Defensa aérea: los aviones de combate Eurofighter interceptan un avión civil que había perdido el contacto por radio

(Para Aeronáutica militar)
22/04/21

Dos cazas interceptores esta mañana Eurofighter del ala 37 de la Fuerza Aérea de Trapani, en servicio de alarma para la defensa del espacio aéreo, realizó una intervención por orden de despegue inmediato recibido de Centro de operaciones aéreas combinadas de la OTAN de Torrejón (España) para interceptar y verificar una aeronave civil Pilatus PC6T, despegó del aeropuerto Swiss Buochs ​​y se dirigió a Capodichino (NA), que había perdido contacto por radio con las autoridades de tráfico aéreo.

Una vez alcanzada la aeronave en ruta, gracias a las coordenadas e información proporcionada por el personal de tierra "guía de combate" del 11º grupo DAMI del comando de operaciones aeroespaciales, se llevó a cabo el procedimiento de "identificación visual" (VID) previsto para garantizar que no existían condiciones de emergencia o amenazas a la seguridad. Después de haber realizado todos los controles necesarios con los órganos de control del tráfico aéreo y restablecido los contactos por radio, los combatientes regresaron a la base. 

Cuatro son los rebaños equipados con activos Eurofighter que la Fuerza Aérea utiliza para el servicio de Defensa Aérea: la cuarta bandada de Grosseto, la bandada 4 de Gioia del Colle, la bandada 36 de Trapani, la bandada 37 de Istrana. Además, desde marzo de 51, los F-2018A del ala 35 de Amendola también se han integrado en el sistema de Defensa Aérea, que contribuyen, con capacidades operativas específicas y tecnología de última generación, a la defensa de los cielos italianos y que fueron los primeros Quinta generación que ha sido empleada por la OTAN para salvaguardar el espacio aéreo de la Alianza en Vigilancia del aire.

El complejo sistema de defensa a través del cual la Fuerza Aérea asegura, sin solución de continuidad, la vigilancia del espacio aéreo nacional se integra, incluso en tiempo de paz, con la del resto de países pertenecientes a la OTAN. La orden de despegue inmediato la da el CAOC (Centro Combinado de Operaciones Aéreas) de Torrejón (España), organismo de la OTAN responsable del servicio de vigilancia del espacio aéreo en la zona sur del Mediterráneo, que integra las capacidades de vigilancia y control del XI grupo DAMI de Poggio Renatico (FE) y el grupo de radar 11 de Licola (NA). Los dos grupos se colocan bajo los auspicios del recién formado brigada de control aeroespacial que proveedor de servicio y referente de las Fuerzas Armadas, a través de la comando de operaciones aeroespaciales, en los sectores de Defensa aérea de misiles integrada y coordinación y control operacional del tránsito aéreo.

El recién formado Centro Nacional de Operaciones Aéreas y Espaciales, dentro del AOC, contribuye a la organización del servicio de defensa aérea y realiza una supervisión constante de todo el dispositivo. En caso de una amenaza no militar para el espacio aéreo italiano (renegado), NASOC reanuda el mando del avión interceptor confiado a la OTAN para la subsiguiente contraacción. Esto ocurre cuando una aeronave civil en tránsito en el espacio aéreo nacional muestra un comportamiento anómalo y, por tanto, potencialmente peligroso para la seguridad nacional.