sus oponentes. Incluso en esta contingencia, saltar en el carro del ganador parece ser la única salida, con la esperanza de condiciones menos duras que las que se pueden obtener al permanecer junto a al-Sarraj hasta el final.

El problema es que, por un lado, el final de al-Sarraj puede no ser tan inminente como apareció hace unos días, antes del anuncio de la intervención directa de Turquía y, por otro, que el campamento que apoya a Haftar ya está muy lleno para dejar espacio a la protección de los intereses italianos que, además, entran en conflicto precisamente con los de uno de los principales patrocinadores de la primera hora de Haftar, o Francia.

Con la entrada de los turcos en Libia junto a al-Sarraj, el cambio anticipado en el despliegue de Italia pesaría poco en el equilibrio de fuerzas en el campo y, en consecuencia, no constituiría una mercancía de intercambio de particular interés para Haftar, mientras que tal de confirmarse, dañaría significativamente nuestra credibilidad internacional y la protección de nuestros intereses en Tripolitania en caso de que Trípoli se resista al asedio de Haftar. Mucho dependerá de los tiempos de la crisis y de la evolución sobre el terreno en los próximos días.

A la coalición Haftar le interesa expulsar a al-Sarraj lo antes posible, antes de que la presencia turca se vuelva significativa y antes Las intervenciones internacionales de la ONU / UE pueden activar treguas sobre el terreno que de hecho podrían favorecer a Erdogan, que continuaría infiltrándose en veteranos irregulares del conflicto sirio..

Erdogan, por otro lado, tiene interés en prolongar la situación de conflicto alrededor de Trípoli para legitimar el despliegue de un dispositivo militar suficientemente poderoso que le permitiría negociar su estadía en Tripolitania, posiblemente a cambio del control de Rusia / Egipto de Cirenaica, con el posibilidad de abrir una base naval en Derna para los rusos y establecer una zona de amortiguación en el este de Cirenaica, deseada por el primer ministro egipcio al-Sisi.

Mientras tanto, hasta que al-Sarraj caiga lo que sucederá con los intereses y vulnerabilidades italianos en Libia que dictaron nuestra elección del campo junto con al-Sarraj, las concesiones de ENI sobre los inmensos depósitos de hidrocarburos libios (entre que se destacan de los de la Zona Económica Exclusiva de Libia), el oleoducto Mellitah (al oeste de Trípoli) y el control del flujo migratorio?

Es probable que la imagen que está surgiendo para Italia sea desfavorable tanto en el caso de la resistencia de al-Sarraj, ya que nos habríamos apresurado a abandonarlo a su destino en el momento de máxima dificultad, abriendo así el camino a los turcos, y en el El caso de la victoria de Haftar, ya que tardan en saltar en el carro del ganador.

Foto: presidencia de la república de Turquía / Elysee